jueves, 2 de febrero de 2012

Doctor Jekyll y Mister Hyde

Ok, ya tienes todas tus metas listas (again) y esta vez dices que si, que no hay manera que no lo vayas a lograr. Te inscribes en el gym y hasta te compras unos zapatos nuevos de lo más lindos para verde te lujo en tu outfit de ejercicios. ¡20 puntos!

Pero, llega la tarde, la noche, o la alarma en la mañana te mata. Te sientes cansado y en lo último que piensas es en ir al gimnasio. ¿Y comerte un plato de avena? Ni de broma si lo que te provoca es un pan tostado con queso y dos litros de café con leche. Te pones tu ropa que te queda apretadita (no rica y apretadita, simplemente apretadita) y dices, otra vez, "bueno, el lunes que viene comienzo".

Esto nos ha pasado a todos, ganas tenemos, ya hicimos las metas, pero necesitamos un pelo más de motivación para lograrlas. ¿Y como alcanzar eso? ¿Cómo pasarse ese switch de la comodidad a exigirte un poco más?

Tus metas, tu motivación y tu actitud tienen que estar en la misma línea. Es decir, de nada valen esos zapatos súper ergonómicos para trotar si no sales a la calle. De nada vale gastarse los reales en el gym si no vas. Y por sobretodo las cosas, tienes que pensar en que tu quieres y puedes hacerlo.

Tienes que buscar, hurgar, "jurungar" bien dentro de tu mente ese factor del autosaboteo. Esa voz malvada que te dice "para que vas a hacer ejercicio hoy si puedes hacerlo mañana", "comete la pizza que un pedacito no te va a hacer nada". Ese es nuestro Doctor Jekyll y Mister Hyde. Uno nos dice que si, mientras el otro te echa la partida para atrás. Hyde mata las ganas, los ánimos y se come la motivación.

Cuando atrapes al Mr. Hyde dile que no lo quieres, que no lo necesitas, que se vaya a molestar  a otro. Piensa en esa meta que es única y simplemente para ti. No es sólo bajar una talla. Es ponerte ese pantalón que tienes escondido en el closet porque te da rabia verlo (pero ni de broma quieres regalar), esa que se parece a la sensación que tenías cuando eras chamo y tenías más energía que el conejo de Duracell. Esa meta es sólo tuya y afincándote con todo en ella, puedes mandar a Mr. Hyde a pasear.

Con esa meta no hay "el lunes comienzo". Esa meta es la que quieres empezar a lograr hoy mismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario