viernes, 28 de septiembre de 2012

Viernes de aroma: Smoothie de la buena salud


Este smoothie lo tomé del blog de Flavia del Monte y ella lo llama “el smoothie para sentirte bien” y yo lo llamo (con unos cambios que le hice) “el smoothie de la buena salud”, porque está lleno de nutrientes y vitaminas. Te deja contento y feliz y con la barriga llena –de la forma correcta- pues el día como que es más lindo y todo.

Agarren pues:
1/2 taza de agua
1 taza de espinacas
1/3 de moras
1/3 de fresas
1 pizca de canela
1 pastilla de vitamina C
1 pastilla de Calcio-Magnesio
1/2 taza de leche
1 Scpoop de proteína de vainilla.
Hielo

Ya saben que hacer: metan todo en una licuadora, sírvanlo en un vaso grande y ¡disfrútenlo!
¡Feliz fin de semana!

Foto y receta tomada de http://www.flaviliciousfitness.com/blog/2012/09/27/get-well-smoothie-recipe/#

jueves, 27 de septiembre de 2012

Cinco razones para comer carbohidratos


El otro día les hable sobre lo bueno y malo de los carbohidratos ¿cierto? Pues hoy les traigo una súper oda a esa comida que amamos y nos da miedo como el Coco (el que sale de noche, no el playero)

Aquí les dejo cinco razones por la que es importante que consuman carbohidratos. Eso sí, lo siento por aquellos que quieren correr a agarrar una dona o una canilla de pan blanco. Aquí les hablo del rock de los carbohidratos: naturales e integrales.

Los carbohidratos te ayudan a tener buen humor: Los carbohidratos promueven la producción de serotonina, que es un químico cerebral del buen humor. Así que si alguien te lanza el carro, te insulta o tiene cara de llanto cuando llegues a tu oficina, dile que coma una avena para que empiece el día de buen ánimo.
Los carbohidratos te ayudarán a perder peso y a no aumentar mucho: Otra vez, amantes de la pizza, back off! Hablo de carbohidratos que sean altos en fibra, como legumbres, verduras y frutas. Te darán sensación de saciedad y mantendrás tus niveles de azúcar en la sangre bajo control, lo que hará que no andes comiendo lo que no se debe.
Los carbohidratos son buenos para tu corazón: La fibra que se encuentra en carbohidratos como la avena y granos, pueden resultar en una baja del 5 % del colesterol malo y subir el colesterol bueno.
Los carbohidratos te ayudarán a tener la barriga plana: Según un estudio del Journal ofNutrition, cambiar de carbohidratos refinados a integrales puede ayudarte a reducir tu grasa abdominal. Según el estudio, los adultos que comieron 3 porciones de carbohidratos buenos al día tienen 2.4 menos grasa corporal y 3.6 menos de grasa abdominal que los que comían menos de un cuarto de porción al día.
Los carbohidratos te ayduan a mantener tu memoria: Según un estudio de la Tufts University, las mujeres que comieron una dieta baja en carbohidratos por una semana, arrojaron resultados malos en exámenes de memoria, en comparación con las que incluyeron los carbohidratos en sus dietas. Así que si quieres recordar donde dejaste el teléfono, come carbohidratos.

Recuerden que todo está en la moderación, nada de dietas  sólo carbohidratos o nada de carbohidratos. Los extremos sólo los llevarán a sentirse pinche, sin ánimos y desilusionados cuando los resultados no lleguen de la manera que desean. Díganle adiós a las dietas extremas cero carbs y coman su avena. Realmente ¡serán más felices!

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Motivación y compromiso

Hoy me leí en el blog de Sue Heintze algo que me pareció cierto y que quizás no todo el tiempo recalcamos. Cuando estamos en un proceso de perder peso, hay una palabra que siempre salta a la mente: motivación. Tenemos que encontrar en cada uno de nosotros la motivación para empezar a movernos, para comer sano, para cambiar nuestro estilo de vida. Pero la cosa tiene que ir más allá, porque la motivación llega y se va, lo importante es el compromiso que tengamos con nosotros mismos.

La motivación puede venir de diferentes partes, puede que te hiciste unos exámenes de sangre y saliste más raspado que cuando cursaste química en bachillerato (ok, los que sacaban 20, please back off), un pantalón que amabas no te queda ni porque le pongas vaselina y no entiendes como aumentaste no una sino dos tallas o viste una foto tuya que te dio susto y pediste "por favor, quítenla del Facebook"....Vaya usted a saber. Cualquier motivo que te haga cambiar tus hábitos es bueno. Pero la motivación puedes tenerla un día y al día siguiente no sentirte tan así. Tienes frio, sueno, hambre, no estás perdiendo peso tan rápido y esos ánimos empiezan a bajar. Ahí es cuando se pone dura la cosa y tienes que apelar al compromiso.

El compromiso es el que te va a hacer pararte de la cama así tengas sueno a salir a hacer ejercicio. El que te hará escoger el pollo a la plancha en vez del frito cuando vayas a almorzar, y el que te ayudará más de una vez a decir "no gracias" cuando las tentaciones pasen por tus manos. Ese compromiso contigo es que el que ha ayudado a hacer muchas de las cosas que eres (profesional, tener un trabajo, ahorrar para comprarte algo, planificar un evento) y que hace que te levantes cuando sientes que de motivación no queda nada en tu cuerpo. Ese compromiso lo tienes, lo has usado y para perder peso, tienes que apelar a él también.

Así que hoy, mañana o pasado, recuerden usar toda su motivación hasta la médula, y cuando sientan que no queda más, recuerden ese compromiso que hicieron con ustedes mismos, porque su cuerpo y su salud es un matrimonio para toda la vida. ¡No hay divorcio que valga!



lunes, 24 de septiembre de 2012

Lunes en movimiento

Este lunes les vuelvo a mandar una rutina de ejercicios. De verdad que a mi me parece que cuando hago ejercicio el lunes, la semana empieza un pelo mejor. Cuando no me muevo, me siento hasta más cansada. Y claro que el lunes te vas a sentir como "que fastidio, no quiero hacer nada" pero moverte un poco va a poner tu sangre a moverse y al menos seguro te baja un poco el remordimiento de lo mal que te portaste el fin de semana.

Lo que se recomienda es hacer media hora de ejercicio al día, pero si no puedes, hacerlos seguidos puedes tratar de hacerlo por partes, o una partecita al menos.
Aquí va
2 minutos de correr en el mismo sitio. No trotar, correr duro.
1 minuto de sentadillas
2 minutos de saltar cuerda (si no tienes, haz como si la tuvieras)
1 minuto de planchas
2  minutos de sentadillas con patadas (aquí puedes ver como hacerlo)
1 minuto de abdominales.

Si tienes tiempo, pues lo ideal es que lo repitas. También puedes hacerlo una vez en la mañana y dos veces en la noche. Listo, media hora de ejercicio fácil, fácil y súper efectivo.



viernes, 21 de septiembre de 2012

Viernes de aroma: Atún Playero

Hoy les dejo una receta súper fácil que yo llamo "Atún Playero". Esto porque me encantaba hacerlo para ir a la playa, con unas galletas integrales, es lo máximo. Y tan fácil que casi no necesita instrucciones. Aquí va:
Una lata de atún en agua mediana
Dos cucharadas de yogurt natural
Una cucharada de mostaza
Dos pepinillos
Una cebolla mediana
Sal y pimienta al gusto.

Se fajan a picar esa cebolla y los pepinillos súper, súper finitos y los ponen en un bowl. Abren el atún, le drenan el agua y lo mezclan con los vegetales. Le ponen el yogurt y la mostaza, baten y agregan sal y pimienta.
Listo, ahí tienen su atún playero.

Pueden acompañar con pan sueco, o pitas integrales. Lo que ustedes quieran (traten de obviar el pan blanco eso sí)
Si tienen una reunión, queda divino como un pasapalo. Un éxito.

¡Feliz fin de semana!




jueves, 20 de septiembre de 2012

Tres errores que te alejan de tener un cuerpo firme

Hoy leí esto sobre tres errores que te alejan de tener un cuerpo firme. En realidad decía "un trasero firme, pero creo que aplica a varias partes del cuerpo también. Y en realidad no significa haberse sentado mucho en el sofá. Aquí les van:

Trabajar las "zonas problemáticas": Yo tengo las piernas gruesas, gruesísimas para mi gusto y aunque hago ejercicio, no me pongo a hacer sólo ejercicio de piernas, porque son "mi zona problema". Uno debe dedicarse a todas las zonas del cuerpo, darle con todo que la grasa se quema en todo el cuerpo, nunca de manera "localizada".
Cardio mata todo: Si bien el ejercicio cardiovascular es bueno y necesario para el cuerpo y el corazón, tampoco es la cura para todos tus kilos demás. De hecho, si haces sólo cardio y trabajas poco la parte de las pesas (o resistencia) seguramente terminarás con un cuerpo con poca capacidad metabólica. Ya que los músculos son los verdaderos órganos quema grasa de tu cuerpo.
Confundir "cansarse" con "tener resultados": Creo que todos hemos hecho eso, nos matamos haciendo un bojote de ejercicio a la loca, de esas sesiones que nos duelen hasta las pestañas, pensamos que nos las estamos comiendo y no es necesariamente así. También lo veo con la gente que empieza a hacer ejercicio y creen que es mejor hacer todo de una vez, y al día siguiente están tan adoloridos que no pueden ni cerrar los ojos sin quejarse. Si bien el ejercicio tiene que ser intenso para tener resultados, no tiene que ser una sesión de tortura china.

Conclusión: claro que tenemos que hacer ejercicio, pero en su medida correcta. Tenemos que hacer ejercicio para todo el cuerpo, para perder grasa de manera correcta. Tenemos que hacer pesas además del cardio, para poder preservar y hacer que nuestros músculos trabajen de la manera correcta y no debemos hacer todo el ejercicio de un mes en un día. Todo requiere tiempo, trabajo y esfuerzo.

Con info del Dr. Kareem F. Samhouri
Foto tomada de http://www.myhousecallmd.com/archives/4550


martes, 18 de septiembre de 2012

Trucos que no son mágicos

Si uno simplifica que es lo que realmente necesitas para perder peso lo podríamos resumir en comer bien y hacer ejercicio. Claro que hay un bojote de cosas en el medio como qué comer, en qué cantidad, qué ejercicio, cuándo, cómo, y nos enrollamos un poco.
Y ahí es cuando buscamos las maneras, los atajos, los trucos que harán de nuestra pérdida de peso un proceso más fino y efectivo,  y muchas veces no es así. Esos trucos nos pueden echar la partida pa’ tras, pensando que nos las estamos comiendo. Y aquí les dejo unos cuantos:
Te quitaste el gluten por que si: Si bien el gluten es una pesadilla para un gentío, para otro tanto no lo es. Tan simple como eso. Hemos vivido con gluten toda nuestra vida y si me dicen entre que te puso gordito, a fritanga o la avena, seguro me voy por la primera. Muchos granos en vez de hacerte daño de verdad te pueden ayudar a estar más delgado. No te quites el gluten sin antes tener una razón médica.
Te quitaste alimentos: Yo soy bastante anti grasas saturadas de la leche en el proceso de perder peso, pero siempre le digo a mis clientes, no es para toda la vida, es justo en algunos momentos donde podríamos bajar su consumo,  luego pueden tomarla con moderación. Y eso pasa con cualquier grupo de alimentos, si los quitas completamente de tu vida, seguramente en algún momento te darás un atracón con ellos, llámelo queso, chocolate, lo que sea. Simplemente ten en cuenta tus metas y que darte un gusto, no tiene que ser una cosa diaria (más si estas perdiendo peso)
Te quitaste los carbohidratos para perder más peso: Ok quizás andas en una de dieta Atkins o Paleo, perdiste un kilero y te sientes de 20 puntos. Para mi eso no es sustentable en el tiempo. Los carbohidratos, como lo he dicho en otros post, son importantísimos para un bojote de funciones en nuestro cuerpo. Además que estas dietas pueden traerte un rebote duro: si te quitas todos los carbohidratos o piensas que comer carbohidratos es comerte un pepino y una lechuga, la próxima vez que sólo huelas un pedazo de pan, agárrate porque seguro tu cuerpo lo asimilará como camello tomando agua en un oasis.
Agarras siempre lo "Fat Free": Esta era como una moda de los 90 que se nos quedo pegada, pensamos que lo que dice sin grasa es mejor, es dietético, nos hace perder peso. Y la cosa no es tan así. Muchas veces compensan la falta de grasa con azúcar para darle sabor a esos productos y la verdad es que las grasas, las buenas, son importantes en un plan para perder peso.
No inventen mucho, lean, infórmense pero no se vuelvan locos. Hagan las cosas que realmente tienen que hacer y van a ver que los resultados van a llegar, si te esfuerzas, claro que van a llegar. Cuenten con eso.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Ejercicio en 20 minutos

Para que empiecen la semana moviéndose, hoy lunes les dejo este videito de ejercicios con bandas de resistencia. Sólo dura 20 minutos así que no hay excusa para no hacerlo. De hecho si quieren echarse una fajada, ¡háganlo dos veces!

http://www.oxygenmag.com



viernes, 14 de septiembre de 2012

Viernes de aroma: Wrap de pollo oriental

Este wrap se ve buenísimo y más fácil que abrir y cerrar los ojos. De donde lo saqué decía “sánduche oriental”, pero no se si es del lejano oriente o del cercano y le cambié el pan por una tortilla integral para hacerlo mucho más fácil. Sea cómo sea, se ve bueno, así que agarra tu wrap oriental.

2 pechugas de pollo cortadas en pedacitos (Adobadas con ajo, sal pimienta y salsa de soya)
1/2 taza de yogurt natural
1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
2 cebollines cortaditos en pedacitos
1/2 pimentón rojo cortado en pedacitos
Cuatro tortillas integrales
Sal y pimienta al gusto

Cocina el pollo en una sartén, que te quede doradito pero no seco.
Cuando esté listo, mételo en un bowl y ve agregando los otros ingredientes y remuévelo todo para que se mezcle todo y quede como una pasta. Agrega sal y pimienta.
Ve rellenando tortilla y ¡a comer!


miércoles, 12 de septiembre de 2012

Los pro y contra de los carbohidratos

Los amamos pero los odiamos, o los amamos pero nos dan más miedo que el diablo. Y la verdad es que esa relación amor odio no tiene que ser tan dura.  Claro, para ganar esa batalla, tienes que tratar de conocerlos, y así perderles el miedo.
Aquí te dejo una lista de pros y contras de los carbohidratos, para que veas que no todo es malo cuando hablas de ellos, pero tampoco debes caerte al otro lado del caballo. Con los carbohidratos, todo tiene su parte buena y su parte un poco más oscura:
“Pros”:
Los carbohidratos son "ahorradores" de músculo. En otras palabras, preservar y prevenir la descomposición tejido magro.
Te dan la energía necesaria para tu cuerpo.
Estimulan a la insulina, lo que lleva a un estado anabólico perfecto para la construcción del músculo (pero esto de la insulina es una espada de doble filo, ya verán por qué)
Te hacen feliz. Solo quítatelos por unos días y veras el humor que cargas
Ok, pero no todo es bueno, aquí te dejo los “contra”:
Estimulan la insulina (esta es la espada de doble filo) y elevan los niveles de azúcar en la sangre. Y quemar grasa con los niveles de insulina altos, es sumamente difícil.
Consumir muchos carbohidratos por mucho tiempo lleva a exceso de grasa.
El exceso de carbohidratos puede hacer que retengas líquido y por eso te sientes hinchado después de un atracón de pan.
En esto esta lo del amor odio con los carbs, que lo que tienen de bueno, también lo pueden tener de malo y por eso, para no quitarlos de las dietas, es tan, pero tan importante comerse los correctos y en las porciones correctas. No se puede caer en los extremos, ni una dieta cero carbohidrato es buena ni una donde  pasen el excesos. Debes comerlos, pero correctamente. Tu cuerpo responderá de manera positiva, si lo haces bien. Te lo aseguro.





