martes, 27 de noviembre de 2012

Cómo mantenerte motivado



Una de las cosas que más cuesta cuando estamos perdiendo peso es mantenernos motivados. La falta de ese "duende" que te impulsó al principio puede llegar al principio de la semana (quizás arrancas bien pero ya el jueves quieres mandarlo todo para el carrizo) o cuando ya has perdido peso pero la máquina se estanca y por mas esfuerzo que hagas, sientes que no avanzas. 

Por eso es importante que nos enfoquemos en las energías de ese comienzo, de ese lunes, de ese día que dijiste “hasta aquí llego” todo y botaste todos dulces de la casa. Ese momento de inicio, es el que guarda el gran empujón que te lleva a completar el resto de tu programa. Y aquí te dejo algunas técnicas para que te sientas con la energía del día uno otra vez:

Se tu cheerleader: Si fue que te descarrilaste, comiste más de la cuenta, te venciste a la tentación de esa galleta en la oficina. Lo que sea. Seguro te sentirás triste y desolado. Pero no pierdas tiempo haciéndote sentir mal por ese error. Repítete a ti mismo que tienes la energía y las ganas suficientes como para salir de ese bache, para perdonarte ese error y salir airoso. Recuérdate de algún episodio donde las cosas se hayan puesto difíciles e igual, gracias a tu esfuerzo, las superaste. Tu sabes que si puedes.
Recuerda tus objetivos: En el camino vas a encontrar más de un bache (tentaciones) o simplemente la vida te va a llevar por delante y vas a sentir que no puedes. Responsabilidades que van desde tu casa, el trabajo, los amigos, la familia. Todo puede jugarte en contra para llegar a tu meta. Por eso tienes que recordarte de tu objetivo, de eso que te hizo meterte en un plan para bajar peso. ¿Fueron unos pantalones que no te entraban? Ponlos a primera vista en tu closet. ¿Una foto en la playa donde tu barriguita era lo que más resaltaba? Pégala en la nevera. Tener al frente aquello que te llevó a tomar la decisión es una manera de mantener tus objetivos siempre presentes.
Vuelve a lo básico: Quizás ya perdiste el norte en tu programa de alimentación. Tus escapadas no son eso, escapadas, sino parte de tu día a día. Se te olvidó lo que era una avena. Pues vuelve a lo básico, vuelve al día uno. Limpia tu despensa y nevera y llénala con los alimentos que sabes que sí te ayudarán en la pérdida de peso.  Si ya te metiste una vez en ese tren, verás que volver a el es más fácil de lo que crees.

Quizás esto tips te sirven ahora, quizás no porque andas encaminado. Pero si sientes que en algún momento el camino se pone difícil respira, lee un poco y piensa que si puedes.


Foto tomada de http://www.healthylifestyleplus.com/spirit/how-to-stay-motivated-forever/

No hay comentarios:

Publicar un comentario