lunes, 6 de mayo de 2013

Cómo afrontas el cambio después de llegar a tu meta

Una pregunta que muchos se hacen es qué hacer cuando se termina un programa de ejercicios o pérdida de peso. Ya conseguiste tus objetivos y te sientes realmente de 1000 puntos. Pero ahora, ¿qué haces? ¿Sigues la misma rutina? ¿Bajas la mecha? ¿Cómo afrontas el cambio después de llegar a tu meta?

Si bien la idea de cualquier programa es que hagas cambios de hábitos en tu vida que perduren, también tu cuerpo necesita un break del entrenamiento duro, de comer de manera extremadamente programada, de estar viendo si los números se movieron en la balanza. Pero tampoco la idea es que cuelgues tus zapatos de ejercicio y te lances al maratón de la comida rápida. Ahora es que viene lo bueno que es balancear las cosas. Aquí te doy unos tips de cómo hacerlo.

1.- Tomate una pausa. Si hiciste un programa intenso de 12, 14 o 16 semanas de pérdida de peso, haciendo ejercicios 6 veces a la semana, tu cuerpo necesita un descansito. No te preocupes, no es que vas a perder el músculo ganado de la noche a la mañana, ni los cm de tu cintura se van a volver a aumentar por el descanso. Después de un programa así de intenso, necesitas descansar. Tomate una o dos semanas. Haz actividades más suaves como caminatas o yoga. Luego vuelves al carril del ejercicio. Por que si, el ejercicio ahora es parte de tu vida, no hay tu tía María con eso.
2.- Crea un plan de mantenimiento. Otra vez, si pasaste 16 semanas en una fajazon durísima, ya no sabes cuál es el sabor del queso amarillo o del helado, dale y come, tranquilo y sin remordimiento. Pero recuerda que el fitness es un estilo de vida. Así que puedes aplicar la regla del 80-20 de la que hable hace unos días para planificar tus comidas. Es decir, vas a comer sano el 80 por ciento del tiempo y vas a dejar un 20 por ciento para tus escapadas.
3.- Cuando vuelvas al ejercicio, sigue poniéndote retos. Es decir, no te puedes quedar con la misma rutina el resto de tu vida. Si puedes, claro que si, pero eso de divertido tiene lo que tiene de sabor un helado de yuca. Para que sigas entusiasmado en este nuevo estilo de vida, mantente retándote. Inscríbete en nuevas clases, prueba nuevos deportes.
4.- Si te sales mucho del carril, empieza de cero. Suena extremo pero es lo mejor que puedes hacer. Si de verdad te fuiste por el camino de Man Vs Food a penas terminaste tu reto, y todo se sale de control, quiere decir que quizás necesitas mas orden en tu vida para mantener tu peso. Vuelve a empezar, y poco a poco sentirás que la normalidad vuelve a tu vida

Recuerda que la idea es incorporar las cosas buenas que aprendiste a tu nueva vida. No es que vas a vivir con un diario de comidas, midiendo lo que haces, o contando cada sesión de ejercicios. Ahora te toca vivir sanamente con lo que has aprendido y disfrutar el resto del camino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario