martes, 8 de noviembre de 2011

A las frutas, con cariño

En los 80 la gente le huía a las grasas, en los 90 se pusieron de moda las dietas bajas en carbohidratos. Este siglo el nuevo malvado es el azúcar. Sin caer en extremos, todas esas modas tenían su "razón", y con el azúcar que encontramos ahora casi que en la sal refinada, la incidencia de diabetes 2 y obesidad hasta en niños, no wonder porque hay que temerle tanto.
Pero la verdad es que no hay que caer en los extremos. Muchas personas ahora le huyen hasta las frutas por su cantidad de azúcar (fructuosa) y la cosa no tiene porque ser así. Las frutas son importantes en nuestra dieta porque aportan fibra, vitaminas, y otros nutrientes que no los encontramos en diversos alimentos. Además, ¡son sabrosísimas! Lo que si es cierto es que el exceso de fructuosa se acumula como grasa (usamos lo que necesitamos y el resto lo guardamos para "mas tarde") y esa grasa se convierte en triglicéridos, que no un "dis is not gut" en tu sangre. Por eso debemos "limitar" un poco su consumo.
Lo perfecto es comer de una a dos porciones al día de este "dulce de la naturaleza"
Pero si tu objetivo es ponerte rayado y/o perder un bojote de kilos, hay algunas frutas que te pueden ayudar en el camino como otras que puedes decir "paso", al menos por un tiempo.
Por ejemplo, las frutas secas tienen concentrada el azúcar, además que es más fácil comerte mas de la porción que te corresponde al día.
Las frutas que son un éxito cuando estas cuidando o tratando de perder peso son:
Toronjas: Ayudan a metabolizar y a quemar grasas.
Fresas, moras, frambuesas: Llenas de fibra, índice glicémico bajo y pocas calorías
Manzanas: Pura fibra! Además de la vitamina B, fósforo y potasio
Naranjas: Estas son la representación de la vitamina C, pero también aportan un poco de vitamina A. Recuerda que es mejor comerla que tomarla en jugo.
La clave de todo esta en una palabra que suena a mamá de uno, pero como que algo saben esas señoras: ¡moderación!



No hay comentarios:

Publicar un comentario