miércoles, 24 de agosto de 2011

Cinco razones por las que tu suiche quemador está apagado

Si sientes que de verdad lo has hecho todo todo todo para quemar esa grasita fastidiosa que se pega de tus jeans y sobresale de tu pantalón, te preguntaras en qué andas equivocándote. A pesar que el concepto debería ser muy fácil "comer bien y hacer ejercicios" a veces, esta simple ecuación parece no dar el resultado correcto.
Si estas ahí, checa si no estas cometiendo estos Cuatro Errores que apagaron tu suiche para quemar grasas. Si es así, lo que tienes que hacer es ponerlo nuevamente en ON!
Pasas hambre: Si eres de los que piensas que perder peso es hacer la dieta de la Miss y pasar hambre como los grandes, esto puede haberle echo daño a tu metabolismo. Ojo, nada que con un buen plan alimenticio y ejercicios no se pueda recuperar.
Te has dedicado a ser más echado que mi gato Fanto: Simplemente dejaste de echarle pichón porque “no ves resultados” o tu rutina de ejercicio es intensa sólo para un anciano de 98 años o para el mismo Fanto, ya sabes por donde van los tiros. Si no le das duro, te mueves y sudas, no estas haciendo nada.
Tomas algún medicamento: Ok, aquí si estamos fuñíos porque no hay manera de quitarte la pepa que te cura. PERO si es esto lo que esta bajando tu metabolismo quemador de grasa, debes ser mas fiel que perro callejero con tu régimen de alimentos y ejercicios. Igual, no le eches la culpa de una a las pepas. Pregúntale a tu doctor si estas pueden estar haciéndote ganar peso. Y si la respuesta es afirmativa, pregúntale sobre otras opciones. Para eso las consultas médicas cuestan un realero: Pregunta!
No eres constante: Eres de los que a penas ves que bajas dos kilitos, corres a comerte una hamburguesa, pizza, pasta o empanda. La idea de la buena alimentación es que sea constante y estable. No es una cuestión de un día si y 20 días no.
Eres un yo-yo: Si eres de los que has pasado tu vida en dieta extrema, bajas kilos y vuelves a ganarlos porque justamente hiciste un régimen tan malvado que no esperabas el día de terminarla para volver a comer como un loco, sabes que la pusiste. La idea es tener un plan de alimentos que sea parte de tu vida, no una solución momentánea. Igual con el ejercicio, esto tiene que ser  parte de tu día, no el vidrio que rompes sólo en casos de emergencia. El cambio está en ti.
Con info tomada de www.romanfitnesssystems.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario