miércoles, 23 de mayo de 2012

Durísima después de los 30

Una súper querida amiga me dijo que escribiera por qué es tan difícil perder peso después de los 30. Las mujeres vivimos con ese issue, que la vejez, además de arrugarnos, ponernos achacosas, un poco piquis, manosas, además, nos pone más gorda!

Estábamos acostumbradas que en nuestros 20, si queríamos perder un par de kilos, con no cenar dos días, estábamos listas. Ese pantalón nos quedaba de maravilla para el fin de semana, así termináramos el fin todas hinchadas. Total, luego podíamos hacer nuestros trucos mágicos y estar en la línea, again. Dos días de comer poquito, una trotada larga, y listo Sentíamos que comíamos de todo, y con unos ajustes de tanto en tanto, nos veíamos bien. Y ahora, esa barita mágica, parece no funcionar tan efectivamente.

Y es justo esas medidas que tomamos las mujeres (Dejar de comer, comer poquito, ejercicio "de emergencia" y mal dirigido) las que nos dejan con una treintena un poco más pesada. El haber tomado decisiones que simplemente nos fregaban el metabolismo poniéndolo más lento y poco eficiente.

Pero si eso fuese una sentencia de vida, mejor mandar todo al carrizo y comprar pantalones triple talla L, porque al parecer este tren nadie lo para, ¿cierto? La realidad no es tan dura ni tan dramática (ni tan talla triple XL)

Ahora en nuestros 30, 40, 50 (yo tengo 36) es cuando más nos tenemos que preocupar por hacer ejercicio bien dirigido y comer limpio. Y si lo ponemos así, la cosa parece más sencilla. Y si, la masa muscular tiende a decaer con los anos, por lo que es tan importante que trabajemos en pro de conservarla. Si de verdad vemos nuestras fotos de los 20, quizás podemos ver chicas delgadas, pero sin ninguna base muscular. Muchas comidas no tan buenas y nada de trabajo de resistencia (al menos así recuerdo yo esos años) Ahora, las sesiones de ejercicio TIENEN que incluir trabajo de resistencia (con pesas de verdad) y cardio bien hecho. Y de la comida, pues dejar de lado todo lo refinado e incluir más alimentos magros, naturales e integrales. Hasta grasas buenas y la cosa parece mejorar.
También tenemos que estar conscientes de lo que hacemos. Si antes comíamos azúcar, grasas saturadas y harinas refinadas y pensábamos que no nos hacía nada, ahora, si SE que hacen y mucho. No pensar en la comida sana como "un mientras tanto hasta que pierda peso" sino en un estilo de vida, es fundamental. Y que prefiero un cuerpo maduro pero más durito, que una flaca de 20 pero no tan dura.

Y esto lo puse hace un tiempo, la verdad es que Strong is the new skinny
La foto es de la entrenadora Jennifer Nicole Lee  y aquí pueden leer más sobre ella. ¿Y saben qué? ¡No tiene 20 años!

1 comentario:

  1. Qué chévere este post Clemen, bien clarito y todo... además amo a JNL! ;)

    ResponderEliminar