miércoles, 9 de noviembre de 2011

No te anotes el gol en contra

Puedes tener las mejores intenciones del mundo, pero a veces, actuamos anotándonos el gol en contra. A mi me parece que comer sano no es sinónimo de aburrido, si eres un poco imaginativo.  Lo que hay estar pilas es cuando esa "imaginación" significa un bojote de calorías de más o que simplemente nos negamos a salir de nuestra zona de confort porque "es que así es que me gusta la comida".
Si de verdad estas pendiente de tu peso, ojo con estos errores que pueden hacer que tu régimen lo haya escrito Ronald McDonals:
Tus vegetales están sumergidos en grasa: Finísimo que comas ensalada, pero si tu idea es comerla con salsa ranchera, "ensalada césar" o aderezos con mayonesa, la cosa no funciona. Prueba con aderezos de limón, aceite de oliva, vinagre balsámico, sal y pimienta.
Te gustan las batatas, pero fritas: No hay mucho que explicar, sumergir cualquier alimento en un charco de aceite, no es bueno. No creas que se queda solo en "la parte de afuera", pues el alimento va a absorber todo. Las papas, batatas y demás, por lo tradicional: horneadas o hervidas.
Bañas todo en aceite de oliva: Si, el aceite de oliva es una grasa buena, pero recuerda, es una grasa. Por esto es más denso y tiene más calorías (un gramo de carbohidratos o de proteína tiene 4 calorías, uno de grasa tiene 9!) Así que mantente en las porciones correctas y cuando lo uses para cocinar, sólo una gotita y espárcelo con una servilleta en la superficie.
Tu café tiene tantas calorías como una dona: Amo el café con leche.  Muchas personas también. Pero si tu "cafecito" está hecho con leche regular (como los de panadería) azúcar, crema, un toquecito de chocolate, y vaya usted a saber, estas listo. Y café de máquina en la calle tiene todo esto. Si vas a tomar café tienes que irte por lo más básico: con un poco de leche descremada, con edulcorante, una cucharadita (De te) de miel o lo que utilices para darle sabor.

Aunque suena lógico muchas veces pensamos que estamos comiendo "sano" y no vemos las calorías escondidas en los aderezos ni formas de preparación. Asi que abre más los ojos, y no te dejes engañar (o autoengañar pues).



No hay comentarios:

Publicar un comentario