jueves, 31 de marzo de 2011

Gelukkige verjaardag Giulia!


Mi sobrina/ahijada Giulia topolina de mi corazón cumple TRES AÑITOS hoy.
Aunque esta lejos, la quiero como si la tuviera pegada aquí como un chuco.
Es criolla con italiano, y vive en Holanda, así que lo que habla es más o menos patua.
Pero le deseo el feliz cumple en holandés porque seguro que así se lo cantan en el kinder. En su casa le cantarán la versión venezolana e italiana, comerá torta con gelatina y quesillo (Ella SI puede comer todo eso porque es chiquita y su mamá siempre le da comidita buena y saludable, así que hoy que goce bastante con las chuches) y la pasará finísimo con su papá, sus abuelos italianos que la están visitando y su mami. (Snif!)
Te quiero mucho mi Yuyi y espero que pases un súper súper feliz cumple. 

miércoles, 30 de marzo de 2011

Top five para alejar el hambre de tu cabeza, y las manos de la nevera


La palabra dieta se relaciona en un altísimo porcentaje con hambre. Pensamos que vamos a tener que comer como una Miss, lechuga y atún. Si acaso un pedacito de piña si nos portamos bien. Esto, obviamente nos lleva al fracaso. Imposible llegar a una meta real si lo que tenemos en la mente es como calmar ese ruido en la barriga que nos desespera y que nos hace amargados, gruñones y, claro, hambrientos.
Como la palabra dieta para mi no es “dieta de Miss” tampoco me gusta el concepto de “pasar hambre”. Si uno hace sus comiditas correctas, con frecuencia y llenas de nutrientes, la cosa no tiene por que ir tan mal.
Pero si de todas formas, comiéndote todo lo bueno, sigues con el hueco en el estómago, no desesperes, no todo está perdido.
Aquí te paso mi top five para alejar el hambre de tu cabeza, y las manos de la nevera. Sencillos como abrir la boca, así que no hay pele:
-Desayuna con más proteínas. Comer un poco más de proteínas en el desayuno te ayudará a no atacar las galletas que la chama de al lado tiene en el escritorio. Y a no bajar a la panadería a tomarte “un cafecito”. Si junto a tu avena, cereal o carbohidrato de preferencia te comes algún alimento proteico, llegarás a tu meriendita de mitad de mañana tranquilo y sin mucho apuro. Como siempre, ojo con las porciones.
-Toma agua. Este suena gallo y uno dice “es que el agua no me hace nada”. Pero la realidad es que muchas veces esos antojos y ruidos hombrunos en tu barriga son falta de líquido, y del bueno. Así que prueba tomándote uno o dos vasos de agua completos, quédate quieto dos minutitos, y después hablamos.
-Cambia la Zucaritas por la avena. A estas alturas de nuestra vida, nadie necesita esa sobredosis de azúcar. De hecho, ni a los chamos le hace falta. En vez de elegir esas opciones que parecen “healthy” , como muchos de los cereales, granolas y demás, pero que en realidad son un cúmulo de cosas pinches, cámbiate a un carbohidrato natural como la avena, te dará sensación de llenura por largo tiempo y además, te sentirás mejor por hacer la elección correcta.
-Come chicle. Yo particularmente no como chicle, lo odio, no me gusta, desde chiquita. Pero la verdad es que esta opción le va de maravilla a un gentío. Si sientes que necesitas correr a la nevera a comerte un pan con queso crema y mermelada, o un pedazo de pizza que alguien dejó ahí pagando, cómete un chicle. Claro SIN AZÚCAR, porque si no la cosa no funciona.
-¡Distráete! Muchos ataques de hambre son producto del fastidio. ¿Cuántas veces has estado echado en tu casa y abres la nevera para ver “que hay”? La respuesta es que hay lo que tu le metiste, nada se reproduce mágicamente. Esas visitas a la nevera son más por fastidio que por hambre, así que antes de acercarte a la cocina, haz otra cosa. Busca videos en Internet, lee un poco de ese libro que tiene polvo encima, mídete un pantalón que te quede forrado (no hay pele, tremenda motivación para no comer más) o lee este blog (autogol!). Haz lo que sea pero no te acerques a la nevera.

Como les dije son básicas estas estrategias, pero funcionan. Trata de ponerlas en práctica, y en serio que irás por buen camino.

martes, 29 de marzo de 2011

Cinco maneras de bajar la hinchazón!

Todos saben que yo soy pro carbs. Después de pasar años odiándolos ahora los quiero, y mejor aún, los necesito. Son parte fundamental para la construcción del músculo y no los quito de mi dieta. Eso sí, cuando hablo de carbohidratos hablo de los BUENOS y dejo de lado los MALOS. Recap: Los buenos son todos aquellos naturales e integrales y los malos, los procesados, refinados, azucarados, etc.
Pero aún comiendo platos divinos con cebada o agregándole un poco de leche a mí dieta (un poco, sin volverse loco) a veces uno se siente como “hinchadito”. Si tu dieta es súper limpia, llena de vegetales, frutas, carbohidratos y proteínas buenos, y también te pasa eso, te podrás preguntar, ¿y ahora que hago?
En Prevention sacaron un articulito sobre cinco maneras de pelear la hinchazón, y seguir disfrutando de tus carbohidratos favoritos. Cosas básicas como tener cuidado con la leche (tanto la grasa como la lactosa puede hacerte sentir un poco incómodo), cambiar carbohidratos almidonados como el trigo y la cebada por avena (yummi!) y arroz (integral por favor!) o remojar en la noche los granos, cosa que te ayudará a que no te sientas tan “gaseoso”.
Si no sufres de nada de hinchazón y tu cuerpo trabaja como motor de carro recién comprado, gózalo. Si eres del grupo que al final del día sientes que el pantalón te queda “más pegado” en la zona del vientre, toma estos consejos. Como siempre, sencillos y nada complicados, como debe ser!
Lee el resto del artículo aquí.




lunes, 28 de marzo de 2011

Si podemos!

Los lunes pasa algo, o uno se para alborotado y emocionado o puedes pararte con poquitísimo ánimo. Todo se hace pesado y la rutina es una carga ultra pesada. Y en esa rutina tenemos que incluir nuestras metas personales (bajar de peso, estar más sano, verme mejor). Y si, eso es un trabajo y no a todos se le da natural.
La verdad es que para muchas personas hacer ejercicio y comer bien es realmente un tostón. Pensar en pararse temprano para ponerse a hacer algo, o llegar cansados del trabajo para ir al gym, es un no-no. Además, hay que aderezar eso con comidas que muchos no están acostumbrados a comer, piensan que son aburridas o que no tienen sabor. Todo se vuelve un fastidio y la meta de ponerse ese pantalón que te entraba hace dos años se ve lejana, pero comerte un chocolatito y echarte en el sofá, lo ves cerquita. Ahí empieza a rondar en la cabeza una frase que es mas mala que el diablo: “Es que yo no puedo hacer eso”.
La verdad es que si podemos. Todo el mundo puede comer mejor, todo el mundo puede hacer ejercicios, algo al menos. Lo que está detrás de esa frase es “yo no quiero”. Y cambiar nuestra mente de ese pensamiento negativo a uno positivo, es un ejercicio que también tenemos que incluir en un estilo de vida mejor.
Tenemos que tratar de hacernos un “reseteo” mental, dejar de lado esos pensamientos negativos que asociamos hacia el ejercicio y la comida sana y ligarlos con cosas buenas.  Tenemos que tratar de eliminar los “Yo no puedo (yo no quiero)” por “Yo SI puedo (yo si quiero)”. Hasta bonito suena.
Si empezamos a ver una ensalada como “que rica, que sabor tan fino y además no me deja empachada la barriga”; cada sesión de ejercicio como “este es un paso más para el traje de baño que me voy a comprar”; cada elección inteligente de alimentos e ingredientes como “esto seguro me da dos años más de vida”, les aseguro que el camino se hará más fácil. Asocien todo con algo bueno y con un placer que se mantiene en el tiempo. El chocolatito o el sanduchito chorreante de queso te pueden dar satisfacción en un minuto, pero, ¿después te queda algo?  Puede que remordimiento y kilos demás. En cambio, hacer ejercicio y comer bien es como una inversión a largo plazo: los buenos resultados no se van a ir de la noche a la mañana. Si los haces un hábito, se pueden quedar ahí para el resto de tu vida.
Así que hoy lunes piensen en positivo. Piensen que si pueden. Vean su comidita más sabrosa que nunca y cada repetición de pesas o minuto que pasen corriendo como si fuese lo más rock de la semana. Recuerden cada segundo: ¡Si podemos!

Foto tomada de http://www.fitsugar.com/Do-You-Consider-Exercise-Form-Therapy-3554805

viernes, 25 de marzo de 2011

Ensalada crunchy de atún.

Llegó la primavera, y aunque en Caracas esta lloviendo y hasta pacheco esta pegando, la idea es aprovechar el sol, la alegría, el color de las flores y disfrutar de estos climas templados. Por eso en este Viernes de Aroma les paso una ensaladita de atún fresquita, perfecta para una cenita rica y ligera, como la primavera (sin las alergias).

Una lata de atún pequeña.
Una manzana chiquita o la mitad si es muy grande
¼ de taza de cebolla picada
½ taza de celery picado
1 tomate pequeño o la mitad si es grande
Una taza de lechuga picada
Una cucharada de yogurt natural
Media cucharada de mostaza
Vinagre balsámico al gusto.

Más fácil hacerla que comerla: en un recipiente mezclas el atún, la cebolla, el tomate, celery y la manzana, lo mezclas con el yogurt y la mostaza. Ponle el toquesito de vinagre.
Sirves la lechuga en un pato y encima, le pones tu mezcla de atún. Siéntate a comer y disfrutar.
Para las parejas, multipliquen por dos los ingredientes.
Para las familias, multipliquen más.

Feliz fin de semana!

Foto tomada de http://www.your30.qld.gov.au/EatWell/Recipes/MeatChickenandFish/Tunasaladwithbabycapers/tabid/341/Default.aspx

jueves, 24 de marzo de 2011

Adiós a la bala fría

Todos vivimos en un apuro. Tenemos que pararnos temprano para ir al trabajo, para no agarrar cola, para poder ir al banco, para llegar a tiempo, para terminar un trabajo, para regresar a la casa…Y yo no ayudo diciéndoles que además le sumen el “para ir al gym o para hacer ejercicios”.  Pero es así, estamos estresados y acelerados.
Muchas veces he ido a doctores por algunas dolencias (también me duele el cuerpo y las tripas, estoy vieja) y la mayoría de mis males son asociados al estrés. Que si un ojo que vivía con una tembladera: estrés. Síndrome del colon irritable: estrés. Remedio: descansa más. El rollo es que esa pepa no la venden en la farmacia así que uno tiene que apelar a la dieta del agua y el ajo: a aguantarse y a jod…
Ese apuro también lo llevamos a nuestra dieta. Los pocos minutos  que deberíamos tener para nosotros (además del gym je je je), lo hacemos de manera automatizada y apurada. No hay nada más criollo que una bala fría para referirnos a agarrar cualquier cosa que se pase por delante para calmar el hambre. Nada de nutrición y bienestar. Simplemente saciar. Y hacer eso nos lleva en la mayoría de los casos a tomar las decisiones equivocadas: es más fácil comer comida rápida en porciones extra grandes que llegar a tu casa a hervir el brócoli, cocinar arroz integral (que además se tarda un kilombo) y cocinar a la plancha un pollito. Ni hablar, mejor me meto esta bala fría. Y esta bala fría junto al estrés se acumula de manera muy cómoda en tu barriga. Esa “pancita” pueden ser años de apuro y balas frías.
En la página caloriecount.com publicaron unos tips para que te relajes y comas menos. Cuando eres conciente de lo que te llevas a la boca, en un 90 % de los casos harás la elección correcta (el otro 10 es pura vagabundería) Nada complicado pero creo que efectivo: aléjate de tu computador al comer, tómate un tiempito y de ser posible, come acompañado.
También hay técnicas que puedes aplicar en tu hogar para comer correctamente, como planificar tus comidas (tener siempre a la mano algo bueno que comer), llenar tu nevera de productos buenos, salir a la calle con un “monchi sano” (una fruta y un puñito de almendras, por ejemplo) y así te evitarás un bojote de balas frías.
Aquí puedes leer el artículo completo, con comentarios y tips de  otros lectores. Si puedes poner en práctica algunos de estos consejos, vamos por buen camino.

PS También pueden leer este artículo de Newsweek, con las siete peores maneras de comer, para que las alejen de una de sus vidas.

Foto tomada de http://drpeterknight.blogspot.com/

miércoles, 23 de marzo de 2011

Cocinando sano

Para estar en forma no sólo importa lo que comamos, también cómo lo cocinamos. Porque vamos a estar claros, comer pescado es rico y sano, pero si esta frito, no tanto lo segundo. O queremos comer pollo, pero justamente la pieza que agarramos es el muslo (que es lo mas grasosito del pobre animal) E igual pasa con los huevos, ensaladas, arroces, carnes y pare usted de contar. Se “nos va la mano” con el aceite y listo, tu comida healthy es ahora tan grasosa como una empanda en la carretera.
Por eso en este post les quiero brindar algunos tips para que su comida sea realmente buena, y los ayude en su viaje a un cuerpo más sano y mas lindo (también se puede)
-Elijan siempre la mejor proteína: Como el ejemplo del pollo. Es lindo y sabroso el, pero la pieza que deben escoger es la pechuga. Otras proteínas súper magras y sabrosísimas son: Pescados blancos, carne roja magra y huevos.
-Escoge el mejor aceite: Para nuestras tierras, pues la opción es el aceite de oliva. Los que viven en otras latitudes pueden buscar aceite de macadamia. ¿Es más caro? Hell yes! Pero recuerden que en este “nuevo estilo de vida” no se fríe NADA. Es decir, si van a hacer un huevito, pues agarran una gotita de aceite y la frotan en su sartén. A la ensalada se le echa una cucharada y listo. Si lo haces de la manera correcta una botella de aceite de oliva te puede durar hasta dos meses.
-Échenle picante: un toquecito de picante en sus vidas no les va a ser daño, todo lo contrario. Además de realzar el sabor de los alimentos, la comida picante ayuda a encender tu horno metabólico, lo que se traduce en quemar más grasa. Jueguen con especias como la pimienta negra, ajo, jengibre, cayena y ají. Para lo dulce, échenle canela y gocen.
¿Qué deben dejar lejos de su cocina? Aceite vegetal tipo de maíz, mayonesa, harinas blancas, maizena, aderezos en base de aceites, cremas y azúcar moreno (que uno jura que esta comiéndose algo sanísimo y es la misma azúcar blanca con melaza!) La lista es mas larga, así que pilas.

Estos son algunos de los tips, y seguramente hay muchos más. Jueguen con aderezos hechos a base de limón, compren hierbitas que huelan rico y pónganselo a la comida. En vez de utilizar mayonesa, compren yogurt natural y úsenlo como base en las cosas “cremosas”. Seguro algo rico y saludable sale de eso.

Foto tomada de http://www.lookfordiagnosis.com/images.php?term=Cinnamomum+zeylanicum&lang=2&from=16



martes, 22 de marzo de 2011

Mucho de algo bueno no es siempre mejor

Me encanta decirle a la gente que tiene que fajarse en el gym, que si no les duele al día siguiente y nombran a mi progenitora (no de buena manera) no lo están haciendo bien. Ojo, siempre les digo que es bueno diferenciar entre “dolor de músculo trabajado” a “me desgarre una nalga”. Pero todos captan la idea del esfuerzo. Hay que trabajar duro para obtener ganancias.
Pero el trabajar duro tiene sus bemoles. Muchos (me incluyo) en nuestro afán de hacer más, por más tiempo y con más intensidad, podemos sobreentrenarnos. Una vez que el ejercicio empieza a ser aburrido y se vuelve más una obligación que una sana necesidad, tenemos que revisar nuestra rutina.
Si tu ejercicio ocupa más de dos horas, empiezas a sentirte decaído (pero pendejamente sigues montado en la escaladora-bicicleta-orbitrek), tienes más sueño de lo normal y te engripas como muchachito en kinder en época de lluvias, hay que parar. ¿Cuántas más “red flags” necesitas? Ese entrenamiento no te está haciendo bien, básicamente te esta desgastando.
Una de las cosas más importantes para el crecimiento muscular es el descanso. Suena de locos pero el músculo crece cuando dormimos y lo reposamos, y por eso es importante dejar días de por medio antes de entrenar la misma parte del cuerpo. Y si lo desgastas, simplemente no crece, no mejora, no avanza.
Aquí pueden leer más síntomas del sobreentrenamiento y si le das a check a varios de esos ítems, esta noche salta el gym y vete a tu casa a echarte como los grandes.


lunes, 21 de marzo de 2011

Deje de pensar y beba (agua)

En el proceso de perder peso o ponernos en forma, todo el mundo piensa en ver como aceleramos la cosa. Porque la verdad es que es largo. Si uno pasó años poniéndose esos kilitos de más, no podemos esperar que desaparezcan de la noche a la mañana ¿no?
Y en esa buscadera del “camino fácil” aparecen mil y una opciones que prometen maravillas pero que en la mayoría de los casos, no la cumplen. Medio politiqueras pues.
En el mercado pueden encontrar pepas mágicas, masajes ultra sónicos, máquinas que hacen el ejercicio por ti y hasta un zarcillo que te quita el hambre (Es en serio, lo vi en el periódico, una página completa con explicación y todo)
La realidad es que este proceso es simplemente de esfuerzo y paciencia. De esfuerzo porque tienes que hacer el trabajo, y de paciencia para ver los resultados.
Pero si en su afán de la rapidez todavía sueñan con un “suplemento” que les ayude a quemar esa grasita de manera casi mágica, yo les tengo uno que es además, bueno bonito y barato: el agua.
El líquido transparente, inoloro e insaboro ayuda a un bojote de procesos en el cuerpo, incluyendo la quema de grasas. Primero tenemos que el agua ayuda a mantener a los riñones trabajando eficazmente, lo que hace que el hígado pueda trabajar más en la quema de grasas. Ayuda a mantener el hambre a raya, prueben cuando tengan un “antojito” a mitad de tarde, tomándose dos vasos de agua y verán que el antojito no existe. Además, mientras más agua tomes, menos líquido acumulará tu cuerpo, aunque suene tostado, es así. ¿Por qué? Porque cuando tu cuerpo no recibe suficiente líquido, trata de agarrarse al que ya tiene en el cuerpo como camello en un oasis. Así que para verse desinflado, tome agua.
Y si te la tomas fría, pues mejor. Al tomar el agua fría tu cuerpo tiene que calentarla para que no estés pasando pacheco, además que tu barriga no tiene porque actuar como nevera. Puedes quemar hasta 100 calorías extras al día sólo tomando agua. Eso sí, ni sueñes que va a sustituir tu sesión de ejercicios.
Lamentablemente para los amantes de refesquitos, juguitos y brebajes, la cosa no funciona tan bien. Si quieren disfrutar de los beneficios del agua, en todo su esplendor, tienen que tomársela pura y simple. En vaso, botella o galón.
Así que la próxima ves que andes pensando en cómo apurar las cosas para poder meterte en ese pantalón que tienes en el closet, ¡deje de pensar y beba!

Fuentes

Foto tomada de
http://chicklitplus.com/tag/benefits-of-drinking-water/

viernes, 18 de marzo de 2011

Viernes de aromas: Súper Smootie Mañanero

Este es uno de mis batidos favoritos “evah!”. Planifico cuando me lo voy a tomar y sueño con eso toda la noche, como chamo esperando la llegada del Niño Jesús.
Es un súper desayuno que tiene de todo: Grasa buena, carbohidratos, proteína.
Es perfecto para tomárselo después de una súper sesión de pesas o cardio matador.
Si haces ejercicio en la tarde, pues ese día le echas pichón el doble.

Ingredientes
-Medio cambur mediano (si es de esos  titiaro pues uno completo)
-¼ de avena en hojuelas
-Un scoop de proteína (yo uso la de chocolate, pero si le echas de vainilla, no hay rollo)
-Una cucharada de mantequilla de maní (la que dice Non Sugar Added) o en su defecto --Una cucharada de maní picado sin sal.
-Un poquito de canela.
-1/4 de taza de leche descremada. El resto de la taza la llenas de agua.
-Hielo
-Una cucharadita de cacao en polvo sin azúcar

Más fácil que abrir los ojos: metes todos los ingredientes en la licuadora y dejas batir. Eso sí, por bastante tiempo porque necesitas que la avena se mezcle bien con los otros ingredientes.

Este súper batido los va a dejar más que satisfechos porque la grasa buena mezclada con los demás ingredientes les va a dar mucha saciedad durante el día

Como siempre, póngase inventores: Pueden variar el maní por nueces o almendras. Lo que tengan les va a quedar divino.

Este batido equivale como a una hallaca healthy porque no es cosa de niños. En serio. Es para el día que van a ir al gym a darse con todo.

Enjoy!

Foto tomada de http://www.remember.org/splendorintheraw/getjuiced/2009/12/here.html

jueves, 17 de marzo de 2011

Tan feliz que estaba con mi jugo de piña y mi casita gris

Yo la verdad es que soy aburridísima. No soy una persona aventurera, ni impulsiva (aunque a veces digo barbaridades) ni me gusta probar cosas nuevas. Nada. Mi cita favorita es de David Summers cuando dice “tan feliz que estaba yo en Madrid, con mi jugo de piña y mi casita gris”, porque soy así. Me gusta mi rutina, mi casita (que no es gris), mi ambiente controlado. Esto puede ser tremendo análisis psicológico sobre carencias en mi vida o que se yo, pero este blog no es Psicología Hoy. Así que vamos a saltarnos esa paja.
La verdad es que ser tan rutinaria también me ha ayudado a seguir con mis planes de dieta y ejercicio. Porque me gusta, me encanta tener tarea y me gusta hacerla todos los días. ¿Todos los días pollo y avena? Go ahead! Amo la avena, los huevos, el brócoli y el pollo. Así de aburrida pues.
Pero para avanzar, en todos los aspectos de la vida, hay que abrirse al cambio. Si uno quiere ganar más plata, hay que buscar la manera, así no sea la manera tradicional que estas acostumbrado. Si quieres saber más de un idioma, hay que ponerse a estudiarlos, así suenes como indio hablando por un largo tiempo. Si quieres cambiar tu cuerpo, tienes que hacer ejercicios, y variarlos.
El cuerpo es más cómodo que la descripción del Sr. Summers. Le encanta su juguito de piña y su casita gris. Si no le varias la rutina, en cuestión de un mes se acostumbra. Ganas resistencia, fuerza, pero si lo continúas por largo periodo, te estancas (Ojo, también pasa con la comida)
En mi afán de avance (porque soy aburrida pero no bruta) trato de aceptar el cambio. Quizás puede sonar a tontería pero el sólo cambio de un carbohidrato por otro, puede hacer una diferencia en tu cuerpo (llevo dos semanas sin comer batata, y la extraño, snif!). Y con el ejercicio, también.
Este juego es jugándolo. Debes retarte cada día, un poco más. Si levantas pesas, ponle más peso en tres semanas, o cambia de ejercicio. Si haces cardio, sal de esa bici y corre. O viceversa. Hoy hice una “clase” (DVD quemado, para ser honesta) de Polimetricos, que se entienden como “método de choque, entrenamiento elástico y entrenamiento reactivo, entre otros”*. Básicamente una saltadera loca que cuando vi por encima el video dije, eso es de niños. Cuando me puse a hacerlo esta mañana, llegue a la mitad del video y casi vomito. En serio, cero bullshit. Agarren pues.
No fue tanto por lo “duro” del video, sino porque reté mi cuerpo a algo que no estaba acostumbrado en su día de cardio. Ya me duelen las nalgas, y sólo han pasado cuatro horas. Algo se hizo pues.
Conclusión: Rétense un poco. Coman vegetales distintos, hagan clases distintas. Corran, brinquen, salten (luego lloren) No tienen que abandonar su casita gris y su juguito de piña. Pero pueden pintar las paredes y tomarse otra frutita, pues.


Foto tomada de http://www.extremebodyworkout.com/blog/tag/plyometrics/

martes, 15 de marzo de 2011

Hit the Iron!

Hace tiempo hice un post sobre las pesas, que ya no concebía una sesión de ejercicios sin levantar mancuernas, sufrir y hasta hacer ruidos de “papeado” mientras me ejercito (menos mal que es en la sala de mi casa). Es parte de mi rutina y si no tuviera pesas, buscaría ligas, sacos de arena o lo que fuera para hacer mi entrenamiento de resistencia.
A mis “traniees” lo primero que les mando, en la parte de ejercicios, es “hit the iron”. No sólo porque el entrenamiento con pesas modela el cuerpo de una manera que ninguna clase de Spinning ni patada voladora puede lograr (de hecho, yo he visto profesores de Spinning medio gorditos y fofos y todo) sino porque son fundamentales para la composición de nuestro cuerpo.
El ejercicio de pesas tiene entre sus ventajas cosas maravillosas como: “ser aliado para el sistema cardiovascular, no solamente ayuda a que nuestros músculos se fortalezcan, incluido el corazón, sino que también ayuda a reducir el colesterol en sangre” * Agarren pues para todos aquellos que el corazón sano se lograba a punta de brincos solamente.
Además formar masa muscular nos ayuda a quemar más grasas. Porque el músculo es metabolitamente activo. Es como un tipo que vive acelerado, y como está acelerado, debe comer todo lo que le pasa por el frente para seguir activo. Por eso, nostras las chicas si queremos eliminar grasita, tenemos que armar músculo.
También el entrenamiento de pesas te ayuda a luchar contra la osteoporosis (está comprobado que aumenta el contenido de calcio de tu esqueleto, con lo cual el riesgo de desmineralización, osteoporosis y fracturas se reduce**); y  te ayuda a la lucha contra la diabetes (Fortaleciendo los músculos, estarás evitando la diabetes del tipo 2, pues se disipan los niveles de azúcar en la sangre más rápidamente***).
Habrá más de uno que lea esto y piense que si está gordo, no puede hacer pesas porque la grasa se convierte en músculo o “voy a endurecer la grasa” (Fija de gordito papeado de gimnasio). Eso es posible sólo en el mundo mágico de Hogwarts. Es como convertir una pera en una manzana. Simplemente son tejidos distintos, y por eso, nunca ni echándole un camión de bolas (de pesas pues) la grasa se endurecerá o se convertirá en músculo.
Lo que si puede pasar es que tu músculo crezca y no quemes grasa, y te veas como “un gordo papeado” (el mismo que te da malos consejos en el gym!). Pero ese “error” de entrenamiento se ve cuando la gente lleva una dieta inadecuada, llena de cosas no nutritivas  y mal dirigida. Por eso es que para tener un cuerpo sano se deben incluir los dos factores, dieta buena y ejercicio. Uno no funciona sin el otro.
Claro hay que recordad algo importantísimo: tienes que hacer ejercicio de resistencia de manera gradual. Si el peso más duro que has levantado en tu vida son las bolsas del mercado, no puedes lanzarte a levantar una barra con discos de 30 Kg. Eso es un súper no no, por tu cuerpo y tu salud. Empieza con un peso que te sientas cómodo y te ofrezca un poco de resistencia.
Así que la próxima vez que estés en el gym y dudes entre la clase de Taewo Kick Boxing hip hop o pasar 40 minutos levantando pesas, piensa en cómo te quieres ver y cómo quieres poner ese cuerpo también por dentro.

Fuentes
* http://www.vitonica.com/musculacion/levantar-pesas-beneficios-directos-para-nuestra-salud
*** http://www.vivirsalud.com/2010/03/19/los-beneficios-de-levantar-pesas/

Foto tomada de http://www.diet.com/dietblogs/read_blog.php?blid=14543

lunes, 14 de marzo de 2011

Ni tan solo, pero nunca mal acompañado

El dicho reza “mejor solo que mal acompañado” y eso no puede ser más cierto cuando hablamos de parejas o amigos que son más malos que el hambre. Muchos tenemos conocidos, arrejuntes y panitas que en realidad nos hacen más mal que bien y que sólo la madurez logra que podamos identificarlos para sacarlos de zarpazo de nuestras vidas. Los que ya lo hicieron, finísimo, los que están en el camino, denle pa´ lante que nunca es tarde.
En la cuestión del fitness, la salud y el peso, la verdad es que sólo cuesta más.
Es más difícil seguir un régimen de comida sana cuando en tu casa lo que quieren es darse un atracón de tocineta todos los días, sentarte a comerte tu comidita healthy mientras el que tienes al frente se esta comiendo un mega combo triple queso, o tratar de hacer ejercicios y que alguien te diga “mejor vamos a ver esta películita”. Pues sí, hacerlo así es megapeluo.
Por eso muchísimos especialistas de la industria del fitness recomiendan hacer de la vida sana “un family affair”. Es decir, que los que vivan contigo, también se metan en el carril. Si a ver vamos, a nadie le conviene comer grandes cantidades de azúcares y harinas refinadas rebosadas en grasas saturadas. A nadie. Entonces, ¿por qué no ir incluyendo a todos los miembros de tu clan en un estilo de vida que sin duda, será mejor?. Sé que no es una tarea fácil pero se puede.
Mi esposo (pobre) lo tengo a monte. Ojo, dejo que se de sus gustos, que coma cosas de esas que digo “malas” de vez en cuando, le tengo hasta unas galletas Susy en la despensa para el fin de semana. Pero eso es todo. Para el fin de semana. El resto de la semana, yo como pollo, batata y brócoli. Adivinen que come él (aquí no hay menú muy variado, se come lo que hay y punto). Y no lo hace obligado. Es parte de su vida, lo disfruta y listo.
Si la situación en su casa de verdad es de guerra contra la vida sana y te miran como gallina mirando sal cada vez que lavas una lechuga, pues no todo está perdido. Si te metes en Internet vas a encontrar miles de sitios con gente dispuesta a darte una mano, con dudas y otras con respuestas (ejem, ejem, métete más en mi blog je!). Busca un pana que te acompañe al gimnasio, compartan tips, hablen de lo fino que les fue la semana pasada o de una nueva receta que encontraron. Seguramente, los que tienen saboteadores personales (Que son como la Némesis de los personal trainer) en algún momento caen. Cuando los vean bellos, llenos de energía, poniéndose esos “SkinnyJeans” que no les cabían hace años, les caerá la locha. Lento pero seguro. Mientras tanto, no decaigan y a la mala compañía, pues “fuera Satanás!”.

Foto tomada de http://www.newleafhealthcare.org/healthy-weight-loss/exercise-for-weight-loss/finding-motivation-to-exercise



viernes, 11 de marzo de 2011

Triste, pero de pie...(y con receta de Viernes de Aromas)

Hoy como casi todo el mundo, amanecí con el corazón chiquitito. Las noticias del terremoto y tsunami en Japón (así se a miles de KM de distancia), me apagan y me hacen un nudo en el estómago. Uno no tiene que tener a las personas al lado para sentir su pesar y solidaridad hacia con ellos, o quizás eso me pasa a mí ya que todos mis hermanos y muchos amigos viven fuera.
Pensar en la situación que están pasando miles de personas, de una manera tan grave y devastadora, me desconsuela. Me provoca salir corriendo para mi cama y esconderme bajo las sábanas, a llorar un poco y esperar que todo pase.
Pero uno debe levantarse y espero poder poner mi energía y oraciones en el  bienestar de las personas de esa lejana tierra. Es el único granito de arena que puedo dar, entonces lo daré. Es mi tarea de hoy.

Y como seguimos viviendo, igual hoy les dejo su receta. Espero que también la hagan, se llenen de energía y manden todas sus luces positivas a la gente de Japón.

Esta receta es una versión de un pollo para un almuerzo o cena, que hace Jillian Michaels, la entrenadora de The Biggest Loser. Ella “si” que sabe su vaina, así que espero que la disfruten:

1 cucharadita de aceite de oliva
1 cebolla grande cortadita
3 cucharaditas de curry en polvo
1 1/2 tazas de garbanzos (pueden ser de esos de lata para que sea más fácil porque ya están cocinados)
3 tomates grandes, picados
1 taza de vainitas (Cocinadas, cortadas en trocitos)
200 gr de pechuga de pollo, deshuesada y sin piel. Picada en cuadritos
¼ de taza de yogurt natural (sin sabor a frutas)
Sal y pimienta al gusto

-Calienta el aceite en un sartén grande (si tienes uno tipo Wok, mejor) a calor medio alto. Luego agrega la cebolla y ve dándole vueltitas hasta que se cocine pero no dejes que se ponga marrón.
-Échale el curry y sigue dándole vueltas hasta que esté todo bien mezclado. (Como 20 o 30 segundos)
-Echa los tomates, garbanzos, pollo y sal al gusto. Ve revolviendo hasta que veas todo bien cocinado
-Cuando veas que ya esta todo listo (el pollo está totalmente cocinadito) saca la sartén del fuego y échale el yogurt.
¡Listo! Siéntate a disfrutar de este comidon.
Esto da como para unas 3 porciones (dos si están pegados el hambre)
Como siempre, pónganse inventores. Si no les gusta el yogurt, no se lo echen, aunque eso le da una consistencia cremosita divina. Pueden ponerle más vegetales o más pollo si quieren más proteína.
Disfruten y hoy ya saben, energía y oraciones (para los creyentes) hacia Japón.


Foto tomada de http://www.viajejet.com/himno-japon/bandera-de-japon/

jueves, 10 de marzo de 2011

Alejando la diabetes

No todo es estar “duro”, “flaco” o “rayado” en esta vida. La verdad es que para mí, el estar delgado o en su peso correcto, es una búsqueda de la salud. Lamentablemente hay un bojote de enfermedades que están asociadas al sobrepeso y que cada vez afectan a más personas, y lo más culilluo, desde edades más tempranas.
Cuando yo estaba chama e iba para la playa, el club o bajaba a la piscina del edificio, siempre había un gordito. Pero eso era todo, había un gordito. Ahora cuando uno se acerca a cualquier charco donde remojar los pies hay como 10 chamos con sobrepeso, y sobre peso duro (celulitis en la barriga, men boobies a los 12 años). Y como dije al principio, la cuestión no es sólo estética, es salud. ¿Qué carrizo le hemos estado haciendo a nuestros cuerpos? Al parecer, nada bueno.
Uno de los males que esta llevándose por los cachos a un gentío es la diabetes. Si bien este es un mal que se puede heredar genéticamente (Si te tocó la lotería, pues te tocó), hay muchas personas que están generando algún tipo de diabetes por el estilo de vida que llevan. Pues si, el sedentarismo, exceso de carbohidratos refinados, grasas hidrogenadas y demás (¿les suena conocido?) son algunos de los factores que pueden poner a tu organismo en propensión de diabetes. Hay cosas que no podemos cambiar (ciertos grupos étnicos son mas propensos a esa enfermedad) pero otros, como la dieta, controlar tu peso y el sedentarismo, por supuesto que si. Lo que me parece hasta impresionante es que son métodos naturales, que tenemos a la punta de nuestras manos, piernas y barriga y que podemos empezar a poner en práctica desde ya.  
En la revista Prevention, que saben más que el pescado frito, publicaron los 12 pasos a seguir para no tener diabetes. No hablamos de cambios de genes, ni de blanquearse como Michael Jackson (pues si, como si ya no fastidiaran a los negritos, el grupo étnico con mayor propensión a la diabetes es el de los afroamericanos), sino de cómo manipular esos factores modificables para reducir tu riesgo de sufrir esa enfermedad. Por supuesto, no implica ni tomarse pepas ni nada de eso. Más o menos lo mismo que siempre machaco en este blog: buena alimentación y hacer ejercicio. Además de cosas divertidas como dormir bien (¿A quién no le gusta echarse un guinde?) tomar más café (YEEEIIIII!), darle un toque de canela a tu vida y hasta buscarse una buena compañía. Al menos debes darle check a 8 de esos pasos, y seguro vas en buen camino.
Lee el artículo completo aquí.

Si quieres saber más sobre factores controlables de la diabetes puedes leer aquí:

Foto tomada de http://www.webmd.boots.com/a-to-z-guides/slideshow-how-your-life-affects-your-skin

miércoles, 9 de marzo de 2011

Back in track

Ok, pasaron los carnavales y no te portaste tan bien. Te echaste más palos de los que debías o atacaste esa bolsa de Tosticos un poco más seguido de lo que tenías planeado. Fino, no todo está perdido.
Yo no soy del aproach de todo o nada. Está bien, no seguiste tu plan finísimo que llevabas, eso no quiere decir que porque sea miércoles la semana esté perdida. No es tarde para volver a estar back in track.
Por eso aquí te dejo estos cuatro tips para retomar tu vida sana, bella y divertida, sin mucho esfuerzo ni sufridera.
-No te reclames tanto: Ok, si ya te comiste esa hamburguesa doble queso con extra tocineta y papas grandes, todos los días del asueto, lo hiciste y punto. No por estar quejándote y auto-reclamarte las calorías extras van a salir de tu cuerpo. A lo hecho, pecho. Sigue pa´lante que la pelea es peleando.
-Límpiate: Cuando llegas de un día súper cansón, con colas, monóxido, aires acondicionados que huelen fó, cigarro, etc. ¿qué es lo que te provoca hacer? La mayoría se hecha un baño, ¿no? Pues el agua sirve para limpiarte tanto por fuera como por dentro. Durante estos tres días trata de tomar bastante agua. Si son más de tus 8 o 10 vasos, mejor. Límpiate por dentro como si te dieras una ducha. Claro, omite el jabón.
-No te quedes quieto: Se que debes estar mamado, no sólo de las horas divertidísimas bajo el sol con tus panas, sino de la cola mamarra que te tuviste que calar para volver a tu casa y que divertidamente se repite todas las mañanas para ir al trabajo. Pero si tu reacción es “mejor me echo un guindecito cuando llegue a la casa” vamos por el camino equivocado. Sigue con tu rutina de ejercicios diaria para darle a tu cuerpo la dosis de endorfinas que necesita para afrontar la semana. Además, en este caso, sólo son tres días. ¡Yeeeeiiiii!
-No dejes de comer: Si crees que porque te pasaste en tus comidas, la mejor opción es hacer la dieta del melón en ayunas a las 10 de la noche, no lo hagas, por favor. Recuerda nutrir y alimentar a tu cuerpo en los momentos correctos con la comida que necesita (granos y carbohidratos integrales, vegetales, proteínas magras y grasas buenas) para que la energía no se vaya de tu lado. Saltarte el desayuno, almuerzo o meriendas, sólo va a hacer que ataques con furia la próxima comida.

Como siempre recuerda que esto de la vida “sana”, cambiar hábitos y estar mejor con tu cuerpo y apariencia no es una carrera rápida, es más tipo maratón (que no se acaba). Cada pequeño esfuerzo cuenta, y tu cuerpo te dará las gracias.

Foto tomada de http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:New_York_marathon_Verrazano_bridge.jpg

martes, 8 de marzo de 2011

Top 7 contra el hambre

Ya habíamos hablado de cómo suprimir el hambre cuando uno anda pensando en modo “dieta”. Es difícil por aquello de pensar que la dieta es atún, lechuga y agua. Pero la realidad es que debemos tomar la palabra dieta como “el conjunto y cantidades de los alimentos o mezclas de alimentos que se consumen habitualmente” * (agarren pues)
No tenemos que pensar en privación, si no en “nutrirnos”. Llenarnos de todas esas cosas buenas que van a hacer que tu día/semana/mes/año/vida esté espectacularmente llena de energía.
Pero si en tu cabeza la palabra hambre sigue rondando como el coco del cuento, en www.fitday.com encontré el “Top 7 de los supresores,  naturales del apetito”. Nada de pepas que te suben la tensión o te dejan mareado, o te deprimen, o te dejan como en perico. Siete cositas tan simples como evitar carbohidratos refinados (¿nunca han tenido un ratón sólo por carbohidratos y azúcar? Yo si y sucks big time como el de la caña), tomar suficiente agua (todavía hay personas que se preguntan si es necesario tomar agua. La respuesta: SI), hacer ejercicio y comer más seguido los alimentos correctos. Alguna receta mágica, pues no. Pero nadie puede decir que hay escasez en la farmacia o automercado de alguno de estos ítems. Así que cero excusas la próxima vez que pienses “es que tengo tanta hambre…”
Lee el resto del Top Seven aquí.


Foto tomada de http://www.francochef.blogspot.com/
* Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Dieta

lunes, 7 de marzo de 2011

Gózalo, pero con calma

En los días feriados, vacaciones y fines de semana, nos relajamos. Y esa súper relajación muchas veces la reflejamos en lo que nos comemos. Por que es así, sentimos que nos portamos bien un bojote de días, así que por qué no darnos un “premio”?
Aunque soy súper fiel creyente (y practicante) del día libre en la dieta, con los años he aprendido a que ese día libre no tiene que ser una debacle romana. Es decir, uno puede disfrutar de “salirse” del plan sin que eso signifique retomar en grasa todo lo que arduamente habías perdido.
Claro, no hay manera “mágica” de hacerlo. No hay pepa que te haga portate bien ni que desaparezca de tu cuerpo el consumo excesivo de carbohidratos refinados, grasas malas y demás. La única manera de “mantenerse” en los límites del cuadro de la normalidad, es a punta de paciencia y salivita. That’s it.
A los que están pendientes de no hincharse como un balón en las fiestas carnavalescas, les paso estos tips, y espero que les sirvan:
-No comerás lo que no tienes: Fácil, si quieres comer papitas fritas, fino. Difícil se te va a hacer comerlas si no las tienes a mano. Solución: no compres papas ni tosticos ni tostones y llena tu despensa/nevera de otras opciones menos tapa arterias (frutas, yogurt, pan integral, palitos de celeri y de zanahoria, etc)
-No te saltes comidas: Ok, vas a ir a un parrillón y piensas, “mejor no como nada durante el día para ocupar todas las calorías en la parrilla y atacar los chorizos”. No lo hagas. Trata de hacer tus comiditas sanas durante el día para que cuando llegues a la parrilla la disfrutes, y no llegues pegado del hambre. Si llegas con mucha hambre te vas a comer todo lo que te pase por el frente, y la idea es difrutar, no reventarte.
-Haz algo de ejercicio, aunque sea un poquito. Si puedes seguir haciendo tu rutina diaria de ejercicios, 1000 puntos. Pero si es demasiado peluo porque andas con un bojote de panas en la playa/piscina/montaña, busca la manera de nadar un poco, caminar, pegar brincos, lo que sea que te mantenga en movimiento. No te heces como una ostra.
-Disfruta la caña, pero no te vuelvas loco: Esto es un no-brainer. La caña, por más sabrosa que es, es un bojote de calorías vacías. Si, incluyendo el vino tinto que es tan bueno “para la dieta Mediterránea”. E igual, en esta dieta, para disfrutar lo “bueno” del vino, debes tomarte una o dos copas. No la botella. Igual con las birras (sigo defendiéndolas, la “azulita” esa sabrosísima tiene muchas menos calorías que un vodka) no te tienes que tomar la caja completa. Tómate unas, y ve alternándolas con un vaso de agua.
-Recuerda a lo que quieres llegar: Tu mente puede estar de vacaciones, pero tu cuerpo no sabe eso. Es decir, para él, el día lunes de carnaval es igual a un lunes cualquiera. Si estas de verdad comprometido con tu plan de pérdida de peso/mejoramiento de tu físico/mente/alma/lo que sea, debes recordar eso cada vez que te provoque meter la mano en la bolsa de tosticos. Pregúntate ¿esto me va a llevar más cerca de mi meta, o me aleja? Creo que todos sabemos la respuesta.

Recuerda que sólo tú logras lo que quieras en la vida. Si quieres aprender un idioma, pues tienes que estudiar más, si quieres ganar más plata, tienes que echarle pichón en el trabajo. Si quieres perder peso, tienes que esforzarte. No hay nadie que lo pueda hacer por ti.

¡Felices Carnavales!

Foto tomada de http://www.gabrielhummel.com/2010/10/07/be-calmer-than-gandhi-and-reduce-your-stress-now-with-these-7-steps/







viernes, 4 de marzo de 2011

Power Muffins

Esta receta es perfecta para los que siguen B4L, son fáciles de hacer y sabrosos, así que no hay pele. ¿Por qué se llaman Power Muffins? ¡Porque son poderosos! Pura energía y nutrientes de los buenos. Mas bueno que comer pescado y chuparse los dedos.

Esta receta es para 3 muffins
6 claras de huevo
2 tazas de avena
¼ de taza de zanahoria picada
¼ de taza de manzana verde (picada)
1 cucharita de vainilla
Un toque de canela (al gusto)
3 sobrecitos de edulcorante.

Pre calienten el horno a 350, mientras, meten todo eso en un procesador de comida o la misma licuadora y lo mezclan hasta que quede como una masa. Si sienten que la masa está muy muy seca, échenle un cuarto de leche descremada.
Agarran una bandeja donde puedan hacer muffins (¡claro!) y vierten su mezcla, más o menos un cuarto de masa por muffin.
Los hornean por 10 minutitos o hasta que los vean “doraditos”, y listo.
También se pueden poner inventores, si quieren que la masa “levante” pueden ponerle una pizquita de polvo para hornear. Y los tres sobrecitos de edulcorante, son una referencia. Si te gustan más dulces, pues échenle más. Si no, con tres está bien. Y para los que quieran usar miel, recuerden una cucharada va que chuta. Y si se quieren poner más inventores, les pueden poner unas tres cucharadas de nueces picadas, y ahí tienen su “ración” de grasa buena.

Estos muffincitos son perfectos como merienda a mitad de la mañana, o para un desayuno rápido, o cuando quieras algo rico a mitad de la tarde.

Imagen tomada de http://recetasdelujo.com

jueves, 3 de marzo de 2011

Once you go black...

Yo no soy extremadamente dulcera, pero como todo ser humano, me gusta comerme un postrecito de tanto en tanto. No voy a matar a nadie si no lo hago, pero si de verdad tengo muchas ganas de comer alguito, busco mis maneras. La primera es la fruta, y aunque suene a consejo de vieja, la fruta es el dulce de la naturaleza. Métanle el diente a una manzana amarilla o a un plato de lechoza y luego me dicen si no les sabe a dulce.
Pero entiendo que esto no es lo que mata más la ansiedad si lo que te provoca es un Sunday doble chocolate con maní. Si esa era tu idea del postre y me aparezco con una taza de patilla, por ejemplo, seguro me lo lanzas por la cabeza.
Para todos esos súper dulces adictos que necesitan su daily fix les digo que no todo está perdido. Si estas en una nota healthy, claro que puedes comer tu dulcito, y de hecho, puedes comer chocolate. Claro, la idea es que comas el chocolate negro.
El chocolate negro no sólo te calma la ansiedad, sino que te ayuda a estar más sanos, ¡en serio!.En un artículo publicado en la página de la South Beach Diet nombraron tres de las razones para comer chocolate negro: 1.- Ayuda a bajar la tensión arterial; 2.-Actúa antiinflamatorio y 3.- Te prolonga la sensación de llenura y por ende, no comes más de lo que debes.
Como todo, la cosa es no excederse, para provechar sus beneficios no debes comerte un tolete completo. Con sólo un pedacito (digamos, la mitad de tu dedo) puedes disfrutar de su función “saludable” y matar tus ansias de dulce.
Ya sabes lo que dicen “once you go black, you never go back”…
Si quieres leer más sobre los magníficos beneficios del chocolate lee el artículo completo aquí.

Ps, Si les interesa el tema, copien el link de donde tome las fotos. Ahí hablan de los beneficios del chocolate para tu corazón, y no de melón!.

Foto tomada de http://www.mohrresults.com/dr-chris-mohr-weight-loss/dark-chocolate-health-benefits/

miércoles, 2 de marzo de 2011

Tips para estar satisfechos

Una de las cosas que le da más culillo a la gente cuando oye la palabra “dieta” es pasar hambre. Claro, estamos acostumbrados a que la “dieta” sea un sacrificio, llena de comida sin sabor, y en cantidades mínimas y pichirres.
Pero eso no tiene que ser así. Teniendo siempre presente las porciones (como las que nombré en post anteriores y que son más que suficiente para cualquier humano) con una alimentación balanceada -tus tres comidas y dos merienditas- no debemos pasar hambre. Lo que pasa es que el estrés de “hacer dieta” nos hace tener ataques de ansiedad que hacen ver un plato normal de comida como una muestra médica.
Primero, debemos quitarnos de la cabeza la idea de que dieta es pasar hambre, y segundo, estar satisfechos con lo que comemos no debe ser sentirnos pesados como una gandola.
En la página Calorie Count, que btw es un magnífico acompañante para los que queremos cuidar nuestro cuerpo y estar más sanitos, publicaron unos tips sencillos para “calmar el hambre” y no sentir que estamos pasándola mal. Lo bueno es que son tan sencillos como abrir los ojos por la mañana: desde tomar más agua, comer avena (yummi!), comer huevos,  incluir nueces en la dieta y usar vinagre y canela, que regulan los niveles de azúcar en la sangre después de cada comida.
Obviamente, estos tips no es para usarlos todos juntos (no le vas a poner vinagre a la avena, pero si le puedes poner canela, ¿no?) pero puedes ponerlos en práctica en tu día a día para que no sientas que te quieres comer la nevera entera.
Aquí te dejo los tips directo de la página para que los tengas presentes cuando pienses que tu comida no te llena ni una muela.

Foto tomada de http://www.mfablog.org/

martes, 1 de marzo de 2011

Súbele a tus endorfinas

Muchas veces la palabra “ejercicio” da dolor de cabeza sólo con leerla. Cuando uno no tiene una rutina diaria establecida para mover tu cuerpo, el ejercicio es un plus al bojote de tareas que tienes que hacer, y que seguramente queda sin el check de “Lo hice” en tu agenda.
Pero una vez que lo incorporas a tu día a día, se vuelve tan natural como tomar agua. Simplemente no puedes dejar de hacerlo. Se que si lees esto y te paraste a las 5 AM para arreglarte y agarrar una cola para ir al trabajo (y piensas en las otras dos horas de regreso) debes mentarme la madre. Pero vamos a dejar a esa pobre señora en paz. Es en serio. Si te acostumbras de verdad a hacer ejercicio, tu cuerpo (como se acostumbra también a estar echado o parado de mala posición) se acostumbrará al ritmo. Y casi como una droga, siempre te va a pedir más.
Eso es porque al hacer ejercicio intenso uno libera unas hormonas llamadas endorfinas. Las endorfinas serían como la marihuana/caña/perico natural (¡y sin ningún efecto secundario!) Son las hormonas de la felicidad. Al igual que las liberas cuando tienes un nuevo arrejunte y andas más contento que muchachito abriendo los regalos del Niño Jesús, las puedes liberar después de una sesión intensa de ejercicios. En muchas partes la llaman la Runners High porque después de esa corredera, muy al contrario a lo que piensan los sedentarios, te sientes tal cual en perico. Sientes que puedes hacer todo, una vuelta más si te da la gana.
Lo finísimo es que esta Runners High no la liberas sólo huyendo del diablo. Todos los ejercicios que requieran que tu cuerpo entre en un proceso intenso de gasto calórico, te van a dar ese rush, esa sensación. Pero debe ser intenso. Estoy segura que después de una sesión de Tai Chi te puedes sentir súper relajado y en conexión con tu cuerpo y alma, y claro que liberaras endorfinas porque andas contento. Pero aquí hablamos de ese esfuerzo de respirar duro después de una sesión mamarra de bicicleta tipo HIIT, yoga de ese que te deja con los brazos y las piernas temblando, de levantar pesas como si no hubiera un mañana, o como le digo a mis “traniees” de correr o caminar como si huyeras de los malos. Y por supuesto, cualquier ejercicio que te deje literalmente mamado.  
Así que los invito a todos a drogarse un poco. Esa “merca” la tienen en la punta de sus manos, piernas y brazos. Cuesta baratísimo, no te quema las neuronas y no te va a meter preso la policía. ¿Vas a pedir más?

Foto tomada de http://www.medimanage.com/my-worries/more-articles/tips-on-how-to-stay-healthy-this-environment-day!.aspx