martes, 16 de agosto de 2011

Planifica, planifica, planifica: Tips para una vida Fit en una agenda ocupada

Todos tenemos días ultra ocupados, sentimos que no nos alcanza el día para nada de lo que queremos hacer. Nuestra agenda de "to do" necesita una asistente y además, queremos tener vida social, familiar, distraernos  y dormir. Ahí es cuando vemos todo esto de la alimentación sana como un no-no. O por lo menos, muchos lo ponen la última parte de la lista y piensan que para qué planificar la cena si bien podemos comer un sánduche, pasta o hasta pedir una pizza.
La verdad la vida sana no es sólo cuestión de los artistas de Hollywood con sus asistentes, entrenadores y chef personales. Las personas normales pueden tener una vida súper sana y divertida, con un ingrediente que no venden en el mercado, pero se adquiere con el tiempo: Planificación.
Aquí te doy unos tips para que puedas incluir en tu agenda, una vida mucho más sana:
Planifica tus idas al mercado: Esto quiere decir que en vez de ponerte a revisar Facebook, toma esos minutos para que hagas una lista real de lo que necesitas para comer. Olvídate de lo que no debes comer (chucherías, carbohidratos refinados y grasas saturadas) y concéntrate en las ensaladas, carbohidratos buenos y grasas saludables. Recuerda, si no lo tienes frente, no lo comes. Ese debe ser tu meta. Si tienes chamos, pues es una magnífica razón para que los metas en la vida sana también. Cámbiale esa merienda de galletas con chocolate por un yogurt. Mientras el no compre la comida, recuerda que tu eres la que mandas.
Cocina los domingos: Yo no soy ama de casa de los 50 que se pone un delantal y tiene un plato distinto para cada día de la semana. Cocino en bloque y a fuñirse. Trato de tener una proteína lista en la nevera para que ya la semana tenga eso adelantado. Las ensaladas las vas haciendo al día (para que no se pongan pinches)
Prepara tu lonchera: Quizás tu bolsa de comida puede ser tan grande como tu bolso del gimnasio, pero que carrizo (para eso estas fuertecita/o levantando pesas ¿no?) Lleva en potes todas tus comidas y snaks, así evitarás la tentación del cafecito, dulcito a mitad del día. Y todo el mundo puede tomarse de 5 a 10 minutos en su trabajo para comerse su merienda. Esos mismos minutos que muchos usan para fumar, hablar mal del jefe, etc, tu los debes usar para nutrirte.
Tu bolso del gym siempre listo: Prepara tu bolso la noche anterior y ponlo al lado de la salida de tu casa, o al lado de tu cartera. Mejor aún, al lado del celular (porque seguro que sin eso no sales de la casa). Así evitas la excusa de no tener “la ropa” para ir a hacer ejercicio.
Si haces ejercicio en un gym busca un horario que se te acomode, y una locación que te ayude. Averigua si hay un gimnasio cerca de tu oficina, y ya que tienes que salir temprano para no agarrar cola, aprovecha y llega mas temprano para que empieces el día con un buen entrenamiento También aplica para la hora de regreso. Haces ejercicio mientras baja la cola. Si estas en una oficina donde el horario de almuerzo es de dos horas, pues ¡que mejor que irte a tomar tu tiempo para ti en ese momento!
Cómprate un termito bonito: Esto hará que tomes agua todo el tiempo, no tengas excusa para no hidratarte y evites los refrescos y otras bebidas que se pueden aparecer en el camino de la oficina.

Recuerda que todo está en ti. Al igual que uno saca tiempo para pintarse las uñas, ver una película, comerse un postre o cenar algo, puedes sacar tiempo para invertir en tu salud.




No hay comentarios:

Publicar un comentario