jueves, 29 de septiembre de 2011

Como planear tu menu


Armar tu comida no tiene que ser un sufrimiento, todo se trata de hacer las elecciones correctas. Pero justamente esa parte de las "elecciones correctas" pueden ser las que te confuden. Si este es tu caso, toma estos aspectos a consideración cuando quieras hacer un plan balanceado:
Busca variedad en lo básico: Granos completos, colores en las frutas y vegetales y proteínas  magras (¡no olvides las grasas saludables!)
Las porciones son importantes: Lee la tabla nutricional de los alimentos, y ojo con eso. Si lees 100 calorías por porción, asegúrate que el producto que te vayas a comer no tenga 5 porciones, y más aún, no te las comas todas. Para lo demás, recuerda la división en tres de tu plato: en una mitad los vegetales, la otra mitad dívidela en dos. En cada cuarto debe ir tu proteína y tus carbohidratos. Fíjate que esta porción se asemeje al tamaño de la palma de tu mano (¡sin los dedos!)
Haz el balance entre calorías: Cuando te salgas de tu régimen, balancea la cosa. Si te quieres comer una pizza en el almuerzo, cena una ensalada. No tienes que hacer un día completo de festival de calorías.
Centra tu comida en las frutas y vegetales: Son fuente de vitaminas, nutrientes y hasta te ayudan a luchar con las enfermedades. Esto tiene que ser parte fundamental de tus comidas.
Toma esas guías cuando armes tu menu para ti y para tu familia. Nada de fórmulas complicadas. Vete por lo sencillo que resulta ser lo más sano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario