lunes, 24 de junio de 2013

El cuento de la reunión universitaria...

Cuando se habla de perder peso no hay camino rápido, atajo, carreterita, camino verde, callejón. Nada de eso. Cuando queremos perder peso hay una sola manera que es comer limpio y hacer ejercicio. Y los resultados se ven lentamente en el cuerpo y es la manera más sana y más realista de hacerlo, y te cuento por qué.
Digamos que andas en un apuro de perder 3 kilos porque quieres ponerte una súper pinta para el reencuentro de tus amigas de la universidad. Una ya se echó cuchillo, la otra es ultra trotadora que se inscribe en los maratones que organizan hasta los abastos de su casa y hay otra que no sabes que hace, pero cada vez que pone una foto en el "feisbuc" se ve divina en todas las fotos y eso que antes habías visto unas fotos donde se veía bien gordita, pero eran de unos años atrás (por supuesto, tú piensas, se echo cuchillo). Nada, primero muerta antes que te vean con una, dos o tres tallas de más. Como hasta a la mas apurada le entra el raciocino y sabe que no va a perder 10 kilos del lunes al sábado dice por lo menos, tres, me pongo este pantalón negro que me levanta el trasero, faja y me veo de lujo. Fino. Pero para lograr que esos pantalones te cierren tienes que dejar de comer. Es decir, para perder esos 3 kilos te metes en una de hacer la "dieta del pedazo de melón en ayunas a las 10 de la noche". No comes nada, tomas agua como si no hubiese un mañana, le ladras hasta al perro de tu casa del mal humor, y al final de la semana es que no puedes ni pensar como se hace un huevo duro. Pero no importa, el sábado te pones tus pantalones y si quizás no bajaste los tres kilos, bajaste como dos y medio y te sientes de lujo.
Besos, abrazos en la reunión, "te ves divina" de aquí pa lla, todo finísimo. Cuando van por el segundo vinito y el numero X de pan con queso te relajas y te das cuenta que tus amigas también sueltan la barriga, que también andan hambiradas como tú y que todas, todas, han hecho dietas locas para poder verse como se ven, o corren como huyéndole a los malos para poder alejar a los kilos, que la cirugía le quito kilos pero si respira al lado de un pan, lo engorda. Todas menos la que se ve divina no-sabemos-porque. Entonces, ella también envantolada con sus vinitos encima les cuenta que si, que ella también se había engordado un bojote de kilos cuando se (coloca aquí lo que quieras, divorcio, cambio de trabajo, tuvo al chamo numero X), hizo más dietas locas que una Miss preparándose para el Universo pero un día se canso, y empezó a entender sobre las comidas, sobre levantar pesas, sobre qué pasa en nuestros cuerpos. -se dejo de hacer cuatro clases de spinning al día, y si, fue un proceso largo pero al pasar de un año tenia la talla que siempre había sonado. Y se sentía hasta mejor que cuando estaba más joven. Ahora come sano, no hace dieta, de vez en cuando se siente hinchada y aprieta un poco pero ha pasado los últimos 7 años con la misma talla, y compra ropa casi sin medírsela.
Por supuesto que todas les preguntan cómo eso, que comes, no seguro tu comes solo lechuga y no le creen ni la mitad. Siguen los vinos, el queso, hablan mal de la que falto, se desabrochan el pantalón porque no hay quien aguante eso. Se van a sus casas más contentas que niño en juguetería.
La semana siguiente esos 3 kilos que perdiste se volvieron 6, pero en contra. Los que perdiste y tres de regalito. Ves las fotos de feisbuc y la que no-sabes-como lo hizo se sigue viendo de lujo sin photoshop. Les manda un mensaje privado y les dice que el domingo tomo agua, entre el ratón de los vinos y para desinflarse, comió full vegetales y proteínas y ya el martes se sentía perfectísima como siempre.
Cuál es la moraleja del cuento? que volvemos al principio, no hay camino rápido, la historia es la de siempre, comer bien y hacer ejercicio, y si, es lento, lento como el caballo del malo. Pero en el camino vas entendiendo, vas viendo que el pan integral es hasta más rico que ese pan blanco todo aguado, que te encanta comer vegetales y que la proteína es un must en tu vida. Que levantar pesas no es de "papeados de gimnasio" sino de mujeres fuertes y fit. Te sientes finísima, contenta y feliz del proceso.
Cada vez que quieran tomar el camino rápido piensen a que los lleva esto, a ponerse el pantalón este fin de semana o a verse de lujo por los años que vienen? Ustedes deciden!


4 comentarios:

  1. Un Post PERFECTO! aplausos!!!!!!!!! :D

    ResponderEliminar
  2. Jjajajajaja Xioly! Dime que no es asi, DIME QUE NO! jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Clement, soy Leti...
    Cuánta razón tienes!!!

    Yo cuando hablo de la cantidad y calidad de lo que como y de que hago como mínimo 4 comidas al día, no me creen!!!.
    Se empeñan en condenarme a comer sólo una hoja de lechuga al día para estar tan delgada!.

    Qué fácil se ven las cosas cuando has tomado y lidiado en el camino correcto.

    Saludines desde España
    Leti

    ResponderEliminar
  4. jajajaja mi esposo me dice que como mas que un remordimiento! pero es verdad, si uno come lo que debe comer, UNO COME! He visto cada dieta de locos de medio pedacito de pan con escencia de mantequilla de mani y un cafe negro para desayunar que Dios, de verdad es de locos... Pero es la grabacion que tenemos: come muy poco para adelgazar, sufre mucho y veras resultados. BUUUUUUUUUUUUUU

    ResponderEliminar