lunes, 28 de febrero de 2011

Y "mi" Oscar va para ...

La entrega del premio Oscar 2011 me pareció que estuvo bastante divertida y por primera vez en mi vida, hasta corta. No todo el tiempo la puedo ver completa (porque me quedo dormida) y esta vez si, así que eso me pareció un éxito.
Me parecieron súper agradables James De Franco y Anne Hathaway (que se cambió más de vestido que Madonna en un concierto) y no hubo grandes sorpresas. Mejor actor a Colin Firth, Mejor actriz Natalie Portman, Mejor actor secundario Christan Bale y Mejor actriz (sec) Melissa Leo. La mejor película se lo llevó The King Speech, The Social Network, mejor guión adaptado, mejor banda sonora y mejor edición y mi favorita Inception se llevó varios Oscar técnicos. Mucho botox, chistecitos “de la industria”, etc. Todo bien, mil puntos para todos.
¿Qué me llamó la atención? Gwyneth Paltrow, que al principio apareció en la alfombra roja con un traje medio Barbarella  y luego cantó a gañote pelao la canción de la película que protagoniza Country Strong, donde hace un papel de cantante venida a menos y que de verdad pensaba que había doblado. Quizás está tomando clases de canto con su esposito.
  Gwynett alfombra roja (En la pantalla del TV se veia mas espacial)
Gwyneth cantando

Y la que de verdad me dejó boca abierta, y es el momento perfecto para hacerle su cariñito, es Jennifer Hudson. Esta chica, que ni ganó American Idol cuando participo en el concurso, se ha hecho su camino a punta de trabajo y constancia. La gente la reconocía por su voz pero nadie por su cuerpo definido. 
Jennifer antes

Pues la chica, de la misma manera que se ha ganado su puesto en la industria, se ha forjado un cuerpazo digno de admiración, y lo mejor de todo, totalmente old school. ¿Cómo es eso? A punta de buena comida y ejercicio. La chica logró su perdida de peso con Weight Watchers, una compañía norteamericana para la pérdida de peso que se basa en comidas con porciones correctas (que encuentras en el mercado), reuniones grupales, ejercicio y apoyo. Nada nuevo pero, como podemos ver, efectivo.
Para mi ella se llevó el Oscar de ¡OMG no puedo creer lo que adelgazó y lo bien que se ve esta jeva! 
Jennifer ahora!

 

viernes, 25 de febrero de 2011

Viernes de aromas: Ham and egg sandwich

Para que el fin de semana sea realmente memorable, tienen que empezar el día con un desayuno de campeones. Aquí les va un sanduchito “Egg+ham”. A mi hermana Valen y a su esposito Andrew le encantan.

Qué necesitas:
-Un huevo entero pequeño
-Tres claras de huevo
-Dos cucharadas de leche descremada
-Dos lonjas de jamón de pavo
-Dos rebanadas de pan integral
-Sal y pimienta al gusto

Mezcla en un potecito el huevo, las claras de huevo, las dos cucharadas de leche y le echas sal y pimienta. Cuando esté todo bien mezcladito, lo viertes en una sartén (previamente calentada, le echas unas gotitas de aceite de oliva y restriégalo con una servilleta para que no se te pegue)
Lo cocinas como si fuese huevos revueltos. Cuando esté listo, lo pones en un potecito y en la misma sartén, pones una de las rebanadas de pan. Mientras esta se esta calentando, le pones las rebanadas de jamón, y la tortilla que acabas de hacer. Le pones la otra rebanada de pan y le das la vuelta con cuidadito (la idea es que te queden los dos lados calientes)
Te sientas a la mesa, y comes como un campeón.
Las parejas, simplemente multipliquen por dos los ingredientes para que a cada uno le quede su sanduchito.
Sobre el colesterol del huevo, ni se preocupen. Eso es un pensamiento que ya podemos calificar como “vieja escuela”. El colesterol que contiene la yema del huevo no afecta directamente el colesterol en la sangre de las personas sanas. Más cuando se lleva una dieta saludable, rica en carbohidratos naturales, proteínas magras y grasas saludables. Si tu idea del huevo es que siempre debes comértelo remojado en aceite y con tres kilos de queso, ahí si estás en problemas.
Malo lo tengo yo, que cada vez que nombro la palabra “huevo” mi esposo me dice “esoooooo”.

¿Quieres saber más del huevo?
http://www.alimentacion-sana.com.ar/informaciones/novedades/huevo.htm
Ojo, la foto es sólo referencia!


jueves, 24 de febrero de 2011

Agua que me quemo!

Siempre escuchamos hablar de metabolismo. Que si “yo tengo el metabolismo muy lento” o “este debe tener un metabolismo altísimo porque no engorda nada”. Yo la que más aplico es la de “quiero tener el metabolismo de mi esposo que come y siempre rebaja”.
El metabolismo lo podemos definir de manera medio sencilla como: Un conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en las células del cuerpo. El metabolismo transforma la energía que contienen los alimentos que ingerimos en el combustible que necesitamos para todo lo que hacemos, desde movernos hasta pensar o crecer.*
Y justamente esa parte de transformar la energía de lo que comemos para usarla como combustible, es la más divertida. Por años pensamos que si no comíamos, pues nos ponemos más flacos. Y la realidad es que esa es una de las pocas matemáticas donde 2+2 no es necesariamente 4. Para que el metabolismo ande fino, tienes que comer más y dejar que los músculos hagan su trabajo y utilicen toda esa grasita de más como energía. Otro día les cuento como es ese proceso de más músculo, más quemas, y por qué muchas envidiamos el metabolismo de algunos hombres.
El metabolismo no es algo estático, puede cambiar, joderse (que normalmente lo hacemos cada uno de nosotros tomando las decisiones incorrectas de comer poco o comer lo no correcto) pero también, para el alivio de muchos, podemos mejorarlo, activarlo, alborotarlo o como quieran llamarlo. Lo podemos poner a quemar como si estuviese nuevo pues.
En la publicación Shapefit leí sobre 10 maneras para subir tu metabolismo. Lo finísimo del asunto es que no requiere ningún truco de magia tipo David Copperfield (si yo soy tan ochentena que el mago para mi es David Copperfield y no Chriss Angel) ni pepas mágicas ni nada del cuento. Cosas que son tan básicas como comerte tu desayuno, tomar más agua, dormir, etc, que casi parecen consejos de mamá medio ladilla.
Léan los 10 tips aquí y pongan ese metabolismo a quemar como horno de pollera!


* Tomado de: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/metabolism_esp.html


miércoles, 23 de febrero de 2011

Man (and girl) on a mission

Me copié el título de un post de mi hermana Valen que anda en perico pintando estos días, preparándose para una próxima exposición. Espero que no le pegue al esposo con el brazo derecho porque lo debe tener totalmente papeado de tanto que ha pintado estos días, y seguro malogra al muchacho. You rock sistah!

Yo lo uso por otra razón: Estoy re contenta porque mi amigo Héctor cayó a los que muchos piensan que es el lado oscuro (para mi es clarísimo). Nos contactamos y voy a entrenarlo online por las próximas doce semanas. El vive en Margarita y yo en Caracas, pero la distancia no importa si de verdad uno le quiere echar pichón.

Va a ser duro, para ambos, porque él tendrá que hacer bastante trabajo sólo y los resultados dependen en un 80% de su esfuerzo. Yo tengo que perseguirlo como novia celosa para chequear sus avances, hacer los ajustes necesarios (cuando los necesite) y sobretodo, dar ánimo en el camino. Como andamos súper entusiasmados los dos, estoy segura que va a lograr magníficos resultados.

Ya tengo las fotos, del “antes”, medidas corporales y todo. El tiene todo el material para comenzar la etapa “sana” de su vida. En doce semanas, pongo las fotos del “después” para ver que tal.
Is on!

Foto tomada de http://www.fitnesslab.com.au/?page_id=26


martes, 22 de febrero de 2011

Cinco pasos

Mantenerse en forma es difícil. Si hay alguien que no se siente identificado por este comentario, pues finísimo por el/ella. A mi no me caen muy bien esas personas que cuando ven a alguien sufriendo porque tiene unos kilos de más y debe esforzarse por perderlos, y les hacen comentarios como “chica, imagínate, yo como de todo y no puedo ganar peso, vale!... Es que ni un gramo de celulitis….si yo tuve un bebe ayer, y estos pantalones son talla 26” y a veces rematan con comentarios como “ah es que es un horror ser flaco”.
Eso sólo se aplica si te ves como Christian Bale en El Maquinista (Ver post anterior para referencias). El resto de los humanos, nos disgusta cuando el pantalón nos aprieta o ni hablar del temor de tener el colesterol o la tensión alta, y algunos otros males relacionados a la gordura. Así que cualquier cosita que nos ayude a mantenernos mejor día a día, es siempre bienvenida.
Ayer en una de mis revistas favoritas de “jevas medio papeadas” (que se llama Oxygen) sacaron un articulito divertidísimo sobre cinco maneras de perder grasa. A mi me pareció un poco esperanzador el título, y después de leerlo, quizás lo hubiese titulado “Cinco maneras de mantenerte en forma”. Pero por algo ellos tienen esta revista y yo lo que tengo es este blog (por ahora muajajajaja).
Sea como sea, son cinco tips perfectos para incluir en tu día a día, sin cambios ultra magistrales que definitivamente te ayudarán a mantenerte en forma. El dividir el plato es excelente y realmente lo aplico, en serio. Hay uno sobre hacer ejercicios a la inversa que me pareció interesante pero la automatización de levantar pesas hizo que se me olvidara ese tip. Aquí se los dejo y traten de incorporar al menos tres en sus rutinas diarias. Con pequeños pasos (y en este caso, sólo cinco), si se logra una diferencia.


lunes, 21 de febrero de 2011

Post largo pre OSCAR: Transformaciones culilluas!


Este post es largo, porque tiene fotos que son importantes para que vean de lo que hablo, gócenlo como yo lo gocé escribiéndolo.
Ok, queda poquitísimo para el Oscar y empieza el maratón de tratar de ver las películas nominadas, mientras uno ve el chos con el mal doblaje y pelea contra el sueño para ver si alanzamos a ver la ganadora a mejor película después de calarse ese bojote de Oscar que no me interesan. Son días súper estresantes y debo ser sincera, me apoyo en la piratería para ponerme al día con la lista (bueno, sin Oscar en la espalda también veo películas quemadas, es así)
Ahywhoooooo, aunque mi favorita creo que salió un poco temprano al ruedo de la competencia – Inception es sin duda, en mi corazón, la mejor película del 2010- y la gente ya se ha olvidado de ella, hay dos de esta competencia que me tienen realmente emocionada. 
127 Horas fue muy buena, pero me tuve que tapar mucho los ojos porque soy muy culillua. Con respecto a la película de vaqueros True Grit. Primero, ¡es de vaqueros! Ni fan era del Llanero Solitario cuando era chiquita. Demasiado “domingo en casa de mis abuelos viendo el 4”. Guácatela. Dos, es de los hermanos Coen y si lo digo en voz alta: No soy fan de los hermanos Coen. No me parecen divertidos ni geniales. Y a lo que viene este post, sobre cambios para un papel, ellos si necesitan un cambio de imagen asap pero que carajo, son millonarios y son los hermanos Coen. Quizás me equivoco y amo la pelicula después de verla. Todo es posible en la viña del Señor.
El discurso del Rey fue finísima y de verdad que Colin Firth se merece un Oscar por ese papel. Fue el taramudo más convincente que había visto en mi vida. Creo que en dos ocasiones le pegue a mi esposo en la nuca a falta de poder estirar la mano y pegarle al protagonista pa ver si le salían las palabras. El cambio sorprendente en esta película fue que Helena Bonham Carter no parece una comiquita de terror.
Las que están de número dos de mejor película en mi lista son Black Swan y The Fighter. Ambas, implicaron para los actores cambios extremísimos en sus cuerpos para meterse en los papeles. Una cosa realmente bárbara.
Natalie Portman en Black Swan da hambre solo verla. Creo que dejó de comer cuando hizo V de Vendetta para prepararse para el rol. Ni hablar de la transformación del personaje durante la película (sin spoilers alerts) Creo que el hambre que habrá pasado para quitarle a ese cuerpecito ya chiquito 10 Kg. hace todo creíble. Cuenta la actriz que fue un año de baile, natación y muchas rumbas que dijo No para parecer esa diminuta bailarina.
The Fighter esta ahora en mis favoritas, con todo lo white trash de la familia del protagonista. Como soy niche rockera, la banda sonora me encantó. Mark Wahlberg que siempre me ha parecido cuchi, se llenó de músculos para este rol, de una manera realmente asombrosa. Cuando vean la pelí, píllense en especial la escena que cuando está con su hermano entrenando, mientras suena “Can't You Hear Me Knocking” de los Rolling Stone de fondo. Esa espalda, da miedo.

 Pero el Oscar a las transformaciones “evahhhh” se lo lleva Cristian Bale. Este pana, esta loco de bola y creo que debe tener los riñones quemados por los extremos que ha llevado su cuerpo. Mide 182 cm, se ha llenado de músculos para su interpretación de Bataman y baja todos los kilos del mundo para “la película de turno” que le toque. La primera vez que lo vi flaco como perro de rancho fue en El Maquinista. Dicen que perdió  más de 30 kilos para el papel y luego los recuperó, eso sí, en puro músculo para Batman.



Ahora perdió como 25 kilos para hacer de un boxeador adicto. El papel no puede ser más creíble porque no se como huele el crack pero seguro que ese tipo olía a esa vaina. Loquito, dientes tullidos y flaco como pocos. 


No soy para nada fan de esas pérdidas de peso extremas, y además, estamos hablando de personas que normalmente están “chévere” pero coh! Eso se llama esfuerzo y dedicación. Uno tiene que ver eso y recordarse de sus metas cada vez que le provoque llevarse una papa frita a la boca. Yo se que no nos están pagando ni nominando al Oscar, pero como dijo mi amigo Héctor (al que esta semana empiezo a entrenar online!) que quiere ponerse en forma para ser un ejemplo para sus hijos. ¿Qué más motivación que esa? En serio. Si uno se lo propone, ¡de bolas que puede!




viernes, 18 de febrero de 2011

Viernes de aromas: Wrap de pollo al estilo Lionel Richie

Ok este viernes te dejo una receta de “Wrap de pollo Easy like Sunday morning” como diría el poeta Lionel Richie.
¿Qué necesitamos?
Dos tortillas integrales grandes (las que venden aquí son las Bimbo) no las blancas, las marroncitas.
Dos pechugas de pollo desmenuzadas.
Mostaza
Pimienta
Alfalfa
Un tomate
Media cebolla
½ aguacate maduro
Ok, agarras tus dos pechugas desmenuzadas. Si es de esos pollos gigantes, con una vas que chuta. Si es un pollo que paso su vida cuidándose el peso, necesitas dos (porque vamos a hacer dos wraps)
Lo mezclas con una o dos cucharadas de mostaza, le echas la sal y la pimienta al gusto. Lo dejas ahí que disfrute echado en un potecito.
Mientras, vas calentando tus tostaditas, pero que te queden flojitas, no duras.
Agarras el aguacate y lo machucas hasta que te quede una cremita. Le pones sal y pimienta al gusto.
Ya con tu tortilla calentita, le pones la alfalfa, el tomate con la cebolla picadita (¿Se me olvido decirles que picaran el tomate y la cebolla? Bueno, piquen todo eso en cuadritos), un poco de la crema del aguacate que acaban de hacer con mucho esmero y el pollo con mostaza. Lo enroscan como si fuese un burrito y Voalá ¡Tremenda papa!
La receta es de dos, para que se lo coman junto a su amorcito o arrejunte (sobretodo por la parte de la cebolla). Mi amiga Adri le puede decir su Ne que se los haga este fin.
Este wrap tiene carbohidratos, proteínas magras y grasas buenas. ¿Qué más se puede pedir? Lionel Richie si sabe como es la cosa…

jueves, 17 de febrero de 2011

Me duele la espalda


Desde el fin de semana tengo un dolorcito de espalda que me ha estado “fastidiando”. Y a pesar que hice pesas lunes y martes, tuve que bajarle la intensidad, que ya es pinche. Al ver que no mejoraba, decidí que debía tomarme un descanso “activo” al menos por unos cinco días (espero que ya el lunes pueda estar back on track).
Yo hago mis ejercicios como papeado de gimnasio, con guantes y cinturón de pesas. Hasta gruño pues. Pero tomando todas las precauciones, igual uno puede hacerse daño, por que la verdad que lo que hace más daño no es la hora que pasas haciendo ejercicio, sino el resto del día, lleno de estrés y las horas que pasas sentado de mala posición en tu puesto de trabajo.
Fíjense cuántas veces no llegan a la casa con dolor de cuello o espalda sin haber levantado si quiera una jarra de agua. Tenemos a nuestros cuerpos tullidos en malas posiciones por horas, y luego, seguramente llegamos a la casa a echarnos en una peor posición, en el sofá de la casa.
En esta página encontré unos ejercicios sencillos para que hagan en su oficina, casa, escritorio o pupitre. Si les da pena hacerlos porque los que tienen a los lados los van a mirar con los ojos puyos, pues háganlos a la hora del almuerzo. Quizás les van a parecer ejercicios de viejitos, pero que carrizo, si llego a vieja sin la espalda tullida, Bring it on!

Foto tomada de http://www.methodsofhealing.com/herbal-remedies-for-back-pain/

miércoles, 16 de febrero de 2011

Carboconfusión

Ok, ayer mi amiguita Gaby me escribió en la noche para preguntarme si la berenjena era un carbohidrato. Yo le dije de una que si. Ella, con dolor, me dijo, ¿entonces no la puedo comer en la noche? Y yo le dije otra vez, pues claro que si.
A los carbohidratos no sólo le tenemos miedo, es que la verdad, no los conocemos.
Los carbohidratos o hidratos de carbono son los compuestos más abundantes y a su vez los más diversos de todo lo que nos comemos. Están integrados por carbono, hidrógeno y oxígeno, de ahí su nombre. Son parte importante de nuestra dieta porque los necesitamos como energía para hacer básicamente todo. Una dieta fina debe estar compuesta principalmente por carbohidratos, lípidos (grasas) y proteínas. Los carbohidratos se clasifican en:
Simples: Podemos mencionar a la glucosa y la fructosa que son los responsables del sabor dulce de muchos frutas.  Con estos azúcares sencillos se debe tener cuidado ya que tienen ese sabor buenísimo a dulce (o salado, como los panes pero es más bueno que el pescado frito) y el organismo los absorbe rápidamente. Su absorción induce a que nuestro organismo secrete la hormona insulina que estimula el apetito y favorece que guardemos grasa en nuestros fundillos, rollitos, muslos y caderas.
Los complejos:  Entre ellos se encuentran la celulosa (donde está la fibra vegetal) que forma la pared y el sostén de los vegetales; el almidón presente en tubérculos como la patata y el glucógeno en los músculos e hígado de animales. El organismo utiliza la energía proveniente de los carbohidratos complejos de a poco, por eso son de lenta absorción. Estos carbohidratos complejos los encuentras en panes, pastas, cereales (integrales todos) arroz, legumbres, maíz, cebada, centeno, avena, etc.
Todos los vegetales tienen carbohidratos, pero están compuestos por fibra vegetal y en algunos casos, un bojote de agua (como la lechuga y el pepino)
La berenjena de mi amiga Gaby es un carbohidrato, pero por su estructura se dice que es un carbohidrato fibroso, como casi todos los vegetales. Aquí puedes ver una lista de los gramos de carbohidratos que aporta cada vegetal, bueno y toda la comida. Es una lista súper completa de comidas, sus calorías, carbohidratos (colocados como HC) proteínas y grasas. Así que gocen pues.
Si la pregunta es, qué carbohidrato me como, yo lo haría así: en la mañana me como los almidonados y los simples (frutas, no pan blanco!) y cuando pasa el avión pa Carúpano, es decir, después de la 1, empiezo a comer más carbohidratos fibrosos: vegetales cocidos y ensaladas crudas.
Si estas haciendo ejercicio como para un triatlón, tienes que aumentar un poco los carbohidratos almidonados. Y si tu caso es todo lo contrario (Quieres estar echado como Fanto todo el día) disminúyelos y sustitúyelos por carbohidratos fibrosos.
Yo no recomendaría a nadie quitar completamente los Carbohidratos Almidonados en la mañana. Un buen plato de avena es como gasolina de 95 ecológica para un carro nuevo: le roncan los motores.
Así que lee bien, y come, otra vez, tu carbohidrato.




martes, 15 de febrero de 2011

No pain, no gain

Hace dos semanas, mi amigo Acasio se venció. Cayó en mis redes y me dijo que lo ayudara para ponerse en forma. Después de una tarde completa con fotos (para el antes y después), pesada, medidas y todo, le dí una cátedra del “buen vivir” o mal para algunos. Se fue contento y quedamos que cada semana chequearíamos su proceso. Cerré la puerta y sabía que la parte difícil de verdad la tenía ahora el.

La semana pasada en el “primer check” le escribí un emailcito para ver cómo iba.

Estas fueron sus palabras:
“Full trabajito este fin, pero este viernes si no pude hacer casi nada, los demás días, by the book. Un besote y eso si, ando requetete cansao todo el día, destruido y con dolores”.

Luego de una llamada (un poco preocupada porque no sabía si era que se había maltrecho el muchacho) me dijo: estoy haciendo lo de las pesas y me duele todo! Le comenté que así uno haga ejercicio todo el tiempo, al cambiar la rutina, igual te duele todo, el acido láctico se te va pal techo y te sientes destruido. Pero uno siente que de “verdad” estas haciendo ejercicio porque sientes el dolor en los músculos. El me dijo “bueno mis músculos como que no existían porque me duelen todos!”

Aquí realmente aplica: No pain, no gain!

lunes, 14 de febrero de 2011

Sabotage!

Esa es una de mis canciones favoritas de los Beastie Boys. Y lamentablemente es una acción que cometemos casi a diario contra nuestra firme promesa de mantenernos en la línea, más delgados y sanos.
En la revista Prevention sacaron una listica con los seis mayores “saboteadores de dieta”. Quizás ustedes dirán “ah bueno pero es que yo sabía que las papas fritas eran malas”, lo que pasa es que al ciudadano común, no toma en cuenta el bojote de calorías accesorias y vacías que vertemos en nuestra comida. Aderezos para ensaladas más pesados que mondongo a las 4 AM, aceite que no ves (porque no se lo estás echando “directamente”) y cafés que no sólo te quitan el sueño sino que matan a un diabético.
Pilla aquí la lista y espero que a medida que vayas pasando la flechita al cuadro siguiente, digas: “Esto no lo hago, y este tampoco…”

Ahh y aquí les dejo el video de Sabotage! para que se acuerden de la cancioncita cada vez que le vayan a echar más aderezo a la ensalada...


viernes, 11 de febrero de 2011

Viernes de aromas, en la cocina!

Una de las preguntas que siempre me hacen mis amigas y a veces hasta mi mamá es “aja, entonces ¿qué comes?” La respuesta básica es, comida. Pero se que esa pregunta necesita que se “elabore” como respuesta de Miss en concurso pues.
Yo no cocino más allá de lo que podemos llamar “comida de supervivencia”, pero cuando uno se mete en la onda “healthy” debe tener algunos aces bajo la manga, ya que no puedes solucionar todos los almuerzos a punta de pasta y queso.
Por eso, ahora los viernes voy a poner recetas fáciles, nutritivas y divertidas para que tomen nota. Esto demuestra que uno se pone viejo: antes los viernes eran de rumba, y ahora son de recetas, quien diría.
Espero que les gusten las hagan y por supuesto, las disfruten.

Este viernes les voy a dar una de mis favoritas para los desayunos, las Power Pancakes.
A mi me matan los desayunos dulces y en este puedes comer una buena ración de proteína y carbohidrato en una sola sentada.
Ingredientes:
1 taza de requesón (si no encuentran, usen ricota de la que viene en un pote azul)
1 taza de avena en hojuelas
1 taza de clara de huevo. Yo compro unos potes de clara de huevo que venden en el mercado, son un éxito.
½ taza de leche descremada

Agarran una sartén que no se pegue mucho y le ponen un poquito de aceite de oliva (sólo para que la panqueca no se pegue), o mantequilla. La ponen a calentar como plancha de chino.
Meten los tres primeros ingredientes en la licuadora (clara de huevo, avena y requesón) y lo empiezan a licuar. Como les va quedando una masa no líquida, empiecen a echarle la leche descremada. Si sienten que con la leche descremada todavía no queda muy líquida, pónganle un poquito más. Pero recuerden que la idea es que quede un poco espesita.
Con su mezclote ya listo, empiezan a echarlo cual crema de panquecas en la “plancha de chino” (por eso les dije que la pusieran bien caliente). Van vertiendo el contenido como para hacer una panqueca del tamaño de la palma de la mano. A menos que tengan una plancha de esas gigante que le caben 20 al mismo tiempo. Si es así, gócenlo pues.
Hacen sus hermosas panquecas, y se sientan a la mesa.
¿Qué le pones encima? Yo le pongo mermelada Light. En el mercado hay varias y hay de distintos precios. Como uno no come de esto todos los días, un pote te puede durar años. Si no, también puedes hacer tu mermelada, con frutas que tengas en la nevera (fresas, mandarina, mango, piña, lo que sea) la metes en la licuadora, las mueles un poco, y luego la pones en el microondas por dos minutitos con edulcorante al gusto. Listo pues.
La masa queda con un sabor un poco neutro, a mí me gusta porque el dulce se lo da la fruta. Pero si te gusta la masa con sabor más dulcita, puedes echarle unos paquetitos de edulcorante, un toquecito de concentrado de vainilla y quedan de lujo.
Ahh se me olvidaba, no es que se van a comer toda esa licuadora de panquecas. Con esta receta salen muchísimas, del tamaño que les digo. La porción  es cuatro panquecas. Si te sobran, las puedes calentar luego en el microondas y te las comes. Fácil y listo.

jueves, 10 de febrero de 2011

¿Sin pesas? Sin problema…

Desde que descubrí las pesas, de verdad que mi ejercicio cambió definitivamente y para mejor. Ya de hecho no me imagino hacer sesiones de ejercicio que no tengan pesas. Puedo hacer días de cardio, fino, pero tengo que hacer ejercicio con pesas.
Yo que soy ultragalla tengo un banco de pesas y diferentes “discos” para poder hacer mis sets completos. Bello no es, es un banquito que parece de gimnasio de edificio, con un color crema grisáceo nada atractivo pero bueno, el amor es ciego y lo amo pues.
Si bien no le puedo decir a todo el mundo que tenga pesas en su casa, al menos si me parece que todos deberíamos incluir cierto ejercicio de resistencias en nuestras rutinas.
Y aquí viene la pregunta de siempre ¿y que hago si no tengo pesas? Pues la respuesta es algo como “fajarse más”.
Hay ejercicios que uno puede hacer en la comodidad del hogar (porque ojo, si ya estas en un gimnasio y no haces pesas, es pura flojera) que puede darte un buen entrenamiento de “resistencia” sin tener el equipo regado en tu sala. Claro, mientras que con pesas puedes hacer menos repeticiones en sets más cortos, si vas a utilizar tu propio cuerpo como pesa, tienes que darle más duro. Es decir, tienes que hacer sets con más repeticiones, hasta que quedes realmente “mamado”.
Aquí los principales ejercicios que puedes hacer:
Planchas: Es un ejercicio súper completo, trabajas pecho, músculos del brazo y hombros (que al estar formaditos se ven de lujo con camisas sin mangas). Trata de hacer “maratones” de planchas. Haz 3 sets de 30 repeticiones.
Sentadillas: Este ejercicio que parece de viejita, hecho de buena manera trabaja no sólo la parte delantera de los muslos, sino la parte trasera y las nalgas. También, has tres sets de 30 o 40 repeticiones.
Triceps Dips: Ok, no se la “traducción” para este ejercicio, pero es un éxito para los brazos. Con el cuerpo suspendido entre dos bancos, o dos sillas por ejemplo, pon las manos al borde de uno de las sillas y las piernas en el borde de la otra. Doblas los codos y subes para extender los brazos. También lo puedes hacer con una sola silla, colocando los pies extendidos hacia delante y los brazos en el borde de asiento. Doblas los codos y bajas y subes.
Lunges: Otro más sin traducción pero durísimo para las piernas en el idioma que sea. En algunas partes lo llaman “zancadas” pero a mi me parece como raro ese nombre. La idea es dar un primer paso con tu pierna derecha, bajas hasta que el muslo de tu pierna (derecha) quede en paralelo con el piso, subes y haces lo mismo con tu pierna izquierda. Claro, puedes empezar con la pierna que quieras. Otros tres sets de 30.
Luego de esto, si no has hecho ejercicio en mucho tiempo, seguramente querrás llamarme o lo más seguro nombrar a mi mamá, de manera no muy cariñosa. Pero en serio que son unos ejercicios fáciles de hacer, baratos como el agua y blindados contra excusas de “falta de equipo” y lugar (bueno, quizás no contra tu voluntad, pero me entiendes ¿no?)

Foto tomada de http://pushupequipment.org/

miércoles, 9 de febrero de 2011

Grasa: yumi yumi!

Ok si te hablan de dietas, piensas que las grasas son malas como el diablo. O al menos como el ayudante del diablo (Belcebu him self deben ser los carbohidratos). Pero eso, al igual que los pantalones con estribos, es una idea “demasiado 1990”. Es decir, vieja, pasada de moda. Las grasas rules y hay que incluirlas en la dieta.
Pero antes de que salten de alegría a untarle 20 cucharadas de mayonesa al pan, freír hasta el arroz para utilizar más aceite y cambiarte a la leche con plomo (es decir, completa) espérate un tanto. Las grasas son buenas, pero justamente las grasas buenas.
Las grasas pueden ser grasas saturadas (que son malas y que están ligadas a la aparición del colesterol malo) y la mayoría se encuentran en alimentos de origen animal: carne, leche y derivados sin desnatar. Las excepciones del mundo vegetal que si tiene grasa saturada es el aceite de palma y de coco. Así que fuera Satanás.
Grasas insaturadas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) y las reconocemos por que se muestran como líquidas a temperatura ambiente.
Las monoinsaturadas las encuentras en el aceite de oliva y maní, que no es que se vuelven líquidas como el agua pero sí más espesas. Y las poliinsaturadas las encuentras en el aceite de pescado y el aceite de semillas de girasol.
Más malas que las grasas saturadas son las trans fat, o grasas transgenicas que tienen la habilidad de pegarse a las arterias como un chuco y las obstruyen. Son grasas originalmente insaturadas (de origen vegetal) que a través de un proceso que se llama hidrogenación, hacen que se transformen en ácidos grasos, se conservan mejor y se les da una apariencia menos fluida. Estas, al ser súper requete procesadas, son creadas por la "industria alimenticia" porque son baratas de colocar en los productos. Margarinas, galletas, pastelitos, y demás tienen de esto y ahora uno debe fijarse en las letricas, que ya no son tan chiquitas, que dicen “0 grasas trans”.
¿Qué cuantas grasas puedo comer al día? Pues léete el post de las porciones y el link de la Clínica de Mayo. Y para que estés mas seguro, disfruta de esta presentación de Prevention sobre las grasas monoinsaturadas que hasta hambre me da.

martes, 8 de febrero de 2011

Rock healthy news: Sheryl Crow lanzará un libro de recetas sanas.

La cantante Sheryl Crow piensa lanzar un libro de comida sana. Según cuenta ella misma, se interesó en esto de la comida saludable después de ser diagnosticada con cáncer de seno. Quiso tomar las riendas de su enfermedad y eso significó también la manera en que comía.
Su libro, llamado “If It Makes You Healthy”, contendrá recetas para mantener el cuerpo y el estado físico. El libro lo escribió en conjunto con el Chef Chuck White, quien la conoció justo en el proceso de su enfermedad y le dio tips sobre utilizar las ventajas de los alimentos para su beneficio. El libro saldrá a la venta en marzo, así que guarden su tarjeta de crédito.
Por supuesto, me imaginé cosas como encontrar una receta que se llame "All I Wanna Do (is eat some more…)”, instrucciones como “recuerde, The First Cut Is the Deepest” y “para que el pollo quede sabroso el guiso debe ser Strong Enough". Mi amiga Andrea, que me dio el dato del libro, me dijo que luego lanzará un libro de postres que se llamará Poundcake. (Gracias por la joyita hermanos Van Halen)
Para que vean, el rock no sólo tiene sentimientos, te cuida la pancita también.
Si quieren leer más del libro de Sheryl (en inglés) pincha aquí.

lunes, 7 de febrero de 2011

Controlando las porciones

No sé ustedes, pero una de las cosas que de verdad me fastidia de las dietas, regimenes extremos de adelgazamiento y recetas mágicas para perder los cauchos son las medidas. Las de mi cuerpo me las sé, pero cuando uno lee una dieta que te dice 120 gramos de pechuga de pollo, lo que me provoca decir es Really? ¿Cuánto carrizo es 120 gramos de pollo? Yo nací sin habilidad para la estimación (cuando ando en un concierto y me preguntan cuántas personas fueron mi respuesta va a ser “un gentío” y listo) así que debe ser que mi ojo no vino con la habilidad de medir matemáticamente cuanto son 120 gramos cuando veo un pedazo de pollo pues.
Y como la idea del buen comer, es comer varias veces, pero poco, muchas veces me pregunté ¿Qué carrizo es poco? Un plato de cereal puede ser poco, pero ¿si el plato es grande? ¿Y si el plato es súper chiquito?
Para no estar con una pesa de repostera pegada a la mano, hay métodos ultra fáciles para medir la comida, y comer la que justamente te corresponde a ti. Yo utilizo una que por lo básica parece inventada en Carúpano: La mano.
Cuando se trata de proteínas, el tamaño debe ser la palma de mi mano (sin los dedos y que fino que tengo las manos grandes). Carbohidratos es el tamaño del puño, que es aproximadamente una taza de producto ya cocido (tipo para cereales) y un poquito más de la mitad para arroz, papas cocidas, pasta. Queso, tipo palmizulia que viene en esas rebanadas imposibles de separar, son tres lonjas, que si se ponen a ver también son del tamaño de la mano (ojo al día, ¡no es que te vas a comer 18 de esas!). Jamón de pavo, igual.
Si tienes mucha hambre, pues llena tu plato con ensaladitas. Mientras más verde mejor y por supuesto, la ensalada de gallina, césar, y cualquiera con mayonesa entran en esta categoría.
Y recuerda, una comida no es sólo “un poquito de arroz” o “tres lonjas de jamón”. Al menos tres de tus comidas balanceadas deber tener su carbohidrato (almidonado y fibroso) y su proteína.
Esto lo puedes hacer sin pesar en que es una dieta, piensa sólo que es tu “estilo de vida healthy” que suena más glamoroso (sabes, la gente de Hollywood tiene “este estilo de vida, ay que chic”). Si lo dejas de ver como una dieta, seguro todo se te hace ultra-más-fácil.
Aquí les dejo una guía de la Clínica de Mayo para control de porciones, con fotitos y todo para que se hagan mejor la idea pues.

viernes, 4 de febrero de 2011

La pastilla mágica

En alguna oportunidad hemos escuchado de la “pepa” mágica que en un tiempo récord va a dejarnos con el cuerpo que siempre habíamos deseado. La pastilla que quita el apetito, la que arrasa con la grasa (no la que está pegada al sartén, si no en tu trasero), en fin, la que con el mínimo esfuerzo, promete súper mágicos resultados.
De esas hay como 20 mil en el mercado. Hace unos años eran “las pastillas brasileras” que costaban como un riñón en el mercado negro pero dejaban a la gente flaca como perro de rancho, y por supuesto, en nuestra mente enferma, eso es belleza. Hay gente que la probó y le fue buenísimo (en pérdida de peso) y otros no. Al final, no les he preguntado si han vuelto a ganar esos kilos que perdieron mágicamente, pero mi intuición me hace pensar que sí.
Ahora están de moda unas pepas, chinas. Claro tienen que venir de algún lugar donde nos cueste bastante leer que es lo que dice la parte de atrás del frasco. Prometen hacerte perder peso y dejarte bella como la tipa que esta en el paquete. Quizás hasta china te deja. Por supuesto, te quita el hambre y la dieta del melón en ayunas a las 10 de la noche te funciona perfecto. Pierdes un kilero loco, y eres feliz.
La mayoría de estas pepas, como pueden imaginarse, de mágico no tienen nada y de veneno todo, en mi opinión. Tampoco es que sale la carabela con huesos cruzados en letras chiquitas, pero a mi me parecen más sospechosas que chino con afro. Si fuesen tan mágicas y fabulosas, todo el mundo podría tomarse una y estar delgado para el resto de su vida ¿no? Pues no es tan sencillo.
La mayoría tiene entre sus compuestos “mágicos” anfetaminas o sibutramina, -pincha aquí para que veas de que hablo- que es un suspensor del apetito que sólo mandan los médicos en caso de obesidad de cierto grado (índice de masa corporal IMC mayor de 30 kg/m2). Y lo mandan los médicos porque el “paciente” tiene que estar bajo continuo chequeo de tensión así como otros malestares (la cajita dice: Aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca,  Resequedad de boca, Rubor, Sudoración, Dolor de cabeza, Insomnio, Náuseas, Depresión) Fino, me encanta la idea de estar flaco pero inservible pues. Ojo, ninguna pepa china, brasilera, taiwanesa ni carupanera dice tener esos compuestos. Siempre son “100%” naturales. Pero, de ser así de natural, los ingredientes los venderían en el abasto.
Entonces esas pepas “funcionan”, claro que sí, dejas de comer y pierdes peso. ¿Es la mejor manera de adelgazar? Hell no!
Para mi toda pérdida de peso rápida, además de ser agua que tenemos retenida en el cuerpo, mata el músculo. Y eso es lo único que nos salva a futuro de no volvernos a engordar como el muñequito de Michelin. El se ve cuchi con ese cauchero, pero uno no.
Si hay una fórmula mágica que le ha funcionado a un gentío, que ha cambiado su vida, su salud y apariencia. Comer bien y hacer ejercicios. Las letras en la parte de atrás solamente dicen: Échenle bola, pero disfrute el camino.
¿Quieres más cuentos no tan chinos? Lee este reportaje del diario La Verdad y decide tú mismo.


jueves, 3 de febrero de 2011

Dance your ass off!

Yo no soy bailadora. De hecho estoy en el grupo de los pies izquierdos y no se ni siquiera bailar merengue brincadito. Pero si reconozco que me encanta bailar tipo a lo loco, hago “bailes de celebración” y en el carro, como juro que nadie me ve, bailo breakdance y todo (bueno, se pueden imaginar como es ese “breakdance”)
Y aunque no bailo en mi mente tengo guardadas unas fiestas que fueron realmente memorables. También hubo exceso de caña, pero eso no lo vamos a tratar aquí.
Dos de esas rumbas fueron en casa de mis amigos Adriana y su esposo El Negro (José Luis en los bajos fondos). Los cumpleaños de ambos en el 2008 los celebramos como si el mundo se fuese acabar. Y a pesar que nos bebimos hasta el agua de los floreros, lo que más recuerdo es que bailamos como quinceañeros en un Super Sweet 16.
Aquí nos pueden ver haciendo nuestras coreografías favoritas:

 
Thriller
 Karina, se como duele…
Ni fu Ni fa?, vaya usted a saber…

La otra fiesta memorable fue la boda de mis amigos Laura y Augusto. Otra vez, nos bebimos hasta el agua de los charcos. Se perdieron cámaras, quisimos vandalizar la casa, y hasta un cono de tráfico me robé a las 4 de la mañana porque a esa hora, eso es una magnífica idea. Y también, bailamos hasta que nos salieron cayos.

Yo no soy de las que me parecen divertidos las bailoterapias, ni las clases de zumba, pero en realidad es porque no tengo coordinación. Pero si reconozco que bailar es un súper buen ejercicio. Si lo haces con tacones, para mi es un deporte de alto riesgo. Pero con zapatos de goma y sin pararle bola a lo mal que lo puedes estar haciendo, es fantástico. Así que la próxima vez que digas “es que no tengo tiempo para hacer ejercicios”, súbele el volumen de la radio y echa un pie.






  

miércoles, 2 de febrero de 2011

¿Sólo los gringos?

En Everydayhealth.com encontré esta lista de las comidas mas “engordantes” de los EEUU. Si bien todas tienen la firma de algunos estados de la Unión (léase, perros calientes de Nueva York, pizzas de Chicago) yo no soy tan severa para echarle la culpa sólo a los gringos.
Alrededor del mundo, todos, cometemos el pecado de comer comidas ultra grasosas. Que si hay unas peores que otras, pues claro. Pero todos –o la mayoría- hemos caído en la tentación diabólica y casi adictiva que da los carbohidratos refinados con grasas, y no de las buenas. Quien no le guste un tequeño, no quiere a su mamá.
Si bien no todos comen perros calientes todos los días de la semana, más de uno piensa que la única manera de hacer una arepa es frita, o que la vida sin queso (del que se come) no tiene sentido. Y la verdad es que hay vida un poco más allá de los aceites y las grasas lácteas o animales.
Ojo, no quiero decir que uno deba eliminar completamente tequeños, sanduchitos con jamón y queso a la plancha, pastas con doble queso y crema de los menús, pero si esto constituye al menos tres comidas de tu semana, ya la cosa puede ser maluca. Muchos pueden pensar, “ah, pero yo soy flaco/a y no tengo celulitis, puedo comer de eso”, pues bien muchos de esos “flacos-puedo-comer de eso” son los propios flacos-gordos. O gordi-flacos. Que tienen poco peso corporal pero nada de masa muscular. Y si se llegan a medir la tensión o hacer un examen para chequear los niveles de colesterol, seguramente no están en los rangos de lo “normal”. Y la tensión y colesterol si mata a la gente. La celulitis no (sólo mata al ego)
Yo digo, no le echemos toda la culpa a los gringos. Lean esta lista y vean que tiene cada comida. Luego piensen en su dieta, sinceramente, y vean cuántas veces comen cortes de proteína grasa, mucho queso, mucho carbohidrato refinado. Cambien algunos de esos por vegetales, cortes magros y carbohidratos complejos, y ya están dando un paso positivo, digo.

martes, 1 de febrero de 2011

Medio maratón

Como se acabó el mes, me llegaron como 20 emails sobre resoluciones, planes y metas que todavía estamos “a tiempo” de cumplir. Claro, todos estos emails son de páginas que venden servicios, subscripciones, o planes alimenticios que ni de vaina te van a decir “ahh, lo sentimos, ya es muy tarde”.
Sin vender ninguna subscripción yo también creo que todo día es un día nuevo. Sólo falta que uno se decida. Yo creo que estamos ultra enredados con el día a día (trabajo, calarse a personas chupa ánimo, limpiar la casa, recoger el desastre que mágicamente se arma todas las noches, pararse temprano, pagar cuentas, no pagar cuentas porque no hay real. Etc) como para ponerse con actitudes todo o nada en lo que refiere a cuidar su cuerpo. Si tu día ideal de “comienzo de vida sana” es un martes, pues échele, la semana igual siempre va a tener 7 días ¿no?
Claro, no creo que esto sea una carta blanca para no ponerse metas y trabajar pelo a pelo en lograrlas. Mi amiga Ingrid acaba de correr medio maratón en Miami. Eso es, en términos criollos, un verguero de KM. En términos serios fueron 27 KM. Échenle bola pues. Para mi eso es toda una hazaña ya que yo corro sólo cuando tengo ganas de ir al baño. No corro nada. 
Obviamente, Ingrid no hizo este maratón al estilo Forrest Gump, poniéndose los zapatos de goma y lanzándose a la calle. Fueron un bojote de fines de semana de ir corriendo poco a poco, de rumbas que tuvo que decir “mejor paso” y en fin, toda una lista de sacrificios. Pero lo hizo. Poco a poco, pero lo hizo. Y ahora anda de lo más contenta con su medalla de “Si podemos”.
Yo creo que las metas así hay que celebrarlas. No podemos andar por la vida pensando que de un día pa’ otro nos vamos a poner papeadísimos, flacos, duros y con resistencia de Ironman (pero el de las películas con el traje puesto pues). Celebremos todos los días los pequeños logros (o grandísimos en el caso de Ingrid), empecémoslos cuando nos de la gana, pero hay que proponérselo.
 Ni sudada se ve. Yo me veo más echada a perder haciendo bici estática en la sala de mi casa