jueves, 2 de agosto de 2012

El cuento de Nay...


Llevaba tiempo sin postear uno de estos “antes/después” pero de verdad que este vale la pena. No sólo porque con Nay, -que llego apagadita como flor de carretera y terminó alegre y contenta- hice una amistad finísima de esas que sé que van a durar un tiempaaaaazo, sino porque su cuento es el de muchas de verdad: Lo han probado todo, han dado vueltas canelas, han caminado hacia atrás y hacia delante y siempre terminan en el mismo sitio. Hasta que se da cuenta que comiendo bien y con un pelo de esfuerzo, pudo lograr lo que realmente estaba buscando: sentirse bien con su cuerpo por dentro y por fuera. Y aquí ella les cuenta desde "alo"...

Relato de cómo cambio mi vida para siempre:
Me pasó que empecé a darme cuenta que la ropa me quedaba cada vez más justa y que otras ni siquiera me servían... Como no voy seguido a la playa no me daba cuenta de que tan grave era el asunto hasta que mientras me vestía un día y estaba en ropa interior me di cuenta de que si bien es cierto que no estaba gorda, si estaba más rellenita que de costumbre y ¡eso era un alerta de que tenía que hacer dieta! Porque siempre me he preguntado cómo es que alguien permite que la gordura se apodere de uno a tal punto que ya no puedas manejarlo… 

Así que empecé a buscar una de las mil quinientas dietas que había hecho alguna vez, descartando las que me habían hecho daño claro está. Entonces me di cuenta que la única que me había funcionado la última vez era una en la cual me mandaban una combinación de medicamentos dentro de las cuales estaba la Sibutramina y mi horror empezó cuando me di cuenta que la habían eliminado del mercado farmacéutico! “¿Y ahora que voy a hacer?” me pregunte…
Bueno, resulta que mi mejor amiga había rebajado un pocotón de kilos… Y no con ningún médico especialista sino con una periodista/entrenadora (¿Estará loca? Pensé a mis adentros) Pero la verdad es que los resultados decían a gritos que como que la "periodista/entrenadora" sabia de la cosa. Cuando le pregunte en qué consistía la dieta allí mismo desistí apenas me dijo que eliminaban los quesos y otras cositas… ¿Cómo va a ser posible todo esto? ¡Si en las mil y una dietas que hice me mandaban a comer mi queso paisa y mis jugos naturales acompañando las comidas! ¡Todo me parecía una locura! Así que me las arregle como pude por un tiempo. Pero obviamente no veía ningún resultado y me sentía muy frustrada... Así que decidí probar con la que hacia mi amiga a ver qué tal, total no perdía nada con intentar...

Así fue como conocí a Clemen, el primer día me explica en que iba a consistir mi nuevo estilo de vida y obviamente mis hábitos alimenticios. En cuanto a las restricciones ¿cuál era el problema? ¡Podía comerlo en mi día libre! ¡Así empecé a amar los domingos! Que no iba a poder hacer los ejercicios como eran porque tengo lesiones de un accidente... ¡No hay rollo hago ejercicios de baja intensidad! 

Estaba muy tranquila pues lo que más me preocupaba al principio (aparte de las restricciones) era pasar hambre… Pero ¿quién puede pasar hambre comiendo cada 3 horas? 

Poco a poco vela los resultados y cada vez me sentía más satisfecha y feliz con los mismos.

Hasta que sin pensarlo llego el gran día de las fotos finales y realmente ¡valió la pena! ¡Estaba feliz y muy contenta con mi nuevo cuerpo! ¡La ropa que me quedaba holgada! ¡Y mágicamente sin pasar hambre!


¿Qué pasó con las mil y una dietas que hice alguna vez? Pasaba hambre, me volvía adicta dependiente de medicamentos supresores de ansiedad o muy fuertes que sólo dañaron mi sistema provocando gastritis, pólipos en el duodeno e hiperinsulinismo, y peor aun después solamente con oler un carbohidrato ¡engordaba con facilidad! 



Pero en cambio Clementina cambio mi manera de ver la vida. Me enseñó a estar flaca y saludable con sólo escoger sabiamente los alimentos y saber combinarlos. ¡Ella tiene más conocimiento que muchos especialistas! O por lo menos mas ética que ellos ¡sí! No hay duda. Se preocupa por ti, Por tus logros porque cada logro tuyo lo siente de ella misma. Se preocupa porque estés bien. Te da sugerencias, tips, consejos, recetas y sobretodo un carisma y dedicación que solo ella tiene... Por eso no me queda más que decirle simplemente: ¡GRACIAS!


Aquí les pongo sus estadísticas (Así me mate jejejeje) Perdió mediadas, 7 kilos y ganó mucha alegría, yeeeeiiii!



Fecha 04/02/2012
Peso: 62.6 Kg
Cintura: 73
Pecho: 95
Muslo: 61
Cadera: 106


Fecha 13/07/2012
Peso: 55.5 Kg
Cintura: 66
Pecho: 92
Muslo: 54
Cadera: 98





1 comentario: