lunes, 4 de marzo de 2013

Mide tu éxito sin usar la escala

Vamos a ser sinceros. La mayoría nos obsesionamos con la balanza, pesa, escala. Estamos siempre pendientes que se mueva, en la dirección que queremos. Y muchas veces, esto nos obsesiona al punto de llegar a pesarte hasta varias veces al día, para ver si la lectura anterior "te estaba mintiendo" y sentirte un poco más contento si los números bajan a tu favor.

Lo malo es que esas pequeñas variaciones son dadas por cosas tan simples como el agua que retienes, si comiste una comida muy salada o alta en carbohidratos simples la noche anterior, si no comiste nada, hasta si fuiste al baño. Si bien tenemos que tener el control de nuestro peso, para saber por dónde andamos, no debemos dejar que la bendita balanza gane el juego y esas variaciones de gramos nos alegren o amarguen el día.

La verdad que es mejor tener algunas herramientas a mano para poder ver si tu avance es real o se debe a que estas aguantando la respiración antes de pesarte"

-Mídete: Esta no tiene pele. Así la balanza no se mueva, si estás perdiendo medidas, vas más allá del camino correcto. ¿Por qué? Porque significa que estas quemando grasa y ganando músculo. El musculo y la grasa, así pesen lo mismo, tienen volúmenes distintos, como puedes ver aquí. Mídete la cintura, la cadera y los muslos. Con eso vas en góndola.
-Ropa que te quede bien: Esta medida no sólo es segura, da una alegría que hace que la gente baile frente al espejo, seguro. Ten a mano un pantalón que te quede bien apretado pero que no ceda (Es decir, las telas de spandex no son las mejores). Pruébatelo cada dos o tres semanas y ve si la "magia" (Es decir, tu esfuerzo) está obrando en tu cuerpo.
-Fotos: Esta forma de medir no es para hacerla cada dos semanas, pero si cada cierto tiempo para que veas, de cuerpo completo, como están los avances en tu cuerpo. Tómatelas en traje de vano, de frente, de lado y de espalda. Quizás lo que veas al principio no te va a gustar, pero piensa en la satisfacción de lo que verás después. Seguro las primeras no se las querrás mostrar a nadie, pero las segundas, si haces todo tu trabajo, las vas a querer enmarcar y colocar en la sala de tu casa.

Estas tres son las técnicas infalibles. Ojo, tienes que recordar que el peso debe seguir siendo tu  norte, pero no puedes hacer del el tu obsesión.


Foto tomada de http://www.reshapethenation.com/blog/comments/measuring_success/


No hay comentarios:

Publicar un comentario