jueves, 7 de febrero de 2013

¿Estas claro en lo que quieres?

En estos días ando súper dedicada con mi plan de alimentación y ejercicio porque engordé unos cuantos kilos (bastante, luego lo veran en el antes y después) demostrando que todos, hasta la persona que vive poníendole ojos feos a los carbohidratos refinados, podemos engordar. ¿Por qué? Porque me descuidé. Me mudé de país, estuve los últimos meses mas descontrolada de lo que debía, estaba divertida con la novedad, lo que sea. Todo son excusas porque quien engordé fui yo, yo hice las elecciones que no debía, yo comí de más y ahora estoy totalmente dedicada a mi súper plan.

Ahora, hay una cosa que hay que tener muy en claro: Los objetivos de tu plan. Porque no es lo mismo comer sano para “mantenerte” que tener que hacer más esfuerzos porque realmente quieres perder peso/quemar grasa. A menudo leo en blogs, Twitter, Facebook y escucho a gente hablando y los noto confundidos. No es lo mismo perder peso y mantenerse.

Perder peso requiere un esfuerzo adicional, salir de tu zona de confort y arriesgarte a hacer cosas que te pueden parecer un poco “distintas” (y para algunas personas no agradables) para conseguir tus objetivos precisos: Disminuir medidas, quemar grasa y tener tu peso correcto. Digo un esfuerzo adicional porque si venías haciendo algo desde hace un tiempo, manteniéndote digamos con cierto sobrepeso, así estuvieses comiendo “bien”, tienes que entender que si hay que dar el paso extra y que los pequeños esfuerzos que estabas tomando no sirven ahora. Tienes que aplicarte, comer realmente limpio (mas si ya tienes un estilo de vida healthy) ser súper cuidadosos con comer comidas libres y no agarrarse “días” enteros de bacanal y ser formalísimo con tus ejercicios. Casi que 24/7. Así funciona, no hay más.

Ahora, si tu lo que quieres es mantenerte porque estás en tu peso pero sabes que tienes la tendencia a subir y a aumentar medidas, tus decisiones a la hora de comer pueden ser distintas. Puedes ser un poco más laxo con tus comidas libres, puedes darte un gusto ahí o allá o comer esas comidas que parecen “sanas” que no lo son tanto, pero en porciones correctas. Pero entender también que comer sano, debe ser parte de tu vida. No porque estés en tu peso, puedes vivir en el festival del carbohidrato y la cerveza (vayan al primer párrafo para que vean qué es lo que pasa). Para mantenerte debes comer sano y vivir activamente. Eso es todo. Sin mucha preocupación ni medidera de porciones.

Y es que por eso son importante los objetivos: tus esfuerzos tienen que estar dirigidos hacia lo que tú deseas hacer. ¿Estás en tu peso correcto? Finísimo. Sigue comiendo sano, haz tus ejercicios y disfruta como una persona normal de algún antojito que tengas de tanto en tanto. ¿Quieres perder peso? Aprieta el cinturón. Puedes empezar poco a poco (quizás por quitarle el azúcar al café) e ir aumentando la intensidad, pero tienes que tener en mente que hay que hacer una serie de cambios de hábitos para lograr lo que deseas. Si no, te quedarás estancado.

Hoy piensa en lo que quieres. Plantéate otra vez tus objetivos, revisa si estás trabajando en pro de ellos. Nunca es tarde para organizarse, una vez más.

Foto tomada de http://www.sheknows.ca/health-and-wellness/articles/947351/organize-a-group-weight-loss-challenge


No hay comentarios:

Publicar un comentario