miércoles, 28 de diciembre de 2011

La calma después de la rumba

Si sientes que te fuiste de palos (literal o metafóricamente) en una de tus rumbitas navideñas, no desesperes, no todo está perdido. Todo día nuevo es una oportunidad para ponerte de nuevo en los papeles y darle una ayuda a tu cuerpo para nutrirlo y que lo pasado, en el pasado quede.

Yo fui a una reunión y aunque ando en mi etapa abstemia y no bebí alcohol, comí más chucherías que niñito en fiesta de kinder. Igual en el día me había preparado, había hecho un buen desayuno y almuerzo y no es que comí todo el día como si estuviese en un festival medieval. Me dí unos gustos navideños (ciruelas deshidratadas y un pedazo de turrón sin azúcar añadida) y el la noche ataqué a los tosticos.

Ahora, el plan de hoy para ponerse "back in track" debe incluir esto:
-Descansar para que el cuerpo se recupere del trasnocho (Así no bebas, acostarte a las 2 y pararte a las 7 te va a pesar en algún momento del día). Si no puedes dormir 7 horas seguidas, trata de descansar un poco durante el día.
-No realizar el "ataque de cardio": Eso de "voy a quemar lo que me comí ayer es falso. Lo que te comise, te lo comiste. Hoy vuelve a tu rutina. Si tenías pensado hacer ejercicio hazlo sin flagelarte por los pecados cometidos.
-Si haz un "ataque de agua": Los carbohidratos refinados, sales y azúcares de los pasapalos como chips y tosticos te van a hacer sentir hinchado. Toma agua como si no hubiese un mañana y de ser posible, aléjate de la cafeína, refrescos (así sean light) y por supuesto todo lo que tenga azúcar añadido. Por lo menos haz esto en las primeras horas del día.

Y sobretodo, recuerda que a lo hecho pecho. No vas a poder "des-comer" lo que te comiste ayer. Hoy es un nuevo día y haz las mejores elecciones (que la navidad te permita)

Foto tomada de http://www.hatfindo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario