miércoles, 26 de septiembre de 2012

Motivación y compromiso

Hoy me leí en el blog de Sue Heintze algo que me pareció cierto y que quizás no todo el tiempo recalcamos. Cuando estamos en un proceso de perder peso, hay una palabra que siempre salta a la mente: motivación. Tenemos que encontrar en cada uno de nosotros la motivación para empezar a movernos, para comer sano, para cambiar nuestro estilo de vida. Pero la cosa tiene que ir más allá, porque la motivación llega y se va, lo importante es el compromiso que tengamos con nosotros mismos.

La motivación puede venir de diferentes partes, puede que te hiciste unos exámenes de sangre y saliste más raspado que cuando cursaste química en bachillerato (ok, los que sacaban 20, please back off), un pantalón que amabas no te queda ni porque le pongas vaselina y no entiendes como aumentaste no una sino dos tallas o viste una foto tuya que te dio susto y pediste "por favor, quítenla del Facebook"....Vaya usted a saber. Cualquier motivo que te haga cambiar tus hábitos es bueno. Pero la motivación puedes tenerla un día y al día siguiente no sentirte tan así. Tienes frio, sueno, hambre, no estás perdiendo peso tan rápido y esos ánimos empiezan a bajar. Ahí es cuando se pone dura la cosa y tienes que apelar al compromiso.

El compromiso es el que te va a hacer pararte de la cama así tengas sueno a salir a hacer ejercicio. El que te hará escoger el pollo a la plancha en vez del frito cuando vayas a almorzar, y el que te ayudará más de una vez a decir "no gracias" cuando las tentaciones pasen por tus manos. Ese compromiso contigo es que el que ha ayudado a hacer muchas de las cosas que eres (profesional, tener un trabajo, ahorrar para comprarte algo, planificar un evento) y que hace que te levantes cuando sientes que de motivación no queda nada en tu cuerpo. Ese compromiso lo tienes, lo has usado y para perder peso, tienes que apelar a él también.

Así que hoy, mañana o pasado, recuerden usar toda su motivación hasta la médula, y cuando sientan que no queda más, recuerden ese compromiso que hicieron con ustedes mismos, porque su cuerpo y su salud es un matrimonio para toda la vida. ¡No hay divorcio que valga!



2 comentarios:

  1. Hola Clementina me encata tu blog, tienes toda la razón, mas que motivacion es el compromiso lo que debe imperar en este proceso de cambio.

    Gracias!! Alejandra.

    ResponderEliminar
  2. acabo de descubrirla!! ud es una motivación! he bajado 20 kilos en este 2012 y ahora se me ha puesto cuesta arriba la cosa, pero que bueno que la encontré, gracias!

    ResponderEliminar