lunes, 19 de diciembre de 2011

Diciembre es emocional hasta para la comida


Comer de más, sin hambre o "emocionalmente" es  algo realmente común. Todas las personas, hasta las más "fit", han pasado sus momentos en que comen más por los ojos que por hambre real. Y en esta época, rodeados de cosas divinas, el comer sin sentido o hambre se hace más fácil y peor aún, seguido. Por eso te doy hoy unos tips para que te alejes de comer emocionalmente y lo hagas cuando realmente lo necesites:
Cuídate: Mientras estés más pendiente de tus hábitos de cuidado, como dormir y descansar, cocinar sano y hacer ejercicio. Estas son las cosas que no debes poner nunca de último en tu agenda. Mientras más conciente estés de tu cuerpo, más fácil te será evitar comer sin pensar.
Haz lo que amas: Piensa en las actividades de está época (y cualquiera) que más te gustan. Duerme más, llama a tus amigos, haz actividades divertidas que no signifiquen una comelona. Si dices que tu actividad favorita en diciembre es comer, debes tratar de cambiar la manera en que vez está época: piensa en otro tipo de felicidad que no signifique tener la pancita llena.
Ama lo que comes: Recuerda que comer sano no significa comer cosas "malas" o "aburridas". Prueba nuevas recetas y aderezos, enamórate de la comida sana. Esta es la mejor manera de quitarte de la cabeza la palabra dieta y darle la bienvenida a lo que es realmente un estilo de vida saludable.
Reconoce cuando tienes hambre: Mantén  esto presente. Tener antojos no significa tener hambre. Trata de ingerir alimentos cuando tu cuerpo realmente lo necesite y no cada vez que veas un pedazo de turrón y digas "es que me provoco".
Esto de verdad te ayudará no sólo a no caer en tentaciones sino en no hacerle daño a tu cuerpo con cosas que realmente no lo necesita. Piensa siempre en estos días que lo principal no es llenarte de comida, sino nutrir tu cuerpo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario