martes, 13 de marzo de 2012

Esas cosas que nos sacan del camino...

Para algunos estar en forma es parte de su vida, un proceso natural que no les altera para nada su ritmo de vida, porque justamente es su vida. Para otros es divertidísimo,  y para otro grupo, lleva cierto esfuerzo. Hay un cuarto grupo que no está ni pendiente y que lamentablemente se monta en los papeles cuando las alarmas suenan (ropa apretadísima, colesterol alto, presión arterial alta, exceso de azúcar en la sangre, etc).


Y aún estando en el grupo de la diversión como en el grupo que les cuesta un poco mas, todos flaqueamos. Es decir, puedes sentirte más encaminado que carro en autopista pero aún así, puedes encontrar baches en el camino. Y esos baches son los que muchas veces nos hacen o tratar de estabilizar el carro, o pararnos en el hombrillo. Si terminamos por detenernos completamente es porque nuestro plan esta fallando. Aquí te pongo algunas de las razones porque muchas veces mandamos todo al carrizo y nos ponemos en stop en vez de seguir andando.

No estas enfocado: No te pusiste metas, no las escribiste, no pensaste en ella antes de tus sesiones de ejercicio y de llevarte ese pedazo de torta en la boca. Mientras más las tengas presentes, mayor será tu fuerza de voluntad.
No tienes prioridades: Digamos que si te plantaste metas, pero están como de número 32 en tu lista de prioridades. Muy por debajo de tu vida social y satisfacer tus antojos. No es de extrañar que te salgas del carril facilito.
No tienes sistema de apoyo: Vivir sanamente debe ser un trabajo en equipo, más si vives con familia, arrejunte, novio  o lo que sea. Si tú estas enfocado pero los demás no están al tanto de lo que quieres lograr, difícilmente te ayudaran en tu tarea.
No tienes control sobre tu progreso: Apreciaciones poco claras no te llevaran a ningún lado. si no sabes que es lo que quieres, ¿cómo puedes llegar ahí? No es lo mismo decir "quiero perder unos kilos" a "quiero perder 10 kilos". La segunda conlleva un plan de acción, contabilidad para ver si semanalmente cumples con lo que te has propuesto.
No tienes paciencia: Volviendo al ejemplo de los 10 Kg., el creer que las cosas pasan a la velocidad de la luz a la hora de adelgazar son las ideas que nos llevan a tomar todas las decisiones equivocadas (como comer una dieta falta de nutrientes) y cuando las cosas dejan de funcionar, mandamos todo para el infierno. Tómalo con calma, esos kilos no llegaron de la noche a la mañana a tu cuerpo y no se irán de esa manera tampoco.

Piensa en estas cosas y analízalas por un rato. ¿Te esta pasando esto? Pues es hora de tomar cartas en el asunto. Se sincero y cree siempre que tu puedes llegar a la meta que te propongas, más si tienes un plan bien delineado. No dejes que los baches te hagan parar, respira profundo y sigue tu camino.

Con info tomada de Tom Venuto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario