martes, 21 de agosto de 2012

Chicle y pérdida de peso

Yo no soy fan del chicle. Nunca me ha gustado. Si me como uno, a los dos segundos lo boto porque no me gusta la sensación de estar mascando un pedazo de goma sin forma. Y hacer bombitas es como el infierno para mí. Lo reconozco, no puedo con eso. Ahí tienen pues.

Pero también reconozco que hay un gentío que ama el chicle. Por su sabor, porque es divertido, porque qué se yo (me cuesta ser empática con ese sentimiento pero "se los respeto") Así que este post va para ellos: comer chicle puede ayudarte a perder peso.

Ojo, aquí hay algo muy importante que es el puede ayudarte. Es decir, déjense de cuentos que comer chicle mágicamente los hará verse delgados mientras se comen cuatro platos de pasta y dos galletas. Bájense de ese carril y vuelvan a la realidad.
La Dra Kathleen J. Melanson, que en el 2009 realizó un estudio en la Universidad Rhode Island, encontró que comer chile ayudaba a comer 68 calorías menos en el almuerzo. Suena poquito pero también encontró que esas personas que comieron menos, no compensaron las calorías en la comida siguiente, como hace la mayoría de las personas que recortan su ingesta calórica. Y esas personas que comieron chicle antes de su almuerzo, reportaron tener menos hambre en general que las personas que no lo hicieron. Además, si te parece 68 calorías al día poco saca esta cuenta: Si en l trascurso de 365 te quitas al menos 50 calorías puedes perder por lo menos 2,5 kilos al año sin hacer nada. Si le sumas hacer ejercicio, como subir las escaleras en vez de tomar el ascensor, esa pérdida podría llegar a los 5 kilos al año.

Ok, repito, no es que mágicamente vas a perder peso, pero si te gusta comer chicle, prueba comiéndolo antes de tus comidas para aplacar un poco el apetito, úsalo como arma cuando ataca el hambre y todavía no te toca comer nada y por supuesto, elige siempre siempre siempre la versión sin azúcar. Si no, te estás echando la partida pa’ tras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario