martes, 20 de marzo de 2012

Desintoxícate pelo a pelo

En todas partes leemos que la gente quiere desintoxicarse. Hacer una "dieta detox", "limpiarse" etc, etc, etc. La verdad es que estas dietas, por más que nos dan una idea de un cuerpo liviano, limpio, cutis terso y piernas sin celulitis, son regimenes súper estrictos que implican un cambio radical en el estilo de vida y que de por si no significan pérdida de peso ni mucho menos que te vayan a llevar a un "estilo de vida saludable".

Pero aún así, si andas en esos momentos que te sientes congestionado de la comida  (quizás no la mejor) que le has metido a tu cuerpo y quieres comenzar de cero, aquí te doy unas técnicas fáciles de "detox" que puedes aplicar desde hoy en tu vida:

Detox de refresco: Si es con plomo, es un no-brainer. Quitarte tu adicción al refresco te salvará de un bojote de calorías diarias. Y si es de dieta, pues malo no es que le des un descanso a tu cuerpo de todos esos químicos que tienen cero aporte nutricional. Ve probando tomándote el agua con un poco de limón en el almuerzo, será duro al principio pero la verdad es que el hombre es un animal de costumbre. Luego te darás cuenta que ni siquiera lo extrañas.
Detox de comida rápida: Espero que los que leen esto no tengan el vicio de comer comida rápida semanalmente, pero la verdad es que para muchas personas es parte de su dieta varios días a la semana. La excusa del trabajo y "es que no hay más nada" es la principal. Siempre te puedes llevar la comida de tu casa, y en lo que te tardas en una cola de "comida rápida" bien podrías haber ido a otro lugar así te hubiese tocado caminar unas cuadras. Y si de verdad es que trabajas en la universidad de las hamburguesas y papas fritas, pues pide siempre las opciones menos dañinas: sánduche de pollo sin salsas, ensaladas sin aderezos cremosos. Las papas, pues te las saltas.
Detox de "no hacer ejercicio": a muchos les cuesta, muchos no tienen el tiempo, otro bojote simplemente no quiere. No caigas en ese grupo por favor. Si comprometerte con un régimen de ejercicios de una hora diaria te pesa más que un matrimonio obligado, ve agregándole de a 10 minutos de movimiento a tu vida. Lo puedes hacer mientras ves el programa que quieres ver en la TV esta noche.
Detox de sal: Este es maluco y yo caigo ahí, lo reconozco. Me gusta la comida salada. Antes le echaba un kilombo pero poco a poco me he acostumbrado a usar menos. Trato de comprar la sal baja en sodio para la casa y si uso soya o salsas, que sean las Light. Si este es tu caso, también recuerda tomarlo un día a la vez. Utiliza sazonadores de especias, limón y vinagre para darle otro sabor a la comida. Poco a poco, podrás dejar (un poco) el vicio.
Detox de dulce: Si eres de esos que no puede pasar ni un día sin comerse un dulcito y la idea de quitarlos de tu vida te da más miedo que encontrarte con Freddy Krueger, no temas. No te digo que no vuelvas a comerte algo dulce en tu vida, pero apunta a las elecciones inteligentes: chocolate negro con mas de 72 % de cacao, frutas y hasta gelatina de dieta. Todo está en darle la vuelta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario