miércoles, 28 de marzo de 2012

Un plato balanceado

Escuchamos todo el tiempo que debemos comer balanceadamente para mantenernos sanos y en forma. Pero algunos no saben muy bien cómo equilibrar esa balanza. ¿Qué tiene que tener una comida para que de verdad sea buena para ti?
Denise Austin escribió estos puntos donde de manera fácil podemos encontrar una guía para ver qué debemos meter en nuestro plato. Nada de normas matemáticas ni física cuántica. Un poco de ánimo y sentido común:

Agarra la variedad de lo básico: La gente piensa que comer sano o estar a dieta es pollo a la plancha y lechuga. Pero ese concepto no es ni real, ni divertido ni te llevará a conseguir lo que quieres.  Granos completos, un arcoíris de frutas y vegetales, carnes magras, opciones hay bastantes, sólo tienes que pensar un poco más allá. A la hora de comprar estas cosas en el mercado fíjate que están siempre hacia los bordes del establecimiento y no en los pasillos (bueno, recuerda pasar por el de los granos, jabón y el papel toilette)

Las porciones son el punto clave: Lee en este artículo de Inspirulina sobre cómo medir las porciones sin volverte loco ni utilizar reglas matemáticas avanzas. Tu cuerpo (puno, palma de la mano), ayudas visuales (una pelota, un mazo de cartas) y hacer de tu plato un mapa (la mitad ensalada y los otros dos cuartos para carbohidratos y proteínas) no tienen pérdida.

Balancea la comida calórica con la menos densa: si vas a comerte una porción de caraotas, no la acampanes con pasta, no te parece lógico? (Debe saber muy mal). Y si quieres comerte una pasta, prueba haciendo salsas con muchos vegetales y  si quieres una salsa cremosa utiliza requesón bajo en grasas como base para la salsa. Siempre hay maneras de hacerlo sin sacrificar sabor ni sazón.

Enfócate en frutas y vegetales: Sobretodo los segundos nos dan una oportunidad súper nutritiva de comer cosas ricas sin llenarnos de calorías. Las opciones son incontables y tienes que ir probando cuál es la que te gusta más. Si te cansaste de la lechuga, prueba con el berro. ¿Has comido acelgas hechas con ajo y un poco de pimienta? ¿Qué tal una berenjena asada?

Si de verdad lo que quieres es lograr que tu cuerpo se vea y se sienta sano, empieza por darle la comida que necesita. Y con estos tips "balanceado" no te sonará sólo a equilibrio en una mano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario