jueves, 9 de agosto de 2012

El veneno que tomamos todos los días...

Hoy me llegó un email que decía "el veneno que tomamos todos los días". Así uno no esté interesado en el fitness ni nutrición, creo que lo abriría sólo porque el título es realmente atrayente.  Es casi como un choque con muertos y sorry por la referencia.

Estaba entre pensar que era el agua que bebemos contaminada o las grasas trans que están escondidas ahora casi que en el champú (¡esas malvadas!) pero no, hablan de algo que es más común, le alegra la vida a un gentío y se lo damos hasta a nuestros chamos: el azúcar.

Sin caer en exageraciones sobre lo venenoso que es (aunque con el pasar del tiempo yo le he perdido el cariño para ser sinceros)  lo que me parece más peligroso es el exceso de azúcar con el que vivimos. La verdad es que está en todas partes y de maneras que quizás ni te enteras: cuando tomas leche, cuando te comes una fruta, cuando te llevas un pedazo de pan a la boca o cuando te comes un vegetal. Si, todos los carbohidratos tienen azucares. Son distintos en su composición pero son azucares. Y son la manera en que nuestro cuerpo puede tomar la energía para su día a día. El rollo está en que si a eso le sumamos el bojote, porque es un bojote, de azúcar refinada que comemos todos los días, la cosa si puede ser tan tétrica como el título de ese email. Refrescos, jugos, pastelitos, panes, galletas, aderezos, cafecitos, ese mínimo pedacito de torta que te comiste y por supuesto, el azúcar blanco que usas a diario. Comemos un exceso de azúcar que si nos está volviendo gordos y fofos. Fíjense al rededor, miren el abdomen de las personas que están por ahí. Hasta los delgados, tienen pancita. 

Esto es porque nuestra alimentación ha cambiado y nuestros cuerpos también.
Pero el día que decidas hacer algo depende de ti. Hoy piénsalo dos veces antes de tomarte ese refresco. Quizás eso mismo puede empezar a hacer la diferencia.
Y si quieren ver más sobre el tema, hagan clic aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario