jueves, 11 de abril de 2013

Elecciones, ansiedades y demás








Este fin de semana hay elecciones en mi país, Venezuela. Aunque ahora viva en Chile, se sigue sintiendo ese miedo mezclado con esperanza de todas las elecciones. Y vaya que hemos tenido varias en los últimos 14 anos…

La situación del país no es linda, y lo peor es que ha separado mucho a familias, amigos, conocidos. No puedo en pocas líneas resumir lo que pasa, solo que es grave y hace que el horizonte de mi querido país este separado por colores. Y cada vez que hay una elección, a los que estamos en un bando sentimos esa euforia de que las cosas van a cambiar, aunque lamentablemente han seguido igual. Pero vamos a cada proceso electoral, una y otra vez, con la mente en positivo que este voto si sea el que cambie el panorama. 

Y a lo que este blog refiere, en día de elecciones, se traduce en una de las ansiedades más grandes del mundo. Y no sé si las demás personas que me leen de otras partes han pasado esto, pero en Venezuela la cosa es candela. Es una ansiedad que te puede paralizar, hacerte jalar el pelo, gritar, no dejar de moverte y para muchos, es una ansiedad que nos hace comer como si no hubiese un mañana. Es en serio. 

La última elección que viví (apenas 5 meses atrás, justo 10 días antes de venirme a vivir a Chile) esa ansiedad fue matadora. Y como a muchos de mis amigos, me ataco con ganas de estar comiendo algo todo el día, como si eso me calmara para el resultado. Cosa que no fue así (ni el resultado fue el que quería, ni la comida calmó mis nervios)

En estas elecciones, no estoy allá y por estar “recién llegada” no puedo votar. No se ha mudado el registro electoral y nada, hasta ahí llegue. Pero la ansiedad sigue igualita, porque que no vote no me hace que se me quite el huequito en el estómago. Y ahora de lejos, también nos atacan esas ganas de que ese pedazo de chocolate/pan con queso/galleta sea la que nos calme los nervios.
Así que mi granito de arena es darle algunas de las técnicas que yo se que calman la ansiedad. Si pueden, pónganla en uso desde ahora, quizás no les quite el susto en el estómago, pero intentarlo no les hará mal:
-Empezar el día con un super desayuno: No se metan un bojote de grasa o carbohidratos simples o azúcares que te darán un súper pico de azúcar y te harán comer no sólo de la ansiedad sino también del “hambre”. Un buen plato de avena con huevos, una tortilla, etc. Algo que los llene pero de buena manera
-Planifiquen sus cinco comidas: Si las tienen que empacar, pues lo hacen. Esto les da la certeza que cada 2 horas y media o 3 van a comer y al menos matan esa ansiedad de la comida y el “hambre mental”.
-Tomen agua como camello llegando a un oasis: Esto lo va a tener doblemente distraídos. Hidratados y van a ir al baño a cada rato. Eso los ocupa.
-Tomen Té: Se que en Css está haciendo calor parejo pero igual sirve. El tener algo calentito en el estómago hace que te den menos ganas de monchar. Y si andan en lugares donde esta haciendo frío, pues mejor porque los mantiene calentitos.
-Compren algo light: NO ES LO MEJOR pero que carrizo, esto es para un día especial. Tomen algún refresco light que quizás les quita un poco la ansiedad. No se llenen de calorías vacías. También pueden comer chicle light, que odio, pero se que a muchas personas les ayuda.
-Tengan una actividad manual que hacer cerca: Suena bien gallo pero si tienen algo que hacer, que puede ir desde ordenar una gaveta, tejer, coser, lo que sea, esto los puede distraer un poco de la pantalla del TV o los mensajes de teléfono.
-Vayan a votar con mucho ánimo y esperanza

Y lo último que les puedo recomendar, no a los de mi tendencia política, sino a todos, es recordar que sí, TODOS SOMOS VENEZOLANOS. Los que están de un lado, y del otro, los que votan, los que no pueden votar, los que harán colas desde las 6, los que van a ir a los centros de votación a las 6 pero de la tarde. El lunes, sea como sea el resultado, todos seguiremos siendo venezolanos. Mucho ánimo y aunque suene pavoso, mucho amor, tengan eso en mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario