lunes, 1 de abril de 2013

Ámate un poco más...

Cuando te dicen cuál es la parte favorita de tu cuerpo, seguro pasarás un tiempo antes de responder. ¿Por qué? Porque estamos acostumbrados a señalar lo que nos molesta. Tenemos muchos rollitos, los muslos grandísimos, unos brazos gordos, papada o doble barbilla. No sólo somos nuestros peores críticos, nos encanta revolcarnos en nuestros defectos en vez de señalar nuestras virtudes.

Hoy haz este ejercicio: piensa en lo que más te gusta de tu cuerpo. Fíjate en tus piernas torneadas, o en tus musculosos brazos o quizás tienes un trasero que podría ser la envidia de Kim Kardashian pre-embarazo. Si tienes una parte linda, bella o que amas de tu cuerpo, ¿por qué no disfrutarlo? En vez de estar mirándote con desprecio, hoy mírate con cariño, piropéate antes de esperar que otra persona lo haga por ti.

Claro, esto no es excusa para dejar de lado esas zonas problemas. Sigue trabajando en aquello que no está completamente a tu gusto, pero deja los comentarios negativos de lado. Velo como un reto, no como una sentencia. Piensa en tu abdomen plano y que bien se verá tu trasero con el esfuerzo que haces todos los días. O que tus piernas musculosas se verán de lujo cuando tus brazos estén más torneados. Piensa en el progreso y deja esos comentarios negativos de lado. Se tu fan, y verás que todo lo que hagas por tu cuerpo en el día de hoy, cobrará un sentido más positivo. Haz la prueba.

1 comentario: