miércoles, 3 de abril de 2013

Soluciones básicas a los básicos problemas de fitness

Esto lo leí en el blog de Denise Austin y me pareció súper útil, sobre las barreras que nos ponemos. Hay algo en nuestra mente que hace que mandemos por el caño hasta la mejor de las intenciones, y eso es, justamente nuestros pensamientos. Si de verdad no tienes una barrera o impedimento físico, ¿qué es lo que te está impidiendo llegar a tus metas de fitness?

Primero identifica cuál es el problema. Una vez que lo tengas “agarrado por el mango" es hora de buscarle solución.

Aquí te pongo alguno de los clásicos y básicos problemas y sus soluciones (que verás que son iguales de básicas)

Problema: No tengo tiempo para hacer ejercicio
Solución: Pues nadie tiene! Lo que tienes que hacer es del ejercicio una prioridad en tu agenda, así como lo has hecho con otras acciones de tu vida, estudiar, casarte, comprar una casa, hacer una cita con el Dr., llevar a los chamos para el colegio. Una vez que entiendas que el ejercicio no es un plus sino una de las actividades básicas de tu día a día, se te hará más fácil "agendarlo".
Problema: Tengo que cuidar a tu familia
Solución: Planifica actividades donde incluyas a tu familia. Paseos, caminatas, juegos físicos, lo que sea. Nadie saldrá perjudicado por moverse un poquito. Si tienes un bebe chiquito, aprovecha los paseos en el coche para dar tu una caminata, o colócalo en un canguro mientras te mueves.
Problema: Prefiero pasar tiempo con mis amigos
Solución: ¡Planifica actividades con ellos también! Además de motivarse, se darán ánimos y servirán de apoyo cada vez que quieras flaquear en tus objetivos de fitness. Si de verdad son unos couch potato que te quieren llevar por el camino de la echadez y la panza, pues déjalos porque ni tan buenos amigos deben ser.
Problema: Estoy muy cansado
Solución: ¡Yo también! Y seguro tu vecino también, y tu mamá, hermanos, compañeros de trabajo. Pero ¿sabes qué? La verdad es que hacer un poco de ejercicio te dará tanta energía como una taza de café. Y a medida que tu capacidad cardiovascular y tu fuerza vayan aumentando, verás como lo hace también tu energía.

Como ves, básicamente la solución es HAZLO, no hay otra, tienes que moverte y hacerlo. No hay pastilla mágica pero si un cambio de pensamiento contra tu mal ánimo. Así que a cambiar esa cara y a moverse.



No hay comentarios:

Publicar un comentario