martes, 11 de octubre de 2011

Di "si, acepto" al ejercicio

El hacer alguna actividad física debe ser parte de tu vida. Muchos piensan que es una herramienta que se usa "sólo" para adelgazar, o conseguir ciertas metas, pero la realidad es que debe ser una rutina más en tu día, como cepillarte los dientes. Si bien no lo tienes que hacer todos los días (el ejercicio, cepillarte los dientes si por favor) deberías tratar de hacer al menos tres días de actividad, para poder mantener así un cuerpo, peso y hasta mente sana.
Si te cuesta más que una clase de física cuántica el "comprometerte" con una rutina (el miedo a compromiso viene en muy diversas formas) aquí te doy unos tips para que esto no sea tanto sufrimiento, sino algo más placentero y si tenemos suerte, tan natural como cepillarte los dientes.
Ten metas alcanzables: Tus metas no pueden ser "perder 20 kilos en un mes" o "correr un maratón dentro de dos meses" cuando te cansas parándote de la silla de tu oficina. Ve pelo a pelo, cosas como: correr 5 minutos cada vez que vayas a caminar e ir aumentando esa cantidad cada semana, agregar 1 kilo a las mancuernas cada cuatro semanas, etc...Mantenlo simple y no te vuelvas loco
Ponlo por escrito (o ten un fitness plan): Has ido al mercado sin hacer una lista? Cuando yo me pongo así de exótica siempre termino olvidando algo. Igual con el ejercicio. Si vas a un gym o haces ejercicio en tu casa, debes tener un plan ya diseñado. Un día haces pesas, otro día haces bailoterapia extreme edition, otro día haces body pump. Lo que sea. Pero ten un plan. Y mientas mejor esté planificado (alternando resistencia, cardiovasculares y por supuesto flexibilidad) nunca vas a llegar a tu casa con la sensación de "es que se me olvidó comprar jabón".
Recluta a  alguien: Si no te gusta hacer ejercicio sólo o necesitas de ese empujón, busca alguien que esté en tu misma nota. Esto es importante, porque si está demasiado avanzado quizás tus rutinas les parezcan de abuela en geriátrico, y si es muy principiante, va a pensar que lo quieres matar para cobrar una herencia. En ambos casos huirían por el fastidio. Lo mejor es que estén en la misma nota, el mismo nivel y así se darán más ánimo, también para seguir avanzando. Además, en muchos gimnasios hacen ofertas por inscribirse en grupo o pareja.
Escoge alfo que te guste(Y que sea un reto): Yo era malísima con mayúscula y negritas en kickingball, de esas que escogen de últimas en el colegio. Por supuesto que de grande no era que me llamaba mucho la atención inscribirme en una "liga" profesional para mantenerme en forma. Tienes que buscar alguna actividad que te guste. Sea el baile, los steps, levantar pesas, etc. Y recuerda, siempre te tiene que retar. El día que no sientas que sudaste ni te esforzaste nada haciendo la rutina, no estas haciendo nada y es hora de cambiar.
Anímate con música: Esto es súper personal y efectivo. Personalmente odio el puki puki y me desmotivan las clases con una "changa" (si, soy una vieja que dice changa) en las clases de Spinning. Una vez fui a una con una chica que puso hasta U2 y la amé. Seguramente ese día otras personas dijeron guácatela. La música puede hacer que ames u odies tu rutina, así que elígela a sabiendas que tiene que ser algo que te motive a sudar como si no hubiese un mañana.





No hay comentarios:

Publicar un comentario