miércoles, 10 de julio de 2013

La dieta del verano...


La gente que está disfrutando del verano anda pensando en bermudas, shortsitos, camisetas, sol y diversión. Digo la gente que está disfrutando del verano porque aquí en Chile lo que ando con ese trasero helado y esos pies míos verán una sandalia como en noviembre más o menos...

Pero lo fino es que se disfruten el buen clima. Mi hermana que vive en Holanda anda emocionada porque ahí pega sol como 20 días no y tres si, y en verano. La que vive en Miami anda escondiéndose, porque si hace calor todo el tiempo, ahora es mas heavy. Pero así es la cosa, seguramente donde estés quieres disfrutar de la época de la poca ropa (bueno mi otro hermano también vive aquí en Chile así que no anda mostrando nada!)

Lo pinche que veo es que la gente se vuelve loca. La obsesión por ponerse en un traje de baño hace que tomen decisiones tan lógicas como las que puede tomar un borracho a las 3 de la mañana. Es decir, cero. Y  el afán lleva a muchos a tratar de hacer de todo para "perder" esos kilitos que los alejan del cuerpo que ellos soñaron lucir en la playa.

Si bien es finísimo que uno se quiera ver de 20 puntos, no tiene sentido que en un mes hagas todo lo que no hiciste en un año sólo para "lucir bien en traje de baño". Primero, las ideas que tenemos de lo que es lucir bien muchas veces son distintas a la realidad. Pensamos que "tenemos que quitarnos 10 kilos" cuando la verdad es que con 5 vas que chutas. Y dos, para llegar a esa clase de objetivos la mayoría hace cosas como "la dieta del melón en ayunas" a las 10 de la noche (o la pastilla china quita el hambre, el grano de arroz a la luz de la luna, you name it) para perder AGUA y luego se quejan cuando sienten que se les estalla la barriga con el primer coctel o cerveza que se toman en la playa y llegan con 10 kilos más de los 10 iniciales que querían perder.

No te fijes metas por cosas inmediatas, tu plan tiene que ser a largo plazo, que entiendas qué comer y cómo comerlo, para poder disfrutar también de aquello que no deberías comer mucho. No es una carrera de una semana, es un estilo de vida. Así que dejen de lado esa dieta que sacaron de una revista que les promete 60 kilos menos en una semana sin hacer esfuerzo y piensen que la playa, como tu cuerpo, va a estar ahí por largo rato. No se acaba el próximo fin de semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario