miércoles, 30 de noviembre de 2011

Como Popeye

Si hay un alimento bueno, bonito, barato y poderoso, esa es la espinaca. Si estas pendiente de perder peso, mantenerte o estar simplemente más fuerte que Popeye, tienes que incluirla en tu dieta.
Una taza de espinaca te ofrece mas  vitamina K que cualquier otro nutriente (y sin tener que tragarte una pepa). La vitamina K es necesaria para la coagulación correcta de la sangre y para mantener tus huesos ultra duros.
Además es una súper fuente de vitamina A, magnesio y hierro que es un most para mantener los niveles de energía durante el día. Y si no eres comedor de carne roja, seguramente tus nieves pueden estar un poco bajos. Además, necesitas esa energía para poder hacer tus sesiones de jercicio.
En esta hoja verde también puedes encontrar vitamina C, vitamina E, potasio, calcio y fibra dietética. Esto hace que te sientas más lleno cuando lo comes y así no quieres comerte la nevera completa. Es decir, es todo un multivitaminico energético (y seguramente más barato)
Mucha gente se queja que "no le gusta" pero también es porque cuando chiquitos quizás se las daban bien lavadas y te obligaban a comerla sin chistar.  Pero ya eres una persona grande asó que puedes darle una vuelta a la rueda. Juega un poco con ellas: en tortillas, en ensaladas con ajo, aceite de oliva y sal, hasta en dips hechos con yogurt o requesón, para que cuando hagas una reunión ofrezcas un pasapalo sano a tus amigos. Eso si es un regalo ¿no? Eso sí, recuerda lavarla bien porque si las compras en ramo, ¡vienen ultra mugres!
Así que no arrugues la cara y come espinaca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario