viernes, 30 de marzo de 2012

Viernes de aroma: Chile de pollo

Pollo, caraoticas y picante, lo mejor del mundo en un sólo plato.
1 cucharada de aceite de oliva
1 cebollas picadas
1 pimentan verde picado
4 dientes de ajo picados
2 cucharadas de chile en polvo
2 cucharadas de comino
800gr de pechuga de pollo deshuesada picadas
3 tazas y 1/2 de caldo de pollo desgrasado
2 latas de caraotas blancas
1/4 de taza de cilantro picado
Sal al gusto

Calienta un poquito de aceite en una olla a calor medio. Agrega las cebollas, los pimentones, el ajo, el chile, sal y el comino.
Cocina y dale vueltas hasta que se cocinen los vegetales. Agrega el pollo, el caldo y las caraotas hasta que el potaje hierva. Bájale la temperatura y ve dando vueltas hasta que el pollo este cocinado. De último le echas el cilantro por encima para sabor y decoración.
¡Hijole! ¡A disfrutar!



jueves, 29 de marzo de 2012

Querer hacerlo y "No puedo"

A las personas que me piden asesoramiento les doy siempre unos esquemas de comida con su programa de ejercicio. Estos esquemas están basados en lo que yo profeso y que es la manera como está concebida la alimentación sana hoy en día: Varias comidas durante el día o visto desde otra manera, tres principales y dos merienditas.

Muchas personas me dicen que cómo van a hacer con el tiempo para hacer esas meriendas  y esa comedera si trabajan, tienen casas, hijos, esposos, arrejuntes, trabajos, colas en la que meterse, "paseos" al banco, buscar papeles, perros, recoger la casa, vecinos fastidiosos, ustedes nómbrelo. Eso es más o menos el día a día de la mayoría de las personas. Pocos tienen la dicha de decir "mi problema es que tengo mucho tiempo libre".

Y claro, al decirles que tienen que hacer cinco comiditas que tienen ciertas indicaciones, se engrichan, dicen  de una "es que yo no puedo". Y la verdad es que la respuesta es "ay que fastidio". ¿Por qué si tenemos tiempo para comernos una galleta a mitad del día? ¿O tomarnos ese súper divino café a mitad de la tarde? ¿O comernos un chocolate, un chachito, una empanada? Lo que sea.

Lo que tenemos que tener es dedicación  con nosotros mismos. Si estamos gorditos comiendo ese café, chocolate, cachito,  galleta, empanada, deberíamos reconocer que por ahí debemos empezar a cambiar las cosas. Lo demás es planificarnos. Como lo hacemos para hacer una parrilla, o una pasta en la casa, o las hallacas en Navidad, o un viaje a la playa, donde no se nos olvida ni ir a hacernos la manicure y  la pinza de cejas (las mujeres primero muertas que con las manos chucutas y un pelo asomado). Hacemos listas, compramos y organizamos ¿no?

Aplica todas las herramientas con las que has logrado todo en tu vida, sea trabajo, estudio, curso de corte y costura, y dirígelas hacia ti otra vez. Hacia el único capital donde tú  mismo te pagas los intereses: tu cuerpo.

Foto tomada de http://www.squidoo.com/coffee-versus-tea

miércoles, 28 de marzo de 2012

Un plato balanceado

Escuchamos todo el tiempo que debemos comer balanceadamente para mantenernos sanos y en forma. Pero algunos no saben muy bien cómo equilibrar esa balanza. ¿Qué tiene que tener una comida para que de verdad sea buena para ti?
Denise Austin escribió estos puntos donde de manera fácil podemos encontrar una guía para ver qué debemos meter en nuestro plato. Nada de normas matemáticas ni física cuántica. Un poco de ánimo y sentido común:

Agarra la variedad de lo básico: La gente piensa que comer sano o estar a dieta es pollo a la plancha y lechuga. Pero ese concepto no es ni real, ni divertido ni te llevará a conseguir lo que quieres.  Granos completos, un arcoíris de frutas y vegetales, carnes magras, opciones hay bastantes, sólo tienes que pensar un poco más allá. A la hora de comprar estas cosas en el mercado fíjate que están siempre hacia los bordes del establecimiento y no en los pasillos (bueno, recuerda pasar por el de los granos, jabón y el papel toilette)

Las porciones son el punto clave: Lee en este artículo de Inspirulina sobre cómo medir las porciones sin volverte loco ni utilizar reglas matemáticas avanzas. Tu cuerpo (puno, palma de la mano), ayudas visuales (una pelota, un mazo de cartas) y hacer de tu plato un mapa (la mitad ensalada y los otros dos cuartos para carbohidratos y proteínas) no tienen pérdida.

Balancea la comida calórica con la menos densa: si vas a comerte una porción de caraotas, no la acampanes con pasta, no te parece lógico? (Debe saber muy mal). Y si quieres comerte una pasta, prueba haciendo salsas con muchos vegetales y  si quieres una salsa cremosa utiliza requesón bajo en grasas como base para la salsa. Siempre hay maneras de hacerlo sin sacrificar sabor ni sazón.

Enfócate en frutas y vegetales: Sobretodo los segundos nos dan una oportunidad súper nutritiva de comer cosas ricas sin llenarnos de calorías. Las opciones son incontables y tienes que ir probando cuál es la que te gusta más. Si te cansaste de la lechuga, prueba con el berro. ¿Has comido acelgas hechas con ajo y un poco de pimienta? ¿Qué tal una berenjena asada?

Si de verdad lo que quieres es lograr que tu cuerpo se vea y se sienta sano, empieza por darle la comida que necesita. Y con estos tips "balanceado" no te sonará sólo a equilibrio en una mano.



martes, 27 de marzo de 2012

Comidas para estar bien por dentro, y por fuera

Siempre lo he dicho, estar en forma no es sólo una cosa para que los pantalones te queden más lindos. Esto es el plus de tener un cuerpo sano.
Y en esa nota, hoy les doy una listica de unos alimentos que son súper beneficiosos para tu salud, te ayudan en la pérdida de peso y además son ricos en fibra, antioxidantes y omega 3. ¡Tremendo combo!

La familia de coles: Es decir, coles de Bruselas, coliflor, brócoli, etc... Además de hacerte sentir lleno por más tiempo, están llenos de fibra que te ayudan a la digestión, son altos en vitaminas como A y la C, tiene magnesio y acido fólico. Mejor que cualquier suplemento.
Caraotas rojas: Es un antioxidante natural y esto puede ayudarte a reducir el estrés en tu cuerpo. Lo que se traduce a que te puede ayudar a prevenir una variedad de enfermedades como cardiovasculares y cáncer.
Cerezas: Ayudan a reducir la inflamación lo que podría reducir el riesgo de ciertas enfermedades. Además, saben buenísimas.
Aguacate: Es una fuente perfecta de grasas monosaturadas (de las buenas), vitamina E, potasio y Fósforo. Puedes sustituir grasas saturadas como la de la mantequilla o el queso con este compuesto. Eso sí, como son altos en grasas, son altos en calorías así que nada de volverse locos.
Pistachos: Una ración de pistachos (una onza) te dará 3 mg de fibra, 6 mg de proteína, un poco de vitamina B6, magnesio y además no llega a las 200 calorías. De napa se te pasará el hambre tratando de sacarlos de su caparazón.

Juega con la comida que te de energía y te ayude a conseguir tus metas. Además, puedes hacerlo con cosas que le darán color, sabor y alegría a tu vida. ¿Te vas a quejar?



lunes, 26 de marzo de 2012

Motivación a como de lugar


Para hacer ejercicio muchos debemos buscar motivación hasta debajo de las piedras. Es decir, mientras a unos les sale natural y hasta se sienten mal cuando no hacen algo, otros sienten que el estar sudando pegando brincos o levantando una pesa no es simplemente normal. Se sienten más raros que pollo con tres patas. Y es por eso que debemos no sólo mantener "los ojos en el premio" sino que además tenemos que contar con algunas estrategias para cuando el sofá sea más tentador que la caminadora.

Aquí te dejo unas ideas queleí en fitnessmagazine.com y que puedes poner en práctica para cuando quieras echarte al abandono. Tú puedes, y si todavía crees que no, lee y aplica esto:

Mantén tu ropa/bolso de gimnasio cerca: si ejercitas en casa, tener ese monito con tu franela "lista para sudar" cerca te ayudará a comprometerte con tu causa. Si lo ves todo el tiempo es un recordatorio que debes ponerte a mover (o al menos debes arreglar la casa). Lo mismo si vas a un gimnasio con tu bolso de ejercicios. Si lo mantienes cerca, dentro del carro por ejemplo, no hay excusa para no ir a tu clase de lo que desees hacer en el gym. Si en cambio lo pones lejos de tu vista, entre tanto apuro diario, buscar ese conjunto de ejercicios y cambiarte será lo último que te pase por la cabeza.
Empieza a hacer ejercicio desde el trabajo: Si te vas en transporte público, se osado y quédate dos cuadras más lejos para que empieces a caminar. Usa las escaleras en vez del ascensor. Estaciónate lo más lejos que puedas de la puerta de tu edificio. Y hasta llegando a casa, vuelve a subir las escaleras. Esto no será una sesión completa de ejercicios pero sentirás que empezaste a hacer algo. El incluir un ejercicio más planificado se te hará más fácil si ya te estás moviendo.
Utiliza las redes sociales como diario de ejercicio: La motivación puede venir de cualquier lado, y tus amigos pueden ser parte de esto. ¿No has visto esas personas que colocan "Fulanito corrió 3 km hoy" en su página de Facebook? No sólo llevan control de lo que están haciendo sino que siempre reciben feedback positivo y hasta inspiran a otros a moverse también. Si es un amigo del colegio que llevas años sin ver, es mejor que empieces a hacer algo antes de ese próximo reencuentro.
Haz panitas de gimnasio: No sólo tus amigos de la niñez serán los que te pueden dar ánimos. Hasta amigo de las personas con la que compartes clases. Así vengan de universos completamente distintos, el que compartan el gusto por el step extremo habla que tienen intereses en común. Además sirve para que cuando tengas más tentación por ir a ver American Idol que ir al gym, tus "panitas de clase" pueden llevarte por el buen camino. Si no ejercitas en un gimnasio puedes hacer grupos para caminar, y ponerse la obligación de verse siempre a tal hora en equis lugar. No vas a querer ser tu el arruga del grupo ¿cierto?

En esta vida tenemos que darle la vuelta a todo, si la motivación te falla, busca algo que te haga llegar un poquito más allá. De que se puede, se puede.

viernes, 23 de marzo de 2012

Viernes de aroma: Pollo a la mostaza

Este plato es sólo la proteína, pero lo vi en un libro y se veía demasiado bueno. Parece más difícil de lo que es en realidad, así que no se asusten.

Ingredientes:
Una cucharada de aceite de oliva
4 pechugas de pollo deshuesadas
2 naranjas grandes, peladas y cortadas en gajos (el jugo lo pones a parte)
2 cucharadas de harina (así es la receta original, yo no lo usaría)
150 ml de yogurt
1 cucharada de mostaza
Sal y pimienta

Calienta un sartén con un poquito de aceite y pon las pechugas de pollo a fuego medio por 5 minutos, por cada lado hasta que se vean medio cocinaditas y doraditas. Échales sal y pimienta y ponlas a parte tapaditas.
En un bowl pequeño echas el jugo de las naranjas, la harina, el yogurt y la mostaza. Pon la mezcla en un sartén y llévala a ebullición a fuego lento sin dejar de remover.
Echa los gajos de naranja y ponle pimienta y sal al gusto. Pon un poco de  la salsa en cuatro platos y encima le pones la pechuga. Le pones el resto de la salsa por encima a cada pechuga y, de lujo pues. Ahí tienes tus pechugas de pollo a la mostaza.
Para mí lo mejor para acompañar esto es cuscús o arroz integral y una buena ensalada verde.
¡Disfruten!

Receta tomada del libro “Las 100 mejores recetas: Platos ligeros” de Linda Doeser


jueves, 22 de marzo de 2012

Es tu cuerpo, estes donde estes...

Hoy vi en la TV un programa donde hablaban de la gordura en los Estados Unidos. Nombraban el aumento de las porciones de comida (pueden leer de sobre esto en mi arículo en Inspirulina "Sírvete lo justo"), el uso de productos como el Jarabe de maíz alto en fructosa y otras cosas...

Me llamó la atención el hecho que señalen a los EEUU casi como los causantes de esta debacle de obesidad cuando es un problema que podemos ver en todas partes del mundo. Hace un tiempo también leí que Europa, que era considerado como un continente de gente delgada, ha sobrepasado también sus propios límites de obesidad. Y seguro esas estadísticas se repetirían en otros lugares donde el acceso a la comida procesada es un acto seguro.

Aquí en mi país vivimos con el cuento que las latinas tenemos curvas pero que están "buenas" y que el latinoamericano en general tiene buen cuerpo. Pero yo salgo para la calle, y no veo eso. Veo exceso de azucares procesadas, fritangas, carbohidratos refinadísimos y gordos desnutridos (Ese exceso de grasa al rededor de la cintura) para donde volteo.  Y quizás esto se repita en otras partes, y si bien no le ven los "rollitos" que se le salen a las personas por los cinturones, es fácil ver que la comida que se encuentra en la calle no es la mejor, y que la gente la consume todo el tiempo.

Y para mí, el rollo no es vivir en cierto lugar y que eso te haga gordo. El mismo país de donde supuestamente hay más gordos, es el país donde la industria del Fitness es más grande, hay carreras especializadas en el área, gente súper metida en la disciplina, y una amplia opción de alimentos para escoger a la hora de nutrirte. Si es el país donde hay más gente obesa, pero igual, con mayor número de opciones para no serlo.

Creo que el lugar donde vives no te define ni te debe limitar. Es una responsabilidad individual el tomar las riendas de tu vida. En mi país muchas veces no encuentro un bojote de productos, y de problemas estamos hasta los teque teques, pero eso no me define ni mis elecciones (así tenga que hacer substituciones) ni mi manera de ver el mundo ni el compromiso que tengo conmigo misma.

Tómate tres segundos y piensa, deja de ver las cosas hacia fuera y ve que tu vida y tu cuerpo y tu salud, lo puedes mejorar si le pones en empeño necesario. Y no estoy hablando de las personas que tienen ciertos padecimientos que les pueden mermar la vida, porque de esos también los hay en todas partes. Estoy hablando de lo más básico: lo que te llevas a la boca, se traduce en cómo te ves después. Estés donde estés.




miércoles, 21 de marzo de 2012

Reconoce las dietas locas

Me llegó por email un comunicado que decía "la dieta de los 8 días y 5 kilos". Por supuestísimo que tenía que abrirlo para ver de que trataba, porque no entiendo mucho que tantos cambios puedes tener en tu cuerpo en sólo 8 días.

Para mi NO sorpresa la dieta señalaba esto como comida del primer día:

Desayuno: Un vaso de agua mineral sin gas y una taza de café o té sin azúcar
Almuerzo: Un vaso de jugo de naranja y una taza de café o té sin azúcar
Merienda: Un vaso de agua mineral
Cena: 150 gr de Caldo de verduras "claro" sin sal.

No pude seguir leyendo porque me dolía el estómago del hambre y me había mareado ya en el desayuno. Claro que con una dieta así puedes perder no cinco, 20, 30 kilos. En realidad, puedes perder la vida.

Todo el tiempo vamos a encontrarnos con este tipo de salidas que parecen ser las más fáciles para perder los kilos ganados y que de verdad de fáciles no tienen nada. En inglés las llaman “Crash Diet” y yo las llamo dietas locas. No se aprenden hábitos, no hay aprendizaje sobre los alimentos que comes, y sobre todo, no le das a tu cuerpo  NADA de la nutrición que necesita. Puede que pierdas unos kilos por la deshidratación, que recuperaras a penas "huelas" algo tan simple como una manzana.

Aquí les dejo algunos datos para que pillen de una dieta loca que los dejará amargados, deshinchados un día y gordos al otro, débiles y amargados:
Son extremas: Si dicen "merienda un vaso de agua", por tu bien huye por la derecha. El agua no lo puedes contar como una comida.
Prometen un cambio radical en tiempo mínimo: No hay manera de perder un kilo al día a menos que seas un concursante de The Biggest Loser y hasta a ellos, en algún momento la cosa se les pone difícil.
Dicen "no vas a dejar tus comidas favoritas": Si estas gordo comiendo fritanga, cremas, grasas saturadas, dulces altos en azúcar, carbohidratos súper refinados, tienes que tener dos dedos de frente para saber qué es eso lo que te tiene gordo. Si la dieta te promete "comer toda la pizza que quieras" es más sospechosa que chino con afro. Y seguramente totalmente desbalanceada.
Escasa cantidad de calorías: Si tu comida diaria es algo como una manzana un café y el olor de un pepino, sabes que hay algo mal en la carga calórica. Recuerda que el cuerpo es más inteligente que tú, si no le das comida, se aferra a la única reserva de energía que tiene, la grasa. Y a penas le medio des algo de alimento, agarrara como camello bebiendo agua de un oasis.

No te dejes engañar ni te dejes llevar por el desespero, porque viene Semana Santa, porque los pantalones no te quedan. Una dieta tiene que darte alimentos y la energía para que puedas hacer todo lo que te propongas en el día. Y para que sigas viviendo.’




martes, 20 de marzo de 2012

Desintoxícate pelo a pelo

En todas partes leemos que la gente quiere desintoxicarse. Hacer una "dieta detox", "limpiarse" etc, etc, etc. La verdad es que estas dietas, por más que nos dan una idea de un cuerpo liviano, limpio, cutis terso y piernas sin celulitis, son regimenes súper estrictos que implican un cambio radical en el estilo de vida y que de por si no significan pérdida de peso ni mucho menos que te vayan a llevar a un "estilo de vida saludable".

Pero aún así, si andas en esos momentos que te sientes congestionado de la comida  (quizás no la mejor) que le has metido a tu cuerpo y quieres comenzar de cero, aquí te doy unas técnicas fáciles de "detox" que puedes aplicar desde hoy en tu vida:

Detox de refresco: Si es con plomo, es un no-brainer. Quitarte tu adicción al refresco te salvará de un bojote de calorías diarias. Y si es de dieta, pues malo no es que le des un descanso a tu cuerpo de todos esos químicos que tienen cero aporte nutricional. Ve probando tomándote el agua con un poco de limón en el almuerzo, será duro al principio pero la verdad es que el hombre es un animal de costumbre. Luego te darás cuenta que ni siquiera lo extrañas.
Detox de comida rápida: Espero que los que leen esto no tengan el vicio de comer comida rápida semanalmente, pero la verdad es que para muchas personas es parte de su dieta varios días a la semana. La excusa del trabajo y "es que no hay más nada" es la principal. Siempre te puedes llevar la comida de tu casa, y en lo que te tardas en una cola de "comida rápida" bien podrías haber ido a otro lugar así te hubiese tocado caminar unas cuadras. Y si de verdad es que trabajas en la universidad de las hamburguesas y papas fritas, pues pide siempre las opciones menos dañinas: sánduche de pollo sin salsas, ensaladas sin aderezos cremosos. Las papas, pues te las saltas.
Detox de "no hacer ejercicio": a muchos les cuesta, muchos no tienen el tiempo, otro bojote simplemente no quiere. No caigas en ese grupo por favor. Si comprometerte con un régimen de ejercicios de una hora diaria te pesa más que un matrimonio obligado, ve agregándole de a 10 minutos de movimiento a tu vida. Lo puedes hacer mientras ves el programa que quieres ver en la TV esta noche.
Detox de sal: Este es maluco y yo caigo ahí, lo reconozco. Me gusta la comida salada. Antes le echaba un kilombo pero poco a poco me he acostumbrado a usar menos. Trato de comprar la sal baja en sodio para la casa y si uso soya o salsas, que sean las Light. Si este es tu caso, también recuerda tomarlo un día a la vez. Utiliza sazonadores de especias, limón y vinagre para darle otro sabor a la comida. Poco a poco, podrás dejar (un poco) el vicio.
Detox de dulce: Si eres de esos que no puede pasar ni un día sin comerse un dulcito y la idea de quitarlos de tu vida te da más miedo que encontrarte con Freddy Krueger, no temas. No te digo que no vuelvas a comerte algo dulce en tu vida, pero apunta a las elecciones inteligentes: chocolate negro con mas de 72 % de cacao, frutas y hasta gelatina de dieta. Todo está en darle la vuelta.




lunes, 19 de marzo de 2012

Todos en la misma nota

Una buena manera de mantenerse en forma es si lo haces en grupo. No hablo de grupo de comidas, sino te tu grupo familiar. Nada más maluco que una persona esté tratando de perder unos kilitos o simplemente no engordar más y ver a las personas que tienen al rededor comiendo dulces, carbohidratos refinados, grasas y azúcares. Hasta que no hagas de la comida saludable un súper hábito, esto te puede pegar, y duro.

Y la pregunta de las 10 lochas es ¿cómo hacer con el resto de la familia que no está en tu misma nota? Digamos tu esposo, arrejuntes, o tus hijos…La verdad es que la comida saludable tiene ese nombre porque es sana para todo el mundo, no sólo para el que quiera perder peso. Si tu pareja esta en su peso, y come bien, pues tendrá más energía, se sentirás mejor y todo suma en beneficios. Para los chamos de la casa, esto también aplica. Darles desde chiquitos comidas saludables, integrales, magras y bajas en azúcar, le irá creando hábitos que mantendrán durante el resto de su vida. También es lo mismo con el ejercicio. Un niño activo puede ser un adulto sano y en su peso.

Aquí te doy estos tips para que metas a tu familia en el carril de lo sano, sin que se sientan que van a un campo de trabajos forzosos. De lo más natural, todos pueden entrar por el carril.

Dedica un tiempo para comer todos juntos, que no signifique comer una pizza, hamburguesa, pasta con crema. Hablen y compartan. Incluye ensaladas, proteínas y carbohidratos. Y para los que estén cuidando el peso, sean más exactos con sus porciones.
Sean todos parte de la preparación de la comida: a los más pequeños dales tareas sencillas como lavar los vegetales, otros (más grandesitos) que se encarguen de la cortadera, otro que ponga la mesa. Así no sientes que toda la responsabilidad cae en tus hombros y disfrutan de la actividad todos juntos.
Ve sacando las comidas refinadas como galletas y dulces de tu cocina y remplázalas por frutas, yogures, etc. Si lo que quieren dulce, ahí siempre van a tener uno a la mano.
Si compras leche, que sea descremada o si puedes, de soya o almendras. Tienen grasas poliinsaturadas que serán buenísimas para ti y tu familia.
Recuerda colocar siempre carbohidratos integrales y naturales en las comidas. Saben riquísimo y les darán mayor sensación de saciedad a todos.
Acostumbra a todos los miembros de tu familia a tomar agua. Ve alejándolos poco a poco de los refrescos, jugos preparados o envasados. Puedes ir mezclando el jugo con agua y poco a poco, el agua será la bebida de todos.

Si te preocupa que los pequeños no reciban todos sus nutrientes, pues nada más lejos de la realidad. Quitarles azúcares refinados, aceites y fritangas no es quitarles un grupo alimenticio necesario. Es ayudarlos a que desde chiquitos puedan ver la comida como una divina fuente de energía, y que lo sabroso no es solo lo más perjudicial para su salud. Así que poco a poco todos podrán disfrutar de mejores comidas y al final, estar más sanos y más unidos.



viernes, 16 de marzo de 2012

Viernes de aroma: Wrap con brocoli

Otra vez les doy una receta de un wrap porque además de divinos, son fáciles de hacer y nos evitan las molestias de “hay es que no se cocinar” o “es que no quiero lavar todos los platos”. Con estas comiditas, no tienes excusas para no comer sano y divino.

Una tortilla integral
Una cucharada de humus
Dos rebanadas de jamón de pavo
Cuatro arbolitos de brócoli cocinados y picaditos
¼ de pimentón picado en tiritas (puedes cocinarlo un poco si no te parece muy fuerte su sabor)
Un poquito de limón
2 cucharadas de semillas de calabaza o girasol.
Sal y pimienta al gusto

No hay pele: le untas el humus a la tortilla integral, colocas las dos rebanadas de jamón, el brócoli, el pimentón, le echas las semillitas, el limón y la sal y pimienta al gusto.

Si no encuentras las semillas de girasol o de calabaza, puedes sustituirlo por una cucharada de aceite de oliva.

Disfruta y no te preocupes (mucho) de lavar los platos.

¡Feliz fin de semana!




jueves, 15 de marzo de 2012

Coman bien y suden el jamón

Hoy dos amigos me hicieron acordar de lo difícil y a la vez fácil que puede ser el camino al cuerpo soñado, a los kilos menos, a la salud en general.

Uno me pasó un link donde hablan que el gobierno emitió un alerta contra las famosas "pastillas chinas" que la gente compraba como arroz para mitigar el hambre y quedar flaco como perro de rancho. Un gentío dijo que eran un éxito por que no comían, así se sintiesen como enrratonados a punta de aguardiente y kolita (si no han bebido eso, no lo hagan, en serio). Y la cosa es que una pastilla cuyos ingredientes no salen definidos en la tabla nutricional no puede ser más que sospechosa. Se habló que contenían sibutramina, que es un supresor del apetito fuerte y cuyos efectos secundarios eran tan machos, que ha sido prohibido en varios países, incluyendo en el que vivo. Meterse en la boca una pastilla que se que me puede hacer daño sólo para perder kilos de la manera más poco efectiva que existe (es decir, dejar de comer) es lo más cercano a un suicidio lento. Quizás para algunas personas estando en su "talla soñada" pero muerta al fin serán felices. No way Jose for me.

Mira el comunicado aquí

Otra amiga, colocó en su Facebook un video que llevaba tiempo sin ver. Cuando lo vi la primera vez me moría de la risa y medio lo odiaba por su banda sonora. Se llama "Suda el jamón" y puedes ver a unas chicas bailando fajadas una canción al ritmo del reggeton (de ahí la parte que odiaba) una canción que reza: “Suda el jamón, suda el jamón, suda el jamón pa que te pongas bobón". Las chicas en cuestión se levantan de unos quirófanos, como arrepentidas antes de echarse cuchillo, se ponen su ropa de una marca deportiva conocidísima y empiezan a sudar el jamón. El mensaje del videito es que es preferible fajarte con tus ejercicios, bailar, saltar, sudar para que te pongas bombón.

Mira el video aquí

Ahí es donde está el meollo. No hay atajo, hay que hacer dos cosas, en mi opinión: Comer lo que tu cuerpo realmente necesita y sudar. Es como sencillo pero algunos les cuesta y piensan que una pastilla o el cuchillo es la manera. ¿Y qué pasa cuándo la pastilla deje de hacer efecto y vuelvas a tus hábitos (que obviamente no eran buenos ya que gracias a ellos tienes sobrepeso) o que empieces a engordar porque la lipo no te cambió la mente y sigues comiendo también de la manera no correcta?

Pues mejor coman bien, y suden su jamón.




miércoles, 14 de marzo de 2012

Barriga llena, de la manera correcta

Muchas veces tenemos un hambre tan grande que parecen dos. Y por supuesto, pensamos que un pedacito de pollo y una lechuga nos van a llenar absolutamente nada de nuestra pancita. No es sólo que comemos con los ojos (porque muchos lo hacemos) sino que hay comidas que realmente llenan más que otras. Y es ahí cuando pensamos que un platote de pasta con queso es la mejor opción para calmar nuestro apetito.

Espera un poco, antes de correr a llenarte con carbohidratos refinados y grasas saturadas (que seguramente al rato te dejaran más hambriento), prueba incluyendo estos alimentos en tu dieta, que literalmente te dejarán la barriga llena, el corazón (sano) contento y la cintura más pequeña.

Almendras, nueces, maní natural, pistachos, merey: Gracias a su grasa buena y su aporte de proteína, te darán más sensación de saciedad que comerte un "monchi" tradicional como un dulce o unas chips.
Vegetales: Cómelos como si no hubiese un mañana. Variedades hay mil, y los verdes como el brócoli, la acelga, los repollos de Bruselas, espárragos, espinacas y etc. te harán sentir más llena sin tener que atacar la pasta. Calentitos son una súper buena opción para sentirte satisfecho.
Avena: En vez de cereales azucarados y refinados, ataca la avena, que es más barata y más bonita. Está llena de fibra, carbohidratos buenos para ti y hasta un aporte proteico tiene. Además que la puedes acompañar con frutas, para que siempre le cambies el sabor.
Sopa: No es que te vayas a poner una dieta líquida pero un caldo de pollo desgrasado o una sopa de vegetales son una buenísima opción para mantener tu hambre a raya. En el almuerzo puedes tomarlo antes de la comida y verás que comerás menos. Si la sopita tiene algo de proteína, puedes comerla como cena (chequea mi sopa de brócoli y pollo en los viernes de aroma)
Proteína magra: No hay pele, nada de grasa y puros nutrientes que tu cuerpo necesita. Recuerda incluir en tu dieta claras de huevo, pechugas de pollo, pescados blancos y cortes de carne roja magros para que estés cubierto por esa esquina.
Granos: Te llenan y te dejan feliz. Como son altos en calorías, la mejor opción es comerlo junto a vegetales para que no te comas ocho porciones. Y mi recomendación es que cuando los comas, dejes de lado cualquier otro carbohidrato complejo.



martes, 13 de marzo de 2012

Esas cosas que nos sacan del camino...

Para algunos estar en forma es parte de su vida, un proceso natural que no les altera para nada su ritmo de vida, porque justamente es su vida. Para otros es divertidísimo,  y para otro grupo, lleva cierto esfuerzo. Hay un cuarto grupo que no está ni pendiente y que lamentablemente se monta en los papeles cuando las alarmas suenan (ropa apretadísima, colesterol alto, presión arterial alta, exceso de azúcar en la sangre, etc).


Y aún estando en el grupo de la diversión como en el grupo que les cuesta un poco mas, todos flaqueamos. Es decir, puedes sentirte más encaminado que carro en autopista pero aún así, puedes encontrar baches en el camino. Y esos baches son los que muchas veces nos hacen o tratar de estabilizar el carro, o pararnos en el hombrillo. Si terminamos por detenernos completamente es porque nuestro plan esta fallando. Aquí te pongo algunas de las razones porque muchas veces mandamos todo al carrizo y nos ponemos en stop en vez de seguir andando.

No estas enfocado: No te pusiste metas, no las escribiste, no pensaste en ella antes de tus sesiones de ejercicio y de llevarte ese pedazo de torta en la boca. Mientras más las tengas presentes, mayor será tu fuerza de voluntad.
No tienes prioridades: Digamos que si te plantaste metas, pero están como de número 32 en tu lista de prioridades. Muy por debajo de tu vida social y satisfacer tus antojos. No es de extrañar que te salgas del carril facilito.
No tienes sistema de apoyo: Vivir sanamente debe ser un trabajo en equipo, más si vives con familia, arrejunte, novio  o lo que sea. Si tú estas enfocado pero los demás no están al tanto de lo que quieres lograr, difícilmente te ayudaran en tu tarea.
No tienes control sobre tu progreso: Apreciaciones poco claras no te llevaran a ningún lado. si no sabes que es lo que quieres, ¿cómo puedes llegar ahí? No es lo mismo decir "quiero perder unos kilos" a "quiero perder 10 kilos". La segunda conlleva un plan de acción, contabilidad para ver si semanalmente cumples con lo que te has propuesto.
No tienes paciencia: Volviendo al ejemplo de los 10 Kg., el creer que las cosas pasan a la velocidad de la luz a la hora de adelgazar son las ideas que nos llevan a tomar todas las decisiones equivocadas (como comer una dieta falta de nutrientes) y cuando las cosas dejan de funcionar, mandamos todo para el infierno. Tómalo con calma, esos kilos no llegaron de la noche a la mañana a tu cuerpo y no se irán de esa manera tampoco.

Piensa en estas cosas y analízalas por un rato. ¿Te esta pasando esto? Pues es hora de tomar cartas en el asunto. Se sincero y cree siempre que tu puedes llegar a la meta que te propongas, más si tienes un plan bien delineado. No dejes que los baches te hagan parar, respira profundo y sigue tu camino.

Con info tomada de Tom Venuto.



viernes, 9 de marzo de 2012

Viernes de aroma: Trufas de chocolate

¿Quieres ser exótico, dulcero pero cuidarte al mismo tiempo? pues agarra esta receta de trufas de chocolate que te dejarán con ganas de comer más.

2 cucharadas de miel
1/4 de taza de mantequilla de maní
3/4 de taza de avena
1 scoop de proteína de chocolate
1 cucharada de linaza molida.
Un poco de cacao en polvo sin azúcar.

Mezcla la miel con la mantequilla de maní hasta que sea una maza y ponla a parte. En otro platico mezclas la avena, la linaza y la proteína de chocolate. Luego pones todo en una batidora hasta que se haga una masa homogénea.
Luego las vas cubriendo con el cacao en polvo. Si no te gusta el sabor amarguito sabroso, pues no se lo eches y listo el pollo.
Haz bolitas parque te queden como 6 trufitas.

Cómete dos y comparte, así acabas con la tentación de comértelas completas tu solo.

Feliz fin de semana.



jueves, 8 de marzo de 2012

Sacúdete el fastidio en el gimnasio

Quizás les ha pasado, después de la emoción inicial de inscribirse en el gym, ser más responsables que muchachito en clase de 4to grado y hasta adquirir ropa y "accesorios" para hacer ejercicio, la fiebre pasa. Te empieza a dar medio fastidio ver las mismas caras en el gimnasio, la misma clase, la música, hasta el locker donde guardas tu bolso te parece aburrido.
Esto pasa, y no es nada fuera de lo común. Por eso es bueno tener algunas herramientas listas y preparadas para sacar al ataque cuando las cosas se pongan un poco pesadas. Aquí te doy algunos de esos tips:
Edúcate: No es que tienes que sacar un master sobre ejercicios, pero si lee un poco sobre los beneficios del mismo y lo que hacen en tu cuerpo. Online puedes encontrar publicaciones, foros, blogs (¡Este es el mejor jejeje!) donde hay información útil para este propósito.
Búscate un panita de gimnasio: Alguien que ande en la misma nota que tu y que te ayude a apretar cuando tu quieras tirar la toalla. Tiene que ser alguien comprometido y que también se disfrute en serio hacer ejercicio.
Cambia de escenario: Si siempre haces ejercicio en tu casa, prueba cambiando el lugar donde haces tus ejercicios. Puedes cambiar la trotadora por un parque, o viceversa. Busca opciones que siempre hay. También puedes cambiar tus clases tradicionales por algo que nunca habías hecho. Todo esta en probar.
Únete a un grupo: Si lo tuyo es el crossfit, pues por ahí hay muchos en esa nota. ¿La salsa zumba extrema es lo que te hace vibrar? Hay gente que hasta franelas hace. Si es trotar, pues en Facebook puedes encontrar 20 mil grupos. Busca uno que este orientado hacia tus gustos y tus necesidades.





martes, 6 de marzo de 2012

Haciendo ejercicio como es debido

Cuando andamos en la nota de hacer ejercicios, nos emocionamos y queremos hacer todo de una. Nos sentimos como súper héroes después del rush de endorfina que produce la sudadera extrema de una buena sesión de pesas o cardio. Finísimo.
Pero a veces, en nuestro afán de hacer nuestro "plan" completo,  vamos al gym o hacemos el ejercicio en la casa, digamos que descuidadamente. Estamos cansados y empezamos a soltarnos un  poco, hacemos el ejercicio por la mitad y por supuesto, dejamos de ver avances. Además -y n menos importante- podemos hacernos daño por aquello de hacer ejercicio sólo para salir de eso.

Aquí te dejo cinco errores de ejercicio que tienes que evitar para que tu rutina sea efectiva y además, segura.
Levantar pesas a lo loco: Es decir, dejando que la pesa se mueva mucho y no haciendo el movimiento completo. Aquí es más importante la calidad que la cantidad. Es mejor hacer siete buenas repeticiones que doce chucutas.
Recostarse en la escaladora-bicicleta-caminadora: ¿Sabes cuando estas muy cansado y quieres "descansar" un poco mientras haces ejercicio? Pues no funciona. o lo uno o lo otro. Cuando estés en la bici estática, caminadora, escaladora, orbitrek o lo que sea, recuerda estar derecho y utilizar los manubrios solo para ayudar al movimiento y no perder el equilibrio, no para echarte un guinde.
No descansar: Finísimo que andes fajado con el ejercicio, pero hacer demasiado es casi tan malo como no hacer nada. Tienes que dejar que tu cuerpo se recupere, al menos 24 horas entre cada sesión de ejercicios.
Sellar tus rodillas: Poner las piernas demasiado tensas hará que tus rodillas se  cierren. Tienes que tenerlas ligeramente -ojo, ligeramente- flexionadas a la hora de levantar peso.
No calentar: Esto como el cuento del carro. Nadie le mete 120 de una cuando apenas acabas de prender el motor ¿cierto? Recuerda hacer 5 minutos de caminata, trote suave o hasta unos jumping jacks antes de tu sesión de ejercicios.

Recuerda siempre tener la mente en el objetivo: cuando hagas ejercicio puedes distraerte con música o hasta ver algo en la TV, pero tu meta es moverte, y hacerlo de la manera correcta. Así seguro que será más efectiva.




lunes, 5 de marzo de 2012

Ojos que no ven y panza que no siente

A todos nos gusta darnos "gusticos". Es humano que la comida nos reconforte, eso esta bien. Pero para poder tener una vida fit, duradera, saludable y divertida, no podemos estar solamente saciando nuestros antojos, ¿no? No porque nos provoque una birra vamos a tomar todos los días, o porque nos provoque no trabajar simplemente no lo vamos a hacer y nuestros jefes van a "entender" ¿cierto?

Igual pasa con la comida. Una cosa es que te provoque una dona y otra que te comas una cada vez que la palabra llegue a tu cerebro. Debes tratar de ver y pensar en la comida saludable como algo bueno y rico que te llena de energía y en ciertos ítems, como simplemente los antojos que no deberías tener muy cerca.

Una buena manera de hacer esto, es justamente eso, no tenerlos cerca. Si la tentación esta a dos pasos de ti, seguramente caerás en ella. O vivirás amargado tratando de alejarte. Ahí aplica completamente el refrán aquel de "ojos que no ven, corazón que no siente". Solo cambien la parte del corazón por la panzita.

En Everydayhealth.com sacaron una lista de las 49 peores comidas para tu dieta. Y seguramente en ella muchos encontraran su Talón de Aquiles. Alimentos que van desde el alcohol, tortas, dulces, leche condensada, chips, leches achocolatadas, frutas con syrop, papas fritas congeladas, helado, mermeladas, pudines, cremas, cotufas con mantequilla, salchichas, musli y granola o cualquier cereal con mas de 15 gramos de azúcar (por cada 100), leche completa y yogurt con mas de 10 gramos de azúcar (por cada 100)

Si sientes que pecas por alguno de esos, pues sácalos de tu vista. Es la mejor manera de llegar a tus metas. No te digo que no los comas MÁS NUNCA, pero si tu goal es perder peso, trata de alejarte de la tentación lo más que puedas.





viernes, 2 de marzo de 2012

Viernes de aroma: Wrap de atún mediterráneo

Este viernes te doy una receta fácil mas buena que comerte literalmente este wrap con las manos.

3 onzas de atún en agua
2 cucharadas de perejil fresco cortadito
½ limón
½ taza de tomates picados
½ taza de pepinos
1 cucharada de aceite de oliva
4 aceitunas negras picaditas en pedacitos
½ taza de espinaca lavadita
2 tortillas integrales
Sal y pimienta al gusto

Mezcla los vegetales (tomate, pepinos, perejil, aceitunas negras) con el atún, el limón, sal y pimienta. Sírvelo en las tortillas y ponle por encima las espinacas lavaditas. Coloca un poquito de aceite de oliva en cada uno de los warps y listo!

Perfecto para dos porciones