miércoles, 10 de abril de 2013

De verdad, elimina el "Todo o nada"


Cuando la gente quiere perder peso, a veces se va de palos. Y no como decimos los venezolanos cuando nos tomamos unas copitas de más, sino que llevamos las cosas a los extremos. Pero sobre todo para el lado negativo, nunca para el positivo

Está el que una vez en el régimen se vuelve un extremista, y mira todo con ojos de gallina que mira sal. Piensa que el agua los engorda y quieren hacer la dieta del grano de arroz en ayunas a las 10 de la noche. Los hay, los hay los que se vuelven así de locos. Pero el lado negativo se ve más hacia el otro lado: cuando fallas o cuando te está costando trabajo llegar a tu objetivo. Si te sales un poco de la dieta, de una dices Fuc.@#! y haces de ese día un debacle de calorías dignas de un episodio de Man Vs Food. Y si sientes que es mucho trabajo planificar y llevar un control de lo que comes dices "esto no es para mí, voy a ser gordito por siempre", sin siquiera darle oportunidad a tu cuerpo a que se acostumbre al cambio.

Este tipo de pensamiento de "Todo o nada" hay que desaparecerlo, es importante desaparecerlo, es imperativo. TODOS somos humanos y lo más normal es que algo que te saque de tu zona de confort te mueva, te haga sentir un poco incómodo y quieras volver a tu lugar finísimo donde lo conoces todo. Es normal que cuando veas un plato con galletas de chispas de chocolate quieras agarrar más de una. Para cambiar hábitos tenemos que estar claros que nos va a costar un pelo y que si, siempre las galletas con chispas de chocolate pueden hacernos flaquear (por eso es mejor no contar con la fuerza de voluntad, sino alejarlas de tu vida)

Si quieres de verdad llevar un estilo de vida sano, dale tiempo a tu cuerpo  y a tu mente a que acepte los cambios. Por ahí dicen: Roma no se construyó en un día. Y quitarte unos kilos de encima seguro que no pasará de la noche a la mañana. Dale tiempo a las cosas y elimina de tu vida ese "Todo o nada".

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario