viernes, 31 de agosto de 2012

Viernes de aroma: Strawberry Cheescake Smoothie


Este smoothie ha estado rodando en varios emails de los entrenadores que sigo, principalmente porque uno de ellos saco al mercado una mega proteína súper buena, y que mejor manera de promocionarla que con una receta no (por supuesto y con un poquito de mentada de madres las otras marcas de proteína pero eso no me incumbe)
Anywhoooo, aquí les va y espero que lo disfruten

Strawberry Cheescake Smoothie
Ingredientes:
2 scoops de proteína de vainilla
1 taza de leche de almendra sin azúcar
1 taza de fresas congeladas
Una pizca de canela
Un toquecito de esencia de vainilla
Hielo.

Las instrucciones como se pueden imaginar son peluisimas: mete todo eso en una licuadora, sirve en dos vasos y disfruta. Punto.

Así de sabrosa y fácil tiene que ser la vida!

Receta tomada del entrenador http://www.joelmarion.net/

jueves, 30 de agosto de 2012

Camina esos kilos

Caminar puede ser un ejercicio que para muchos les puede parecer de "viejitos". Con el cuento que todo el mundo corre un 5 o 10 K, piensan que caminar ya es para personas de la 3ra edad. Y la verdad no es así. Caminar es un ejercicio súper completo y a diferencia de trotar o correr, no produce tanto estrés en las articulaciones y es ideal para todo aquel que tiene sobrepeso y necesita moverse. Yo no les recomiendo a las personas con mucho sobrepeso que corran. Sorry, no quiero ni ofender ni meterme con nadie, pero después de años de hacer ejercicio me he dado cuenta que porque uno pueda hacer un ejercicio, no quiere decir que deba. Y si tienes sobrepeso, correr en mi agenda, es un no no. Ahora, caminar, pues claro. Es lo más natural que hacemos y podemos realizarlo como una rutina buena para la pérdida de peso.

Claro, si  vas a caminar a velocidad crucero, ya vas perdiendo. Si hablo de caminar no hablo de "window shopping". Hablo de caminar a buena velocidad, que te cueste, que sudes. Que cuando llegues a tu casa sientas que ejercitaste y no que sientas "ay que gentío había en el Centro Comercial". ¿Se entiende?

Ahora para hacer una rutina de caminata que de verdad ponga a trabajar tu cuerpo haz lo siguiente:
Haz caminatas largas: Si puedes hacer una hora de caminata en vez de 30 minutos, tu cuerpo puede quemar al menos 5 veces más calorías. Échale pata literalmente.
Camina rápido: Si te pasan los niños chiquitos o los abuelos en andadera, ya sabes que la cosa esta mal. Échale pichón, aprieta el paso y no pares.
Cambia la dirección: Camina de lado, hacia los lados, y si eres arriesgado, hasta camina hacia atrás (ojo, con cuidado, no vaya a ser) Esto te obligara a usar músculos de las piernas que de otra manera no usaras tanto.
Sube y baja: En las caminatas también puedes cambiar la intensidad, caminando mas rápido algunos tramos y a velocidad normal en otros. Si puedes añadir subidas y bajadas pues más exitoso aún.

Caminar te puede ayudar a perder peso, si lo haces de manera constante y correcta. No tienes que lanzarte a correr un maratón, empieza por lo más básico que te irá bien.

La semana que viene les pongo unos ejemplos de ejercicios de caminata que seguro les irán como anillo al dedo.



miércoles, 29 de agosto de 2012

Ahorra tiempo en la cocina


La parte de la cocina no es sólo intimidante para muchos de nosotros, para algunos es fastidioso, no la entienden y otros sólo se acercan a comer. El proceso que pasa dentro de ella es un misterio.

Pero como siempre les he dicho, para comer sano, la mejor manera que pueden lograrlo es cocinando sano. Si hay muchas opciones allá fuera (y por ahí me contaron que vienen más) donde te pueden dar un menú completo sano, sanísimo. Pero si tu opción es comer en restaurantes, tarantines y demás, pidiendo la versión “sana” de la comida que tienen ahí, la cosa no es tan buena. Ojo, siempre va a ser mejor que la opción con plomo (fritangas, salsas pesadas, ultra gratinadas) pero no es la idea que todos los días comas “un pollito a la plancha en el restaurante de la esquina’”.

Para ponerse serio en los papeles lo mejor que puedes hacer es cocinar tu comida y eso lo puedes lograr organizándote un pelo y utilizando tu imaginación. ¿Qué no tienes tiempo? Guess what: nadie lo tiene. Pero son esos esfuerzos que tienes que hacer para poder conseguir tu meta.

Aquí les doy unos tips:
Planifiquen su menú: si saben que tienen que comer proteínas magras, carbohidratos saludables, vegetales y frutas, pues hagan sus compras pensando en eso. La mejor manera de ahorrar es comprando para la semana, saquen las cuentas de cuantas frutas pueden comerse, porque si compran un guacal pensando que es más barato, puede que se les pongan pinches. Vayan comprando pensando en al menos 6 comidas de la semana.
Compren pechuga de pollo deshuesada que puedan hacer en el horno. Yo hago bastante con vegetales y comemos como si no hubiese un mañana. Si no te gusta repetir, guárdala en potecitos individuales (con la porción correcta) y alterna con otras proteínas magras. Puedes hacer carne molida (eso sí, pidan en el mercado la que tiene menos grasas) y también hagan potecitos con porciones o carnes de hamburguesa que sólo tengas que sacar del frezzer y listo.
Para ponerle variedad a tu plato, pues juega con las ensaladas y el acompañamiento del carbohidrato. Si te da fastidio hasta lavar la lechuga y picarla, pues compra la que viene envasada y no hay excusa porque ahora los mercados tienen  en envases picados desde repollo con zanahoria hasta coliflor y vainitas que sólo tienes que hervir.
Los potecitos: Esto facilita tu vida durante la semana. Si tienes las porciones de proteína ya cocinadas y carbohidratos listos, es más fácil que agarres tu lonchera y listo. Recuerda llevarte tu ración de ensalada y fruta y vas en góndola.
Haz un pote de aderezo grande y guárdalo en la nevera: Ten listo un pote de aderezo que solo tengas que poner encima de tu ensalada. A mí me encanta hacer uno con vinagre, mostaza y splenda. Sabe a honey mustard sin la carga calórica. Tenlo listo y no hay excusa.

Es todo cuestión de organizarse porque si se puede. Mientras tu estás diciendo que no tienes tiempo, hay alguien más ocupado que tú haciendo todo esto. Así que deja de quejarte y ¡manos a la cocina!

lunes, 27 de agosto de 2012

Si se puede

Este post es gallo y muy particular. Está dedicado a tres panitas que hicieron que los fines de semana (los dos últimos) fuesen más divertidos en una situación un poco “rara” digamos. Es decir, realizando un trabajo hasta fastidioso, estas tres personas hicieron que Erick y yo la pasáramos ultra fenomenal. Y aquí viene la parte que si les sirve a todos:

Hasta el proceso más fastidioso o que crees que de verdad no puedas realizar, si crees que no puedes llegar a tu peso soñado, que no puedes hacer un minuto más de ejercicio, si no puedes comer dejar de comer papas fritas… si le pones todo tu empeño, claro que puedes. Si de verdad lo haces. Y si tienes al lado el apoyo correcto (Sea amigos, un grupo de autoayuda, foros en internet o este mismísimo blog) ¡el camino puede ser súper más fácil!

Así que Gary, Ninoska y Arturo, ¡este va por ustedes!



viernes, 24 de agosto de 2012

Viernes de aroma: Galletas "Fast and in a Hurry"

Estas galletas se llaman "Fast and in a Hurry Cookie" que básicamente es algo como "ando full apurado y me quiero comer algo". Pues there you go. Hagan estas galletas que no les va a quitar nada de tiempo.

Yo les agregue un ingrediente que creo que le puede quedar finísimo.

Ingredientes:
1 scoop de polvo de proteína, de chocolate lo haría yo.
1 clara de huevo
1 cucharada de mantequilla de maní.
1 pizca de polvo para hornear

Mezcla el polvo de proteína con la clara de huevo en un bowl. Si es necesario, échale agua para que se forme más "masita". Ponle la cucharada de mantequilla de maní y el polvo para hornear.

Cuando tengas la masa lista, haz unas bolitas y ponla en una bandeja para hornear. Déjalas hornear como por 10 minutos (échales un ojo) y listo. Ahí tienes tus galletas proteicas para cuando estés apuradísimo.



miércoles, 22 de agosto de 2012

Por una hamburguesa con queso...

Muchas personas me dicen "yo no como hamburguesas ni nada de eso"... pero seguro que si existiesen cámaras escondidas en la cadena esa de los arcos dorados, los cacharía más de una vez. Y no me vengan con el cuento que estaban ahí sólo para utilizar el baño.

Para el resto de los mortales que sí admiten comerse una hamburguesa pues esto va con ellos (mentira, también va para los comedores de hamburguesas de closet). A mí me encantan pero las como sólo tipo fin de semana. Y para aquellos que piensan que quizás hoy se saltan su pollo a la plancha y le quieren dar a la comida rápida, porque eso no les haría nada, píllense aquí lo que deberían hacer en ejercicio para quemar una hamburguesita con queso:

Caminar: 94 minutos
Correr: 31 minutos
Nadar: 59 minutos
Montar bicicleta: 45 minutos

Ojo, y esto es sólo por la hamburguesa... Comerse las papas y el refresco es otro cuento (y un bojote más de ejercicio). Agarren pues.

Foto tomada de http://www.cocina.org/08-06-2011/recetario/comida-rapida-receta-de-cheese-burger-casera

martes, 21 de agosto de 2012

Chicle y pérdida de peso

Yo no soy fan del chicle. Nunca me ha gustado. Si me como uno, a los dos segundos lo boto porque no me gusta la sensación de estar mascando un pedazo de goma sin forma. Y hacer bombitas es como el infierno para mí. Lo reconozco, no puedo con eso. Ahí tienen pues.

Pero también reconozco que hay un gentío que ama el chicle. Por su sabor, porque es divertido, porque qué se yo (me cuesta ser empática con ese sentimiento pero "se los respeto") Así que este post va para ellos: comer chicle puede ayudarte a perder peso.

Ojo, aquí hay algo muy importante que es el puede ayudarte. Es decir, déjense de cuentos que comer chicle mágicamente los hará verse delgados mientras se comen cuatro platos de pasta y dos galletas. Bájense de ese carril y vuelvan a la realidad.
La Dra Kathleen J. Melanson, que en el 2009 realizó un estudio en la Universidad Rhode Island, encontró que comer chile ayudaba a comer 68 calorías menos en el almuerzo. Suena poquito pero también encontró que esas personas que comieron menos, no compensaron las calorías en la comida siguiente, como hace la mayoría de las personas que recortan su ingesta calórica. Y esas personas que comieron chicle antes de su almuerzo, reportaron tener menos hambre en general que las personas que no lo hicieron. Además, si te parece 68 calorías al día poco saca esta cuenta: Si en l trascurso de 365 te quitas al menos 50 calorías puedes perder por lo menos 2,5 kilos al año sin hacer nada. Si le sumas hacer ejercicio, como subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, esa pérdida podría llegar a los 5 kilos al año.

Ok, repito, no es que mágicamente vas a perder peso, pero si te gusta comer chicle, prueba comiéndolo antes de tus comidas para aplacar un poco el apetito, úsalo como arma cuando ataca el hambre y todavía no te toca comer nada y por supuesto, elige siempre siempre siempre la versión sin azúcar. Si no, te estás echando la partida pa’ tras.




lunes, 20 de agosto de 2012

Prepárate para lo que viene...

Ya las vacaciones están a pelos de terminar. Sorry, pero es verdad. Quizás algunos las recién comienzan  y otros ya están en modo "comprar lista de libros" o vaya usted a saber. Lo que es cierto es que para muchos dentro de un mes o algo empieza la rutina otra vez en serio, y a ponerse serios.

Porque para muchos, al entrar en la época de vacaciones, la dieta entra también en ese paquete. Adiós comida sana y empiezan a llegar mochis, dulces y soluciones de comida rápida al hogar. Y si empiezan los cambios saludables ahora, cuando la casa esté en llamas por la rutina diaria normal, la cosa no será tan complicada. Aquí te dejo unos pasos que puedes seguir desde ya:

-Elimina los antojos: Bueno, el enunciado debería ser "elimina las comidas antojos" pero es más fácil agarrarlos como mango bajito pensando que les iba a dar un truco mágico. El único truco mágico que les puedo dar es uno que ya conocen: corazón que no ve, barriga que no siente. Saca de tu cocina toda la comida chatarra que tienes encaletada y sustitúyela por comida limpia.
-Vuelve a hacer del ejercicio un "yo necesito": Suena como raro porque si andas echado un sofá me vas a decir "yo no necesito moverme que ando muy cómodo" pero el hombre es un animal de costumbre, y al igual que nos acostumbramos a lo malo, a lo bueno también podemos. Empieza a moverte, así sea de a 10 minutos diarios y ve incluyendo cada vez más movimiento a tu día.
-Cambia los malos hábitos: Eres de los que le dan siempre "cinco minutos más" al despertador y luego andas apurado todo el día? (por supuesto ni de broma tiempo para el ejercicio) ¿o como estas de vacaciones duermes como si no hubiese un mañana? Cámbialo. Empieza ahora. No te pongas la excusa del tiempo libre y que cuando empiece la rutina, no lo vas a poder hacer. Hazlo ya para que tu cuerpo se acostumbre a pararse a una hora y le saques provecho al tiempo.
-Busca apoyo: Claro que debes tener algún pana que está en lo mismo. Haz una lista mental y piensa cuál de tus amigos está en la nota de perder peso y hacer ejercicio. Llámalo, búscalo, mándale un mensaje y compartan. Hagan el cambio juntos que es más fácil. ¿Estas sólo como la una en tu "empresa"? Pues busca ayuda y compañía en la web. Siempre hay sitios como este (¡autogol!) donde podrás encontrar información útil o foros donde compartas experiencias y busques apoyo.

Recuerda que sea verano, invierno, otoño o primavera el momento para empezar es el que te propongas y si es hoy mismo, ¡pues mucho mejor!



viernes, 17 de agosto de 2012

Viernes de aroma: Curry de atún


Esta receta puede parecer rara pero seguro que la pruebo porque de verdad que se ve sabrosa. Le hice un cambio para hacerla más exótica (en vez de usar arroz yo usaría cuscús y le pondría aceitunas negras para un toque de sabor). Eso si, como la encontré en un foro, no hay foto. Tienen que usar su imaginación para pensar cómo queda el plato. Agarren pues

1 de cuscús
1 manzana pelada y picada
1 cebolla picada en pedacitos
2 cucharadas de curry en polvo
1 taza de salsa de tomate
¼ de taza de aceitunas negras picadas
1 lata grande atún
Sal y pimienta al gusto
Un poquito de aceite (para el sartén)

Pon a hacer el cuscús y cuando este medio listo, revuélvelo para que no se pegue. Tápalo y ponlo de un ladito. En un sartén pon un poquito de aceite y pon la manzana y la cebolla por un minuto y tantito. Échale, la sal, el curry y la salsa de tomate, deja que hiervan. Agrega el atún y las aceitunas y deja cocinar por un rato más.

Luego lo hechas encima del cuscús y ¡listo para comer!
Un buen toque sería ponerle algo de pimienta como el cayenne pepper. ¡Divino y metabólico!

¡Feliz fin de semana!


miércoles, 15 de agosto de 2012

Lo que debes sacar de tu cocina...

Comer sano no es sólo el acto de llevarse la comida a la boca, conlleva implícito el acto de cocinar (bueno, uno que otro le deja ese trabajo a los demás). Aquellos que tenemos que preparar nuestra comida, sabemos que en la preparación es que se centra lo sano, o no tanto, de lo que comemos. Por eso aquí les dejo una lista de las cosas que debemos sacar de nuestra cocina y despensa para que nuestra comida sea realmente metabólica y nos ayude a quemar grasa, y no a guardarla.

Aceites vegetales: El único aceite vegetal que debes tener en tu despensa es el de oliva. Además que al utilizar de una a dos cucharadas diarias, te durará un montón. Los demás aceites están llenos de grasas no tan buenas que te hecha la partida pa tras (tanto en tu cuerpo como en tu salud en general)
Margarina: Es una fuente de grasas trans que además des-acelera tu metabolismo haciendo que quemes menos calorías durante el día.
Aderezos pre empacados: Todos esos " Dressing" que ves en potes en el mercado, están llenos de grasas, azucares y vaya usted a saber qué otra cosa que ni puedes pronunciar. A por supuesto, están llenos de calorías. La mejor opción es el vinagre balsámico, o el de tu preferencia, con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Yo también hago uno súper sencillo y divino: Vinagre blanco, mostaza y splenda. Sabe a un honey mustard dressing sin las calorías. También puedes hacer este que es una delicia.
Cremas y mayonesa: Grasas saturadas en su máxima expresión. Usa yogurt bajo en grasas cuando la receta lo pida. No tiene pele.
Harina blanca: Esta clase de harina ultra procesada solo hará que tus niveles de insulina se disparen y tu cuerpo se vuelva una maquinita de acumular grasa. Y si eres de esas que tiene  ovarios poliquísticos, síndrome metabólico, etc etc etc sabes que la harina blanca (En panes galletas, postres etc) es simplemente un no-no.
Azúcar morena: Es una falsedad. Es azúcar blanca con melaza. Puede tener más minerales pero ninguno que no puedas obtener de otros alimentos naturales como los vegetales. Estos azucares hacen que tu nivel de azúcar en la sangre se dispare  y baje a velocidades sorprendentes y que tus monchis se vuelvan locos.

Haz estos cambios y de verdad que veras una diferencia, en el sabor de tus comidas, y en el tamaño de tu cintura. Te lo aseguro.



martes, 14 de agosto de 2012

Sudor y quemar grasa

Muchas personas piensan que si no sudan en el gimnasio como cochino chiquito, no están "quemando grasa". Y la cosa no es tan sencilla. Si el sudor fuese indicador de "quema de grasa" estaríamos totalmente ripped en la playa, sudando montones y muchas veces con una cerveza en la mano, ¿cierto? Sin hablar de otras situaciones que nos hacen sudar: estar en un carro sin aire acondicionado, tener fiebre y hasta situaciones donde los nervios se alteran. Si sudar es quemar grasa, esos serían tremendos métodos para adelgazar (extremos, pero efectivos)
El sudor es la manera que tiene nuestro cuerpo de auto-regular la temperatura. 

Es decir, cuando empezamos a recalentarnos porque la temperatura externa sube o realizamos un esfuerzo físico que produce que nuestra temperatura interna se eleve, el cuerpo hace que esas pequeñas gotas de agua que segrega las glándulas sudoríparas hacia la piel se evaporen, y vayan "refrescando" el organismo.
Ahora cuando estás haciendo ejercicio, el sudor es una indicación que te estas esforzando en tu rutina, pero no significa per se que estés quemando grasa. 

Quizás tus glándulas sudoríparas son más propensas a sobre actuar y sudas más y más rápido que otra persona, pero no quiere decir que quemas más grasa. Y puede que hasta te sientas más delgado después de hacer ejercicio intenso y sudar hasta los ojos, pero esa sensación se debe  la perdida de volumen del agua en tu cuerpo. Cuando tomas agua, lo vuelves a recuperar. Y no es que estas recuperando "la grasa que quemaste". Estas restableciendo tus reservas de líquido, eso es todo.

Quemar grasa es un proceso más complejo que se da cuando haces el ejercicio correcto con un plan de alimentación adecuado. Tengan eso presente. Sudar, meterse en saunas, usar fajas durante el ejercicio, no harán por si solos que la grasa de tu cuerpo se evapore, como el agua. Hagan su plan y ahí es cuando empezarán a quemar en serio.



lunes, 13 de agosto de 2012

La Fórmula Mágica

Muchas personas viven buscando el secreto, la llave, la fórmula mágica que los haga poner en forma. Algunos son más arriesgados ya que hasta son capaces de tragarse la pastilla mágica que los haga perder kilos (sin saber que puede tener ni que consecuencias les podría traer). Queremos resultados ya, inmediatos y súper efectivos.

A mí me han preguntado que pepa me tomo, que suplemento, cómo es el cuento, y algunos -no todos- la pregunta real: Qué tengo que hacer.

Si la fórmula mágica existe, sólo puedes saber si funciona poniéndola en práctica. Y eres tu quien puede hacer esa "magia". Como soy más buena que un pan, aquí yo les doy la fórmula mágica, la que no tiene pele, la que de verdad los llevará al cuerpo y salud que tanto desean. Son cuatro pasos impecables así que tomen nota:
-Comer bien: Lo que comes es lo que eres. Enfócate en tu comida buena y verás resultados.
-Entrenamiento de resistencia: Tienes que armar músculo para quemar grasas. Punto. Tienes que hacerte más fuerte y eso se hace sólo ejercitándote.
-Entrenamiento cardiovascular: Para que la quema de grasas sea efectiva y que tu cuerpo y condición física esté como carro último modelo.
-Entrenamiento mental: Tienes que cambiar la manera en como ves la comida, los ejercicios y así, sólo así, vas a cambiar tu vida.

Se los digo, esta fórmula mágica no tiene pele. ¿Qué no es inmediata?  Hell no! ¿Qué tienes que trabajar duro para lograrla? Hell YES! Quien te diga que puedes lograrlo, echado en su sofá comiendo donas, te está mintiendo. Tienes que hacer tu trabajo y claro, solo tú puedes decidir cuándo empezar.
Hoy es lunes, ¿estás listo?



viernes, 10 de agosto de 2012

Viernes de aroma: Cheesecake de proteína


Esta receta la vi en un foro de Bodybuilding, y no sé, pero a mí me pareció que debe ser más buena que comer pescado con las manos y chuparse los dedos así que ahí les va.

Ingredientes
2 tazas de requesón o ricotta
1/2 taza de yogurt simple sin grasa
2 huevos
1/4 de taza de Splenda (o el edulcorante que usen)
1/2 taza de proteína de vainilla
1/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de vainilla

Calienta el horno  y prepara un moldecito de vidrio dónde vas a poner el cheesecake.

En un bowl metes el requesón y empiezas a batir hasta que quede cremoso, agrégale la esplenda y bate bien. Luego vas agregando un huevo, bates, otro huevo y sigues batiendo. Agrega el resto de los ingredientes (yogurt, proteína, vainilla y la pisca de sal) por unos tres minutos más.

Pon la mezcla en recipiente y metes al horno. Aquí esta lo tricky (bueno al menos para mí que no sé nada de hornear) la receta dice que lo metas al horno (a 325 F) por 30 o 40 min. Luego lo bajas a 200 por unos 10 minutos mas (yo que ustedes le echaría un ojo no vaya  a ser que se queme). Lo sacas, lo dejas enfriar y luego lo metes en la nevera.

De topping le puedes poner una cucharadita de mermelada de fresa sin azúcar al servir y ¡a disfrutar como los grandes!


jueves, 9 de agosto de 2012

El veneno que tomamos todos los días...

Hoy me llegó un email que decía "el veneno que tomamos todos los días". Así uno no esté interesado en el fitness ni nutrición, creo que lo abriría sólo porque el título es realmente atrayente.  Es casi como un choque con muertos y sorry por la referencia.

Estaba entre pensar que era el agua que bebemos contaminada o las grasas trans que están escondidas ahora casi que en el champú (¡esas malvadas!) pero no, hablan de algo que es más común, le alegra la vida a un gentío y se lo damos hasta a nuestros chamos: el azúcar.

Sin caer en exageraciones sobre lo venenoso que es (aunque con el pasar del tiempo yo le he perdido el cariño para ser sinceros)  lo que me parece más peligroso es el exceso de azúcar con el que vivimos. La verdad es que está en todas partes y de maneras que quizás ni te enteras: cuando tomas leche, cuando te comes una fruta, cuando te llevas un pedazo de pan a la boca o cuando te comes un vegetal. Si, todos los carbohidratos tienen azucares. Son distintos en su composición pero son azucares. Y son la manera en que nuestro cuerpo puede tomar la energía para su día a día. El rollo está en que si a eso le sumamos el bojote, porque es un bojote, de azúcar refinada que comemos todos los días, la cosa si puede ser tan tétrica como el título de ese email. Refrescos, jugos, pastelitos, panes, galletas, aderezos, cafecitos, ese mínimo pedacito de torta que te comiste y por supuesto, el azúcar blanco que usas a diario. Comemos un exceso de azúcar que si nos está volviendo gordos y fofos. Fíjense al rededor, miren el abdomen de las personas que están por ahí. Hasta los delgados, tienen pancita. 

Esto es porque nuestra alimentación ha cambiado y nuestros cuerpos también.
Pero el día que decidas hacer algo depende de ti. Hoy piénsalo dos veces antes de tomarte ese refresco. Quizás eso mismo puede empezar a hacer la diferencia.
Y si quieren ver más sobre el tema, hagan clic aquí.




miércoles, 8 de agosto de 2012

Hormonas y dietas rápidas

Ayer me leí un artículo sobre las consecuencias de las dietas rápidas y lo que hacen en tu cuerpo a largo plazo. Ya por supuesto sabemos que son malas como el diablo y que los resultados no duran, pero hay un poco mas de información a la que debemos prestarle atención.

El artículo hablaba sobre un estudio que se hizo en 50 personas con sobrepeso que se metieron en una dieta extrema de bajas calorías por 10 semanas. 10 semanas de pasar hambre como los grandes pero bueno, les prometían bajar peso, y todo lo del cuento. Y lo lograron de hecho. Durante ese periodo de 10 semanas las personas perdieron un promedio de 10 kilos, incluyendo músculo (which is no good) y lo más pinche, los resultados no duraron hasta el año siguiente. A medida que el año avanzo, poco a poco fueron ganando al menos la mitad del peso que habían perdido (o lo ganaron completo o más).

Lo mas tricky del cuento es lo que paso con sus hormonas reguladoras del hambre, apetito y nivel de saciedad, como la leptina, grelina , péptido YY y otras más.

Después de 10 semanas, los participantes tenían menos leptina y péptido YY y más grelina y polipéptidos inhibidores gástricos.  Más allá de la explicación científica de los efectos que causan estas hormonas en su cuerpo, lo que dice este resultado es que  todos estos voluntarios terminaron el estudio con más hambre de lo que empezaron. Y esto no a nivel psicológico, sino a nivel hormonal: tu cuerpo te está pidiendo más comida. Es decir que las dietas rápidas no sólo revuelven tus hormonas reguladoras del apetito mientras estás en la dieta, sino que esto tiene un efecto un poco más duradero. Cuando le hicieron los estudios a las personas que participaron del experimento un año después, se sentían con más hambre que lo que sentían cuando estaban en la dieta rápida. Y quizás es la razón por la que aumentaron lo que habían perdido.

¿Cuál es la conclusión de todo esto? que hay que estar pilas con lo bajo que pueden ir tus calorías en las dietas y que resultados rápidos simplemente no duran. Y más allá de eso, dañan tu cuerpo a largo plazo. Mucho precio que pagar por querer perder unos kilos de manera veloz, me parece a mí. Definitivamente slow and stedy, se gana la pelea.



martes, 7 de agosto de 2012

Comidas que matan los antojos

Este título me pareció que era parte de una broma cruel, que cuando iba a abrir el artículo, me iba a encontrar con cosas como: para matar el antojo de papas fritas, pues coma papas fritas. Pero como era un email de Josh Bezoni que es un gurú de la buena alimentación y el fitness, pensé que la cosa venía en serio, y por supuesto que era así.

El habla de comida que gracias a su composición y los nutrientes que tienen, te calman ese Pepe Grillo malvado que te dice "go ahead, cómete esa dona". Claro, no vayan a pensar que son simplemente una pepa mágica. Para que funcionen necesitan de tu fuerza de voluntad y no comer de forma automática: piensa antes de llevarte algo a la boca.

  • Aguacates: Ok, es grasa, pero es de las buenas buenísimas (y sabrosísimas). Tiene dos nutrientes perfectos para un buen plan de alimentación. Grasa monosaturada y fibra, lo que te ayudará a sentirte satisfecho por más tiempo.
  • Huevos: Tremenda fuente de proteína en un envase pequeño. Además sirven para el desayuno, almuerzo, cena y hasta merienda. Dime tú si no son de lo más versátil. También tienen vitamina B6, V12, A, D, E, calcio, fosforo y zinc. Un éxito.
  • Chocolate negro: Es lo dulce lo que te mata, there you go. Un pedacito de chocolate negro es una súper fuente de antioxidantes y mata las ansias del más dulcero. Eso sí. No se coman la tableta completa. Un pedacito diario no más.
  • Avena: Yo sé que hay gente que es intolerante al gluten y quizás la avena no está en su top 10 pero para el resto de los humanos, ¡es más allá de un éxito! No tienen azúcar añadida, es una súper fuente de fibra y para mí el mejor carbohidrato de grano entero. Empezar el día con un plato de avena ¡es un rock! Además te mantendrá lleno, con los niveles de azúcar estables y no es más calórica que los cereales de caja que te comes (y más barata, agarren pues)


¿Y cómo es que comida normal funciona para matar antojos? Fácil, incluyéndola en tu dieta. No son substituciones, es decir, no es que quieres un plato de pasta y vas a comerte un plato de avena a cualquier hora del día (porque ni lo del chocolate negro debes comer todo el tiempo). Si no que incluyendo estas comidas en tu dieta diaria, tus niveles de antojos se disiparán más. Te mantendrás más satisfecho y estable, y no estarás cazando la galleta que el pana del trabajo se come a mitad del día. Mételas en tu menú y verás la diferencia.





lunes, 6 de agosto de 2012

Esos flacos quemagrasa...


Xioly, una chica con la que he estado trabajando este ano -que ha perdido un kilero, y si, con vida complicada, bebe, trabajo esposo y demás- me ha estado hablando en diferentes ocasiones que su querido esposito Luis, quizás con esto de la vida sana, hacer un poco más de ejercicio, o dejar la tortica con el café en la tarde, se ha puesto flaco flaco, como perro de rancho.

Claro, la primera impresión de nostras las mujeres es "porque carrizo mientras yo a duras penas pierdo 2 kilos el pierde 7". Con el tiempo uno empieza a darse cuenta que efectivamente la cantidad de testosterona que tienen los hombres los ayudan a que unos simples cambios se vuelvan grandes resultados. Se nos va pasando la arrechera y entendemos que si, no estamos hechos igual y que nuestro trabajo es más forzado. Que se le hace pues.

Pero luego de la molestia inicial, viene aquello de pensar qué podemos hacer para ganar un poco de músculo cuando de verdad quemamos efectivamente todo lo que comemos, como Luis. Y a pesar de lo que cualquiera pueda pensar, ganar masa magra en realidad es más difícil que perderla.

Engordar a punta de cosas malas es otro cuento: todos podemos hacernos daño comiendo en exceso comida alta en grasa, azucares y carbohidratos refinados. Los resultados no van a ser los que la gente desea. Algunos s se verán gorditos, otros, los flacos quemagrasa como Luis, se podrán volver unos gordo-flaco (esas personas flacas pero fofas). Y para que esto no pase, el plan de acción tiene que ser medido.
Al igual que cuando queremos perder peso, para ganar masa muscular, tenemos que estar más pendiente de lo que comemos. Comer mayor cantidad de comida de calidad y dejar de lado la que podemos quemar fácilmente. Es decir, la lista de mercado para quien esté quemando grasa y para quien quiera ganarla, es exactamente la misma.

Varia en que debe estar un poco más cargada calóricamente y que debe combinarse muy bien con el ejercicio. En este particular es importante hacer cardio y resistencia (pesas) pero nuestra atención debe centrarse más en lo segundo. Hacer ejercicios por grupos localizados de músculos, a velocidad baja para que no se vuelva un ejercicio cardiovascular y no ejercicios de "cuerpo entero" y que el entrenamiento cardiovascular, se base en pequeñas sesiones no muy intensas, como caminatas de media hora durante la semana. Combinándolo con la comida, debe recordar comer después de una sesión de pesas (carbohidratos y proteínas magras) y en caso de no tener una comida completa ni cerca ni planificada, un batido de whey con alguna fruta puede hacer el truco. El resto del día, sus comidas planificadas. Planificadísimas.

¿Que si los flacos quemagrasa como Luis pueden echarse más escapadas? ¡Pues claro! Su metabolismo se los permite Pero la idea es que las escapadas sean eso, unos momentos, no parte de su dieta diaria. ¿Que si de verdad quiere ganar masa tiene que ser más estrictos que al perderla? Pues claro que si también. La idea es que Luis, y todos esos flacos quemagrasa se vuelvan y se queden flacos-musculosos y no gordo-flacos. Así que a comer, ejercitarse y disfrutar el camino.

viernes, 3 de agosto de 2012

Viernes de aroma: Pollo con peras y salsa de vinagre balsámico

Esta receta la vi en Prevention y de verdad que me pareció divina y de lujo. Además, ¡facilísima de hacer!

4 pechugas deshuesadas
Sal
Pimienta negra
1 cucharada de aceite de oliva
2 dientes de ajo picados
2 peras peladas picadas en lajitas
1 taza de caldo de pollo
1/4 de taza de vinagre balsámico
Edulcorante
1 cucharada de maicena.

Adereza las pechugas con sal y pimienta y pon aparte.
En una sartén calienta un poco del aceite y cocina el pollo por 3 o 4 minutos por lado y lado. Que no te quede ultra seco. Pon el pollo en un platico aparte.

Echa el ajo en el sartén y cocina por unos 2 minutos. Echa las peras y cocina por 3 o 4 minutos más hasta que las peras estén suaves y doradas.

En un bowl combina el caldo con el vinagre balsámico y el edulcorante. Ojo la receta original tiene una cucharada de maicena para espesar la salsa. Yo no sé la pondría pero no es que eso los va a matar.

Echa esta mezcla en la pera que está en el sartén hasta que empiece a hervir e inmediatamente baja el fuego. Sigue dándole vuelticas por unos 4 a  minutos o hasta que veas que la salsa se ponga más espesa. Vuelve a meter el pollo en la sartén donde está la salsa y cocínalo ahí dándole vueltas por unos 2 minutos.

Sirve en un plato y disfruta.
Si lo acompañas con arroz integral y una ensaladita es un éxito.