miércoles, 20 de febrero de 2013

Errores de dieta que fastidian tu metabolismo

Quizás sientes que lo estás haciendo "todo bien" pero aún esos kilos no terminan de irse. Te ves mejor pero igual sientes que la ropa te aprieta, y peor aún, sientes que estás haciendo demasiado esfuerzo para no ver resultados.

Antes que mandes todo para el  carrizo, botes tus skinny jeans y te compres un pantalón unas talles más grande, lee esto para ver si tu "buena dieta" esta jugándote el gol en contra. Tranquilo que todo tiene solución. Solo lee con atención y pon manos a la obra (A la dieta pues)

Comes muchos carbohidratos en el desayuno: Claro que tienes que comer carbohidratos en el desayuno, son tu fuente de energía. Pero hay que estar pilas que no estés comiendo de más o que el azúcar no este refinadnos en tu plato. Quizás te comes un cereal que parece sanísimo pero es una bomba dietética, o le pones mucha fruta a tu plato de avena, además de yogurt saborizado. Cuando sacas la cuenta, te estás comiendo como tres raciones de carbohidratos. Lo ideal es comerte una taza de cereal, preferiblemente AVENA que no tiene azúcar y viene con bastante fibra. Mide 1/2 taza en hojuelas y hazla en agua. Te va a quedar como una taza. Échale un tercio de leche de almendras (para que te salves el azúcar de la leche) y listo.
Comes pocas proteínas porque engordan: Esto pasa full con las mujeres. Le tenemos miedo a los carbohidratos pero piensan que si acompañan todas las comidas con proteínas, se van a poner como una masa de músculo. Y claro, si hay que cortar algo, mejor cortamos la proteína, "no vaya  a ser". Pero la  cosa no funciona así. Durante todo el día tu cuerpo está pasando por un proceso llamado recambio proteico, que básicamente es romper sus propios tejidos musculares. Al no comer suficientes proteínas (que contienen aminoácidos, el principal "alimento" para los músculos), para contrarrestar este efecto, se degrada tu  masa magra, es decir, tus músculos.  Y lo finisimo del musculo es que el te ayuda a quemar más grasa, no a acumulará.
Cortas demasiadisimo las calorías: Claro que tienes que comer menos, pero no tienes que pasar un hambre diabólica. Si cortas demasiado tus calorías, el cuerpo empieza a buscar energía de donde pueda. Y así como agarra la grasa, también usa tu preciado musculo (el que te acabo de decir que te ayuda a quemar más grasa) Porque el musculo, como hemos hablado antes, es metabólicamente desgastante. El hace que tu cuerpo este todo el día como muchachito que se tomo un balde de azúcar. Y si no hay comida, es mejor degenerar los músculos esos que le dan tanto trabajo a tu cuerpo. Además, desde que somos hombres, el cuerpo del humano se acostumbró a pasar hambre. Se acostumbra a las calorías que le estés dando y guarda la grasita del cuerpo "no vaya a ser que la hambruna sea muy larga". Por eso es importante que la dieta sea balanceada, que tenga muchos nutrientes y que no sea una dieta loca donde comas dos granos de arroz y un vaso de agua.
Hacer "limpiezas" o dietas de agua, líquido, etc: Siempre lo digo, para empezar una dieta, ideal es que tu cuerpo esté limpio para que puedas quemar más grasa. Esto es, que tu hígado esté funcionando fino-fino en conjunto con tus riñones y todo tu sistema digestivo. Pero esas dietas donde solo tomas un jugo de frutas, tés  e infusiones durante tres días, no son tan milagrosas como crees. Claro que vas a perder peso, pero eso es el agua que está saliendo de tu cuerpo, y además al no darle los nutrientes que necesita, adivina de donde agarra para hacer sus funciones básicas. Te vas a sentir delgadísimo en el momento que te peses. Pero cuando te comas medio plato de pollo, adiós luz que te apagaste y esos kilos van a volver a ti.  Es así de simple
Tomas muchas bebidas dietéticas: Si dice que no tiene calorías, como puede ser malo ¿verdad ? Además te hace sentir contento porque tiene azúcar que no es azúcar, y todo ese gas hasta hace que tu barriga se sienta más llena. Lo que pasa con los endulzantes artificiales es que pueden engañar a tu cuerpo diciéndole que estas comiendo azúcar, y en respuesta, tu cuerpo segrega insulina, la hormona acumuladora de grasa. No digo que no tomen refrescos light pero NO los tomen todos los días. La moderación es la clave, ¡como en todo!

Foto tomada de http://www.medicalnewstoday.com/articles/246996.php


No hay comentarios:

Publicar un comentario