jueves, 2 de mayo de 2013

Viajar, trabajar y no engordar...

El otro día les hable sobre como controlar  el peso cuando te vas de vacaciones. Por supuesto que la respuesta es "el sentido común": hacer cambios inteligentes, tratar de caminar o moverse más, conocer las comidas locales y por supuesto, disfrutar. Porque básicamente hablábamos de eso: vacaciones. A menos que te vayas de vacaciones a la granja de The Biggest Loser y ahí la cosa cambia.

Pero ¿qué pasa cuando el viaje es constante? ¿Qué pasa con esas personas que por una u otra razón tienen que estar siempre montadas en un avión? Pues el enfoque tiene que ser diferente porque el viaje es parte de su vida y hay que estar mucho mas pilas.
Si es un lugar a donde vas siempre por supuesto que ahí no podemos hablar de novedad. Y si eres de aquellos que trabajo te lleva de viaje a un lugar distinto todo el tiempo, puede ser un reto pero nada es imposible. 
Aquí les dejo estos tips:
Empaquen sus zapatos de goma y unas ligas. Si el hotel tiene gimnasio, van en góndola. Si no, hagan esta rutina de entrenamiento de ligas y súmenle 30 a 40 minutos de caminata. Eso si, traten de hacerlo temprano en la mañana porque no saben como puede estar su agenda de trabajo y las cosas se les puede complicar mas tarde,
Para las comidas pidan siempre las preparaciones más simplesDe desayuno recuerden pedir avena, huevos, frutas. Dejen de lado las mermeladas, panes, etc. almuerzos y cenas váyanse por lo seguro: vegetales y protes. Traten de no ingerir alcohol y si están en una cena donde la gente quiera postre, compártelo con alguien. 
Si las comidas en tu viaje son mas tarantines tipo empanadas y comida rápida, pues a poner mas de su parte. Compra yogurt bajo en grasas sin azúcar y frutas, y en el restaurante de comida rápida pide la ensalada (ojo con el aderezo) o la opción de sánduche mas sano (por ejemplo, pavo en pan integral). También puedes ver online los menús y tablas nutricionales de muchos de los restaurantes, mira este ejemplo.
Compra o lleva snacks saludables como nueces, palitos de zanahoria, etc. Suena de vieja loca pero es mejor tener eso a mano cuando el hambre ataca que caer en la tentación de los dulces.

Esto no es una guía de pérdida de peso pero si una ayuda cuando las cosas se salen de tu zona. Así no vas a echarle la culpa a tu trabajo por los kilos de más. Esos los tienes que asumir tú.




2 comentarios:

  1. Clemen, lo que me he reído con eso de "suena de vieja loca" jaaaaaaaaaaaaajajajajajajaja!!!
    Pensé en mi misma sacando la bolsita con las almendras los sáados en mi clase de inglés... siempre ofrezco y la gente me pone cara de WTF? No... jajajajajaja
    Un besito! :)

    ResponderEliminar
  2. Tal cual. Lo de caminar a primera hora es una buena opción, porque es cierto que en esas ocasiones la jornada tiende a complicarse. Lo de llevar snaks sanos lo aprendí hace poco, y es cierto que te salva la vida. Buen post

    ResponderEliminar