jueves, 1 de diciembre de 2011

Empezó la Navidad

Ya empezó diciembre y estoy segura que para un gentío empezó hace rato. Pero bueno hoy es el día oficial. Ya me llegaron mensajes de “bienvenida a la Navidad”, felicidad y alegría. Muy fino empezar el día de esa manera.

Lo que si deberíamos evitar es pensar que empezó el debacle, “porque es diciembre y cómo uno va a dejar pasar esta oportunidad”. Llegan todas las fiestas, guateques, panes de jamón, hallacas y por demás que comemos como si no hubiese un mañana. Y no tiene que ser así. Diciembre es todos los años y tu cuerpo no distingue enero de marzo, ni junio de noviembre. El no te va a dar la carta blanca para que te metas todo lo que no comiste durante los últimos 11 meses porque, total, “es una vez al año”. Y esto lo digo no sólo por tus pantalones que te aprieten más, sino porque tu salud necesita que estés pendiente de lo que comas y bebas, así sea diciembre.

Claro que puedes disfrutar una hallaca, unos tragos, un pan de jamón (este ultimo y panettone sin frutas con café con leche están en mi lista de MUST, no soy muy hallaquera y odio la ensalada de gallina) pero no tiene que ser los siete días de la semana. Planifica tu día inteligentemente. Cuando tengas una fiesta en la noche, haz un desayuno fino y sano. Toma pero no te rasques todos los días. Come pero no dos platos de todo. Y por sobretodo, recuerda mantenerte activo, necesitas ejercicio como todos los días del año (ojo hacer compras en un centro comercial es un deporte extremo, pero no lo cuentes como tu entrenamiento diario)

Este mes les voy a dar datos y tips para que diciembre no signifique sólo acidez y aflojarse la correa. Es para que signifique esas cosas pavosas que decimos "ay no", pero que a todos nos aguan el guarapo: Felicidad, alegría y diversión. Y con un cuerpo sano, seguro que todo eso se disfruta en realidad “como si fuese una vez al año”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario