jueves, 15 de diciembre de 2011

Tips para disfrutar la Fiesta Navideña (sin tomar digestivos)

Ya es jueves, y mi esposo salió pal trabajo bailando (y tiene dos pies izquierdos). No es porque es quincena y le van a pagar, sino porque ya es casi viernes y está contentísimo que se va a echar a no hacer nada (pero el sábado sale nuestro cachifeo de sábado, no se lo recordé para no quitarle su alegría).
Su contentura es súper básica y para muchos la sensación de falta un día para el viernes los hace también brincar en una pata. Pero quizás no porqué se va a echar en el sofá a leer, ver TV y dormir (todo al mismo tiempo) sino porque empiezan las rumbas y con ellas, los excesos. Y mi plan este diciembre es darles tips para que no se vuelvan muy locos, para que gocen sin estar enrratonados y con indigestión todos los días y que lo primero que se tomen en la mañana  no sea un analgésico y un antiácido.
Si están súper comprometidos con su salud y bienestar, hoy les doy estos datos para que las fiestas del fin de semana que seguro empiezan hoy, no les den dolor de panza:
No vayas a la "cena de navidad" más hambriento que Tom Hanks en El Náufrago: Has tus comidas completas y sanas, y no olvides tus meriendas. Si aplicas esa de no comer durante el día, sabes que no va a funcionar. Si vas con algo en "la barriguita" puedes saltarte los aperitivos y disfrutar más la comida principal.
Lleva un plato sano y divertido: Si es una reunión de picadera, pues hasta en este blog puedes encontrar platos para picar y disfrutar sin tener que llamar a Rescarven. En vez de chips lleva pita para tostar, zanahorias en palitos y céleri. Te dirán gallo pero seguro que todos le echarán el diente.
Llega con el "espíritu de Navidad": No es que tienes que llegar oliendo a mandarina a la fiesta, hablo del ánimo que de verdad se debe recalcar en esta época: compartir, disfrutar y dar alegría. Echa chistes, ríete, abraza y besa (cuidado con este último) Navidad no es solo comer y beber, recuerda eso.
Ponte tu límite de alcohol: Fíjate un número y quédate con el. Recuerda que la caña son calorías vacías que irán directo a tus cauchitos y revolverás. Además, al día siguiente te sentirás como un campeón cuando veas que cumpliste tu meta.
Si vas con la actitud correcta, vas a ver que disfrutarás más bailar Amparito (con los pies izquierdos como mi esposo) que los tosticos. Disfruta pero ¡siempre piensa en ti!





No hay comentarios:

Publicar un comentario