martes, 11 de septiembre de 2012

Comidas antidiabetes

Lamentablemente la diabetes está entre nosotros, cada vez hay más personas con esta enfermedad, y lo peor es que muchos la han adquirido gracias a su estilo de vida. Pero no todo esta perdido, la verdad es que con cambio en la alimentación podemos prevenir y en muchos casos, mejorar la condición de quienes padecen esta enfermedad. Así que agarren su lista de mercado anti-diabetes que, btw, sirve para todos:
Granos: Altos en fibra que te hacen sentir satisfecho por más tiempo y mantiene tus niveles de azúcar en la sangre más estables. De ñapa tienen calcio así que there you go.
Salmón: Es un pescado súper alto en ácidos omega 3 que te ayudarán a prevenir el riesgo de enfermedades del corazón, reduce la inflamación y podría mejorar la resistencia a la insulina.
Cebada: No se emocionen, en grano, no en la famosa bebida. Es un grano sanísimo que puede sustituir al arroz, tiene un sabor divino y tiene una fibra que se llama beta-glucan que ayuda a bajar el colesterol previniendo al cuerpo de absorberlo. Y gracias a su buena cantidad de fibra, te ayuda a mantener tus niveles de azúcar estables.
Avena: Si, parece que le hiciese cuña todo el tiempo pero es que es la mejor. Como la cebada, está llena de fibra y además la avena también puede disminuir total y colesterol "malo" LDL.
Chocolate negro: Rico en flavonoides antioxidantes, esta dulzura que te parece más un pecado que una comida de dieta, puede ayudar a mejorar sus niveles de colesterol bueno y malo y reducir su presión arterial. Eso si, recuerda que es alto en calorías así que come solo un poquito.

Hay un bojote de comidas más que se las doy en otra entrega. Por ahora vayan al mercado y agarren estas, para mantener su peso a raya y la diabetes de lejos...



lunes, 10 de septiembre de 2012

Sudando en una Treadmill

Ya les había contado que caminar era una súper manera de perder peso, sólo había que hacerlo de la manera correcta y de verdad que le puedes sacar tanto provecho como una sesión de Insanity sin matar tus rodillas (bueno, no tanto, pero ustedes me entienden)
Si tienes la oportunidad de caminar en una caminadora o Treadmill en un gimnasio, aquí te doy un programa de entrenamiento que le va a sacar el máximo provecho a tu sesión de ejercicios:
5 min calentamiento a velocidad baja (3 o 4)
4 min base: aumentas la velocidad (a 5) y subes la inclinación de la maquina. Es la base porque es la velocidad e inclinación a la que vas a volver en  otro momento del entrenamiento
1 min trabajo duro: Aumentas más la velocidad (a 7)  y la inclinación o resistencia. Te debe costar un pelo hablar.
4 min vuelves a la base
1 min trabajo duro otra vez (velocidad 7)
4 min vuelves a la base
1 min trabajo duro otra vez (velocidad 7)
5 Cool down y vuelves a la velocidad inicial (3 o 4)

Es un entrenamiento básico pero seguro pondrá tu día en súper movimiento. ¡Prueba y veras resultados!



viernes, 7 de septiembre de 2012

Viernes de aroma: Warps de pavo y lechuga



Esta receta la saqué de Caloriecount.com y se ve rica y exótica. Además de ser súper light así que no tiene pele.

Ingredientes
1/2 taza de agua
1/2 taza de arroz integral
2 cucharadas de aceite de sésamo
500gr de pechuga de pavo o pollo
1 cucharada de jengibre picado
1 pimentan rojo picadito
1/2 taza de caldo desgrasado
1 lata pequeña de hongos laminados
1 cucharada de salsa de soya
2 cabezas de lechugas con las hojas separadas (en la receta usan Boston Lettuce, yo creo que con la americana que tiene como consistencia vamos bien)
1 zanahoria rayada
1/2 taza de hierbitas como cilantro, albahaca y perejil lavadas y picadas finitas
Sal al gusto

Lo mejor es tener el arroz ya cocinado porque como sabrán, hacer arroz integral es lento como el caballo del malo. Así que pongan su arrocito ya listo y caliente en una olla.

En un sartén, echa el aceite, el pavo y el jengibre, cocina un rato hasta que esté medio listo, como por 6 minutos. Échalo en el arroz y agrega el pimentan, los hongos, la salsa de soya, el caldo y la sal. Cocina por unos minutos más para que el caldo se absorva.

Cuando lo vayas a servir, pon porciones en las lechugas, le pones encima un poquito de las hierbitas picaditas y la zanahoria y trata de hacer como un warp. Si te queda como una cesta, ¡pues te lo comes así!

Da para cuatro porciones.

¡Feliz fin de semana!

Receta y foto tomada de http://caloriecount.about.com/five-spice-turkey-lettuce-wraps-b576688?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=newsletter_20120907&utm_term=title2

jueves, 6 de septiembre de 2012

Como saber si tu hambre viene de la mente, y no de la barriga...

Comer es sabroso. Hasta comer cosas "de dieta" es rico y quien diga lo contrario está probando una comida hecha sin amor (yo hasta a una ensalada le pongo cariño). Y por eso es que engordamos. Engordamos porque es sabroso comer, no porque “no comemos nada”. Y también por eso muchas veces comemos sin tener hambre. Comemos por fastidio, porque es rico, porque no tenemos nada que hacer. Comemos porque estamos ansiosos o nerviosos. No vemos señales, simplemente comemos. Y ¿cómo hacemos para diferenciar cuando el hambre viene de la barriga y no de la cabeza?

Quizás estos tips te ayuden a diferenciar cuando quieres llevarte un pedazo de comida a la boca porque lo necesitas de cuando comes por llenar un hueco (que no es el de la barriga)

El hambre emocional se dispara por un sentimiento, el hambre física porque necesitas nutrirte: Si han pasado 6 horas y no has comido nada, tienes hambre, no busques más allá de esa respuesta. Pero si tienes un "antojo" porque tienes la agenda súper apretada, peleaste con tu jefe, estas más fastidiado que una ostra, ahí es cuando debes darte cuenta que ese hambre viene de la cabeza. No sólo se dispara por algo malo, puede ser cualquier sentimiento que no puedas controlar (ansiedad por algo que estas esperando por ejemplo) y tratas de sedar a tu cuerpo con comida. Analiza ese sentimiento antes de comer cualquier cosa.
El hambre emocional viene de sopetón, el hambre física viene poco a poco: Como el hambre física aparece cuando tu cuerpo necesita nutrientes (digamos, agotó el tanque de reserva) es un proceso que se da poco a poco, se va vaciando ese tanque y aparece el hambre. Esto porque está ligado a niveles de azúcar en tu cuerpo, ellos bajan, te puedes sentir hasta mareado si no has comido a la hora que es, y tu estómago hasta ruge. Pero el hambre emocional es un antojo, unas ganas terribles e incontrolables de comerte "algo". Confundes tener hambre con "ganas de comer", vienen de golpe y como lo mantienes en la mente, piensas que es hambre real.
Con el hambre emocional tienes antojo de ciertas comidas, con el hambre real estas más abierto a opciones: Esto es fácil de entender con un ejemplo. Recuérdense de su época de colegio. En el mío no había cantina y uno tenía que manejarse con lo que llevaba. Mi mamá me daba desayuno y una "meriendita" (que era una cosita como una mandarina y una galleta maría). En el primer recreo, atacaba la mandarina., no porque tenía hambre sino porque me gustaba su sabor. La galleta María me parecía mas pinche que el carrizo. Pero cuando llegaba el 2do recreo que estaba hambreada como Tom Hanks en El Naufrago, me comía esa galleta María como si fuese la marquesa completa. Si mi hambre hubiese sido emocional mi respuesta sería "ay es que no me provoca". Pero tenía hambre real y cualquier cosa era buena. Si tu hambre es de "es que tengo unas ganas de comer tequeños" cuando tienes un plato de pollo divisínismo al frente y prefieres no comer porque "quieres tequeños", o peor aún, hasta sales de tu casa para buscar los benditos tequeños, listo, eso es hambre emocional.

Luego escribiré más del tema, porque da como para una tesis. Y porque todos sufrimos de eso. En serio, hasta el más nazi de la dieta, hasta Tom Venuto y quien diga lo contrario que tire la primera piedra. Pero de que se puede controlar se puede. Sólo piensa y escucha en realidad tu cuerpo antes de comer.



miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cuentos sobre el musculo: No te lo comas!

El músculo es como algo raro.  A pesar que lo necesitamos, no solo para perder grasa sino para casi todas las funciones corporales (hasta sentarse y pararse) le tenemos miedo. No queremos "ponernos musculosas" o "tampoco quiero parecer Arnold Schwarzenegger" cosas que son difíciles, pero es que dificilísimas de lograr. Y en el caso de las mujeres, casi imposibles por nuestra poca producción de testosterona. Y a pesar que esto ya está en plena luz para entendidos y no, igual las mujeres se empeñan en hacer pesas con mancuernas de dos libras y más de un pana sólo hace paralelas pensando que con eso lograra una definición muscular "chévere".

Por eso hoy les escribo sobre algunos mitos sobre el musculo, para que dejen los cuentos de lado:

Si dejo de hacer ejercicio el músculo se volverá grasa: Ni en una película de Harry Potter. Es decir, ni con un acto de magia ya que el músculo y la grasa son dos tejidos distintos y no hay procesos mágicos para convertir uno en el otro... Ni en Hogwarts. Pero si dejas de hacer ejercicio y comes mal, vas a acumular grasa, que es otra cosa distinta.
No quiero endurecer la grasa: Otra vez, ni en el mágico mundo de Harry y sus amigos. Partiendo de la premisa anterior (el musculo y la grasa son dos tejidos distintos) es imposible que por su composición la grasa "se endurezca". Lo que puede pasar es que con un programa mal diseñado y una dieta pobre, formes musculo debajo de la capa de grasa que lo cubre, y te vuelvas un gordito papeado de gimnasio.
No me quiero poner muy musculoso: Finísimo, ¿sabes por qué? Porque es difícil como atrapar al diablo. Ganar masa muscular y tener una musculatura de fisicoculturista no pasa con media hora de ejercicio y escapadas en tu dieta por aquí  y por allá. Claro que puedes definir, lo que necesita esfuerzo y dedicación. Formar grandes músculos, necesita esfuerzo, dedicación, que tus amigos y familiares te acompañen (porque vas a necesitar apoyo, en serio) y una completa entrega a tu programa de ejercicio y por supuesto tu dieta. Si todavía crees que tomándote unos tragos los fines de semana, comiendo una hamburguesita  y porque "levantas pesas" te volverás una maquina de músculos. Sorry, no va a pasar.
Si hago 20 mil abdominales voy a quemar la grasa de la barriga: Chazzzzz, ese le encanta a todas las chamas. No hay quema focalizada de grasa y sobre trabajar el músculo abdominal solo hará que te veas más fofita. Los abdominales se hacen en la cocina: tienes que tener una dieta muy buena para quemar grasa, hacer cardio de la manera correcta y hacer ejercicios que incluyan todo el "core" (todo tu tronco) para lograr esos chocolatitos.
No hago pesas porque quiero perder peso, por eso hago solo cardio: Que lástima que no se cómo escribir "sonido de timbre de error". Esto lo escucho pero de un seguido que me da miedo. El musculo te ayudará a quemar grasa. Es metabólicamente exigente, necesita energia y esa energía, comiendo de la manera correcta, la sacará de tus reservas de grasa, que a su vez, es la manera que tiene el cuerpo de acumular energía.

Aquí los tienen, estos son mis favoritos. Por favor, levanten pesas, denle con todo, y el cuento de camino ¡NO TE LO COMAS!

Info tomada de: La vida


martes, 4 de septiembre de 2012

Detox para perder


La palabra desintoxicación la usamos bastante. Cada vez que sentimos que nos vamos de palos (metafórica y literalmente) que comimos demasiado, que el fin de semana fue el festival de la fritanga, sentimos que necesitamos limpiar el cuerpo, quitarle las toxinas que nos metimos, botar todo lo malo y bajar la Santamaría al Rey del Pescado Frito.

El issue está en que es en el hígado donde se acumula todo, y donde además, se da el mágico proceso de quemar grasas. Y la idea es que este funcione como carro nuevo, para estar sanos y para perder peso, y sólo lo logramos limpiándole las toxinas que le hemos metido.

Lo bueno es que para hacer esta limpieza no tenemos que tomar desinfectante, ni cloro, ni productos raros. Con tu comida (si, comiendo) puedes hacer una súper limpieza y darle  a tu hígado esa ayudadita para que limpie las toxinas. Y más fino aún es que estas comidas no son nada especiales o cosas que tengamos que ir a un mercado oculto detrás de un callejón para que funcionen. Una visita al mercado les puede llenar el carrito (y limpiar el cuerpo)

Manzanas: Altas en pectinas que le dan al cuerpo los nutrientes para limpiar y desechar toxinas del tracto digestivo.
Aguacates: Ayuda al cuerpo a producir glutation, que es necesario para el hígado para limpiar toxinas. Hay estudios que recalcan el consumo de aguacates a diario para tener un hígado sano.
Remolacha: Ese color no es broma. Está llena de flavonoides y betacaroteno que ayuda a la función del hígado.
Linaza y aceite de oliva: Grasas buenas que absorben las toxinas malucas del cuerpo.
Ajo: Un poquitito ayuda activar las encimas del hígado que hace que pueda limpiar las toxinas. También tiene alicina y selenio que ayudan al hígado en el proceso de limpieza.
Toronja: Además del bojote de vitamina C que tiene, sus antioxidantes ayudan a los procesos en el hígado. Solo un poquito activa las encimas limpiadoras de este órgano.
Te verde: Antioxidantes concentrados. Más bueno que la Madre Teresa de Calcuta.
Vegetales verdes: Rugula, espinaca, acelga. Todo lo que sea verde oscuro ayuda al hígado. Tienen niveles muy altos de Clorofila que literalmente chupan las toxinas del torrente sanguíneo.

Nada de magia, sólo cosas naturales. Si andan en una nota seria de detox les recomiendo este ritual: Tomen un vaso grande de Té verde en la mañana. Luego se toman un super smotthie que tiene espinaca, pepino, aguacate y jugo de toronja. Si no encuentran la toronja, pues échenle naranja. ¡Un éxito multitudinario!

Mi esposo y yo lo vamos a tomar todos los días esta semana, ¡anótense!


lunes, 3 de septiembre de 2012

Ocho hábitos para perder peso

Perder peso es todo un proceso. Ponerse los kilos encima puede ser fácil, sólo come sin sentido, llevándote a la boca todo lo que te pase por delante y listo. Pero perderlo es otra historia, hay que montarse en los papeles, planificar, decidirse y dar el paso.

También crear hábitos. Porque al igual que nos adecuamos a comer lo que no debemos y pensamos que "nunca podría comer sin azúcar" (cosa que si se puede) tenemos que adecuarnos a comer lo saludable, ha pensar antes de comer, a ser consientes.

En Everydayhealth publicaron 8 hábitos sanos para la pérdida de peso. Quizás con constancia, ensayo (y si todo sale bien, poco error) los puedes incluir en tu día a día:
Ojo con las porciones: Primordial. Nada de servirte lo que te venga en gana. Para perder peso tienes que estar consciente de ese proceso ojo-mano-boca que hace que un plato pueda alimentar a dos. Come lo que te corresponde y para más info chequea esteartículo.
Come lentamente: Nada de apuros, tu comida te tiene que nutrir y debes estar tranquilo en el proceso. Además que es un hecho: comes lento y comerás menos.
Come tus vegetales primero: Te llenas de fibra y te sientes más satisfecho, además de lo que ganas en minerales y vitaminas con pocas calorías.
Mucha agua: Más de una persona piensa que bebe agua, hasta que saca la cuenta y se da cuenta que no mucho. Bebe tus ocho a diez vasos diarios. Hazlo así: uno al levantar, dos con cada comida y dos con cada merienda. Listo, ya te bebiste 11 y vas en góndola.
Snacks saludables a la mano: Si andas perdiendo peso y tienes la casa, despensa, o gaveta de la oficina atiborrada de cosas no saludables, es bien difícil que te mantengas en tu plan. Ten siempre a la mano snaks saludables para tus meriendas: frutos secos, frutas, si hay proteína, pues mejor.
El ejercicio es un must: Aunque para muchas personas el solo cambio de los hábitos alimenticios puede "hacer el truco", la realidad es que hacer ejercicio es importante no sólo para la pérdida de peso, sino para tu salud en general. A organizar el horario y empezar a moverse.
Lleva un diario: Siempre digo que suena gallo pero es una súper estrategia para saber si andamos en el camino correcto. Claro, la sinceridad por delante: si te mientes a ti mismo sobre lo que comiste, no estás haciendo nada.

Recuerda siempre que los hábitos tienes que inculcarlos, poco a poco se pueden hacer parte de tu vida. Quizás al principio te pueden parecer difíciles de incluir y al poco tiempo te darás cuenta que son parte de tu vida. Como cepillarte los dientes. Sólo tienes que empezar a hacerlo.