jueves, 4 de agosto de 2011

Leidy y Ceci



Estas dos acaban de terminar su reto. Para mi fueron más que un batacaso. Se fajaron, sufrieron lo que tenían que sufrir y también disfrutaron mucho en el camino. Aprendieron full sobre alimentación y sobre cómo influye lo que consumes en tu ánimo, tu energía y tu salud. Todas las reuniones que tuvimos eran un avance, y las disfrutamos como quinceañeras chismeando de malos hábitos, cómo superarlos y demás chismes de mujeres, porque tres mujeres juntas en una sala hablando de buena alimentación y ejercicio somos tan peligrosas como juntas en una peluquería hablando de los exnovios. La diferencia es que ahora los ex eran ese bojote malos hábitos que dejaron en el camino.
Ahora viene el mantenimiento, que se que no les va a costar (bueno Leidy es muy galla y va a seguir un mes mas, Ceci tiene que empezar a echarle ella sola). Se que lo van a cumplir, porque de verdad, sin que me quede nada por dentro, en esta clase sacaron 20 puntos. No tengo como explicar bien mi alegría y eso que yo hablo bastante.
Este es el cuento de Ceci bajo su punto de vista: 
El Pantalón Negro (Así se llama mi experiencia)

Todos tenemos una prenda de vestir favorita, ya sea porque te hace ver muy bien, porque te resuelve a la hora de no saber que ponerte hoy o simplemente porque te gusta.... Un día de esos que necesitaba ponerme mi PANTALÓN NEGRO el cual deje de ponerlo un par de semanas porque era el NIPA, lo saque del closet y a las 5 y 30 AM -que normalmente a uno le abrocha todo- pues me encontré con la sorpresa de que ¡No me abrochaba!, quedaba como 10 cm de separación entre un lado y otro.... Pensé que tenia el colon inflamado (auto-consuelo) y procedi a ponerme una camisa Larga que tapara ese detallito, pues ese día necesitaba mi pantalón negro. 
Al llegar a la oficina le comente a mi amichi (Leidycita) mi problemita y obvio lo triste que estaba por la situación, ella me hablo de Clemen (te amo Clemen), un amigo se la había recomendado... ¡Ella estaba pendiente al igual que yo de mejorar! Cuadramos y fuimos a nuestro primer encuentro. Después de conversar con Clemen sentí tanto entusiasmo en echarle pichón al asunto, que me comprometí conmigo misma a mejorar, y es que Clemen transmite tanta buena vibra y ama tanto lo que hace... Además te hace ver lo mal que comemos a veces o siempre según sea el caso, lo tal es que no sé como, pero sales con la fuerza de voluntad que necesitas para aventurarte a luchar por sentirte y verte bien... La primera semana tardaba como 3 horas haciendo la lonchera, la segunda semana hacia la lonchera en 45 minutos, hacia los ejercicios, hablaba con mi novio (que habla que jo...) Y podía ver algo de TV antes de dormir. Podría decir que inmediatamente sientes la diferencia y cambian tus hábitos... Y ni hablar cuando vas a tomarte las medidas y ves los resultados, te emocionas más y más... Ojo hay días que tienes muchas tentaciones, en esos días solo se debe pensar en lo que has logrado y dejar los antonjos para los días libres! (Eso me lo enseño Clemen). Hoy me siento feliz, me veo bien, me siento bien, aprendí a comer, a combinar los alimentos y entendí que no hace falta pasar hambre para rebajar esos kilos de mas que todos odiamos. También me siento feliz por conocer a Clemen que es excelente en lo que hace. (Esto es lo tuyo amiga!) ¡Gracias por Guiarnos por el camino del buen comer! ¡Gracias por todo el apoyo! ¡Eres lo máximo! Y gracias a mi amichi Leydy y al amigo de Leydy que finalmente fue quien nos llevo a este nuevo y excelente estilo de vida- Ah y finalmente tengo que comprarme otro pantalón negro, ese me queda GRANDE :) 

Yo casi lloro, que les puedo decir pues…
Las quiero chicuelas, son lo máximo y lo que ganaron (perdieron) fue porque le echaron un montón.
Si quieren ver las medidas de cada una, hagan clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario