lunes, 3 de octubre de 2011

Ponle movimiento a tu día

Si eres de los que realmente odias el ejercicio, no te puedo decir que "eso no importa" porque la verdad es que si, si importa. Se que hay que sacar tiempo, que para muchos es fastidioso, y para otros no les motiva en lo más mínimo. Eso es tema de otro post completo, pero si estas en este grupo (del que espero que salgas pronto) hay varias actividades que puedes hacer para sumarle "movimiento" a tu día, sin inscripción en el gym ni zapatos de goma.
Ólvidate del ascensor: Sube las escaleras donde estés. Si, con tacones o zapatos de suela. Le estarás sumando movimiento a tu cuerpo y a la larga esté te lo agradecerá. Si sudas como cochino chiquito o te falta el aliento al segundo escalón, tómalo como un tremendo jalón de orejas.
Párate derecho: Suena a regaño de mamá (¡la mía es experta en eso!) pero funciona exitosísimamente. Al pararte derechito, haces la fuerza correcta en tus abdominales y relajas el peso de la espalda baja. Adiós dolores y bienvenido a una barriguita más plana. Seguro cuando leíste esto te pusiste derechito. ¿O no?
Usa tu bolso como mancuerna: Se que es malísimo pero la mayoría de las mujeres (y muchos hombres) usan bolsos que pesan más que un remordimiento. Cuando estes en la calle, o en un resceso en la oficina, prueba haciendo unos biceps curls con tu bolso, Equilibras el peso de lado a lado en tu cuerpo y lograrás unos brazos de envidia para Madona. Agarra pues.
Échale pierna: El 90 por ciento de la gente busca los puestos de estacionamiento cerquita del lugar donde trabajan o donde van a hacer las compras. Pues ahora párate lo más lejos que pueas y échale pata. Así de simple. A díario acomularas pasos, te acondicionarás y te sentirás mejor contigo mismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario