miércoles, 30 de noviembre de 2011

Como Popeye

Si hay un alimento bueno, bonito, barato y poderoso, esa es la espinaca. Si estas pendiente de perder peso, mantenerte o estar simplemente más fuerte que Popeye, tienes que incluirla en tu dieta.
Una taza de espinaca te ofrece mas  vitamina K que cualquier otro nutriente (y sin tener que tragarte una pepa). La vitamina K es necesaria para la coagulación correcta de la sangre y para mantener tus huesos ultra duros.
Además es una súper fuente de vitamina A, magnesio y hierro que es un most para mantener los niveles de energía durante el día. Y si no eres comedor de carne roja, seguramente tus nieves pueden estar un poco bajos. Además, necesitas esa energía para poder hacer tus sesiones de jercicio.
En esta hoja verde también puedes encontrar vitamina C, vitamina E, potasio, calcio y fibra dietética. Esto hace que te sientas más lleno cuando lo comes y así no quieres comerte la nevera completa. Es decir, es todo un multivitaminico energético (y seguramente más barato)
Mucha gente se queja que "no le gusta" pero también es porque cuando chiquitos quizás se las daban bien lavadas y te obligaban a comerla sin chistar.  Pero ya eres una persona grande asó que puedes darle una vuelta a la rueda. Juega un poco con ellas: en tortillas, en ensaladas con ajo, aceite de oliva y sal, hasta en dips hechos con yogurt o requesón, para que cuando hagas una reunión ofrezcas un pasapalo sano a tus amigos. Eso si es un regalo ¿no? Eso sí, recuerda lavarla bien porque si las compras en ramo, ¡vienen ultra mugres!
Así que no arrugues la cara y come espinaca.



lunes, 28 de noviembre de 2011

Easy con los abdominales

Todos queremos un abdomen duro, y si tenemos los abdominales marcados, mejor. Quien diga "ah no, a mi me encanta mi lipa tapa cinturón" está mintiendo descaradamente.

El problema es que el desarrollo de los abdominales es una ciencia casi oculta. Mientras hay personas que hacen como 20 mil abdominales en un día (gracias a cuentos tipo "Britney hace 1500 abdominales al día") otros caen por las máquinas mágicas donde haces también, un bojote de abdominales, casi sin sentirlos "y en la comodidad de tu sala".

La fórmula es un poco más sencilla: comida limpia, ejercicio cardiovascular y descanso. La verdad es que los abdominales no se "marcan" porque hagas un maratón de ejercicios rompiéndote el coxis. Para que ellos se vean necesitas primero que nada quemar la grasa que los está ocultando, por eso el cardio y la comida buena.

Sobre el descanso, el rollo es el siguiente: Para que el músculo crezca tiene que descansar. No creas que "dejar crecer" los abdominales es tener una lipa grandísima pero dura. Es que el músculo se desarrolle, y al tener más músculo desarrollado, esté quema más grasa. Si te tocas la barriga (o ves una lámina en Google) te podrás fijar que los abdominales son unos músculos chiquitos y que en realidad los tenemos en tensión gran parte del día. Cuando caminamos, nos paramos, nos sentamos (derechos, claro) y hasta hacemos otros ejercicios, estamos trabajando en cierta medida los abdominales. Si queremos que estos los veamos, no lo debemos "sobreentrenar", ya que esto es la clave para que el músculo no se desarrolle.

Mi consejo es hacer abdominales máximo tres veces a la semana. Y que no pasen de 15 minutos tus sesiones. Busca varios ejercicios distintos y arma tu rutina, no es que vas a hacer 15 minutos de crunches en el suelo. Trata de hacer ejercicios que muevan tu "core" o centro de manera completa (como las elevaciones de pierna, y los planks) y por sobretodo, no te vuelvas loco, no compres máquinas que seguramente quedaran como tendederos de ropa en tu cuarto.




viernes, 25 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Galletas de avena y chocolate negro

Para que maten los monchis de dulce, nada mejor que unas buenas galletas de avena con chocolate, ¿verdad?

1 taza de avena en hojuelas
1 scoop de proteína de vainilla
1 scoop de clara de huevo
1 cucharada de miel
2 onzas de chocolate picado, al 72 o 73 por ciento de cacao
1/2 manzana roja rayada
1/4 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de polvo para hornear
Un toque de canela
Un toque de extracto de vainilla

La preparación es casi apresto de 1er grado. Pones todos los ingredientes secos primero (la avena, scoop de proteína, el chocolate picado, sal, canela y polvo para hornear), luego la manzana, la clara de huevo, y el extracto de vainilla
Te va a quedar una masa con un aspecto más sospechoso que chino con afro. Pero no le pares. En una bandeja de esas que no se les pega los dulces o empanizada con un toquecito de mantequilla y harina, colocas ocho bolitas de tu masa sospechosa. Metes al horno que este precalentado mientras tú estabas haciendo tu masa. Dejas cocinar por 25 a 30 minutos a 180 grados y te quedan unas tortas doradas de avena con chocolate oscuro.
ESto da para 8 porciones pero como es sabrosísimo seguro te vas a querer comer más de una.

Feliz fin de semana



jueves, 24 de noviembre de 2011

Comienzan las fiestas

Llegan las "fiestas" y efectivamente, llegan los kilos de más. En EEUU empieza formalmente con el día de acción de gracias y para los latinos, especialmente los venezolanos, diciembre empieza en noviembre y cuidado y no empezó en octubre. Los tres últimos meses del año se vuelven un "vale todo" y todos los esfuerzos que se hicieron durante el año, se van por el caño. Tenemos esa mentalidad de niñito chiquito de "si me quedo dormido pierdo" y queremos aprovechar todo pensando que más nunca en la vida vamos a volver a hacerlo. Y eso aplica de manera especial con la comida grasosa y el alcohol. No le decimos que no a una fiesta, a un pan de jamón, a unos traguitos después del trabajo, porque total "es diciembre" y "quien hace dieta en diciembre".
Ahí es dónde surge entonces la pregunta si todavía comer de manera sana te parece "hacer dieta". Si la respuesta es si, ya perdiste. ¿Por que? Porque la idea es que comas bien no sólo porque quieres verte más delgado, sino porque quieres vivir mejor. Un cuerpo con grasa de más es un cuerpo cansado, con grasa que no solo aprieta los pantalones, sino tus órganos. Miren esta foto de una radiografía de una persona de 113 Kg (250 libras) y una de 54 Kg (120 libras).
Yo no digo que no te des gustos, pero la idea de diciembre no puede ser una bacanal donde ganes kilos que perdiste en el año, donde le hagas literalmente daño a tu salud. Estos días voy a poner tips e ideas para que diciembre no sea una pérdida completa, sino para que disfrutes pero no te caigas del otro lado del caballo. Tu solamente tienes el poder para hacerlo.


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Comer y perder

Estas palabras juntas parecen no tener sentido. Nos hemos acostumbrado a pensar que para perder peso, tenemos que pasar hambre, limitar nuestras calorías, y básicamente pasarlo mal. Comer mucho es simplemente lo contrario, es engordar, acumular grasa y sentirnos "llenitos" (no solo de barriguita, sino en los pantalones también)
La verdad es que pasar hambre simplemente no sirve. Muchos piensan que se quitan la cena y mágicamente los pantalones vuelven a quedar como debe ser, pero la pérdida de peso que se "siente" cuando dejamos de comer, se debe en su mayor parte a deshidratación, es decir falta de agua en tu cuerpo. Una vez que vuelves a ingerir comida sólida, tu cuerpo la absorbe como camello en un oasis.  Y en la mayoría de los casos, el dejar de comer o privarnos algo radicalmente, nos va a llevar a atragantarnos unos días más tarde.
Por eso es tan importante aprender a comer. Saber que lo que nos llevamos a la boca es fundamental para que nuestro cuerpo funcione de manera eficiente, y que si puede ser sabrosa. Hay que quitarse la idea que la comida sana es mala y aburrida y que la cómoda grasosa o chatarra es la única que es sabrosa. Para mantener tu metabolismo completamente encendido lo ideal es hacer de 5 a 6 comidas, compuestas por carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas buenas. Y por supuesto, acompañarlo de un buen programa de ejercicio. Y si, tiene que implicar un esfuerzo. Si tu idea de ejercicio es caminar cinco minutos al día, el camino se te hará un poco más difícil de lo que crees.
Lo importante es que pienses que si quieres perder, tienes que comer. No pases hambre, distribuye tus comidas y planifica. Es sólo cuestión de proponérselo y verás que si puedes.


martes, 22 de noviembre de 2011

Comida como droga

Las drogas no son lo único que causa adicción. Aunque para muchos suene exagerado, la comida, y especialmente la más mala, también puede causar esa sensación de "no puedo dejarla" que causan drogas y alcohol. Pero esto no es excusa para que las tengamos que incluir en nuestra dieta: como el alcohol puede dañar el hígado y el cigarro los pulmones, la comida chatarra puede dañar tu cuerpo. Hay un alto porcentaje de personas con "hígado graso" (la acumulación de grasa en la célula hepática), un cúmulo anormal de triglicéridos, debido a una dieta ineficiente.
La comida chatarra y los dulces crean adicción en muchos, pero no es igual para todos. Mientras unos mueren por unas papas, otros no se resisten al sabor del chocolate o los dulces. Aquí te dejo cuáles son las comidas que más causan adicción:
Los carbohidratos simples: aumentan la insulina lo que genera una disminución de azúcar en la sangre. Resultado, al ratico necesitamos más para poder subir los niveles y tengas más energía.
El chocolate: Tiene estimulantes como la cafeína y la teobromina. Es una de las adicciones número uno y las mujeres nos encanta como droga de elección para los embates hormonales.
Comida chatarra: (grasa + carbohidratos simples) Según el Instituto de Investigación The Scripps la comida rápida es tan adictiva como las drogas.
el queso: Aunque es salado, tiene un ingrediente que encontramos en el chocolate, la fenoletilamina. Las fuerzas de voluntad más acérrimas se derriten literalmente frente a este compuesto.

Yo opino que uno debe comer de todo, pero no en exceso y que la ingesta de ciertos alimentos tiene que ver directamente con tus metas: si estas perdiendo peso, tienes que controlarte más que aquel que anda en mantenimiento. Pero si tu problema es la adicción, no te puedes controlar con un "pedacito" y cualquiera de estos compuestos crean en ti un comportamiento compulsivo, es mejor alejarlos completamente. En esta aplica: ojos que no ven, corazón (barriguita) que no siente.




lunes, 21 de noviembre de 2011

Fin de semana sin volverse loco


Más de uno que anda en el proceso de perder peso le pasa esto: Se porta finísimo en la semana, pero llega el fin y todo se va al carrizo. Ya habíamos hablado que muchas veces el relax del fin, hace que nos "relajemos" un poco de más en nuestra dieta.
Yo soy fiel creyente que debemos tener días libres, comer grasas malas, azúcares y harinas refinadas para darle al cuerpo no sólo un descanso mental de pensar un poco sobre lo que nos llevamos a la boca, sino para que el metabolismo también haga un pelo de "qué es esto" , lo usemos y no suframos del síndrome miss: después de meses a punta de atún y lechuga, sólo nombrar una arepa las hace engordar.
Pero tampoco la cosa tiene que ser un Epic Meal que ponga tu cuerpo a pasar trabajo por una semana tratando de sacar todas cosas que le metiste, acumulando grasa porque todo exceso se vuelve reserva. Más cuando tu objetivo es perder peso. Si este es tu caso, trata de seguir estos puntos que te doy para que tus jeans te sigan quedando el lunes sin mucho esfuerzo.
Comparte el postre: Cómete tu helado pero compártelo con tu cuchi-cuchi o tus hijos. Otra buena opción es comprar los dulces en versiones Jr (para chamos)
Empieza el desayuno con un ¡bang!: Come sano para que tu cuerpo agarre los nutrientes necesarios, y después de relajas. Si lo que quieres es el desayuno tapa arterias, por lo menos en el almuerzo o cena no te vuelvas tan loco.
Ten siempre a la mano frutos secos y frutas: Si tienes unas ganas de monchar horribles, cómete unas almendras y una manzana. Deja lo de "pórtate mal" para una de las comidas, no para todo el día.
Limita tu alcohol: Bebe y disfruta, pero con moderación. Esto no es recomendable sólo para la perdida de peso, sino para tu cuerpo en general. Alterna tus bebidas con vasos de agua y te sentirás mejor, no sólo en la noche, también al día siguiente.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Pizza de hongos, cebolla y espinaca

En este “Viernes de aroma” te paso una receta de una pizza súper Light, tan sabrosa que vas a creer que hay gato encerrado. Todo el sabor divino sin remordimiento, arterias tapadas ni manos grasulentadas.
1 pita integral grande
1/4 de taza de salsa de tomate natural
1/2 taza de espinaca, lavada y picada
1/4 de cebolla morada
2/3 de taza de requesón o ricota
2/3 de taza de honguitos
4 rebanadas de jamón de pavo picaditas
1 cucharada de aceite de oliva
Calienta el horno y mete el pan pita. No dejes que se queme sino que se caliente un poquito.
Sácala del horno y echa la salsa de tomate, la espinaca, los hongos, la cebolla y el jamón. Ponle encima la ricota o requesón. Es importante que compres el que no es cremoso, sino el que tiene textura más granulada. Ponle el aceite de oliva, sal y pimienta y vuelve a meter al horno.
Déjalo cocinar hasta que veas el queso mas derretido (por su textura no es un queso que se derrita completamente porque no es grasoso) así que tienes que estar pila.
Deja que se enfríe y luego siéntate a disfrutar 
¡Feliz fin de semana a todos!
Foto y receta tomada de http://www.fitnessmagazine.com/recipes/quick-recipes/dinner/fat-fighting-meals-7-flat-belly-dinner-recipes/?page=4

jueves, 17 de noviembre de 2011

Gym en tu casa

Hay muchas personas que no le gustan los gimnasios. Sea por falta de tiempo, porque no tienen ninguno cerca o porque el ambiente les parece "fu", hacer ejercicio en esos espacios es algo que no está en sus planes.
Yo entiendo eso porque no soy de ir a gimnasios. Me encanta hacer ejercicio en mi casa con mi franela ruñía mientras escucho mi música o veo la repetición número 9000 de la primera temporada de ER. Mi razón es más que todo el tiempo, porque hago ejercicio súper temprano en la mañana. Si tuviese un horario más holgado, quizás me inscribiría en un gym para disfrutar de los aparatos, clases e instalaciones. Además, la mayoría tiene profesores súper calificados para ponerte a sudar como si no hubiese un mañana, así que es una experiencia que vale la pena.
Sea cual sea tu opción, igual tienes que hacer ejercicio. El no ir a un gym no es excusa para no hacer nada. Desde caminar, subir escaleras, hacer planchas o sentadillas. Tú nómbralo. Siempre hay algo que puedes hacer.
Si bien quieres ponerte en los papeles con lo de hacer ejercicio en casa, debes hacer una pequeña inversión para que esto funcione. Y si te parece que no debes gastar plata en eso, piensa en las comidas rápidas que no debes comerte o esos zapatos que no necesitas este mes y de ahí sacas presupuesto.
Estas son las herramientas básicas para hacer de tu casa un gym
Videos de ejercicio: Si te gustan las clases guiadas esto es lo tuyo. Te vas a sentir en una clase sin la vergüenza de pelarte en los pasos. Lo ideal es tener más de uno para no cansarse de ver a la gente con la misma ropa y escuchar los mismos comentarios.
Set de pesas: No tienes que tener un multifuerza completo, pero unas mancuernas con pesos intercambiables es lo ideal. Así puedes ir aumentando la carga a medida que te hagas más fuerte.
Ligas de resistencia: Funcionan como las pesas y para gente que tiene dolores de espalda, hacen menos presión en las vértebras.
Una bicicleta estática, caminadora o elíptica: Quizás te parece un aparatón grandísimo pero es una súper inversión. No hay excusa de "es que está lloviendo", "hoy no quiero salir de la casa". Eso sí, evita hacer de esto un tendedero.
Yoga mat o colchoneta: Yo prefiero la segunda sobretodo para hacer abdominales. Te da un mínimo de amortiguación entre tú cuerpo y el suelo y evita que se te resbalen los pies cuando hagas posiciones difíciles.

Espacio la verdad es que nadie tiene en la casa, así que hay que hacerlo. Mueve algo por acá, otra cosa por allá. Mete las cositas en una caja  y quizás te toque mover muebles y volverlos a poner en su posición original para poder hacer ejercicio. Es un fastidio, claro que sí, pero funciona.


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Gripe y ejercicio

Tengo un gripón de esos rompehuesos. De los que te quita el hambre, te duelen los ojos y no tienes fuerza ni para mentar la madre. Literalmente. Y que se me quite el hambre a mi es algo semi milagroso, se los digo.

El domingo sentí una picazón en la garganta y un malestar, pero nada en particular. De hecho, el lunes en la mañana hice ejercicio y me sentí bien. Pero después de las 11 AM todo se fue en picada. Malísimo. Tanto que ayer cumplió años mi esposito y el regalo se lo forré bien mal. Es así.

Entonces ahí surge una interrogante que muchos se hacen: ¿Gripe y ejercicios es un no-no?

Para mí, si es un malestar (algo de dolor de garganta, quizás un estornudo y ya) todavía puedes ejercitar. Pero si tu cuerpo decae, tienes que dejar que descanse. Las energías tienes que usarlas para recuperarte. Además que es una falta de toda etiqueta social que vayas al gimnasio siendo un foco infeccioso pasándole tu malestar a quien te salude.

Deja que tu cuerpo se recupere, trata de comer y sobretodo mantenerte súper hidratado. Cuando se te pase todo, regresas con todo y listo.

Si quieren leer más sobre el tema, les recomiendo este artículo donde habla de los beneficios del ejercicio en tu sistema inmunológico y otros detalles más.



lunes, 14 de noviembre de 2011

Strong is the new skinny *

Ayer vi Devils Wears Prada como por 15va vez al mejor estilo Cine Millonario de domingo. No soy una fashion addict aunque debo admitir que la misma atracción que sienten muchas por stilettos y skinny jeans yo la siento por zapatos de goma, pantalones cargo y franelas. En el fondo todas somos medio iguales, pero nos distinguimos por el empaque.
En una escena Anne Hathaway le dice Emily Blunt (la otra asistente de la temida Miranda Priestly interpretada por Meryl Streep) que se veía flaquísima. Esta le responde "gracias" y mas tarde agrega que esta a "una diarrea de su peso ideal".
Justamente la semana pasada Adriana Lima, modelo de Victoria Secret reveló su dieta pre desfile: nueve días de líquidos y dos últimos días donde ni agua tomaba. Luego vuelve a su "dieta normal".
Quise escribir sobre esto porque lamentablemente, en un mundo donde tenemos que ser súper mujeres, trabajar, estudiar, atender a la familia, arreglar la casa, somos jefas, esposas, novias amigas y la madrina del equipo, se nos sigue inculcando que estar flaco chupao es lo in. Hemos avanzado en tratamientos médicos, comunicaciones inmediatas, dispositivos electrónicos que parecen ser sacados de Volver al Futuro. Pero en el peso no avanzamos. El mensaje nunca es: saca músculo, que te hará más fuerte, soportarás de mejor manera el día con una dieta balanceada y claro, además la ropa te quedará finísima. No. El mensaje sigue siendo: Tienes que estar flaca con look de medio muerta. Como otra frase de DWP**: La talla CERO es la nueva dos.
¿Qué mujer es talla 0 y mide 170 cm? ¿Qué mujer puede soportar un día tomando sólo agua? Todo esto porque nunca ponen lo que queda detrás de eso: enfermedades, osteoporosis y un humor de perros.
Al menos mi mensaje siempre va a ser el mismo: consigue tu peso ideal, come sano para que seas una "sexy killer machine", disfruta de la vida sin volverte loco y sácate la chicha en tus ejercicios, no para desaparecerte, sino para volverte más fuerte.
Para mi "strong is the new skinny".

*Frase y foto de la modelo Jennifer Nicole Lee, Fitness Expert. http://www.jennifernicoleleeblog.com/
**DWP por Devil Wears Prada. Si no han visto la película, no se preocupen que seguro el domingo que viene la repiten.


viernes, 11 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Huevos Poché con espinaca


No me metí a gourmet. Esta es simplemente otra forma de hacer los huevos de manera sabrosa, y con el toque poderoso de la espinaca.
Ingredientes:
2 tazas de espinaca fresca
2 huevos enteros
1 pan de pita integral (De los gorditos)
Sal y pimienta al gusto
Agrega 1/4 de taza de agua a una sartén chiquita a calor medio.  Agrega la espinaca, ábrele los huevos encima y tápalos por cinco minutos, o hasta que no se vea transparente la clara del huevo. Si tienes una tapita transparente, mucho mejor.
Mientras eso se está cocinando, ve tostando tu pan de pita. Yo lo abro y me quedan dos mitades, si es de los finitos, pues calientas dos.
Cuando esté tostadito, pones la mitad del "huevo con espinaca" en una de las pitas y el otro en la otra. Adereza con poco de sal y pimienta y ¡a comer!
Mucha gente le pone un toque de vinagre al agua antes de cocinarlo, eso queda a tu gusto. La idea es que la clara de huevo se cocine pero no cocine completamente la yema. Queda como un huevo frito pero más sabroso y súper sano.

jueves, 10 de noviembre de 2011

¿Por qué estamos gordos?

El sobrepeso, si no tiene una razón médica definida, tiene un claro culpable: comemos demás. Eso está claro, pero la pregunta es ¿por qué pasa eso?
En realidad en esas ansias que tenemos de ciertos alimentos, se ocultan razones. Nada de cosas esotéricas, sino problemas o preocupaciones a los cuales no les hemos dado solución.
El tiempo es la excusa de muchos para no comer sano. Pero ¿es en realidad eso? Si tenemos tiempo de comprar comida rápida, ¿por qué no vamos a tener tiempo de hacernos una cena decente? La verdad es que podemos gastar la misma cantidad de minutos en una cola de automac que en un automercado comprando pechugas de pollo, dos batatas y lechuga. Y muchas de estas comidas ya vienen hasta pre-empacadas para facilitar su consumo. La respuesta lamentablemente es que queremos la comida rápida antes de la saludable. Nos pone en esa zona de confort y felicidad inducida por la grasa y carbohidratos simples (Que vale decir, se va rapiditido también)
O quizás tienes otras carencias que no quieres asumir. No te fue bien en el trabajo, tienes problemas en tu relación de pareja, o no tienes ninguna, tienes un familiar enfermo, no te sientes feliz con tu vida. El estrés del día a día te da dolor de cabeza y te pone de mal humor y quieres, otra vez, esa felicidad momentánea de las papas fritas, o la masa con queso, o el dulce.
Y entonces, engordamos. Es así. No queremos ponernos metas porque necesitamos el "cariño" que nos da la comida. Y ahí juega nuestro punto de vista sobre las cosas: mientras sigamos viendo la comida sana (y el ejercicio) como un sufrimiento y no como algo bueno, no podremos avanzar.
Hoy tómate unos minutos y piensa en lo que quieres y lo que necesitas. Si quieres cambiar tu vida, sólo tú puedes tomar las riendas de ese carro. Verifica que es lo que te molesta, revísate. Es triste pero pocas veces hacemos eso, porque nos da miedo ver cual es la respuesta. Pero recuerda siempre: si quieres, si puedes.




miércoles, 9 de noviembre de 2011

No te anotes el gol en contra

Puedes tener las mejores intenciones del mundo, pero a veces, actuamos anotándonos el gol en contra. A mi me parece que comer sano no es sinónimo de aburrido, si eres un poco imaginativo.  Lo que hay estar pilas es cuando esa "imaginación" significa un bojote de calorías de más o que simplemente nos negamos a salir de nuestra zona de confort porque "es que así es que me gusta la comida".
Si de verdad estas pendiente de tu peso, ojo con estos errores que pueden hacer que tu régimen lo haya escrito Ronald McDonals:
Tus vegetales están sumergidos en grasa: Finísimo que comas ensalada, pero si tu idea es comerla con salsa ranchera, "ensalada césar" o aderezos con mayonesa, la cosa no funciona. Prueba con aderezos de limón, aceite de oliva, vinagre balsámico, sal y pimienta.
Te gustan las batatas, pero fritas: No hay mucho que explicar, sumergir cualquier alimento en un charco de aceite, no es bueno. No creas que se queda solo en "la parte de afuera", pues el alimento va a absorber todo. Las papas, batatas y demás, por lo tradicional: horneadas o hervidas.
Bañas todo en aceite de oliva: Si, el aceite de oliva es una grasa buena, pero recuerda, es una grasa. Por esto es más denso y tiene más calorías (un gramo de carbohidratos o de proteína tiene 4 calorías, uno de grasa tiene 9!) Así que mantente en las porciones correctas y cuando lo uses para cocinar, sólo una gotita y espárcelo con una servilleta en la superficie.
Tu café tiene tantas calorías como una dona: Amo el café con leche.  Muchas personas también. Pero si tu "cafecito" está hecho con leche regular (como los de panadería) azúcar, crema, un toquecito de chocolate, y vaya usted a saber, estas listo. Y café de máquina en la calle tiene todo esto. Si vas a tomar café tienes que irte por lo más básico: con un poco de leche descremada, con edulcorante, una cucharadita (De te) de miel o lo que utilices para darle sabor.

Aunque suena lógico muchas veces pensamos que estamos comiendo "sano" y no vemos las calorías escondidas en los aderezos ni formas de preparación. Asi que abre más los ojos, y no te dejes engañar (o autoengañar pues).



martes, 8 de noviembre de 2011

A las frutas, con cariño

En los 80 la gente le huía a las grasas, en los 90 se pusieron de moda las dietas bajas en carbohidratos. Este siglo el nuevo malvado es el azúcar. Sin caer en extremos, todas esas modas tenían su "razón", y con el azúcar que encontramos ahora casi que en la sal refinada, la incidencia de diabetes 2 y obesidad hasta en niños, no wonder porque hay que temerle tanto.
Pero la verdad es que no hay que caer en los extremos. Muchas personas ahora le huyen hasta las frutas por su cantidad de azúcar (fructuosa) y la cosa no tiene porque ser así. Las frutas son importantes en nuestra dieta porque aportan fibra, vitaminas, y otros nutrientes que no los encontramos en diversos alimentos. Además, ¡son sabrosísimas! Lo que si es cierto es que el exceso de fructuosa se acumula como grasa (usamos lo que necesitamos y el resto lo guardamos para "mas tarde") y esa grasa se convierte en triglicéridos, que no un "dis is not gut" en tu sangre. Por eso debemos "limitar" un poco su consumo.
Lo perfecto es comer de una a dos porciones al día de este "dulce de la naturaleza"
Pero si tu objetivo es ponerte rayado y/o perder un bojote de kilos, hay algunas frutas que te pueden ayudar en el camino como otras que puedes decir "paso", al menos por un tiempo.
Por ejemplo, las frutas secas tienen concentrada el azúcar, además que es más fácil comerte mas de la porción que te corresponde al día.
Las frutas que son un éxito cuando estas cuidando o tratando de perder peso son:
Toronjas: Ayudan a metabolizar y a quemar grasas.
Fresas, moras, frambuesas: Llenas de fibra, índice glicémico bajo y pocas calorías
Manzanas: Pura fibra! Además de la vitamina B, fósforo y potasio
Naranjas: Estas son la representación de la vitamina C, pero también aportan un poco de vitamina A. Recuerda que es mejor comerla que tomarla en jugo.
La clave de todo esta en una palabra que suena a mamá de uno, pero como que algo saben esas señoras: ¡moderación!



lunes, 7 de noviembre de 2011

Combate los antojos

Muchas veces la semana la empezamos con remordimientos. Comimos o bebimos de más y el ejercicio más grande que hicimos fue levantar el tenedor y el cuchillo. Con el relax que trae el fin de semana, muchos de nuestros objetivos. Esto también pasa porque no podemos controlar nuestros impulsos y nos vencemos a la tentación.

La próxima vez que sientas que tu mano dirigiéndose a la nevera es más rápida que tu vista, prueba estas tácticas para no vencerte ante las tentaciones:

Medita: No es que te tienes que volver un yogi, pero tómate unos segundos, respira y piensa en la naturaleza de tus antojos. No los ignores, analiza con calma de donde vienen y date cuenta si en realidad no son más que eso, un antojo y no hambre.
Párate: Especialmente si te estás muriendo por un chocolate. Camina así sea por tu sala 10 a 15 minutos. Liberaras un poco de endorfinas que te harán sentir igual de bien que ese chocolate, sin las calorías.
Haz abdominales, planchas o sentadillas durante los comerciales: en vez de atacar tu stach de dulces, muévete. No sólo estarás venciendo tus antojos, sino que además, estarás incorporando un poco más de ejercicio a tu día.
Cómete una galletita, no el paquete completo: Si ya probaste todo e igual todavía quieres comerte esas galletas, torta, chocolate (Coloca aquí el antojo de tu elección), cómelo, pero sólo un pedazo o una porción pequeña. Piensa que ya satisficiste tu antojo y que no tienes que volver a comer cada tres minutos cuando vuelvan a aparecer. Tómate un vaso grandote de agua y espera a hacer tu comida rica y saludable.



viernes, 4 de noviembre de 2011

Viernes de aroma: Smoothie de cambur, fresa y linaza

Como esta semana les escribí sobre los ejercicios que son perfectos para cuidar tu corazoncito, te doy una receta fácil y divertida que nutre tus músculos y "le pone aceite" a tu corazón.

Ingredientes:
1/2 cambur
1/2 taza de fresas (de las congeladas es un éxito porque no le tienes que echar hielo)
1 taza de leche descremada o de soya
2 cucharadas de linaza molida
1 scoop de proteína de vainilla
Hielo al gusto

No hay mucho que pensar, metes todos los ingredientes en la licuadora, luego de un ratito lo sirves en un vaso y  ¡Voilà!

Las frutas le dan un sabor fresquito y la linaza un toquecito almendrado que es un éxito.

Perfectísimo para después de una sesión de ejercicio donde te diste con todo.
Cúidense y feliz fin de semana.



miércoles, 2 de noviembre de 2011

Múevete para un corazón sano

Siempre lo digo, la cosa no es sólo el físico ni estar mostrando los abdominales marcados por ahí. Uno de los beneficios fundamentales del ejercicio es lo que hace por nuestra salud. Que nos veamos finísimos es un valor agregado (y vaya que se disfruta). Aquí les dejo los mejores ejercicios para la máquina fundamental de nuestro organismo: el corazón.
Caminar: Es el numero uno porque es casi todos lo podemos hacer, barato y fácil de meter en el horario hasta de la persona más ocupada. Sobre este punto la idea es que busques la manera de hacerlo durante el día: ve al mercado a pie, estaciónate lejos de donde vayas, usa el carro lo menos posible.
Subir escaleras: También, otro de los baratos, fáciles y que casi todos tenemos la oportunidad de hacer en algún momento del día. La premisa tiene que ser esta: olvídate que el ascensor existe y échale pierna, literalmente.
Montar bicicleta: No tienes que ser Daniel Dehrs para disfrutar de un paseo en bici. Yo prefiero una zona diseñada para eso como los parques o algunas avenidas de la ciudad los fines de semana (porque me dan demasiado miedo los carros!). Pero sea como sea tu estilo, montar bicicleta es un magnifico ejercicio para tu corazón.
Nadar: Este ejercicio no es sólo magnifico para tu corazón sino para el resto del cuerpo por la cantidad de músculos que usas al hacerlo. Además, para aquellas personas que le duelen las articulaciones (Sea por una enfermedad o sobrepeso), representa un ejercicio aeróbico perfecto con poco impacto.
La elíptica: Esta máquina que muchos tienen en su casa como guindadero de ropa es perfecta para ejercitar el cuerpo completo y poner tu corazón al 100 %. Estas trabajando simultáneamente la parte de arriba como la de abajo y minimiza el impacto de ejercicios como correr o la bicicleta.
Bailar: Sea zumba, merengue, salsa extrema, lo que sea. El baile es un ejercicio de acondicionamiento muscular y cardiovascular que muchos disfrutan. Por ser una actividad casi recreativa, muchos no se dan cuenta del esfuerzo que hacen, así que es perfecto para aquellos que no les gusta seguir una rutina muy rígida en una clase o que encuentran las maquinas cardiovasculares aburridas. Baila y desgasta esas suelas.
Wi Fit: Si tienes chamos, esta es una buena opción. En mi época teníamos Atari e Intelevision y era un poco difícil ponernos en forma con Space Invaders o Pitfall. Pero las nuevas consolas de video tienen infinidad de juegos y controles hechos para que puedas ejercitarte en casa como en un gym. Cuando tus chamos se volteen, apodérate de los controles y a sudar.



martes, 1 de noviembre de 2011

Ejercitar hasta vomitar

Mi amigo Juancho se inició en el mundo de Insanity, lo que es para mi by far, los videos de ejercicio más intensos que he hecho en mi vida. Y soy sincera, he hecho algunas rondas (varias semanas haciendo los videos) y de igual forma nunca hago las rutinas 100 % completas. Es duro como el infierno. Pero divertido como un parque de diversiones.
A Juancho, al igual que en un parque de diversiones, se le "revolvió" el estómago haciendo su primer video. Después de haber nombrado a la madre de Shaun T, el entrenador de Insanity, de muy mala manera, me preguntó  por qué pasaba eso. Por qué después de una sesión de ejercicio súper intensa, se nos revuelve el estomago o vomitamos. Si, el ejercicio intenso puede hacerte vomitar.
Esta reacción tiene que ver con el flujo de sangre en el cuerpo. Durante el ejercicio nuestro flujo de sangre cambia, por acción del sistema nervioso simpático, la sangre es redirigida de los lugares que no son esenciales para ser bombeada hacia aquellas áreas donde se está realizando la acción. Normalmente es del 15 al 20 por ciento del bombeo se re-dirige a las distintas áreas del cuerpo pero cuando el ejercicio es súper súper intenso, los músculos reciben hasta el 85 % del bombeo del corazón. Mientras se realiza este cambio en nuestro cuerpo, hay áreas que quedan levemente desatendidas, como los riñones, hígado, estómago e intestinos, lo que hace que nos de nauseas durante el ejercicio intenso. Además, las células rojas que cargan el oxigeno a todo el cuerpo, se redirigen en mayor forma hacia los músculos que estas trabajando, lo que hace que nos mareemos un poco.
Esto no es peligroso, simplemente es una manera que tiene nuestro cuerpo de redirigir las energías. Así que no vayan a tomar esto como excusa para no fajarse haciendo ejercicios.
Una manera de evitar esto es no hacer una comida pesada antes del ejercicio. Por qué? Por la misma razón de la distribución de sangre: cuando comemos, nuestro fuljo sanguíneo se dirige en mayor parte a nuestro sistema digestivo. Si a esto le sumamos ejercicio intenso y la necesidad de redirigir la sangre, la tortilla se puede complicar.
Y por supuesto, si llegas a vomitar, que carrizo, toma agua, bastante agua y piensa que mañana tienes otra oportunidad para mentarle la madre al entrenador de Insanity.