martes, 15 de enero de 2013

Planifica!

Cuando quieres ponerte en forma, eso de dejarlo todo a “como vaya viniendo vamos viendo” no funciona. Lo principal que tienes que tener cuando de verdad quieres perder peso y ponerte en la mejor forma de tu vida (claro, después de la disposición y el compromiso contigo mismo) es la planificación.
Esa palabra les da miedo, fastidio, terror y algunos hasta asco. Pero la verdad es que sin planificación no vamos a ningún lado.

Siempre les digo a mis traniees que busquen en su memoria aquellos momentos donde de verdad desearon algo, sea un viaje, comprar un carro, graduarse en la universidad, hasta conquistar a alguien. Todo lo que hacen lleva cierto grado de planificación: tienes que ahorrar, separar de tus cuentas un porcentaje para pagar deudas, tienes que estudiar o terminar un trabajo para X fecha, planeas una salida de lujo con el “arrejunte” que tienes en la mira (Sin hablar de la planificación de ropa, accesorios, peinado, etc)

Por más que se juren un alma libre, siempre planifican algo. Y para perder peso, la metodología no es distinta. Desde escoger el plan con el que vas a atacar a la grasa que se te acumuló en la barriga, hasta poner el despertador más temprano para poder ir a hacer ejercicios. Todo es parte de un plan.

Y en la comida es de suma importancia que lo hagas. La mayoría de las personas se salen de las dietas justamente porque no planifican su comida siguiente, no están preparados, dejan que el azar los agarre desprevenidos.

No seas una víctima tú de la falta de planificación. Compra  bolsitas, envases o envoltorios para que te lleves tu comida. Cocina en bloque los fines de semana o en las noches para que siempre tengas a la disposición un plato de comida sana. Haz una buena lista de mercado y no dejes por fuera nada de lo que necesitas. Esto te llevará más cerca de tu meta. Créeme.

Si sientes que te vas a ver como un loco cuando a mitad de la tarde saques de tu bolso unas almendras y un vaso para mezclar un batido de proteína, debes recordar que eso lo haces por tu cuerpo. Si te da vergüenza, pues eso es solo una palabra. La grasita que hace que tu pantalón apriete es más real que unas cuantas letras.

Así que planifica, separa, cocina, mantén tus ojos en el premio. ¡Nadie lo va a hacer por ti!

Foto tomada de http://www.bodybuilding.com/fun/shortcut-to-size-phase-3-week-10-day-69.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario