viernes, 29 de junio de 2012

Viernes de aroma: Carnitas con ensalada de aguacate y caraotas


Este viernes les traigo una ensaladita súper sencilla y sabrosa. ¡No hay pele para comer rico y sano!

12 onzas de lomito cortada en tiritas
¼ de taza de jugo de limón
1 cucharadita de chile en polvo
1 cucharada de aceite de olive
½ cebolla cortada en tiritas
½  pimentón rojo y ½ pimentón verde, cortados en tiritas
1 lata de caraotas negras
1 aguacate pequeño cortado en cuadritos
¼ de taza de cilantro cortadito

En un bowl mezcla la carne, dos cucharadas de limón, una cucharada de chille y pon de ladito. En un satén pon un poco del aceite y cocina la cebolla con los pimentones como por 5 minutos. Ahora agrega la carne y adoba con sal y pimienta
Mientras en otro bowl echa las carotas, el cilantro, el aguacate y lo que queda del limón. Ponle sal si quieres.
Cuando esté lista la carne, la sirves y la comes con la ensalada de caraotas/aguacate y ¡A comer!
Si quieres puedes acompañar con una tortilla integral. Si no, te quedas con los carbohidratos de las caraotas y listo.
Esta receta es como para 4 porciones
¡Feliz fin de semana!

jueves, 28 de junio de 2012

La mejor hora

En un foro de ejercicios y pérdida de peso estuve leyendo un poco sobre cuál es el mejor momento para ejercitar. Quienes se inician en este camino en realidad quieren una guía que les de luz: como hacer las cosas más efectivas y con resultados más rápidos. La discusión era larga, y las teorías, para mí, eran demasiado variadas. Sobre la utilización del glucógeno en ayunas, catabolismo de los músculos, etc. Pero la verdad es que estamos hablando de gente que simplemente quiere perder peso, luego vendrán los deseos de verse "rayado" o que los abdominales se marquen o que los brazos se vean como los de Madonna.

La verdad es que para mí, si el fin principal es la pérdida de peso general y el adecuar la vida a hábitos más saludables, el ejercicio tiene sólo un horario: CUANDO SE PUEDA. Si ya es difícil hacer que la gente mantenga un horario de comidas, se organice, planifique y saque tiempo de sus agendas para hacer ejercicio, me parece que el señalar una u otra hora del día como la mejor algo cruel y que puede llevar a que la gente ponga más excusas o se desmotive. Si la hora ideal es la mañana, ¿los que no pueden hacer ejercicio a esa hora perderán su tiempo? Si a las 6 PM es el momento quemagrasa de tu cuerpo, ¿los gimnasios pierden dinero abriendo el resto del día? No lo creo. 

El ejercicio SI es parte fundamental de un régimen para perder peso junto a una alimentación sana, pero el momento en que lo hagas depende de ti. Sólo saca tiempo  y hazlo.

Y de napita hoy les dejo un videito de 15 minutos de ejercicio, que bien pueden hacer cuando se levanten, antes del almuerzo, en la merienda o en la cena. Son 15, mucho menos de lo que seguramente gastas chismeando con tus panas. Hazlo y así estarás empezando.




miércoles, 27 de junio de 2012

Pastillas de fuerza de voluntad contra las excusas

Perder peso en estos días es una tarea que puede ser hasta fácil. Tienes todas las herramientas de tu lado pero lo que no tenemos es un suplemento que es esencial para empezar cualquier rutina de ejercicios y plan de alimentación: fuerza de voluntad.

Lamentablemente, no es que esté agotado en las farmacias. Es que no se compra y parte de nosotras. Y si la vendieran en pepas, quizás buscáramos otra excusa para no estar en forma. Seguro. Porque en el fondo, si no quieres estar en forma, es porque no te has decidido. Pero de que se puede, se puede.

Si eres de esos que tienes en tu mente siempre un NO antes de pensar en una solución para iniciarte en la vida sana, te doy unas soluciones finísimas que no tienen pele y que de verdad, son súper aplicables para que cambies de una vez tu estilo de vida:
-No tengo plata para ir a un gimnasio: Haz ejercicio en tu casa, por supuesto. Videos hay como 10.900 y de todos los tipos: Para hacer pesas, taewo, Zumba, Patada Voladora con vuelta canela…. De verdad que la variedad es grande y sólo necesitas probar. No quieres comprar un video? En Internet puedes encontrar varias opciones y gratis. Desde Youtube hasta Exercise.com tienen alternativas para ti.
-Comer sano es muy caro: Si tienes dinero para comprar comida, pues tienes dinero para comprar comida sana. Me encantaría recomendarle a todo el mundo que comiera orgánico o de las granjas locales, o que sólo consumieran huevos enriquecidos con Omega 3. Pero no están a la disposición de todo el mundo. Es cierto. Pero comprar muslos de pollo a comprar la pechuga, es una elección. Y cambiar de pan blanco al integral, también. Haz las elecciones inteligentes en el mercado y verás el cambio. Que tu familia no está ha dieta? Pues aquí no hablo de comida especializada, el arroz integral lo puede comer todo el mundo, por poner un ejemplo. Hasta te sale mejor porque así aprenden a comer sano todos juntos.
-No hay tiempo: Lo he dicho antes y este es el talón de Aquiles de todo el mundo. Pero la verdad es que mientras tú dices eso, una persona que está igual de ocupada que dtú decidió hacer ejercicio. Quizás no vio el capítulo de Grey's Anatomy, o se paró media hora más temprano. Algo hizo y se movió. Y nadie puede hacer el tiempo por ti, es tu decisión pararte y moverte.
-No sé qué comer: Información hay miles, planes también. Lo que tienes que hacer es leer un poco y ponerle manos a la obra. Nadie te va a dar la comida preparada sin que tu sepas que es. Y de hecho, mientras más información tengas, más fácil serán las elecciones que hagas. Recuerda que debes comer proteínas magras (Sin grasa), carbohidratos integrales o naturales, vegetales y grasas buenas. Y mantenerte siempre en las porciones correctas, eso sí.

De verdad que si se puede. Claro, lo único que necesitas es esa píldora mágica que te quita el No de la cabeza y te da las ganas de hacerlo. Y sólo está en ti.



martes, 26 de junio de 2012

Alcohol y pérdida de peso

Hacer dieta es un fastidio, sobretodo porque estamos acostumbrados a verla como algo aburridísimo y que es casi un castigo y lo vemos muy lejos de adquirir hábitos que nos acompañen durante toda la vida. Por eso yo abogo es por un estilo de vida saludable, no por una dieta de pollo hervido y lechuga sin sal.

Pero hay que entender que cuando tenemos que perder peso en serio, hay más cambios que tenemos que hacer. No hablo de "como comer para el resto de tu vida" sino de apretar las tuercas porque en realidad tienes kilos de más que debes sacar de tu cuerpo. Ahí es cuando tus hábitos saludables debes apretarlos para ver cambios reales.

El problema es que muchas veces queremos cambiar de verdad nuestro estilo de vida y queremos perder peso pero "seguir viviendo" o "seguir disfrutando". Y claro que si, la vida no tiene que ser mala como Voldemort. La vida tiene que ser divertida y la comida es parte de ella. Pero tenemos que entender que si hablamos de sobrepeso, TENEMOS que hacer más esfuerzos porque fueron ese bojote de elecciones de "la vida es una", "tengo que disfrutar un poquito" los que nos llevo a cambiar la talla de pantalón. Y ojo, cuando se llegue a su peso ideal la idea es incorporar los hábitos saludables al día a día y poderse dar unas licencias.
Cuando queremos perder peso en serio, una de las licencias que debemos controlar de verdad es la ingesta de alcohol. No me vengan con el cuento que el whisky me ayuda con la tensión y que la dieta mediterránea es buena. Tener un peso saludable también te va a ayudar a tener tu tensión como debe ser y sobre la dieta mediterránea es un estilo de vida, que puedes usar una vez que ya estés delgado. Olvídate que vas a perder peso tomando vino. 

El problema del alcohol es que, además de tener calorías vacías, se metaboliza diferente que los alimentos. Si bien tu cuerpo usa las proteínas, carbohidratos y grasas como diferentes fuentes de energía, una vez que consumimos alcohol, tu cuerpo le presta más atención porque es una toxina y empieza a trabajar en como metabolizarlo. Y como no puede trabajar con el resto de los alimentos, estos son "guardados" inmediatamente como grasa (la manera que tiene el cuerpo de almacenar energía) y pasa hasta 48 horas tratando de limpiar tu cuerpo de la caña. Eso quiere decir, dos días que vas a estar haciendo tu dieta fajado, pero tu hígado aún está tratando de limpiar las toxinas del alcohol y no está trabajando en quemar grasas

Y la solución no es no comer cuando bebes, además que vas a terminar hablando estupideces más rápido de lo que crees, el alcohol tiene calorías vacías que se van a metabolizar como grasa. Eso es todo.

Así que incluir alcohol cuando estás perdiendo peso, significa acumular grasa. Y no es lo que queremos ¿cierto?

Vas a decir que bueno, pero una copita. Está bien, tomate tu copita, pero hazlo en tu día libre y limita a ese consumo a uno o dos tragos. Y listo. Y como dije UN DÍA a la semana.

Y vuelvo al principio, estoy hablando de perder peso, una vez que ya estés cerca de tu peso ideal o en fase de mantenimiento, puedes ser más laxo pero sin volverte loco porque es facilísimo volver al punto de partida. Piensa en eso siempre.

Foto tomada de http://www.elle.com/Beauty/Health-Fitness/Alcohol-and-Calories-Does-Drinking-Cause-Weight-Gain

lunes, 25 de junio de 2012

Helado y tocineta...

Yo había escrito de esto antes, pero justamente el viernes mi esposo me comentó que habían sacado un Sundae de tocineta y realmente, me asombro. Esa mezcla de grasas y azucares es una bomba y me pareció que era lo más cercano a la "heroína legal", y claro, con los mismos devastadores efectos secundarios. No se caigan a cuentos.'

¿Por qué lo comparé con una droga? Porque hay estudios que han asociado la sensación de placer causada por comida altamente grasosa y procesada con la sensación causada por la cocaína o heroína, ya que activan los mismos puntos de placer. Y al igual que con las drogas, esos puntos de placer se van acostumbrado a la "dosis" y cada vez necesitas una dosis más alta y más alta. Y por eso los drogadictos caen en esos espirales de los que no se pueden levantar.  Con el ejemplo del helado, si ya el sundae con chocolate  (que es grasoso como comerte una paleta de manteca) ya no hace ni ñe en tus centros de placer, necesitas un fix un poco más heavy. So there you go: Sundae con tocineta.

Además, el estudio (hecho en ratas) donde se le daba esa mezcla azúcar+grasas saturadas, demostraba que además de volver a las ratas adictas y gorditas, les bajaba los niveles de leptina, que es la hormona que nos ayuda a controlar nuestra manera de comer y nos da la señal de "ya no más" o que de que estamos satisfechos. Por lo que siempre querían más.

Y por más que te suene dura esta comparación, es real tomarla como tal. Solo prueba quitarte completamente el azúcar por un día (si eres de los que comes muchas azucares) y sentirás síntomas de abstinencia: te dolerá la cabeza, te sentirás mal, tendrás un humor de perros. La misma mala sensación que tienen los drogadictos cuando dejan las drogas, en distinto grado, pero desagradables y malucos.

Lo que cada quien come es decisión propia, pero no porque lo comas o te guste puedes defender que es "buena". Yo tomo cerveza, y estoy clara que el alcohol en exceso es malo y que si estas en un régimen de pérdida de peso, retrasará notablemente tus logros (no solo la cerveza, TODOS los alcoholes: vino, vodka, whisky, etc) Y si comes estas comidas ultra cargadas en grasa y azucares, no puedes decir que son buenas solo porque te guste el sabor. Porque es como un drogadicto diciendo que su fix diario es bueno porque lo hace sentir bien. Y lo que si pasa con la comida, y que no pasa con las drogas, es que siempre vas a encontrar opciones saludables sabrosísimas que también te hagan sentir finísimo sin tapar tus arterias ni tu talla de pantalón. Puede que sea adictiva, claro que sí, pero la decisión de comerla siempre va a ser tuya.


viernes, 22 de junio de 2012

Viernes de aroma: Hamburguesa de caraotas negras

Aunque el nombre suena peligroso, esta receta de hamburguesa la vi en mi revista favorita (Oxygen Magazine) y se ve buenísima y eso que ¡no tiene carne! Es una hamburguesa veggie así que los que anden en una nota no-meat van a disfrutarla.

1/2 taza de caraotas negras
1/4 de taza de avena
1/2 taza de zanahorias rayadas
1 clara de huevo
1/4 de cucharadita de comino
1/4 de cucharadita de pimienta negra
2 pancitos integrales o una pita integral
1/2 tomate picadito
1/2 cebolla picadita
Sal al gusto
Un toquecito de aceite de oliva

En un bowl aplasta las caraotas, mézclale la harina, el comino, la pimienta y la clara de huevo. Echa las zanahorias y haz como una masita (como una hamburguesa, pues)

En un sartén cocínala como por tres minutos por cada lado.

Mezcla el tomate con la cebolla, ponle sal y un poco de aceite, y un poquito más de pimienta también.

Ponle al pan la rúgula, la hamburquesita y encima el tomate y la cebolla.

¡Enjoy!



jueves, 21 de junio de 2012

Comidas infalibles para la pérdida de peso

Ayer les hablé un poco sobre qué comer. La respuesta es bien básica (comida) pero como no nos vamos a quedar con lo más simple, vamos a seguir entendiendo qué es lo que de verdad debes llevarte a la boca para perder peso de una manera inteligente.

Recuerda que eso de pasar hambre o dieta de Miss a punta de lechuga y atún ya no se usa, así que agarra dato de estas comidas que no deben faltar en tu régimen alimenticio.

Fibra y proteína magra: La primera te da sensación de saciedad, ayuda a mantener a raya tu colesterol malo y es casi no calórica. La segunda, si bien tiene una carga de calorías más pesada, también te ayuda a mantenerte satisfecha y es fundamental para la formación de musculo (lo que hace que tu horno interno queme como los grandes). Recuerda que la clave aquí es magro, es decir,  que no tengan grasas.

Variados vegetales: La verdad es que los vegetales, además de estar llenos de fibra (punto uno) aportan vitaminas fundamentales para el correcto funcionamiento de tu cuerpo. Te ayudan hasta con lo más básico (digamos, ir al baño). Son bajas en calorías y diversas así que no puedes decir que te vas a cansar de ellos. Lo que tienes es que buscar aquellos que más te parezcan divertidos.

Sopa: Claro, no hablo de sopa gratinada de cebolla. Cuando me refiero a una sopa  es porque el comer un plato caliente te ayuda con la sensación de saciedad y comes menos. Y además, para aquellos que no son muy veggie lovers, es una buena manera de comérselos (tomárselos pues). Piensa en caldos con pedazos de vegetales, cremas (sin leche por favor) y si le pones un poco de proteína como unos pedazos de pollo, estás listo.

Granos completos: Esto no me cansaré de decirlo, suplanta lo blanco por lo marrón o lo oscurito pues. Así como todo el mundo debería tener un par de pantalones negros en su closet, los granos integrales no deberían faltar en su nevera  y despensa. Arroz integral, avena, cebada, trigo entero y si encuentras quínoa, pues mejor.

Estas comidas de verdad no tienen pele. Y no es nada de física cuántica tampoco. Son simples cambios que harán una gran diferencia en tu vida.


miércoles, 20 de junio de 2012

Entonces… ¿Qué como?

Para perder peso muchos se complican. Con tanta información, tanto "esto es bueno" o "esto es malo", las grasas son malas, los carbohidratos también... La verdad es que no asombra que uno busque la salida rápida, la "pastilla mágica" que acabe con todo y los ponga en forma y delgados de una vez.

Pero la realidad no tiene que ser ni tan turbia ni tan complicada. Hay que partir del concepto básico que reza: hay que comer. Y ¿qué tienes que comer? Pues proteínas magras, carbohidratos integrales o naturales y carbohidratos fibrosos, conocidos popularmente como vegetales. Porque si, los vegetales son carbohidratos, pero que su estructura están más llenos de fibra y agua y esto los diferencia de otros carbohidratos más almidonados o densos. Claro, también hay que agregar frutas y grasas buenas. Todo en su debido momento y en su debida medida. Y siempre recordando que las frutas en sí, que tienen azúcares, también son carbohidratos. 

La regla sería algo como 1-1-1: una porción de proteína, una de carbohidrato fibroso -vegetales- y una de carbohidrato integral o natural.

Y como estoy segura que con pequeños cambios se puede empezar el camino, hagan este cambio. Cambien la proteína grasosa por una magra (Come pechuga de pollo en vez del muslo y sin la piel), come un carbohidrato integral o natural en vez de uno refinado (avena con frutas en vez de sanduche de pan blanco o una batata en vez de arroz blanco) y cada vez que puedas, come vegetales como si no hubiese un mañana. Claro, sin mayonesa ni salsas grasosas. Las porciones que sean de las medidas correctas (la palma de tu mano, tazas, un puño) y recuerda siempre siempre siempre moverte. Empieza con 10 minutos hoy, mañana 11, pasado más hasta que hagas 45 minutos diarios de ejercicio.

Poco a poco verás que puedes ganar esta carrera. ¡Te lo aseguro!


lunes, 18 de junio de 2012

Al estilo Karate Kid

Ayer mi hermano me comentó que sería finísimo si uno pudiese entrenar a la gente de la manera Mr. Miyagi, ¿se acuerdan? ¿El viejito chino de Karate Kid que puso a encerar el carro y a pintar la cerca al pobre Ralph Macchio y termino siendo un maestro del Karate? Bueno, ese.

La idea sería que entrenase a la gente de manera casi invisible. Es decir, les dice tareas y pequeños cambios durante el día para que, sin que se dieran cuenta, terminaran volviéndose más delgados y tomando hábitos saludables. Sería un éxito.

Y aunque de verdad no puedo entrenar a las personas diciéndole que enceren su carro o que pinten las cercas para que dejen de comer empanadas fritas, si se pueden hacer pequeños cambios diarios que pueden sumar un total saludable en su vida. Y los cambios pueden ser tan pequeños, que quizás no los tomes como un régimen diabólico, sino como una actividad más que haces, como cepillarte los dientes o tomar el carro o autobús para ir al trabajo:
-Hoy no comas nada frito, ni rebosado, ni empanizado. Desde el desayuno hasta la cena.
-Haz unas planchas mientras ves los comerciales en la noche cuando veas la TV
-Sube las escaleras en vez del ascensor.
-Camina al menos 10 minutos. Puedes quédate una cuadra lejos de tu trabajo o estaciónate lejos y haz el camino dos veces.
-No tomes refrescos ni ninguna bebida azucarada hoy. No le agregues azúcar a nada. Hazlo un día a la vez.
-No comas ninguna comida refinada en este día. Nada que tenga harina blanca, ni arroz blanco un nada. Come las opciones integrales.
-Toma al menos 10 vasos de agua al día. Hazlo de la siguiente manera: toma uno cuando te paras, dos con cada comida y dos con las meriendas entre cada comida. Ya te tomaste 11 y ni te diste cuenta.

Proponte estos cambios hoy, son sencillos y harán una gran diferencia en tu vida. Solo tienes que intentarlo.


viernes, 15 de junio de 2012

Viernes de aroma: Relleno de tamal, sin el tamal

Esta es una receta que tomé de Caloriecount.com que me pareció un éxito pero le hice unos cambios. Le quité un ingrediente porque me parece que tiene bastantes carbohidratos, así que no es necesario. También me parece que es un plato de esos finísimos que si te sobra para el día siguiente, está hasta más sabroso

-Dos pechugas de pollo (la receta original dice pavo pero creo que funcionan las dos) picadas en pedacitos
-1 taza de caldo de pollo
-1 lata mediana de tomate pelado y picados
-1 cebolla picada
-1 lata de maíz dorado
-1/2 taza de caraotas rojas
-1/2 taza de aceitunas negras laminadas
-Un toque de chile en polvo
-Un toque de comino
-Sal y pimienta al gusto

En un sartén cocina el pollo o pavo hasta que este doradito pero no totalmente listo, y transfiérelo a una olla.
En un bowl mezcla los demás ingredientes (tomate, cebolla, maíz, etc) aliña y ponlo en la olla donde pusiste el pollo.

Cocina como por una hora y luego sirve en un potecito. Si es como el que está en la foto pues mejor porque ¡se ve de lujo! Si te gusta lo picoso, ponle un poco de picante para disfrutarlo más.

¡Feliz fin de semana!



jueves, 14 de junio de 2012

Después de tu "comida libre"

Uno de mis traniees me llamó ayer porque se sentía malísimo. No porque la comida no le gustara, o porque no podía con el ejercicio. La cosa fue que se tomo su "día libre" y después de comer, se sintió mal. Mal como si le hubiese pegado a su abuelita. Sintió full remordimiento pues.

Y es que cuando estamos realmente comprometidos con el cambio, sentimos que esas comidas "libres" nos llevan más lejos de nuestro objetivo y la pesadez estomacal que muchas veces nos dejan (si, cuando comes muy limpio y te metes una comida grasosa, seguramente tu cuerpo te contará de su incomodidad de manera no agradable) nos hacen sentir que fallamos, que nos alejamos del camino y que no vamos a volver nunca.

La verdad es que sea una comida libre o simplemente un resbalón (no aguantaste la tentación de comerte la torta que estaba rodando por tu oficina) siempre hay oportunidad de pasar la página y seguir adelante. ¿Te lo comiste? Exitoso. Si te duele la barriga, toma una manzanilla y sigue tu camino. No paso nada y en esta carrera larga no gana quien llegue primero a la meta. Gana QUIEN LLEGUE  a su meta. Pero lo importante es mantener tus objetivos claros, y que tu capacidad de auto-perdón no se vuelva una tarea diaria. Es decir, no porque te puedes levantar de los baches o errores que cometes en tu dieta, vas a salirte de ella todos los días.


Y sobre la comida libre, a mí me parece súper necesaria por varias razones: le da un shock al cuerpo, hace que puedas canalizar mejor la tentación diaria (sabes que un día vas a comer algo añoras) y acostumbra a tu cuerpo a no sentirse tan mal por cambiar un poco la alimentación. Eso sí, mi aproach ha cambiado: Si antes pensaba que un día de comida libre era bueno, ahora no tanto. Creo que el día de comida libre debe ser comedido y si de verdad estas luchando con mucho sobrepeso, mejor resumir tu día libre en una o máximo dos comidas fuera de tu régimen. Si ya estás en tu peso, puedes ser un poco más laxo.

No se flagelen, no lloren, no peleen con ustedes mismos. Sigan su camino que esta competencia se gana peleándola, todos los días, un poquito más.




miércoles, 13 de junio de 2012

Comidas que no te ayudan a perder peso

Cuando andamos en esa búsqueda del cuerpo (ideal, más delgado, que nos entren los pantalones) la dieta es el 65 % del asunto. El 30% es el ejercicio y el otro 5 % el descanso. Y claro como la comida es lo más importante y lo que más nos preocupa -sobre todo cuando pensamos que vamos a comer atún y agua porque estamos "en una dieta" buscamos alternativas que nos parezcan fáciles y divertidas. Y vaya que encontramos miles en el mercado. Fat Free, light, y diet se leen en cantidad de envases y pensamos que, esas palabras justamente hacen de la comida perfecta para nuestra dieta.

Pero no es así. Muchas de esas comidas de "dieta" son una carga de azúcar, grasas hidrogenadas y hasta harinas refinadas que harán de nuestro metabolismo, una máquina, pero lenta. Aquí te dejo algunas de ellas para que abras los ojos antes de pensar consumirlas:

Barras de granola y cereales: Ya les he dicho en otras ocasiones, tienen tanta azúcar como para matar a un diabético. Lean la parte de atrás de la tabla nutricional y verán. Lo peor es que muchos te venden la idea de ser naturales y perfectos para la dieta. Claro, una dieta de engorde en dado caso.
Yogurt low fat: Que no tenga grasa no quiere decir que no tenga calorías, y menos aún, que esas calorías no vengan de las fuentes correctas. Vienen del azúcar refinado que se irá a posar directamente en tu cintura. Lean mi artículo del detox de azúcar para que saquen sus cuentas.

Ensaladas en establecimientos de comida rápida: No lo tomen a mal, siempre va a ser mejor una ensalada que una hamburguesa con carne y papas fritas. Pero si te comes las ensaladas sin pensar, puedes estar agregando miles de calorías a tu dieta. Aderezos pesados, croutons, quesos grasos y hasta pedazos de tocineta. Lee cada uno de los ingredientes y busca las opciones que digan con pollo a la plancha y que el aderezo sea a base de aceite de oliva y vinagre. Punto.

Wraps: Quizás como los rellenan con un bojote de vegetales pensamos que estamos comiendo sanísimo pero no es así. Muchos vienen con masa de harina de trigo refinada, mayonesa, quesos y cortes de carne grasosos (Como jamón completo). Fíjate que la masa sea integral, que no le coloquen salsas, queso y cómelos con jamón de pavo.

Bebidas deportivas: Si de verdad no estás participando en un maratón (De esos de 42 km, ¡no una carrera de 10!) o estás haciendo un Iroman en Hawaii, sáltate estas bebidas. Si, reponen electrolitos pero también tienen azúcar y si lo que quieres es perder peso, no tiene ningún sentido que repongas las calorías salientes de tu clase de spinning con azúcar en una bebida. Toma agua y listo.

Recuerda que con los ojos abiertos, leyendo e informándote, puedes llegar a tus metas sin tanta sufridera, y de la manera correcta.



martes, 12 de junio de 2012

Sobre la dieta HCG

Cuando pensamos en dietas de moda, buscamos aquella que traiga resultados más rápidos. De hecho, mientras más rápidos y más extremos los resultados, mejor. Y muchas de ellas vienen ligadas a la idea de que el esfuerzo va a ser mínimo, que sea indoloro y casi incoloro.

Varias personas me han preguntado que pienso de la dieta del HCG que promete, con el consumo de unas gotas casi mágicas y naturales (siempre dicen eso) una pérdida de peso buenísima y sostenida en el tiempo. Es el típico cuanto de "una amiga hizo esta dieta y ahora está flaquísima". Sobre las implicaciones, seguridad o fiabilidad del método ni preguntamos. Sólo vemos el cuerpo de esa amiga que casi mágicamente, perdió un kilero.

Ahora la dieta en cuestión de mágica no tiene nada. Consiste en tomar unas gotitas de un compuesto de la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana HCG, por su sigla en inglés( que básicamente es la hormona que crean las mujeres cuando estamos gestando. Es eso con una dieta sencilla y listo.

El issue es que la dieta es de 500 calorías diarias, es decir, mucho menos de la mitad de lo que necesitaría una mujer normal para completar sus acciones diarias. En realidad es más como un cuarto. Hablo de las calorías que usamos para levantarnos, abrir los ojos, respirar, leer esto. Es decir de las calorías mínimas de mantenimiento de un ser humano.

Claro, con una dieta así, es poco probable que una persona no rebaje. Sobre el hambre atroz que debe producirte consumir tan sólo las calorías de un poquito de tus comidas diarias, de eso se ocupa las gotas. Porque ahí sesta lo mágico otra vez. Las gotas "suprimen el apetito" y te dan energía.

La verdad es que no hay compuesto mágico que logre eso. Y si bien puedes rebajar una cantidad considerable de peso con esta dieta, no es ni sano e imposible de mantener en el tiempo. Una vez que vuelvas a tu consumo de calorías normal (porque júralo, vas a volver) tu metabolismo estará tan fuera de forma que almacenará hasta el agua en forma de grasa en tu cuerpo. Tus músculos serán casi inexistentes lo que hará de tu cuerpo una masa ineficiente para la quema de calorías y ni hablar de carnes flácidas y colgantes.

Si es segura, estoy casi segura que ese consumo de calorías, sea cual sea tu talla, no puede ser sano. Viene de la mano de una pérdida de nutrientes esenciales para tu cuerpo y sin lugar a dudas no creo que puedas tener animo ni para levantarte a ir al baño.  

Aunque suene aburrido la manera correcta de perder peso es con dieta y ejercicio. Y dependiendo del sobrepeso que tenga la persona, se recomienda una pérdida de medio a un kilo y medio por semana, y eso dependiendo del sobrepeso que tengas. Punto. Es decir, si usted tiene 20 kilos de sobrepeso, debe pasar aproximadamente 20 o 22 semanas para perder todo ese peso ( ya que al final se vuelve más lento el proceso). Es más largo, claro que sí, pero en ese camino aseguras crear los habatos correctos, que tu cuerpo se llene de musculo y se tonifique y que puedas discernir entre lo que real, entre te conviene y lo que puedes dejar de lado.

Por tu bien, es mucho mejor dejarse de inventos mágicos y ponerte realmente a trabajar.



lunes, 11 de junio de 2012

Dejar los miedos

La semana pasada mi sobrinito (que de ito no tiene nada y es un hombre que estudia en la universidad) y que ahora anda en su nota de gimnasio (cosa que me parece buenísima) me pasó un video de un chico que en cuestión de meses, se volvió de gordito con mucho pelo facial a un hombre que bien podría haber sido doble o extra en la película 300. La grasa se evaporó de su cuerpo y lo que dejó fue un torso definido que muchos modelos envidiarían.

Este chico, que con ciertas limitaciones (estuvo meses de inactividad debido a una herida lumbar) decidió que era hora de ponerse en forma de nuevo y poco a poco, lo lorgó y más allá de eso, en el video señala que su historia no terminó ahí sino que continuo, obviamente por los hábitos que creó el chico. Su formula fue básica nada de pastillas mágicas ni métodos extremos: Entrenamiento adecuado y alimentación real. Listo, a los 70 días estaba más duro que Schwarzenegger en su época de Mr Olimpia y hasta más proporcionado diría yo. Lo postee en mi página de FB porque de verdad que me pareció un éxito.

Personas me comentaron que si el chico obviamente era muy joven, que si era imposible conseguir esa meta en tan poco tiempo, que seguramente no trabajaba ni tenía hijos (ni amigos) que no conocí la delicia del tequeño, que no quería a su mamá...Ustedes nómbrenlo. A veces cuando vemos logros de personas que parecen casi mágicos, en vez de tomarlos como inspiración, nos sentimos un poco atacados, o quizás atacamos en defensa de lo que sentimos realmente, que es miedo al cambio.

Toda transformación requiere que uno se arme de valor, que deje atrás la zona de confort y nos lancemos a lo desconocido. Para algunos puede ser una nueva carrera, dejar el trabajo, terminar una relación. Para otros, puede ser algo tan básico como cambiar hábitos e incluir cosas nuevas en su vida, y si, estas cosas son alimentos y ejercicio. Siempre le digo a la gente “si engordaste comiendo pizza, empanada, pasta, dulce hamburguesa no pienses que podrás rebajar lo que ganaste comiendo eso”. Nos da miedo dejar lo que conocemos y meternos en un camino que no conocemos y sabemos que no nos va a dar la comodidad a la que estamos acostumbrados.

Buscando más cositas para inspirar (porque yo sí creo que en el ejemplo ajeno podemos ver una fuente de inspiración) me encontré con este video de este Sr. que perdió 150 kg, sigue en su camino para mejorar su salud y lo hizo todo con la fórmula infalible de alimentación y ejercicio. El cambio obviamente no es sólo en la talla, sino en la manera en que ve el mundo. Y para lograrlo seguramente dejo atrás muchos miedos que lo paralizaban y no lo dejaban avanzar.
Véanlo y llénese de valor, venzan sus miedos. Si ellos pueden ustedes también. Se los aseguro.



viernes, 8 de junio de 2012

Viernes de aroma: Sopa de repollo y pollo

Hoy les doy la receta de una sopa bien rica. Dirán que con estos calores, sopa es lo último que les pasa por la mente pero la verdad es que una sopa es una comida completa y lo calentito de los ingredientes les dará más sensación de saciedad. Así que ¡no tiene pele!

4 tazas de agua
3 tazas de caldo de pollo
2 tazas de tomate picado
1/2 celeri (un palo completo) picado
4 cebollas picadas
1 papa picada y cortada en cuadritos
1 Hojita de laurel
1/2 cucharadita de tomillo
3 tazas de repollo picado
1 taza de pollo, picado y cocinado
1 cucharada de limón
Un toquecito de edulcorante.

En una olla grande combina el agua, el caldo, los tomates, celery, papa, el laurel, tomillo y sal al gusto.

Deja cocinar de 30 minutos a 1 hora, agrega el repollo, el pollo y el jugo de limón. Agrega el toquecito de edulcorante que matará el sabor ácido del tomate. Retira la hoja de laurel y sirve.

¡Feliz fin de semana!

Foto tomada de http://hcgheaven.blogspot.com/2010/08/spicy-chicken-cabbage-soup-p2.html

jueves, 7 de junio de 2012

Comidas queman grasa

Esto suena como tentador ¿Cierto? Pues cierto es. Claro, quien abra esto pensando en encontrar la pizza quema-grasa o la empanda mágica, anda un poco perdido. O si piensas que comiendo lo que te presento a continuación mágicamente vas a perder peso (sin hacer ningún cambio de hábitos) vas por el camino errado. No hay nada mágico en la vida, sólo en el mundo de Harry Potter y vaya que a veces hasta el pasaba trabajo. Lo que si hay es comidas que te ayudan  en tu proceso de pérdida de peso, que puedes incluir en tu dieta diaria -si esta es limpia y eficiente- y darte una ayudita más a conseguir tus metas.

Aquí van:
Té verde: Ya he hablado de sus super ventajas y maravillas para el cuerpo. Además también puede ayudarte moderadamente con tu pérdida de peso. Su secreto está en las catequinas  que tiene, los antioxidantes del té que ayudan a combatir radicales libres y promueve células sanas. Una taza de té verde tiene aproximadamente de 50 a 100 miligramos de catequinas, y aunque la mayoría de los estudios dicen que debes tomar al menos 5 tazas para ver su efecto, una o dos tazas al día puede ayudarte. Te mantendrá hidratado y ganaras antioxidantes buenos para tu salud.
Ácidos Omega 3: Según estudios de la Universidad de South Australia, la dosis diaria de Omega 3 (por suplemento o a través de una dosis natural) ayuda a la perdida de peso cuando se combina con ejercicio, más que el ejercicio sólo. Ahí está para todos aquellos que buscan una pepa mágica. Puedes tomarlo en pastilla o comerte (y gozarte) tu salmón.
Pistacho: Sólo tratar de abrirlos es un ejercicio de concentración para muchos, pero no pienses que esas quemando calorías solo porque te cueste.  Un estudio demostró que los pistachos pueden mejorar los síntomas del síndrome metabólico como presión arterial alta, niveles de insulina y niveles de glucosa en la sangre. Eso sí recuerda que con las grasas, así sean de las buenas, debes comer es una porción pequeña. No la bolsa entera.

Igual repito. La cosa no es tomarse un té verde y desayunar una empanda bañada en aceite. O comer pistachos mientras no mueves ni un pie. La idea es combinar estos suplementos con una vida sana y bien activa para promover tu pérdida de peso. ¡Todo está en ti!




miércoles, 6 de junio de 2012

Plan para detener la adicción al azúcar

El azúcar es rico, pero el exceso es malo. En eso estamos claros. Lo que pasa es que es una de esas sustancias que empezamos a comer y no paramos, y para colmo de males, esta hasta en la sopa. Literalmente. Sólo volteen el producto que vayan a consumir y vean su tabla nutricional. Todo tiene azúcar como para tirar al techo.

Y como la comemos todo el día, a toda hora, nos volvemos adictos. Suena súper fuerte esa palabra pero el comer azúcar sin parar, es una adicción. Comemos y vivimos con antojos, con "ansiedad" y muchas veces no sólo de lo dulce, sino también de harinas refinadas, grasas saturadas, hasta cosas saladas como papas fritas o chips que comemos a mitad del día porque necesitamos un "monchi" que nos aguante. Y seguimos comiendo porque las ansias no se acaban.

Y como toda adicción, debemos controlarla antes que esta tome completamente control de nuestra vida. Ayer les dije que hacerse adicto al ejercicio era fino, pero comer comidas que sólo nos harán sentir bien por dos segundos y con remordimientos (y rollitos) las horas siguientes, es un no no.

Para que saquen la cuenta, los niños no deberían consumir más de 12 gramos al día, mujeres no más de 24 y hombres no más de 36 (esto según la American Heart Association). Y esto no habla de la azúcar añadida, sino del azúcar que comemos todo el día, en todos los alimentos. Una lata de refresco de 330 mililitros, aproximadamente 39 gramos de azúcar. Agarren pues.

Si sientes que eres una de esas personas que no puedes dejar de comer, que el azúcar te mata y no la puedes sacar de tu dieta, y que los monchis y snacks están a la orden del día para ti, te propongo un plan para parar eso. Claro, no va a ser fácil, pero pelo a pelo lo logramos. Es como el refrán:"Roma no se construyó en un día" ¿cierto? Pues aquí vamos:

Agrega algo: Como vamos a quitar el azúcar, necesitamos agregar algo, es como una ecuación para mantenernos equilibrados. Claro, no vayan a pensar que vamos a cambiar el azúcar por cana. Planifica una actividad, un hobbie, un libro, algo que vas a tener como vía de escape cuando lleguen las ansias. Ponte a tejer, camina, haz vuelta canela. Lo que sea, pero que no sea comer azúcar.
Mantén tu azúcar en sangre estable: Esto es más fácil pero siempre le huimos y es haciendo elecciones correctas de comida. Elimina todo lo blanco y come carbohidratos integrales o naturales como arroz integral o batata junto a tu porción de proteína magra e incluye grasas saludables en algunas comidas. Mantén en cuenta que debes comer cada 3 horas (3 comidas principales y dos merienditas) en las que no vamos a comer azúcar, y el único azúcar vendrá de las frutas. Cambia ese monchi de mitad de la mañana por digamos, una manzana y unas avellanas. Ojo hay que estar muy pendiente de las porciones. No es que vas a comer 20 raciones de fruta al día.
Piensa que te estás haciendo un detox: Vas a sentirte mal, te va a doler la cabeza, vas a tener ganas de pegarle a alguien. Eso viene seguro. Pero recuerda que estas quitando algo que te estaba haciendo mal y  por eso al salir de tu cuerpo, este reacciona peleando. Toma agua como si no hubiese un mañana y prueba con algunas tazas de tilo durante el día. Aléjate de las fuentes de la "droga"(lugares con chucherías, comida rápida, galletas, etc) y en tu casa, sácalas. Si no las ves, no las comes.
Busca apoyo: Es una tarea dura, así que busca a alguien que te acompañe. No te juntes con personas que te echen la partida pa tras y te saboteen. Busca personas que estén en la misma nota, salgan a caminar, intercambien tips, lee este blog. Siempre vas a encontrar a alquilen dis[puesto a darte una mano.
Ponte en modo detective: Lee todo, no te peles una tabla nutricional. Fíjate que hasta lo más inocente (Como ese cereal que le das a tus hijos) está cargado de azúcar como para matar a un diabético. Puedes hacer cambios también en tu hogar que no solo te ayudaran a ti sino a todos los que quieres.
Y si recaes: Pues empieza otra vez. No te dejes tumbar por un bache  o porque te pasaste en una comida. El día tiene 24 horas y siempre hay tiempo para rectificar. ¿Te comiste esa galleta que estaba pagando en el escritorio? Fino. Pasa la pagina y empieza otra vez. Con paciencia y salivita. Recuerda eso siempre.

Anota tu día uno y ponlo en una agenda, la nevera, en donde puedas. Si llegas a un mes libre de azúcar, pues triunfaste. Luego trata de mantenerte y no volver a viejos hábitos. Todo está en lo que realmente quieras.



martes, 5 de junio de 2012

Empezando a moverte

Puede ser que seas de esas personas que dicen, "hoy empiezo a hacer ejercicio" (sea lunes, martes, miércoles, etc.) Te llenas de ánimo y de verdad sientes que es la semana en que vas a cambiar. El problema está en cómo comienzo ¿no?

Si eres de esas personas que el ejercicio más grande que hacen es pararse del sofá a buscar algo a la nevera, no puedes pretender hacer un maratón en fin de semana. Es que ni siquiera una caminata larga. Hay que empezar poco a poco y crear resistencia para que tu cuerpo se haga realmente adicto al ejercicio. Porque créanme, pasa. Así como nos hacemos adictos a cosas que no son muy buenas para nuestro cuerpo (digamos fumar o comer papas fritas) también podemos ir haciéndonos adictos al ejercicio y lo mejor es que ¡ese es un vicio que no tienes pelear por dejar!

Para los que están nuevos en el mundo del fitness, recuerden que los pequeños cambios también hacen algo, eso si, si se hacen con constancia y a sabiendas que es el comienzo, y que lo que viene es bueno. Aquí les dejo algunas maneras para quemar calorías de manera sencilla:
  • Caminar por 25 a 30 minutos
  • Nadar por 20 minutos
  • Bicicleta por 30 minutos
  • Subir escaleras por 15 minutos (cuidado con la bajada)
  • Jugar basquetbol por 15 a 30 minutos (además, llamas a tus panas para que todos gocen mientras se ponen en forma)
  • Arreglar el jardín de 30 a 45 minutos. Eso sí, no sólo regarlo.
  • Saltar cuerda por 20 minutos
  • Bailar por 30 minutos


No hay pele. Con estos datos pueden empezar HOY. Y si a eso le suman una alimentación sanita, pues van por el camino correcto.