jueves, 6 de junio de 2013

Hagan algo que les salga mal

Suena como terrible. Pero continúen leyendo para que vean que no es así. Lo que quiero decir con esto de "hagan algo que les sala mal" es que es para poder salir de de su zona de confort tenemos que intentar ir más allá, hacer algo loco, algo que no se nos hubiese ocurrido antes, que nos cueste, que nos alga sudar. Y ahí están las cosas que te salen mal.

¿Por qué? porque pasamos mucho tiempo haciendo sólo lo que nos sale bien, lo que nos gusta y es fácil que nuestro cuerpo se acostumbre y dejemos de ver avances. Si eres bueno corriendo, por ejemplo, puede que adquieras más resistencia, que dures más, que lo que antes te costaba correr un montón ahora lo puedes correr como muchachito en un parque. Cierto? Pues por la resistencia y el acondicionamiento físico mil puntos. Ahora, si tu plan es rebajar a punta de corredera, veras que si al principio perdiste unos kilitos, luego eso se detiene. Y tienes que correr más, por más tiempo. Y no se ustedes pero yo no tengo tres horas para correr al día para ver si pierdo unas libritas (es un ejemplo porque la verdad es que con mis rodillas pinches corro sólo si me está dejando el metro)
Entonces la mejor manera de seguir viendo avaneces es cambiando, y ¿saben cómo pueden cambiar en un dos por tres y volverse a sentir que es el día uno en el gimnasio? haciendo algo que les cueste bastante, algo en lo que sean malos.

Yo tengo no dos, creo que cuatro pies izquierdos y cero coordinación. Todo lo que sea medio coreografía que no implique imitar a los Zombies de Thriller, para mí es como hacer un triatlón. Me cuesta pero es que un camión. Y en mi afán de buscar siempre algo nuevo, ponerme a sudar y seguir viendo resultados (mientras ejercito en mi casa) estoy "tratando" de hacer unos videos de que-se-yo-que-loquera-boxeo-patada-body-combat. Para otros es cosa de niños, para mí, es una sufridera tratar de hacer todas esas patadas voladoras y golpes a enemigos imaginarios. Pero ando tratando, ando sudando (que es bastante difícil con estas temperaturas tropicales del otoño en Chile) y hasta lo gozo.

Así que la próxima vez que se sientan que el ejercicio que escogieron ya lo pueden hacer con los ojos cerrados, vuélvase locos, hagan algo que les cueste, que les salga mal. Estoy segura que en un tiempito les va a salir mejor y su cuerpo se verá mejor, como valor agregado. Y cada vez que vuelvan a sentirse cómodos, empiecen con otra cosa. Día uno de nuevo y a sudar otra vez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario