jueves, 14 de junio de 2012

Después de tu "comida libre"

Uno de mis traniees me llamó ayer porque se sentía malísimo. No porque la comida no le gustara, o porque no podía con el ejercicio. La cosa fue que se tomo su "día libre" y después de comer, se sintió mal. Mal como si le hubiese pegado a su abuelita. Sintió full remordimiento pues.

Y es que cuando estamos realmente comprometidos con el cambio, sentimos que esas comidas "libres" nos llevan más lejos de nuestro objetivo y la pesadez estomacal que muchas veces nos dejan (si, cuando comes muy limpio y te metes una comida grasosa, seguramente tu cuerpo te contará de su incomodidad de manera no agradable) nos hacen sentir que fallamos, que nos alejamos del camino y que no vamos a volver nunca.

La verdad es que sea una comida libre o simplemente un resbalón (no aguantaste la tentación de comerte la torta que estaba rodando por tu oficina) siempre hay oportunidad de pasar la página y seguir adelante. ¿Te lo comiste? Exitoso. Si te duele la barriga, toma una manzanilla y sigue tu camino. No paso nada y en esta carrera larga no gana quien llegue primero a la meta. Gana QUIEN LLEGUE  a su meta. Pero lo importante es mantener tus objetivos claros, y que tu capacidad de auto-perdón no se vuelva una tarea diaria. Es decir, no porque te puedes levantar de los baches o errores que cometes en tu dieta, vas a salirte de ella todos los días.


Y sobre la comida libre, a mí me parece súper necesaria por varias razones: le da un shock al cuerpo, hace que puedas canalizar mejor la tentación diaria (sabes que un día vas a comer algo añoras) y acostumbra a tu cuerpo a no sentirse tan mal por cambiar un poco la alimentación. Eso sí, mi aproach ha cambiado: Si antes pensaba que un día de comida libre era bueno, ahora no tanto. Creo que el día de comida libre debe ser comedido y si de verdad estas luchando con mucho sobrepeso, mejor resumir tu día libre en una o máximo dos comidas fuera de tu régimen. Si ya estás en tu peso, puedes ser un poco más laxo.

No se flagelen, no lloren, no peleen con ustedes mismos. Sigan su camino que esta competencia se gana peleándola, todos los días, un poquito más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario