jueves, 10 de mayo de 2012

La gran mentira


Yo se que comer es un placer. Es algo rico que reconforta. Y normalmente asociamos esa sensación de placer a las comidas que menos nos benefician pero que nos causan hasta adicción (azúcares, grasas y carbohidratos refinados).
Por otro lado también sé que es desagradable sentirse íncomodo con su cuerpo, tener pesares causados por el sobrepeso, y que la ropa simplemente no te quede como desees. Estar gordito no es un camino fácil.

Por eso es que buscamos soluciones. Algo que nos ayude a llegar a ese punto donde queremos estar (en nuestro peso correcto y sanos) y sentirnos cómodos y tranquilos.

La gran mentira viene cuando queremos hacer esto pero no queremos cambiar lo que habíamos estado haciendo. Queremos tener unas piernas firmes, pero “que fastidio hacer ejercicio” o queremos una barriguita plana pero no dejar ese cereal azucarado que nos comemos o el pan con queso, o los refrescos, o los chocolates, o diga usted lo que quiera. Si esas cosas nos llevaron al punto de que nuestro pantalón nos molesta, debemos ser sinceros y no echarle la culpa ni a la edad, ni al poco tiempo, ni a la vida ajetreada. La culpa la tienen nuestras decisiones.

La gran mentira viene también cuando te dicen que vas a perder peso y vas a seguir comiendo “todo lo que deseas”. Si alguien les viene con ese cuento, huyan. Si están gorditos por comer donas o refrescos, no piensen que ellas van a seguir siendo parte de su dieta diaria. Punto. Es una mentira y la cosa simplemente no funciona así.

Funciona es cambiar hábitos, viendo la comida sana como algo bueno (y también sabroso) e incluyendo el ejercicio como parte de tu vida. Máquinas mágicas que queman los abdominales, la dieta donde comes todo lo que te gusta, la pastilla que te hace adelgazar mientras duermes, y el continuar con tus hábitos poco saludables, son una gran mentira.

Foto tomada de http://www.free-press-release.com/news-what-is-this-diet-magic-weight-loss-pill-without-ephedra-1284598670.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario