miércoles, 31 de agosto de 2011

Vivan aquí, ahora, YA!

Sólo quiero que vean esta foto, lean y piensen en la vida que se merecen. Para mí, estar sano, hacer ejercicio, comer fino y disfrutar cada día es parte de eso. Trato de vivir un poco de mi pasión y compartirla todos los días y eso me da más ganas de levantarme de la cama y empezar la jornada con una sonrisa en la cara (no todo el tiempo, pero se hace el esfuerzo).
Aunque me falta tachar muchas cosas de las que salen ahí, voy por buen camino. Porque esta es mi vida y la vivo y la disfruto aquí y ahora. Hago lo que me gusta todos los días, y me paro frente a lo que no me gusta sin caerme en el camino.
Para muchos mi vida puede ser galla, aburrida, o simplemente no le encuentran sentido. Pero la verdad que es cada vez se parece mas a vida que siempre he soñado. Y por eso puedo hacer bailecitos de alegría sin motivo alguno, porque estoy viva y soy feliz.
Y de verdad deseo que sean felices y plenos TODOS!

Ps: No es pavosería. Es que hoy estoy cumpliendo 36 años y mi esposo me mando esa foto ayer, y me regaló un bojote de cremas antiarrugas hoy. No se si era una indirecta pero well done Mr Erick



martes, 30 de agosto de 2011

Tips de ganadoras


Hace unas semanas empezó la temporada no-se-que-numero de The Biggest Loser aquí. A mi me encanta ver como la gente sufre, llora, se queja más que un camión de cochino pero al final se dan cuenta que es un camino largo y tortuoso para poder ponerse en forma otra vez (nadie nace con 50 Kg. de sobrepeso, eso se lo regala uno mismo). Esa temporada es vieja pero igual, para mi el sufrimiento es nuevo.
Justamente ayer me llegó este artículo finísimo sobre los tips de una unas ganadoras de The Biggest Loser (no es la temporada que están pasando aquí, así que no hay spoilert alert). Es fino ver lo que no sale en pantalla y como estas chicas -porque son una pareja de hermanas que entre las dos perdieron 112 kilos - tomaron como inspiración para poder llevar a cabo su cambio.
Piensa que te mereces estar en forma: Una de las hermanas que pesaba un camión más de lo que ven en la foto, se dijo un día "yo me merezco más de lo que me he dado hasta ahora, me merezco ser feliz...Cuando llegue a mi meta de perder 60 kg me sentí orgullosa de mi misma por primera vez en 15 años. Ahora me siento segura, no sólo por mi cuerpo, sino por lo que soy internamente".
No ser tan duro con uno: Si uno trata de ser perfecto todo el tiempo, es más normal que vengan las frustraciones al no conseguir las cosas justo como soñabas. Una de las estrategias de estas chicas fue ponerse metas chiquitas. Es decir, ve un día a la vez: Céntrate en hacer tu sesión completa, no pienses en la de mañana, etc.
No tienes que vivir metido en el gym: Ok, la gente en el mundo real no está en una granja con un súper gym haciendo 6 horas de ejercicios al día. Estas muchachas se fueron por el lado de hacer alguna clase o actividad súper intensa que equivale a lo que necesitan hacer por el día. Con una hora de ejercicio diario, si lo haces con todo, estas listo.
Come: Eso de no comer es un NO-NO cuando hablamos de dietas. Empieza con un buen desayuno, y ve haciendo tus meriendas y comidas durante el día. Según estas ganadoras, eso de comerte una comidota, pasar el resto del día pasando hambre para luego comerte otra comidota, quedo en el pasado. Comidas y meriendas es lo que manda. Ah y comer bastante fibra para mantenerse satisfechas y no salir corriendo a agarrar un pedazo de pizza.
Escribe: Esto se los digo a mis traniees y es un método que no falla: Llevar un diario con lo que comes cuando estas perdiendo peso, te hace ver en que andas bien y en que la estas poniendo...Y para estas chicas también fue un súper método para mantenerse motivadas. Si eres sincero/a, tu "diario" puede ser tu mejor aliado.



lunes, 29 de agosto de 2011

Supergood!


Ayer se entregaron los premios MTV, y de verdad me di cuenta que ando vieja porque sólo reconocí a Bryan May, a Foo Fighters, a Britney y a Lady Gaga, mas por saturación que por gusto pues. No tenía ni idea de la música nominada, quienes entregaban los premios, etc., etc., etc. Oficialmente, ese barco ya salió.
Pero entre las cosas que sí me llamaron la atención (de manera positiva porque si empiezo a hablar de lo que me horrorizó no termino hoy) fue cuando Jonah Hill salió a dar un premio (mejor canción Pop, junto a una tipa vestida con el mismo estilista de Bjork). El que fue el “gordito” de Superbad, Bring him to the Greek entre otras películas, ¡se rebajó 14 kilos! Ya no es más el gordito cómico de las películas, es el cómico de las películas sin doble adjetivo. 
Jonah antes

Jonah se puso en forma para su próximo papel en la película 21 Jump Street (de aquella serie donde salía un adolescente Jhonny Deep) y de verdad que se ve de lo mejor. A mi me da mucha risa el, así que estoy segura que con los kilos no se fue su talento.
Y como aprendizaje, la motivación la tenemos todos dentro, puede ser una ida a la playa, la ropa que dejaste de usar o un papel en una película si eres un actor de Hollywood pues, hay que echarle y afrontar el reto.
Jonah después



Fotos tomadas de
  





viernes, 26 de agosto de 2011

Viernes de aroma: Pollo con manzanas y batata

Si, soy una pegada pues, pero ¿cómo no comer estas delicias todo el tiempo? A quien no le guste el pollo y la batata, no quiere a su mamá (mentira).
Esta es como una versión de unos pinchos de pollo que puse hace tiempo, pero para hacerlos rápidamente en la comodidad de tu cocina.

Ingredientes:
2 pechugas de pollo grandes en cubitos
2 cucharadas de aceite de oliva
1 batata grande, pelada cortada en cubitos
1 cebolla media cortadita
½ pimentón rojo cortadito en pedazos
2 manzanas amarillas peladas y cortadas en cubitos
4 dientes de ajo picaditos
1/4 cucharada de tomillo
¼ de cucharadita de canela
1 taza de caldo de pollo
Sal y pimienta al gusto

Instrucciones:
Con el pollito aderezado, lo pones en el sartén con un pelín de aceite y cocina como por 5 minutos. Pásalo a un plato.
Ahora echa en el sartén la batata, la cebolla y el pimentón. Dale vuelta y vuelta hasta que se vea como crujiente (aprox. 5 minutos). Luego le echas las manzanas, el ajo, el tomillo y la canela. Cocina como por 5 minutos mas y echas el ½ taza del caldo de pollo, hasta que todo este hirviendo y se evapore el caldo. Échale el pollito que tenias en el plato y lo que queda del caldo de pollo. Adereza con pimienta y sal y sigue cocinando como por unos 3 o 5 minutos más.

Again, esta receta es para cuatro personas así que no te vuelvas loco.
¡Feliz fin de semana!


jueves, 25 de agosto de 2011

Tu peso ideal

Siempre que vemos revistas, la tele, cine, lo que sea, nos fijamos en cómo se ve la gente. Sobretodo la gente bonita. Las vemos duritas, bronceadas, divinas. Y hasta con nuestras amigas, fotos de nuestra adolescencia, pantalones viejos que tenemos en el closet pasa: queremos tener “una talla” determinada.

Si bien el peso es salud (Sorry por aquel que piense que el sobrepeso es reflejo de una vida saludable) hay una cosa muy cierta, que es nuestro peso ideal. Con tantas imágenes, tratamientos que hay en la calle, bombardeo de “tienes que estar flaca/o o no triunfaras” la gente pierde la idea real de todo esto. No es una carrera contra uno mismo, no tenemos que tener el peso que “pensamos” que es nuestro peso ideal, menos cuando esto se basa en imágenes de otras personas o en una foto de cuando teníamos 15 años. Nuestro peso varia con los años y debemos aprender a aceptar lo que es bueno a lo que creemos que es fino. Igual pasa con las tallas. Estas se acomodan a tu cuerpo, cuando está en su peso ideal, aprieta o te queda gigante cuando te quieres poner una que no te corresponde. Pero hay que estar claros: No todos somos talla M o S. Todo depende, otra vez, de tu peso ideal.

Y si bien ya llegaste a tu peso ideal, la idea tampoco es dejarte al olvido, volverte un flaco/a gordo/a (esas personas que pesan como cuatro kilos pero tres y medio son de grasa, cero músculos). Igual tienes que cuidarte, comer fino y que el ejercicio sea parte fundamental de tu rutina.

Aquí les dejo un link para que vean cuál es en realidad su peso ideal. Si están en el, pues más fino. Si están pa´rriba pues a trabajar se ha dicho. Pero no se obsesionen con un número o una talla que quizás no los representa.

Quieran su cuerpo, porque de verdad que sólo tenemos uno!




miércoles, 24 de agosto de 2011

Cinco razones por las que tu suiche quemador está apagado

Si sientes que de verdad lo has hecho todo todo todo para quemar esa grasita fastidiosa que se pega de tus jeans y sobresale de tu pantalón, te preguntaras en qué andas equivocándote. A pesar que el concepto debería ser muy fácil "comer bien y hacer ejercicios" a veces, esta simple ecuación parece no dar el resultado correcto.
Si estas ahí, checa si no estas cometiendo estos Cuatro Errores que apagaron tu suiche para quemar grasas. Si es así, lo que tienes que hacer es ponerlo nuevamente en ON!
Pasas hambre: Si eres de los que piensas que perder peso es hacer la dieta de la Miss y pasar hambre como los grandes, esto puede haberle echo daño a tu metabolismo. Ojo, nada que con un buen plan alimenticio y ejercicios no se pueda recuperar.
Te has dedicado a ser más echado que mi gato Fanto: Simplemente dejaste de echarle pichón porque “no ves resultados” o tu rutina de ejercicio es intensa sólo para un anciano de 98 años o para el mismo Fanto, ya sabes por donde van los tiros. Si no le das duro, te mueves y sudas, no estas haciendo nada.
Tomas algún medicamento: Ok, aquí si estamos fuñíos porque no hay manera de quitarte la pepa que te cura. PERO si es esto lo que esta bajando tu metabolismo quemador de grasa, debes ser mas fiel que perro callejero con tu régimen de alimentos y ejercicios. Igual, no le eches la culpa de una a las pepas. Pregúntale a tu doctor si estas pueden estar haciéndote ganar peso. Y si la respuesta es afirmativa, pregúntale sobre otras opciones. Para eso las consultas médicas cuestan un realero: Pregunta!
No eres constante: Eres de los que a penas ves que bajas dos kilitos, corres a comerte una hamburguesa, pizza, pasta o empanda. La idea de la buena alimentación es que sea constante y estable. No es una cuestión de un día si y 20 días no.
Eres un yo-yo: Si eres de los que has pasado tu vida en dieta extrema, bajas kilos y vuelves a ganarlos porque justamente hiciste un régimen tan malvado que no esperabas el día de terminarla para volver a comer como un loco, sabes que la pusiste. La idea es tener un plan de alimentos que sea parte de tu vida, no una solución momentánea. Igual con el ejercicio, esto tiene que ser  parte de tu día, no el vidrio que rompes sólo en casos de emergencia. El cambio está en ti.
Con info tomada de www.romanfitnesssystems.com/


martes, 23 de agosto de 2011

El top 4de los frutos secos

Aunque suene como loco, la grasa tiene que ser parte fundamental de tu dieta. Claro, no hablamos de papas fritas ni queso derretido, sino de las grasas mono y poliinsaturadas que nos ayudan a bajar el colesterol malo, obtener energía, formar células, para proteger a los órganos internos y mantener una piel saludable.

Una buena manera de incluir grasas mono y poliinsaturadas a tu dieta es con frutos secos. Además que están llenos de fibra, son una buena fuente de proteínas (no para sustituir una comida, pero tu me entiendes) son una perfecta opción para levantar el ánimo y aplacar el hambre en tus monchis mañaneros o vespertinos. Eso sí, mantente en las raciones correctas ya que a pesar de todas sus características positivas, los frutos secos están cargados de calorías, así que ojo con eso.

El top 4de los frutos secos:
Almendras: Son recomendadas para reducir el colesterol total y aumentar el HDL. Son bajas en carbohidratos pero altas en fibras. Además, tienen un bojote de vitamina E. Un regalito para tu corazón.
Porción: de 17 a 20 almendras.
Merey: Ayudan a pelear con la diabetes y las enfermedades del corazón. Estas tienen un poco más de grasa, pero de la buena. Sus altos niveles de grasas mono y poliinsaturadas lo hacen un snack perfecto para la pérdida de peso. Además el merey esta cargado con magnesio y cobre, perfecto para el balance del cuerpo.
Porción: un cuarto de taza.
Mani: Lleno de fibra, vitaminas y minerales que ayudan a combatir las enfermedades cardiovasculares y cáncer. Tienen niacina, coenzima Q10, y full antioxidantes.
Porción: un cuarto de taza.
Nueces: Buenas grasas con altos niveles de grasas poliinsaturadas, que están asociadas a bajar los riesgos cardiovasculares. Además ayudan a bajar los niveles de los radicales libres de las células. Son los frutos más llenos de antioxidantes así que son un snack para la salud.
Porción: 14 mitades.



lunes, 22 de agosto de 2011

Comenzar la semana des-hinchado

Después del fin de semana, así tu día libre te hayas portado más o menos bien, nos sentimos un poquito más pesados. Muchas veces piensas que son kilos que se ganaron de la noche a la mañana, pero si de verdad no te echaste una Epic Meal, lo más seguro es que se trate sólo de hinchazón de líquidos. Es decir, estamos reteniendo un poco más de agua de la que debemos por los carbohidratos refinados que nos comimos (si, el pan blanco, pasta y sus amigos pueden hacerte retener agua), exceso de sal y sodio escondido hasta en los dulces.
Entonces, ¿que hacer para volver a "limpiar" ese cuerpecito? Además de retomar tu rutina lo antes posible y ponerte a sudar como los grandes, por supuesto que el agua es la primera opción lógica. Toma como si no hubiese un mañana.
También puedes ayudar a tu cuerpo comiendo estos vegetales que ayudan a la eliminación del exceso de agua en el cuerpo. Inclúyelos en tu "comida del lunes" (o martes, o miércoles, cualquier día después de tu día libre) y te sentirás mucho mejor:
Alcachofas
Espárragos
Repollitos de Bruselas
Pepinos
Lechuga
Tomates
Patilla (y con este calor, ¡queda como perfecto!)
Berro

Otros datos que te pueden ayudar a no sentirte como alibombo:
Toma té verde durante el día
Evita comidas con sal y altas en sodio
Come pequeñas cantidades de carbohidratos almidonados 

¡Feliz comienzo de semana des-hinchado!

Foto tomada de masshealthly.com


viernes, 19 de agosto de 2011

Viernes de aroma: Pollo con garbanzos

Este plato es sencillito aunque la lista te parezca eterna. Pero el tiempo que pases leyendo los ingredientes no se comparará al tiempo que pasaras saboreándote este manjar. Es para dos personas, para que lo disfrutes con tu arrejunte.

Ingredientes:

1 cucharadita aceite de oliva
1 taza de cebolla cortada
1 cucharada de jengibre rayado
½ cucharadita de canela
1 cucharadita de comino
2 tomates grandes picados
½ taza de caldo de pescado bajo en sodio
1 taza de petit pois
¼ de taza de aceitunas picaditas
1/3 de taza de pasitas (Si son rubias, mejor)
300 gramos de pechuga de pollo cocinada en cubitos
1 lata mediana de garbanzos
Sal y pimienta a gusto

Calienta un sartén y échale el aceite de oliva. Agrega la cebollita, el jengibre y la canela. Luego le echas los tomates, el caldo, los petit pois, las aceitunas y las pasitas. Dejas cocinar como unos 8 minutos. Agregas el pollo con los garbanzos, sólo unos 3 o 4 minutos para calentar todo. Le echas sal y pimienta al gusto y listo.

Disfruta y Feliz Fin de Seamana!




jueves, 18 de agosto de 2011

La receta mágica

Todos queremos vernos bien, esa es una realidad. No conozco a una persona que diga "yo me quiero ver horrible, cansado, con sobrepeso y fuera de forma". Todos queremos ser la mejor versión de nosotros mismos.
Cuando hablamos de nuestro peso, exactamente de sobrepeso, este no llegó a nuestro cuerpo de la noche a la mañana. Esos kilos de más son años de acumulación, de comidas malas, decisiones erradas y un bojote de "yo empiezo la dieta el lunes". Y cuando ya es muy tarde, empiezan a rondarnos en la mente ideas locas para ver cómo hacemos para sacarnos esos rollitos de la cintura de la noche a la mañana.
Por eso probamos todo ese bojote de dietas locas, pepas, masajes  y tratamientos que nos aseguran que esta vez si vas a adelgazar. Porque queremos la solución rápida, no queremos dejar nuestro estilo de vida y no queremos hacer el trabajo. No hay dieta mágica que funcione, no hay pepa que te quite 10 kilos en 10 días, no hay "rebaja sin hacer ejercicio". Todas las cosas que hacen esas promesas te están mintiendo vilmente, como novio de quinceañera para llegar a segunda base. Si de verdad existiese un producto o técnica maravillosa, rapidísima y que no te haga sudar ni una gota ¿por qué hay tanta gente haciendo dieta?
Tenemos que meternos en nuestra mente que todo requiere esfuerzo. Así como pasaste un buen tiempo poniéndote esos kilos encima, también vas a pasar un tiempo quitándotelos. Lo más importante es que si cambias tu manera de pensar en el camino, esos cambios serán de verdad para toda la vida. Tienes que pensar que comer sano no es comer horrible, ni que hacer ejercicio es una tortura diabólica. Y claro que hay que hacer sacrificios. Quizás pararte más temprano, acostarte más tarde, y no comer sin pensar lo que te llevas a la boca. Es lo mínimo que puedes hacer por tu salud.
Cuando hagas esos cambios en tu mente, vas a tener la mitad de la pelea ganada. Seguro.



miércoles, 17 de agosto de 2011

No engordes de manera "inocente"

Más de uno ha pasado por estos momentos. Sentimos que lo tenemos todo bajo control pero aún así, ese rollito sigue fastidiándonos al lado del pantalón y no justamente del lado de afuera. Nos revisamos y preguntamos ¿cómo carrizo llego eso ahí? A veces, de manera casi inconciente, hacemos cosas “inocentes” que nos pueden "ayudar" a ganar unos kilitos. Aquí te enumero algunas, y si este es tu caso, táchalas de tu vida, seguramente de la misma manera podrás tachar el rollito molestoso ese.
Comer frente a la TV: No hablo de sentarte con tu comida bien planificada frente a la TV porque te dio la gana de ver algo mientras comes. Sino cuando uno agarra un monchi, digamos cotufas, y nos comemos un puchito, y otro y otro y de repente, la bolsa desaparece. Si quieres darte un gustito frente a la TV hazlo pero con medida. Sírvete la porción que te vas a comer en un plato chiquito y San Se Acabó.
Tu día libre fue un poco más que 24 horas: O fue una competencia de Man Vs Food. Si andas comiendo finísimo toda la semana, el atosigarte de grasas por espacio de 24 horas no puede traer tampoco cosas buenísimas. Como siempre, disfruta tu día libre pero no te vuelvas loco. La semana que viene vas a tener otro.
Sales a cenar "haciendo dieta": Tus amigos te invitan a cenar y tu te vas con la mentalidad de "sólo voy  a comer pollo y ensalada" y terminas comiéndote todo el pan con ajo de la mesa, la mitad de los macarrones con salsa que pidió una de tus panas y casi todo la ensalada césar que era para cuatro. Si te invitan a una reunión así, disfrútala como tu día libre sin tanto remordimiento. Seguramente hasta comerás menos.
Llegaron las vacaciones: Finísimo todo el mundo necesita descansar. Pero si andas en medio de tu programa de entrenamiento no puedes volverte loco y decidir que también es fiesta alegre en la cocina, o comer todo lo que te aparezca en el camino en el viaje que hagas. Si sales, ve con plan de seguir un mínimo de alimentación dirigida, trata de hacer la mayor cantidad de comidas "buenas" (Que si a ver vamos, son sabrosas) durante el día y disfruta de tus escapadas. Aprovecha para hacer más ejercicio también. Si las vacaciones son en tu casa, pues no hay excusa, a levantarte del sofá y hacer tu rutina!
Comiendo emocionalmente: La mayoría de nosotros nos drogamos o sedamos un poco con comida, en serio. No es que seamos comedores compulsivos pero el comer cosas que nos hacen sentir bien, calma nuestras emociones, como pasa con la mezcla harina y queso, que es más dura que la heroína. Y quizás tenemos un día re malo, y sentimos que es demasiada presión ponernos a pensar en comer bien. Trata de reconocer esos ataques. Antes de entrar en pánico y atacar a la nevera, camina, toma agua, respira o llama a alguien si es necesario. Tú tienes en tus manos y en tu mente el poder de decidir lo que quieres.



martes, 16 de agosto de 2011

Planifica, planifica, planifica: Tips para una vida Fit en una agenda ocupada

Todos tenemos días ultra ocupados, sentimos que no nos alcanza el día para nada de lo que queremos hacer. Nuestra agenda de "to do" necesita una asistente y además, queremos tener vida social, familiar, distraernos  y dormir. Ahí es cuando vemos todo esto de la alimentación sana como un no-no. O por lo menos, muchos lo ponen la última parte de la lista y piensan que para qué planificar la cena si bien podemos comer un sánduche, pasta o hasta pedir una pizza.
La verdad la vida sana no es sólo cuestión de los artistas de Hollywood con sus asistentes, entrenadores y chef personales. Las personas normales pueden tener una vida súper sana y divertida, con un ingrediente que no venden en el mercado, pero se adquiere con el tiempo: Planificación.
Aquí te doy unos tips para que puedas incluir en tu agenda, una vida mucho más sana:
Planifica tus idas al mercado: Esto quiere decir que en vez de ponerte a revisar Facebook, toma esos minutos para que hagas una lista real de lo que necesitas para comer. Olvídate de lo que no debes comer (chucherías, carbohidratos refinados y grasas saturadas) y concéntrate en las ensaladas, carbohidratos buenos y grasas saludables. Recuerda, si no lo tienes frente, no lo comes. Ese debe ser tu meta. Si tienes chamos, pues es una magnífica razón para que los metas en la vida sana también. Cámbiale esa merienda de galletas con chocolate por un yogurt. Mientras el no compre la comida, recuerda que tu eres la que mandas.
Cocina los domingos: Yo no soy ama de casa de los 50 que se pone un delantal y tiene un plato distinto para cada día de la semana. Cocino en bloque y a fuñirse. Trato de tener una proteína lista en la nevera para que ya la semana tenga eso adelantado. Las ensaladas las vas haciendo al día (para que no se pongan pinches)
Prepara tu lonchera: Quizás tu bolsa de comida puede ser tan grande como tu bolso del gimnasio, pero que carrizo (para eso estas fuertecita/o levantando pesas ¿no?) Lleva en potes todas tus comidas y snaks, así evitarás la tentación del cafecito, dulcito a mitad del día. Y todo el mundo puede tomarse de 5 a 10 minutos en su trabajo para comerse su merienda. Esos mismos minutos que muchos usan para fumar, hablar mal del jefe, etc, tu los debes usar para nutrirte.
Tu bolso del gym siempre listo: Prepara tu bolso la noche anterior y ponlo al lado de la salida de tu casa, o al lado de tu cartera. Mejor aún, al lado del celular (porque seguro que sin eso no sales de la casa). Así evitas la excusa de no tener “la ropa” para ir a hacer ejercicio.
Si haces ejercicio en un gym busca un horario que se te acomode, y una locación que te ayude. Averigua si hay un gimnasio cerca de tu oficina, y ya que tienes que salir temprano para no agarrar cola, aprovecha y llega mas temprano para que empieces el día con un buen entrenamiento También aplica para la hora de regreso. Haces ejercicio mientras baja la cola. Si estas en una oficina donde el horario de almuerzo es de dos horas, pues ¡que mejor que irte a tomar tu tiempo para ti en ese momento!
Cómprate un termito bonito: Esto hará que tomes agua todo el tiempo, no tengas excusa para no hidratarte y evites los refrescos y otras bebidas que se pueden aparecer en el camino de la oficina.

Recuerda que todo está en ti. Al igual que uno saca tiempo para pintarse las uñas, ver una película, comerse un postre o cenar algo, puedes sacar tiempo para invertir en tu salud.




lunes, 15 de agosto de 2011

No te comas la nevera (entera)

Yo soy de las que tengo hambre todo el tiempo. Me encanta comer pero sé que muchas veces como de más porque como con los ojos, o dejo que mi apetito tome el control. Supuestamente, si uno hace comidas pequeñas llenas de los nutrientes correctos, el hambre debería llegar en los momentos adecuados. ¿Y cómo hacemos entonces para controlarnos esos días que sentimos que queremos comernos la nevera? Pues puedes seguir estos pasitos que espero te den una mano:
No te saltes comidas: Debes comerte tus tres comidas completas y dos snaks. Esa es la cantidad correcta. Tenemos la idea de que si comemos de más vamos a engordar y muchos prefieren saltarse alguna comidita y lo que hacen es comer como si no hubiese un mañana en la comida siguiente. Con este esquema no deberías pasar hambre durante el día.
Bebe agua: Muchas veces podemos confundir la sed con el hambre. Y si la verdad es que es hambre y todavía falta para tu próxima comida, confunde al hambre con el agua. Esto te hará sentir más tranquilo.
Duerme: Las hormonas leptina y grelina regulan tu apetito y estas están relacionadas directamente con las horas que duermes. Si tienes una buena noche de sueño estas hormonas trabajaran adecuadamente ayudándote a controlar tus ganas de comer.
Examina tu hambre: Date cuenta si de verdad tienes hambre o es simple fastidio o ansiedad. Pero si ya pasarón más de tres horas desde tu última comida, no lo pienses más, ¡lo que tienes es hambre!
Piensa en algo positivo: Distráete pensando en algo que tenga que ver contigo que no sea comida, una actividad que te guste, leer un libro, pintarte las uñas, espiar a la gente en Facebook… Siempre hay algo que puedes hacer que te tranquilizará y no tiene que ver con comida.
No te desesperes: Ok, tienes ganas de comer de más. Si esto no significa comerte dos brownies, si no servirte un poco más de ensalada por ejemplo, igual vas a controlar tu peso. Quizás un pelo más lento pero si te mantienes en tus comidas adecuadas y haces ejercicio (ahí si que no hay pele) sigues en el camino correcto.



viernes, 12 de agosto de 2011

Viernes de aroma: Pepitos poderosos

Una receta sencilla para que el almuerzo se haga fácil, divertido y sobretodo ¡lleno de power!

Esta receta es para hacer cuatro "Pepitos Poderosos"
360 gramos de lomito cortado en tiritas
2 tazas de lechuga
2 tomates grandes cortados en cuadritos
1/2 aguacate grande cortado en lonjitas
3 cucharadas de yogurt natural
1 cucharada de mostaza
Sal y pimienta al gusto
4 tortillas integrales

Preparas el lomito que quede rojito por dentro, o si te gusta más cocido, pues más cocido y gózalo.
Prepara la salsa con el yogurt y la mostaza, le pones un toquecito de sal y pimienta.
Sirves los vegetales en la tortilla, le pones la carne calentita y de tope, la salsita.
Enrollas y ¡a comer!


jueves, 11 de agosto de 2011

No aflojen en su meta

Esta semana estuve hablando con mi mejor amiga (que también junto a su esposo andan en el súper plan de entrenamiento) de los deslices que cometemos con nuestras dietas. A ella y a su hubbie le va buenísimo, se sienten más delgados, con ánimo y eso que, como todo el mundo, tienen sus vidas full de actividades.
Están en la etapa de ponerse ropa que habían dejado olvidada en la parte de atrás del closet pero que uno dice “I dont want to let go”, porque simplemente no queremos dejarnos al olvido y comprar año tras año, tallas más grandes. Como sea, andan disfrutando los cambios en su cuerpo.
¿Qué pasa cuando empezamos a ver cambios? Que muchos, nos descuidamos. Empezamos a pensar que si ya perdimos tanto, este chocolatito no me va a ser daño. Ni este sanduchito, ni este tequeño, ni esta ración de pasta con crema. Sin darnos cuenta, podemos estar en el mismo lugar que estábamos unos meses atrás y todo nuestro esfuerzo que nos costó tanto, desapareció tan rápido como cuando nos comimos esa chuchería.
Estos son los momentos en que tenemos que aplicar la estrategia a la inversa. Si vemos que en nuestro cuerpo está funcionando la “cosa”, es hora de apretar más. Mantener en mente que no queremos perder todo lo que tanto nos ha costado. Que si esto (ponerme mis blujeans sin trancarme la circulación, que la camisa me cierre de manera natural, sentirme más liviana y durita) lo he logrado trabajando durante este tiempo, podemos lograr más si seguimos esforzándonos. Nuestros logros son el reflejo de nuestro esfuerzo y claro que podemos más.
Así que ya saben, si esta semana se sintieron finísimo porque se pusieron ese pantalón que huele ha guardado pero les queda de lujo, no se aflojen, aprieten y piensen en su meta, todo el tiempo.


miércoles, 10 de agosto de 2011

Aleja los pensamientos malucos en tu rutina


Muchas veces hablamos sobre la influencia de nuestros pensamientos en nuestras rutinas de ejercicio y planes alimenticios y como estos pueden ayudarnos o echarnos pa´ tras lo que con tanto esfuerzo hemos logrado.
Lo triste del asunto es que la mayor parte del tiempo tomamos la segunda opción, dejamos que nuestros pensamientos negativos ganen y nos damos por vencidos.
En Fitnessmagazine leí sobre estrategias para no darte por vencido con tu plan de ejercicio, y me pareció bueno darte una versión de ellas que quizás te puedan servir cuando quieres tirar todo por la ventana y dedicarte a las papas fritas y el sofá.
Pensamiento maluco “La balanza no se mueve, ¿para qué esforzarme?”
Si al principio de tu plan estabas rebajando como participante de The Biggest Loser es normal que en un momento esa rapidez desaparezca, y con ella, tus ganas a seguir echándole pichón. Esto tiene miles de razones pero las más comunes son: Tu cuerpo ya esta acostumbrado a ese ejercicio y tu metabolismo esta trabajando con la carga calórica que le estas dando ahora.
Arreglo: Cambia de ejercicio. Si lo tuyo era trotar, nada. Si lo tuyo era nadar, trota. Si hacías un megacombo de Zumbabailoterapia, has spinnig. Si me sigues a mi, has otro entrenamiento metabólico (je je je). Cualquier cambio va a resetear la manera en que tu cuerpo quema las calorías. Ojo, estos cambios tienen que ser también en tu rutina de ejercicios.
Pensamiento maluco “No puedo hacer una repetición más”
Te sientes tan cansado que lo que quieres es tirar esas pesas pal suelo y quedarte tirado en el suelo un ratito, hasta que agarres fuerza.
Arreglo: ¡Bájale al peso! Si andas en este nivel de "no puedo" es que lo más seguro has calculado mal tus cargas. Bájale un poquito y termina una serie completa pensando en lo fino que eres. Ojo, esto no es excusa para empezar a trabajar con pesas de dos libras.
Pensamiento maluco “¿Correr un Km. más? Ni bañada en sangre”
Estas mas cansado que muchachito después de piñata, pero sin la emoción de los dulces, todo lo que tienes en la cabeza son las cosas que tienes que hacer cuando llegues a tu casa, o al trabajo, todo pesa más. Esto aplica a todo, a los ejercicios en la caminadora, en el orbitrek, hasta las rutinas metabólicas. Pensamos en el número final grandote de tiempo que tenemos que hacer y ya estamos cansados
Arreglo: Divide y vencerás. No pienses en el Km. completo, o en las repeticiones. Proponte llegar hasta los próximos 5 minutos o los próximos 100 m. Y vuelve a empezar, agrégale un set más de burpees, unos 100 metros más. Concéntrate en el momento y avanzarás.
Pensamiento maluco “Me duelen demasiado las rodillas, no puedo hacer cardio”
Caminas y te suena desde el tobillo hasta la quijada, las rodillas te molestan al igual que la parte baja de la espalda. Ves a la gente haciendo la clase de patada voladora con cardio en el gimnasio y piensas en Dencorub
Arreglo: ¡Busca una actividad bajo impacto! Que no estés en forma o te duelan las articulaciones no es el motivo para echarte como mi gato Fanto. Hay clases, videos, y deportes (Como la natación y hasta la bicicleta estática) que son totalmente recomendados para las personas que tienen problemas de articulaciones. ¡Es sólo cuestión de proponérselo!

martes, 9 de agosto de 2011

La bendita escala

Cuando estamos en la nota de perder peso, nos obsesionamos con los números de la balanza. Queremos que se muevan (para abajo) lo más rápido posible y muchas veces, forzamos la barrera pesándonos hasta varias veces al día. Esto nos puede traer frustración o confusión porque la verdad es que nuestro peso varia varias veces al día.
La realidad es que al hacer un “plan de entrenamiento” debes pesarte el mismo día de la semana y a la misma hora. Si estas siendo controlado por un profesional, preferiblemente pésate siempre en esa pesa, donde habrá un registro de tu avance.
Si lo haces en tu casa, puedes elegir: Si lo quieres hacer cada tres semanas, semanalmente, etc. Pero en los períodos que no te toque pesarte, esconde esa máquina. Nada bueno te va a traer el estar parado ahí como un cabeza de ñame mirando pal suelo. Porque la realidad es que eso no es un ejercicio cardiovascular.
Lo que si me parece importante es que juntes tus controles de peso con la medición. Recuerda que de esa manera es que puedes ver en realidad si estás ganando músculo y perdiendo grasa. Números bajos en la balanza pueden significar que pierdes agua, cm, no. ¡Esto si es impelable!
Otra dato importante es no pesarse nunca cerca de su día libre. Ni hablar del día después. ¿Por qué? Porque lo más seguro es que hayas comido carbohidratos procesados (pan, masa blanca), grasas malas (queso por nombrar una) o cosas que pueden estar llenas de sodio y ni lo sabes (¡Como los cereales!). Esto sólo te hinchará y te hará retener líquido. Para mi es mejor hacer ese “pesaje/medición” cuando ya hayan pasado hasta tres días de tu día libre y estés completamente instalado en tu rutina.
Ya saben, escondan la balanza y ¡no se obsesionen!

Foto tomada de http://www.motivatedbodybuilding.com/dealing-with-exercise-and-weight-loss-frustration

lunes, 8 de agosto de 2011

Carbohidratos buenos vs. Carbohidratos malos

Este fin me leí un artículo sobre Carbohidratos buenos vs. Carbohidratos malos en Everydayhealth.com. El artículo empezaba con lo más importante que todos debemos saber sobre esta comida que da más miedo que El Coco (el que sale en la noche, no la fruta): Los carbohidratos son tu fuente primaria de energía en cualquier dieta. Por eso es importante no omitirlos de tus comidas.
La diferencia que tenemos que hacer es entre los buenos (Complejos) y los malos (Simples) y esta diferencia se basa en la manera en que están compuestos y lo que hacen en tu cuerpo. Los complejos tienen cadenas de azúcares largas que el cuerpo pasa más tiempo tratando romper para usarla como energía. Por esa razón, nos da más energía por más tiempo y nos hace sentir llenitos por más tiempo también. Con los simples, pasa justamente lo contrario, son cadenas de azucares simples, se rompen como el papel, y su valor nutricional es bien niche. Mientras más azúcar tenga y menos fibra, peor es para ti.

Algunos de los carbohidratos simples malvados son:
Refrescos
Dulce
Sirope artificial
Arroz blanco, pan blanco, pasta blanca, azúcar blanca
Papas (Son complejos en su composición pero actúa más como un carbohidrato simple en el cuerpo)
Dulcitos, galletas, chucherías

¿Cómo saber si es complejo o simple? la mejor manera es  si es natural, es complejo, si es procesado, que sea marrón (y si dice "grano entero" mejor!)

El otro detallazo es que los carbohidratos complejos tienen menos índice glicémico o glucémico que significa que ese alimento va a ayudarte a liberar menos cantidades de azúcar a una "velocidad" o ritmo constante, y no tienes picos de la misma vas a tener menos cantidades de azúcar

Sobre el índice glucémico  la cosa funciona así. Si el índice glucémico  es bajo, tu cuerpo liberara azúcar a paso lento. Si es alto, lo hará rápido. Eso lo puedes ver buscando tablas de índice glucémico en la web.
Para que veas algunos, fíjate en estos ejemplos:
Arroz blanco  64
Arroz integral 55
Espagueti blanco 44
Espagueti integral 37
Corn Flakes 81 (!)
Avena 40

Quizás con algunos alimentos dirás que la diferencia no es mucha (bueno, con el Corn Flakes es una grosería) pero esa pequeña diferencia de verdad que hace algo. Tu cuerpo y barriguita te lo agradecerá.



viernes, 5 de agosto de 2011

Viernes de aroma: Ensalada de pollo y frutas

No te peles esta receta de pollo, ensalada y frutas perfecta para el verano (Así llueva)

250 gr de ensalada de repollo picadita
3 tazas de lechosa o mango picado (puedes poner taza y media y taza y media de cada fruta)
200 gr de naranjas o mandarinas picadas en trocitos
4 cucharadas de yogurt natural
4 cucharadas de vinagre balsámico
Edulcorante o miel
Vinagre
Sal
4 pechugas de pollo deshuesadas
4 cucharaditas de aceite de oliva

En un bowl mezclas la ensalada de repollo, la lechosa, las mandarinas, las cucharadas de yogurt, el sobrecito de edulcorante y un poquito de vinagre balsámico. Le pones sal y pimienta a gusto.
En un sartén bien caliente, le pones su gotita de aceite para poder hacer el pollo, aderézalo con pimienta y sal.
Sirve la ensalada en una bandeja y encima le sirves el pollo.
Le pones encima las cucharaditas de aceite de oliva y listolin!

La receta es para cuatro personas así que no te pases ok?




jueves, 4 de agosto de 2011

Leidy y Ceci



Estas dos acaban de terminar su reto. Para mi fueron más que un batacaso. Se fajaron, sufrieron lo que tenían que sufrir y también disfrutaron mucho en el camino. Aprendieron full sobre alimentación y sobre cómo influye lo que consumes en tu ánimo, tu energía y tu salud. Todas las reuniones que tuvimos eran un avance, y las disfrutamos como quinceañeras chismeando de malos hábitos, cómo superarlos y demás chismes de mujeres, porque tres mujeres juntas en una sala hablando de buena alimentación y ejercicio somos tan peligrosas como juntas en una peluquería hablando de los exnovios. La diferencia es que ahora los ex eran ese bojote malos hábitos que dejaron en el camino.
Ahora viene el mantenimiento, que se que no les va a costar (bueno Leidy es muy galla y va a seguir un mes mas, Ceci tiene que empezar a echarle ella sola). Se que lo van a cumplir, porque de verdad, sin que me quede nada por dentro, en esta clase sacaron 20 puntos. No tengo como explicar bien mi alegría y eso que yo hablo bastante.
Este es el cuento de Ceci bajo su punto de vista: 
El Pantalón Negro (Así se llama mi experiencia)

Todos tenemos una prenda de vestir favorita, ya sea porque te hace ver muy bien, porque te resuelve a la hora de no saber que ponerte hoy o simplemente porque te gusta.... Un día de esos que necesitaba ponerme mi PANTALÓN NEGRO el cual deje de ponerlo un par de semanas porque era el NIPA, lo saque del closet y a las 5 y 30 AM -que normalmente a uno le abrocha todo- pues me encontré con la sorpresa de que ¡No me abrochaba!, quedaba como 10 cm de separación entre un lado y otro.... Pensé que tenia el colon inflamado (auto-consuelo) y procedi a ponerme una camisa Larga que tapara ese detallito, pues ese día necesitaba mi pantalón negro. 
Al llegar a la oficina le comente a mi amichi (Leidycita) mi problemita y obvio lo triste que estaba por la situación, ella me hablo de Clemen (te amo Clemen), un amigo se la había recomendado... ¡Ella estaba pendiente al igual que yo de mejorar! Cuadramos y fuimos a nuestro primer encuentro. Después de conversar con Clemen sentí tanto entusiasmo en echarle pichón al asunto, que me comprometí conmigo misma a mejorar, y es que Clemen transmite tanta buena vibra y ama tanto lo que hace... Además te hace ver lo mal que comemos a veces o siempre según sea el caso, lo tal es que no sé como, pero sales con la fuerza de voluntad que necesitas para aventurarte a luchar por sentirte y verte bien... La primera semana tardaba como 3 horas haciendo la lonchera, la segunda semana hacia la lonchera en 45 minutos, hacia los ejercicios, hablaba con mi novio (que habla que jo...) Y podía ver algo de TV antes de dormir. Podría decir que inmediatamente sientes la diferencia y cambian tus hábitos... Y ni hablar cuando vas a tomarte las medidas y ves los resultados, te emocionas más y más... Ojo hay días que tienes muchas tentaciones, en esos días solo se debe pensar en lo que has logrado y dejar los antonjos para los días libres! (Eso me lo enseño Clemen). Hoy me siento feliz, me veo bien, me siento bien, aprendí a comer, a combinar los alimentos y entendí que no hace falta pasar hambre para rebajar esos kilos de mas que todos odiamos. También me siento feliz por conocer a Clemen que es excelente en lo que hace. (Esto es lo tuyo amiga!) ¡Gracias por Guiarnos por el camino del buen comer! ¡Gracias por todo el apoyo! ¡Eres lo máximo! Y gracias a mi amichi Leydy y al amigo de Leydy que finalmente fue quien nos llevo a este nuevo y excelente estilo de vida- Ah y finalmente tengo que comprarme otro pantalón negro, ese me queda GRANDE :) 

Yo casi lloro, que les puedo decir pues…
Las quiero chicuelas, son lo máximo y lo que ganaron (perdieron) fue porque le echaron un montón.
Si quieren ver las medidas de cada una, hagan clic aquí.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Come tus vitaminas

Las vitaminas son necesarias. No sólo la C para alejarnos de la gripe, como nos decía nuestra madre (bueno, mi mamá siempre me daba vitamina C) sino un bojote más que hace que nuestro cuerpo funcione de 1000 puntos. Lo divertido es que llevando una dieta buena y balanceada puedes encontrar muchas de estas, sin tener que tragarte un pepero loco.
Vitamina A: Es necesaria para la función de tus ojos, para tu piel y tu sistema inmunológico.
Dónde la encuentras: La puedes conseguir comiendo o una taza de melón, o dos tazas de espinaca o una zanahoria cruda al día.
Vitamina B6: Te ayuda a las funciones del cerebro, el metabolismo y tu sistema inmunológico también. Además juega un papel importante manteniendo tus niveles de glucosa en un punto óptimo.
Dónde la encuentras: En una papa asada, un cambur mediano, 1/2 taza de garbanzos
Vitamina B12: Es esencial para la síntesis de proteína y la división celular, ayudando a mantener tus sistema nervioso y las células sanguíneas sanas
Dónde la encuentras: en Carnes rojas (3 onzas) o en un pedazo de salmón. Rico!
Vitamina C: No sólo aleja la gripe, es un antioxidante que protege a nuestras células del daño de los radicales libres. También ayuda a la formación de colágeno que ayuda en la curación de heridas.
Dónde encontrarla: Brócoli, fresas y tomate. Por supuesto, no dejes la naranja por fuera.
Vitamina D: Ayuda en la absorción de calcio que es importante para la salud de nuestros huesos.
Donde encontrarlo: ¡En los rayos del sol! Un solecito es importante para fijar esta vitamina. También en el salmón. Puedes encontrar un poco de ella en el atún y en la yema de los huevos.
Vitamina E: Es un antioxidante y ayuda a tu cuerpo darle un empujón a tu sistema inmunológico para pelear virus y bacterias.
Dónde encontrarla: En una cucharada de germen de trigo o una onza de almendras.