martes, 31 de julio de 2012

Tómense un día infantil

O niña, sorry si soné sexista. A lo que realmente me refiero es que deberíamos vivir como los chamos, no hablo de volver a cursar la primaria (aunque a uno que otro no le vendría mal) si no en la manera en que comen y viven los chamos. 

Fíjense si tienen uno cerca, así no sea suyo: Comen todo el tiempo y si las mamás son pilas, aprovechan para darle nutrientes buenos porque total, no es que ellos puedan comprarse algo distinto. Y si es algo que les gusta se comen no uno, sino hasta dos platos. Y muchos parecen un firifiri o Flistrín como el gato de mi mamá. Y su secreto es que se mueven todo el tiempo, tanto los chamos como el Flistrín que es tremendísimo (y flaquito, muy distinto a su primo Fanto).


Los chamos viven corriendo, saltando, no se quedan quietos ni para ver TV. Claro, hay unos más tranquilos que otros, algunos tienden a engordar mas y otros no, pero el secreto está en que los que están flaquitos, comen bien y se mueven. Y ese es principio que debemos aplicar a nuestra vida. Comer cosas buenas, y movernos todo el tiempo. No te digo que estés trabajando y haciendo vuelta canela pero trata de moverte un poco más durante el día, camina más, agarra más escaleras y menos ascensor. Vas a ver la diferencia.

Así que tómense el día infantilmente, coman bien y muévanse todo lo que puedan.

Foto 2, el Filistrin


No hay comentarios:

Publicar un comentario