martes, 4 de septiembre de 2012

Detox para perder


La palabra desintoxicación la usamos bastante. Cada vez que sentimos que nos vamos de palos (metafórica y literalmente) que comimos demasiado, que el fin de semana fue el festival de la fritanga, sentimos que necesitamos limpiar el cuerpo, quitarle las toxinas que nos metimos, botar todo lo malo y bajar la Santamaría al Rey del Pescado Frito.

El issue está en que es en el hígado donde se acumula todo, y donde además, se da el mágico proceso de quemar grasas. Y la idea es que este funcione como carro nuevo, para estar sanos y para perder peso, y sólo lo logramos limpiándole las toxinas que le hemos metido.

Lo bueno es que para hacer esta limpieza no tenemos que tomar desinfectante, ni cloro, ni productos raros. Con tu comida (si, comiendo) puedes hacer una súper limpieza y darle  a tu hígado esa ayudadita para que limpie las toxinas. Y más fino aún es que estas comidas no son nada especiales o cosas que tengamos que ir a un mercado oculto detrás de un callejón para que funcionen. Una visita al mercado les puede llenar el carrito (y limpiar el cuerpo)

Manzanas: Altas en pectinas que le dan al cuerpo los nutrientes para limpiar y desechar toxinas del tracto digestivo.
Aguacates: Ayuda al cuerpo a producir glutation, que es necesario para el hígado para limpiar toxinas. Hay estudios que recalcan el consumo de aguacates a diario para tener un hígado sano.
Remolacha: Ese color no es broma. Está llena de flavonoides y betacaroteno que ayuda a la función del hígado.
Linaza y aceite de oliva: Grasas buenas que absorben las toxinas malucas del cuerpo.
Ajo: Un poquitito ayuda activar las encimas del hígado que hace que pueda limpiar las toxinas. También tiene alicina y selenio que ayudan al hígado en el proceso de limpieza.
Toronja: Además del bojote de vitamina C que tiene, sus antioxidantes ayudan a los procesos en el hígado. Solo un poquito activa las encimas limpiadoras de este órgano.
Te verde: Antioxidantes concentrados. Más bueno que la Madre Teresa de Calcuta.
Vegetales verdes: Rugula, espinaca, acelga. Todo lo que sea verde oscuro ayuda al hígado. Tienen niveles muy altos de Clorofila que literalmente chupan las toxinas del torrente sanguíneo.

Nada de magia, sólo cosas naturales. Si andan en una nota seria de detox les recomiendo este ritual: Tomen un vaso grande de Té verde en la mañana. Luego se toman un super smotthie que tiene espinaca, pepino, aguacate y jugo de toronja. Si no encuentran la toronja, pues échenle naranja. ¡Un éxito multitudinario!

Mi esposo y yo lo vamos a tomar todos los días esta semana, ¡anótense!


No hay comentarios:

Publicar un comentario