lunes, 21 de enero de 2013

Errores en tu plan de pérdida de peso



Perder peso es más o menos como buscar trabajo. Es un trabajo en si mismo. Ponerse los kilos encima es fácil, pero cuando uno tiene que estar con los ojos abiertos y todos los sentidos hacia tu objetivo, no podemos dejar que cositas en el camino nos distraigan.
Pero es fácil que eso pase. Es fácil que perdamos el norte o que por pura inocencia" cometamos errores que nos llevan lejos de nuestro objetivo y más cerca de mandarlo todo al carrizo (típico pensamiento, si no estoy perdiendo peso, para qué seguir intentándolo)
Antes que botes la toalla y te resignes a tener panzita o una talla más de pantalón, aquí te dejo unos errores de la dieta que quizás tus estas cometiendo:
Comes de más cuando estas fuera. Miren la verdad es que comida como la de la casa NO HAY. Ese cuento de preparaciones súper sanas en restaurantes hay que tomarlo con pinzas (siempre usan más aceite del que deberían, o más sal, o más algo) y las porciones, no son las que te corresponden. Lo mejor que puedes hacer es tratar de evitarlo lo más que puedas o dejarlo para cuando sea tu día libre. Pero si tienes la urgencia, mide la porción y lo que sobra, llévalo para tu casa.
No lees las etiquetas. Te quedas con aquello que dice Fat Free, o Light y quizás te estás metiendo un bojote de azúcar y peor aún, las porciones que anuncian en el "afichito" como de 100 calorías se refieren solo a una 5ta parte de la caja, no a la caja completa. Así que para no excederte o comer lo que no necesitas, lee la caja.
Comes muy rápido. Aquello de comer lento no es una estrategia del siglo pasado para comer. De verdad que cuando comes lento le das tiempo a tu cerebro de darse cuenta si ya está lleno. Comer rápido, por el contrario, te puede llevar a comer demás.
Demasiada culpa sobre tus errores. Estar quejándote porque comiste demás o lo que no debías, NO va hacer que pierdas peso. Fue un error, fue malo, lo que sea, pero déjalo ir. Enfócate siempre en la próxima comida. Si esos errores pasan de verdad en cada comida, entonces tienes que revisar tus objetivos y lo que realmente quieres con tu cuerpo.
Le pones mucho peso a la balanza. No hablo de tu peso, hablo de la presión que creas cuando andas pesándote todo el tiempo. El peso puede fluctuar hasta por el agua que te tomes, o dejes de tomar. Deberías pesarte sólo una vez a la semana y si de verdad estas trabajando súper en tu dieta y programa de ejercicios es buena idea que te midas. Si el peso continúa igual pero pierdes centímetros, pues estas perdiendo grasa y ganando musculo, que es más divertido que perder solo agua y verse fofo cuando termines tu dieta.
No haces suficiente ejercicio. Si bien la dieta es el 70 por ciento de la ecuación, el ejercicio es importantísimo en un plan de pérdida de peso. Te hará sentir mejor, liberaras endorfinas y además ayudarás a que tu cuerpo queme las calorías excedentes de tu día a día.
Comes emocionalmente. Si tienes hambre cuando estas aburrido, o molesto, o piensas que siempre tienes que comer para celebrar algo "porque te lo mereces" es más probable que ganes peso o que al menos, no pierdas nada. Tienes que estar consciente de cuando el hambre viene de la cabeza y no de la mente. Come lentamente, pensando en nutrirte, no solo en saciarte. Haz cinco comidas (tres comidas principales y dos meriendas y verás que puedes mantener tu hambre bajo control.
Siempre relacionas dieta con sufrimiento. Ahí ya vas perdiendo. Dieta, en general, es la manera en que comemos. La dieta no es sólo comer atún y lechuga. Pero si relacionas dieta con sufrir, pasar hambre y comer comidas sin sabor, ya estás out. Tu dieta tiene que ser sana y debe darte un conjunto de herramientas para que sepas distinguir de aquellos alimentos que te traerán beneficios, y aquellos que no mucho. Y sobre todo, que aprendas a disfrutar de la comida que comes, mientras pierdes peso.
Dejar un error comience un espiral descendente. Si cometiste un error, como lo dije en el punto anterior, let it go y céntrate en tu próxima comida. Esto no tiene que ser una excusa para decir que si ya perdiste esa comida, puedas perder el día. Sigue tu camino, vuelve a levantarte que cada minuto cuenta. No dejes de pensar en eso. Siempre regresa a tu próxima comida/sesión de ejercicios.


Foto tomada de http://fitchicktricks.com/3-easy-to-make-diet-mistakes/

No hay comentarios:

Publicar un comentario