lunes, 30 de enero de 2012

La comida y la energía

Este fin de semana fui a una reunión finísima en casa de mi mamá. Se iba a reunir con dos amigas “de su trabajo” (es decir, el último trabajo de oficina que tuvo mi madre, ¡trabajo tiene todos los días!) y por supuesto no me iba a pelar ese guateque.
Después de besos, piropos y abrazos. Magaly, Fabiola y yo empezamos a hablar sobre mis temas favoritos: ejercicios y alimentación. Ellas me preguntaban que qué comía y que no y yo les echaba el cuento de mi rutina. Nos reímos, echamos cuentos y asentimos sobre la importancia de comer bien.

La realidad es que haciendo cuando iba hablando, sacamos la conclusión de que la comida que ingerimos todos los días, más allá de que tenga una función única quema grasa, la comemos para darnos energía y en mi caso, diversión. Para algunos una dieta llena de avena, huevos, pechuga de pollo, batata, brócoli, merey, nueces, manzanas, tomates, batidos de proteína y espinaca suena aburrido. Pero para otros, comer arepas o pasta puede sonar como letargo a mitad de mañana y ganas de comerse un dulce a mitad de la tarde. La comida que elegimos nos da la energía para las cosas que hacemos día a día. Mientras más integral y natural sea, mayor provecho le saca nuestro cuerpo. Y con un régimen de ejercicios adecuado, nos proporciona la “cerecita” de tener un cuerpo más duro, definido y magro. Y mientras veamos con alegría el plato que tenemos al frente, no hay nada que pueda ser aburrido, sin sabor o soso.

Ese sábado comimos tacos, mucho más de las porciones que debería (en mi caso, estas mujeres comieron poquitito) y disfrutamos de unas tortas de postre que estaban más buenas que el carrizo. Porque cuando la alimentación es buena, también vale que te salgas de tu esquema y comas de más, un poco más de dulce u otro pedacito de torta, sin remordimiento ni terror. Mi día libre como cosas que no como todos los días, pero eso no quiere decir que lo que como de lunes a viernes no me guste. Me gusta tanto como la comida del día libre y a veces hasta más.

Hoy empecé mi día con un desayuno de campeones: te verde, avena con cambur y un huevo hervido. Me lo comí después de mi súper sesión de Rip:60 que me dejó con los brazos y los abdominales pidiendo perdón. Pero con esta papa puedo sentarme el resto de la mañana tranquila a trabajar con ánimos, hasta que mi panza me diga que es hora del almuerzo. Seguro que Fabiola y Magaly también desayunaron rico y espero que su día sea igual de fino y productivo. Con alegría y la barriga llena, no hay día que no te sonría.

Foto (De izquierda a derecha) mi mami, Fabiola –sin lentes- Magaly y moi



3 comentarios:

  1. Clemen muy bueno tu comentario e instructivo, de verdad que fue un placer haber compartido contigo, una grata tertulia; aunque no lo comentamos yo también tengo mi rutina de ejercicios de lunes a viernes y es lo que me mantiene; en cuanto a la comida, solo te tomo algunos tips, ya que me gustan mucho los carbohidratos aunque hago lo posible por evitarlos después de las 6:00 pm. Gracias por las fotos y el articulo.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja si se nota que haces tu ejercicio! Los carbs yo los como, pero como otros.
    Y mientras equilibremos las comidas, con los días libres buenísimos, vamos en góndola!
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola Clement....me encantó la tertulia del sábado....hablamos de todo un poquito, comimos rico, nos tomamos fotitos, nos reimos, recordamos y lo mejos nos dijimos muchos piropos jajajja. Realmente estos momentos le dan a la vida un fresquito muy agradable. Gracias por tus comentarios y por supuesto tus recomendaciones alimenticias y de ejercicios, siempre tan bella....Besitos

    ResponderEliminar